To­da la ener­gía

Con más de se­sen­ta te­ra­peu­tas y diez cen­tros re­co­no­ci­dos, El Bol­són se ha con­ver­ti­do en un des­tino ho­lís­ti­co por ex­ce­len­cia. Ofre­ce di­ver­si­dad de téc­ni­cas, ser­vi­cios y pro­duc­tos pa­ra sen­tir­nos bien.

Río Negro - Voy - - Portada - FER­NAN­DO BONANSEA fbo­nan­sea@rio­ne­gro.com.ar

“Tra­ba­ja­mos mu­cho con gen­te de acá y te­ne­mos pro­pues­tas pa­ra los vi­si­tan­tes. Ade­más en las cha­cras se ha­cen re­ti­ros de ayuno o te­mas­ca­les”,

cuen­ta Ana­bel Po­pol Brian.

Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que el ce­rro Pil­tri­qui­trón ema­na “una ener­gía muy es­pe­cial, que me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo”. Lo cier­to es que la le­yen­da vie­ne des­de ha­ce un si­glo, cuan­do El Bol­són “te­nía más duen­des que se­res hu­ma­nos” y hoy se ha con­ver­ti­do en un des­tino por ex­ce­len­cia del tu­ris­mo ho­lís­ti­co.

Des­can­so, re­fle­xión, bús­que­da in­te­rior y re­lax son al­gu­nas de las ex­pe­rien­cias que in­vi­tan “a vi­vir y sen­tir” los cen­tros de te­ra­pias, alo­ja­mien­tos con spa y pro­fe­sio­na­les de la Co­mar­ca An­di­na que “te co­nec­ta­rán con tu ser”.

Sa­na­ción re­co­nec­ti­va, me­di­ta­ción, re­gis­tros akas­hi­cos, ma­sa­jes ho­lís­ti­co y tai­lan­dés, tai chi chuan, re­fle­xo­lo­gía, yo­ga, reiki, te­ra­pia flo­ral, ta­rot as­tro­ló­gi­co, acu­pun­tu­ra, cha­kra dan­za, ma­sa­je in­dio de la ca­be­za y ma­sa­je tai na son al­gu­nas de las pro­pues­tas que los vi­si­tan­tes pue­den ele­gir en­tre las téc­ni­cas de re­la­ja­ción y de­pu­ra­ción, te­ra­pias de cu­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción, pro­duc­tos y ser­vi­cios ofre­ci­dos por es­pe­cia­lis­tas ex­pe­ri­men­ta­dos.

To­do ello “se com­ple­men­ta per­fec­ta­men­te con nues­tra gastronomía de mon­ta­ña, con pro­duc­tos or­gá­ni­cos y con ver­du­ras re­cién sa­ca­das de la tie­rra”, des­ta­can.

“Acá, has­ta el ver­du­le­ro ha­ce yo­ga”, ase­gu­ra Ana­bel Po­pol Brain, la di­rec­to­ra de Ca­sa Isis, pa­ra quién “la ener­gía se pue­de tra­du­cir co­mo la vi­bra­ción que nos lle­va al bie­nes­tar, aun­que de­pen­da de las su­ti­le­zas uni­ver­sa­les, la ma­te­ria y su den­si­dad. En­ton­ces va­mos a es­tar más –o me­nos– sa­lu­da­bles den­tro de nues­tros cuer­pos fí­si­cos. En ese mar­co, en­tran las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas que tra­ba­ja­mos des­de ese en­fo­que”.

“Si nos fi­ja­mos có­mo vi­ve la gen­te de las gran­des ciu­da­des, más va­lo­ra­mos la ca­li­dad de vi­da que te­ne­mos en es­tos va­lles. So­la­men­te el he­cho de res­pi­rar es­te ai­re tan pu­ro, ro­dea­dos de bos­ques, nos per­mi­te sa­ber que es­ta­mos en un lu­gar pri­vi­le­gia­do”, re­sal­ta Ger­mán Ga­rro, del cen­tro de yo­ga Anaha­ta (vór­ti­ce del co­ra­zón) que “tie­ne que ver con el sen­ti­mien­to del amor pu­ro, de com­par­tir, de la amis­tad” y don­de la pre­mi­sa “es que ca­da uno ha­ga al­go pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, tan­to de lo fí­si­co co­mo emo­cio­nal y men­tal”.

A su turno, Alu­mi­né Ho­nik, fun­da­do­ra del es­pa­cio ho­lís­ti­co Lu­mi­na, sub­ra­ya que El Bol­són “es el lu­gar ca­da vez más ele­gi­do pa­ra ve­nir a en­con­trar­se ca­da uno con su ser, ener­gé­ti­ca­men­te

es un pun­to muy im­por­tan­te. Des­de ha­ce mu­chos años es­ta­mos tra­ba­jan­do en ge­ne­rar un des­tino que tie­ne que ver con el bie­nes­tar, que ade­más in­clu­ye ali­men­tar­se me­jor y ha­cer ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za”.

En re­fe­ren­cia a los re­sul­ta­dos ex­pe­ri­men­ta­dos por las per­so­nas que to­man las te­ra­pias, de­ta­lla que “hay gen­te que ha­ce una trans­for­ma­ción gi­gan­te. Son co­mo des­per­ta­do­res, es­ti­mu­lan­do ener­gías que ya es­tán en su in­te­rior. Se­ría so­ber­bio pen­sar en mo­di­fi­car­le la vi­da a al­guien, la pro­pues­ta es vol­ver al ser a su es­ta­do más ori­gi­nal, ya que na­ce­mos con un im­pron­ta y lue­go nos va­mos ador­me­cien­do”.

Pa­ra quie­nes bus­can ini­ciar­se o pro­fun­di­zar sus co­no­ci­mien­tos “en el ar­te de es­tar bien”, la pro­pues­ta es am­plia e in­clu­ye cla­ses, cur­sos, se­mi­na­rios y ta­lle­res acor­des al tiem­po dis­po­ni­ble del in­tere­sa­do.

La ciu­dad pro­po­ne di­fe­ren­tes te­ra­pias pa­ra ca­da ne­ce­si­dad: ma­sa­jes ho­lís­ti­cos, chi kung o tai chi, ba­ños de gong, cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, acu­pun­tu­ra, reiki, ta­rot, en­tre otras.

El yo­ga apor­ta ma­yor con­cien­cia “pa­ra en­con­trar ar­mo­nía en la tie­rra que ha­bi­ta­mos”, di­cen.

La ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca y na­tu­ral ayu­da a des­in­to­xi­car.

FO­TOS GENTILEZA

La con­sig­na en ca­da te­ra­pia es co­nec­tar­se con uno mis­mo y vol­ver a to­mar el po­der.

Las di­fe­ren­tes prác­ti­cas per­mi­ten li­be­rar blo­queos y equi­li­brar la men­te y las emo­cio­nes.

El ma­sa­je re­du­ce el es­trés y las ten­sio­nes del cuer­po fí­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.