Tie­rra de aven­tu­ras

¿Sa­car­le una fo­to a la pos­tal o ser par­te de ella? Ca­da vez son más quie­nes eli­gen la ciu­dad y sus in­creí­bles es­ce­na­rios pa­ra re­mar, ca­bal­gar, tre­par, ca­mi­nar o pe­da­lear, en­tre mu­chas otras pro­pues­tas.

Río Negro - Voy - - Portada - DA­NIEL MAR­ZAL dmar­zal@rio­ne­gro.com.ar

La Ca­pi­tal Na­cio­nal del Tu­ris­mo Aven­tu­ra atrae a los via­je­ros que lle­gan en bus­ca de con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za. La ciu­dad ofre­ce una can­ti­dad de va­rian­tes di­fí­cil de igua­lar.

Vi­vir la cer­ca­nía con el en­torno na­tu­ral de ma­ne­ra di­rec­ta, sin mar­gen al­guno pa­ra las me­tá­fo­ras. Así po­dría de­fi­nir­se lo que buscan los vi­si­tan­tes que eli­gen el tu­ris­mo de aven­tu­ra, y que en­cuen­tran en Ba­ri­lo­che una can­ti­dad de va­rian­tes di­fí­cil de igua­lar. La geo­gra­fía que ro­dea a la ciu­dad ga­ran­ti­za, de por sí, es­ce­na­rios idea­les, ya que no fal­tan los re­lie­ves exi­gen­tes, el agua, los gran­des ár­bo­les, la nie­ve, es­ta­cio­nes bien mar­ca­das y un clima cam­bian­te que se com­bi­nan pa­ra su­mar desafíos.

En 2012 Ba­ri­lo­che fue de­cla­ra­da ca­pi­tal na­cio­nal del tu­ris­mo de aven­tu­ra, ya que es allí don­de na­cie­ron y se desa­rro­lla­ron la ma­yor par­te de las ac­ti­vi­da­des in­clui­das en el ru­bro.

Des­de en­ton­ces esa mo­da­li­dad cre­ció sin pau­sa y de­mos­tró te­ner di­ná­mi­ca pro­pia, con una usi­na de pro­pues­tas que se re­nue­va ca­da tem­po­ra­da, en abier­to con­tras­te con el tu­ris­mo tra­di­cio­nal o “con­tem­pla­ti­vo”, que ofre­ce des­de ha­ce dé­ca­das las mis­mas ex­cur­sio­nes.

El tu­ris­mo de aven­tu­ra pa­só a ser un com­po­nen­te cla­ve en la ofer­ta de Ba­ri­lo­che y la úni­ca li­mi­ta­ción ob­je­ti­va que en­cuen­tran los pres­ta­do­res son las re­gu­la­cio­nes y con­di­cio­nes pa­ra la ha­bi­li­ta­ción. En mu­chos ca­sos las nor­ma­ti­vas co­rren de­trás de la apa­ri­ción de nue­vas ac­ti­vi­da­des, y también la su­per­po­si­ción de or­ga­nis­mos de con­trol (Par­ques, Pre­fec­tu­ra, pro­vin­cia, municipio) cons­pi­ra con­tra el desa­rro­llo del sec­tor.

La red de pi­ca­das y re­fu­gios que ofre­ce Ba­ri­lo­che es de las más im­por­tan­tes del país y es un emblema del tu­ris­mo ac­ti­vo. Se­gún Par­ques Na­cio­na­les, en 2017 tra­mi­ta­ron su per­mi­so de trek­king 21.276 per­so­nas y en lo que va de 2018 la ci­fra es de 14.315.

Los ope­ra­do­res acla­ran que hay una ci­fra igual o ma­yor de gen­te que “ca­mi­na la mon­ta­ña” y no cum­ple con el registro.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la “ex­plo­sión” de las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, que se mul­ti­pli­ca­ron con la ofer­ta de ka­yaks, un bo­tes se­mi­rrí­gi­dos y ta­blas de stand up padd­le, su­ma­da a la can­ti­dad y ac­ce­si­bi­li­dad de los es­pe­jos de agua que ro­dean a Ba­ri­lo­che.

