Se­cre­tos del mar

La ex­cur­sión en un bo­te se­mi­rrí­gi­do des­de Las Grutas po­ne a los vi­si­tan­tes en con­tac­to pleno con la na­tu­ra­le­za pa­ra ob­ser­var, bien de cer­ca, el fon­do ma­rino y sus ha­bi­tan­tes.

Río Negro - Voy - - Portada - VANESA MIYAR va­ne­sa­mi­yar@rio­ne­gro.com.ar

Cuando ba­ja la marea que­da al des­cu­bier­to la Is­la Me­ji­llón, a 9 km de la cos­ta. Una ex­cur­sión per­mi­te des­cu­brir la vi­da ocul­ta en es­ta por­ción de la res­tin­ga. ¿Te su­mer­gís con no­so­tros?

Cir­cu­lan, fe­li­ces en su me­dio, mien­tras chi­cos y gran­des los si­guen su­mer­gi­dos con el snor­kel. Ha­ce un ra­to el guía los ayu­dó a iden­ti­fi­car­los y aho­ra la di­ver­sión pasa por de­fi­nir si esos pe­ces que pa­san a cen­tí­me­tros de sus cuer­pos son me­ros, sar­gos o de al­gu­na otra va­rie­dad.

“¡Es un me­ro!”, gri­ta uno de los ne­nes, mien­tras los de­más aprue­ban uná­ni­mes.

La ac­ti­vi­dad es una de las úl­ti­mas que se rea­li­za tras la lle­ga­da a Is­la Me­ji­llón, esa por­ción de res­tin­ga ubi­ca­da a 5 mi­llas náu­ti­cas (9,26 km) de la cos­ta que per­ma­ne­ce cu­bier­ta por com­ple­to du­ran­te la plea­mar.

El is­lo­te es­tá ubi­ca­do a la al­tu­ra del Bu­que, la pla­ya que que­da al sur de Las Grutas, cer­ca de Pie­dras Co­lo­ra­das, y a él se ac­ce­de en un bo­te se­mi­rrí­gi­do, me­dian­te un pa­seo que ofre­ce una de las fir­mas de ex­cur­sio­nes.

La ac­ti­vi­dad ha­ce bas­tan­tes años que se rea­li­za, pe­ro el in­te­rés por ella si­gue in­tac­to. In­clu­so al­gu­nos re­pi­tie­ron la ex­pe­rien­cia, ya que es­ta tem­po­ra­da se su­ma­ron no­ve­da­des a la aven­tu­ra. Por ca­so, una in­mer­sión más lar­ga an­tes del re­gre­so, pa­ra des­cu- brir el fon­do del mar. Un pun­to que aho­ra in­clu­ye, ade­más, la iden­ti­fi­ca­ción de los pe­ce­ci­tos que na­ve­gan por el lu­gar. Una in­cor­po­ra­ción sim­ple que, sin em­bar­go, des­pier­ta son­ri­sas y jue­gos en­tre los ex­cur­sio­nis­tas.

La sa­li­da se rea­li­za a dia­rio, y se pro­gra­ma dos ho­ras an­tes de que re­gis­tre la ba­ja­mar. Por eso es im­por­tan­te ave­ri­guar con un po­co de an­ti­ci­pa­ción, ya que el ho­ra­rio en el que el mar ba­ja y sube (al­go que ocu­rre cua­tro ve­ces por día) va­ría dia­ria­men­te.

El pun­to de sa­li­da es la ter­ce­ra ba­ja­da. Allí el gru­po abor­da­rá el bo­te que, tras 20 mi­nu­tos de na­ve­ga­ción, con­du­ci­rá al sec­tor. Ese via­je es to­da una aven­tu­ra, por­que du­ran­te el tra­yec­to, más allá de apre­ciar la ciu­dad des­de el mar, po­drá ver­se al­go de la fau­na ma­ri­na y avi­fau­na del gol­fo San Ma­tías. Es­ta vez, fue un sim­pá­ti­co lobo ma­rino el que sor­pren­dió a to­dos, apa­re­cien­do a la par de la em­bar­ca­ción po­co an­tes de la lle­ga­da al is­lo­te.

Al des­cen­der, co­mien­za otra eta­pa de la tra­ve­sía. Allí se en­tien­de por qué los guías re­co­mien­dan que, pe­se al ca­lor, la gen­te lle­ve cal­za­do ce­rra­do, que ten­ga buen aga­rre. Es que, mien­tras de a po­co el agua co­mien­za a su­bir, la idea es re­co­rrer pal­mo a pal­mo la is­la, des­cu­brien­do los te­so­ros na­tu­ra­les que que­dan al des­cu­bier­to cuando la ba­ja­mar rei­na.

En es­ta ins­tan­cia un ex­per­to de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue que ha­ce las ve­ces de coor­di­na­dor brin­da­rá da­tos y par­ti­cu­la­ri­da­des de to­dos los se­res vi­vos que po­drán ver­se, se­miocul­tos en­tre las pie­dras. Por ca­so, pul­pi­tos, eri­zos, es­tre­llas de mar...

La se­gun­da par­te in­clui­rá la in­cor­po­ra­ción del snor­kel, por­que tras el tiem­po trans­cu­rri­do el agua es­ta­rá lo su­fi­cien­te­men­te al­ta co­mo pa­ra dar­se un cha­pu­zón y es­piar la vi­da que pal­pi­ta en el fon­do ma­rino.

Por úl­ti­mo, tras una su­ce­sión de son­ri­sas y des­cu­bri­mien­tos, lle­ga­rá la ho­ra de em­pren­der la vuel­ta, re­gre­san­do al bo­te lue­go de ca­si tres ho­ras de con­tac­to pleno con la na­tu­ra­le­za.

MAR­TÍN BRUNELLA

An­tes de que el mar suba, el le­cho ma­rino en­se­ña sus se­cre­tos.

La ca­mi­na­ta por el is­lo­te es a pu­ro asom­bro. Pa­ra no res­ba­lar­se, se acon­se­ja lle­var cal­za­do ce­rra­do y con buen aga­rre.

Co­mien­za la aven­tu­ra. Se lle­ga tras na­ve­gar 20 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.