Villa La An­gos­tu­ra

UNA EX­CUR­SIÓN AL BOS­QUE DE ARRAYANES

Río Negro - Voy - - Portada - INÉS BOU AB­DO ines­bou@rio­ne­gro.com.ar

Cuen­ta la tra­di­ción que Walt Dis­ney vi­si­tó la pe­nín­su­la y se ins­pi­ró en el Bos­que de Arrayanes y la ca­si­ta de té pa­ra la pe­lí­cu­la “Bam­bi”.

Villa La An­gos­tu­ra, en­tre sus in­dis­cu­ti­bles atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos, ofre­ce un re­co­rri­do úni­co en el mun­do. Al fi­nal de la pe­nín­su­la de Que­trihué (en ma­pu­che, “don­de hay arrayanes”), un bos­que co­lor ca­ne­la de unos 400 años de an­ti­güe­dad sor­pren­de a los vi­si­tan­tes.

¿Có­mo lle­gar? La ma­ne­ra más sen­ci­lla es em­bar­ca­do. To­dos los días, un ca­ta­ma­rán par­te a las 10:30 y a las 14 des­de bahía Bra­va y bahía Man­sa (aho­ra hay dos sa­li­das dia­rias, pe­ro en tem­po­ra­da al­ta son cua­tro por día). Tam­bién em­bar­ca­cio­nes chi­cas de pres­ta­do­res pri­va­dos sa­len de la Man­sa con 10 a 12 pa­sa­je­ros. Es una ho­ra de na­ve­ga­ción en ca­da tra­mo.

Pe­ro eso no es to­do. Un sen­de­ro au­to­guia­do de 12,5 ki­ló­me­tros atra­vie­sa to­da la pe­nín­su­la, con mo­jo­nes y car­te­les in­di­ca­do­res ca­da 500 me­tros, ideal pa­ra aque­llos que pre­fie­ran ir ca­mi­nan­do o en bi­ci­cle­ta.

“Aho­ra que los días son más cor­tos hay que sa­lir por la ma­ña­na. El in­gre­so al Par­que es­tá abier­to de 9 a 11 pa­ra ha­cer­lo ca­mi­nan­do y has­ta las 12 en bi­ci­cle­ta”, se­ña­ló Ma­tías, de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Villa La An­gos­tu­ra. Su­ce­de que se cal­cu­la que la ex­cur­sión in­su­me unas sie­te ho­ras a pie y cin­co en bi­ci. Ade­más “el sen­de­ro en bi­ci­cle­ta es de di­fi­cul­tad al­ta. Se re­quie­re ser ma­yor de 12 años, uso de cas­co obli­ga­to­rio y só­lo una per­so­na por bi­ci­cle­ta”, agre­gó Ma­tías.

Sin im­por­tar que for­ma de lle­gar al bos­que se eli­ja, siem­pre hay que pa­gar el in­gre­so al Par­que Na­cio­nal, que tie­ne un va­lor ge­ne­ral de $ 300 pe­ro des­cuen­tos pa­ra re­si­den­tes na­cio­na­les, pro­vin­cia­les, ni­ños y ju­bi­la­dos.

La ca­mi­na­ta

El sen­de­ro par­te des­de el ist­mo de Que­trihué. Es­tá bien se­ña­li­za­do y man­te­ni­do ade­cua­da­men­te, lo que lo trans­for­ma en un re­co­rri­do de di­fi­cul­tad me­dia. En el pri­mer ki­ló­me­tro y me­dio se dan los ma­yo­res des­ni­ve­les, que per­mi­ten ac­ce­der a tres pun­tos pa­no­rá­mi­cos, con só­lo des­viar­se unos 10 o 15 mi­nu­tos del ca­mino prin­ci­pal. Des­de los mi­ra­do­res se pue­den apre­ciar el ist­mo con sus dos bahías, la zo­na del puerto y, por su­pues­to, la cor­di­lle­ra de los An­des en to­do su es­plen­dor.

Lue­go la ca­mi­na­ta se vuel­ve más tran­qui­la, en­tre coihues, ñi­res y ra­da­les. Al lle­gar al ki­ló­me­tro 10 apa­re­ce la la­gu­na Pa­ta­gua. Allí los sen­de­ris­tas sue­len des­can­sar, cla­ro que en ve­rano siem­pre al­guno se da un cha­pu­zón.

Un po­co más ade­lan­te sur­gen arrayanes por do­quier. Al fi­nal de la pe­nín­su­la, una pa­sa­re­la de ma­de­ra de 800 me­tros per­mi­te re­co­rrer el bos­que y allí es­pe­ra una ca­sa de té pa­ra el me­re­ci­do des­can­so an­tes de pe­gar la vuel­ta.

El Bos­que de Arrayanes no se vi­si­ta li­bre­men­te, sino que tie­ne una pa­sa­re­la de 800 me­tros pa­ra re­co­rrer­lo.

En el km 12 de la pe­nín­su­la de Que­trihué, la ca­sa de té per­ma­ne­ce abier­ta to­do el año.

El pun­to de par­ti­da: el in­gre­so al Par­que Na­cio­nal Los Arrayanes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.