Ade­más hay clá­si­cos que to­do el tiem­po ofre­cen nue­vas op­cio­nes y cir­cui­tos, co­mo las cabalgatas, el ca­nopy, el raf­ting y las “flo­ta­das”.

Los fa­ná­ti­cos de la es­ca­la­da también tie­nen en Ba­ri­lo­che rin­co­nes in­com­pa­ra­bles. Los bue­nos vien­tos son una ga­ran­tía pa­ra dis­fru­tar del wind surf y el ki­te surf. La trans­pa­ren­cia de los la­gos tien­ta a los aman­tes del bu­ceo y los ríos de mon­ta­ña brin­dan los me­jo­res es­ce­na­rios pa­ra el can­yo­ning y el ka­ya­kis­mo de aguas blan­cas.

Otra ac­ti­vi­dad muy de­man­da­da es el ci­clis­mo de mon­ta­ña y en-

tre las más so­fis­ti­ca­das apa­re­cen el pa­ra­pen­te.

En la ca­te­go­ría “tu­ris­mo de aven­tu­ra” en­tran también las que tie­nen sus tem­po­ra­das bien mar­ca­das, co­mo la pes­ca y el es­quí, en to­das sus va­rian­tes.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Tu­ris­mo Ac­ti­vo de la Pa­ta­go­nia, Mar­tín Raf­fo, di­jo que Ba­ri­lo­che no só­lo es la “ca­pi­tal” por una de­cla­ra­ción formal sino también por­que es­ta ciu­dad y el par­que na­cio­nal Nahuel Hua­pi son “el des­tino na­cio­nal que más mue­ve” en es­te ru­bro. Cal­cu­ló que no me­nos de un 70% de los via­je­ros que lle­gan a la ciu­dad rea­li­zan al me­nos una sa­li­da de tu­ris­mo ac­ti­vo. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Tu­ris­mo de Ba­ri­lo­che, Fe­li­pe Or­ti­ce­lli, des­ta­có que “ca­da vez hay más pro­duc­tos” de tu­ris­mo de aven­tu­ra “y con es­ta fluc­tua­ción del dó­lar el li­de­raz­go de la ciu­dad se va a fa­vo­re­cer. Ba­ri­lo­che se trans­for­ma en más ac­ce­si­ble pa­ra el ex­tran­je­ro”.

El sub­se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo de Río Ne­gro, Joa­quín Es­car­dó, también des­ta­có que el tu­ris­mo de aven­tu­ra “es una ten­den­cia en cre­ci­mien­to” y de­man­da “me­jo­res in­fra­es­truc­tu­ras”. Di­jo que el cam­bio de ten­den­cia es ca­da vez más acen­tua­do, ya que la gen­te bus­ca otro ti­po de ex­pe­rien­cias en sus via­jes y “se pa­só de lo con­tem­pla­ti­vo a lo vi­ven­cial”.

Ca­da vez se ofre­cen más pro­duc­tos. El va­lor del dó­lar ha­ce pen­sar a los ope­ra­do­res que más ex­tran­je­ros lle­ga­rán en bus­ca de esas op­cio­nes.

MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

A re­mar pa­ra­dos (o arro­di­lla­dos): SUP en el la­go Gu­tié­rrez.

Pa­ra­pen­te. Pa­ra los más au­da­ces. Aquí, con des­pe­gue en el ce­rro Otto.

Cabalgatas. Una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Aquí, en el cam­ping Los Ba­quea­nos.

FO­TOS DE MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

Trek­king en las al­tu­ras. Y la vis­tas de Ba­ri­lo­che des­de las cer­ca­nías del re­fu­gio Ló­pez.

El kayak, pa­ra dis­fru­tar de los pai­sa­jes des­de otra pers­pec­ti­va. Aquí, en el la­go Mo­reno.

Trek­king en las al­tu­ras II. Aquí, des­de el re­fu­gio Ja­kob.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.