An­tes de la in­va­sión

Tres pla­yas pa­ra dis­fru­tar de una es­ca­pa­da en es­tos días de na­tu­ra­le­za y so­le­dad an­tes de que la ma­rea de tu­ris­tas trans­for­me la fi­so­no­mía de Pie­dras Co­lo­ra­das, La Mar Gran­de y La Con­chi­lla.

Río Negro - Voy - - Portada - VA­NE­SA MIYAR va­ne­sa­mi­yar@rio­ne­gro.com.ar

Se acer­can las va­ca­cio­nes y la idea de re­en­con­trar­se con el mar em­pie­za a nu­trir esas fan­ta­sías que nos asal­tan cuan­do bus­ca­mos des­pe­jar­nos de las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas. Cla­ro que las pla­yas que se di­bu­jan en nues­tras ca­be­zas no son aque­llas ates­ta­das de gen­te que, en pleno ve­rano, im­pi­den que la des­co­ne­xión sea com­ple­ta.

Son pla­yas des­pe­ja­das, con un mar que se des­plie­ga in­vi­ta­dor. Con ho­ri­zon­tes am­plios sur­ca­dos por ga­vio­tas. Y con el mur­mu­llo de las olas co­mo úni­ca ban­da so­no­ra. Es de­cir, bal­nea­rios co­mo los que pue­den vi­si­tar­se en es­ta épo­ca, en la que el tu­ris­mo ma­si­vo to­da­vía no lle­gó al des­tino y ca­da rin­cón de la cos­ta se mues­tra tan agres­te co­mo un pe­que­ño paraíso.

La bue­na noticia es que, has­ta el 8 de di­ciem­bre in­clu­si­ve, es­ta­rá vi­gen­te una pro­mo­ción que ri­ge pa­ra los alo­ja­mien­tos lo­ca­les. La idea, que lan­zó el di­rec­to­rio del En­te Mix­to de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca (Em­pro­tur), es que los que se alo­jen 3 no­ches pa­guen só­lo 2.

Con es­ta op­ción, los que quie­ran cum­plir con el an­he­lo de pla­ya idí­li­ca ten­drán una ven­ta­ja. Y, pa­ra re­for­zar­les las ga­nas, los ten­ta­mos con 3 bal­nea­rios que es­tán en­tre los más lin­dos de la zo­na. Idea­les pa­ra dis­fru­tar a pleno en lo que res­ta de tem­po­ra­da ba­ja.

La Con­chi­lla

A 65 km de Las Gru­tas por Ru­per­mi­te ta 3, las pla­yas de La Con­chi­lla aso­man co­mo un es­pe­jis­mo en el Puer­to San Antonio Es­te. Se ven al atra­ve­sar un re­co­do del ca­mino, que an­tes só­lo nos de­pa­ra el pai­sa­je so­brio de las áreas de­sér­ti­cas. Mu­cho cie­lo y ar­bus­tos cha­tos. Pe­ro esa pos­tal cam­bia co­mo por ar­te de ma­gia cuan­do la cos­ta irrum­pe. Allí se ter­mi­nan los se­pias. Y el mar, ver­do­so si hay mal cli­ma o en jue­go de azu­les a pleno sol, se nos me­te en los ojos sin pe­dir per­mi­so. Re­cor­dán­do­nos lo lin­do que es. Así, a pu­ra pre­po­ten­cia. Burbujeante de es­pu­ma y abru­ma­dor.

El agua con­tras­ta con la blan­cu­ra. Por­que allí la are­na es­tá ta­pi­za­da por val­vas de mo­lus­cos que la ac­ción del tiem­po ero­sio­nó. Y for­man un le­cho pá­li­do y cru­jien­te, que sue­na a cris­ta­les rom­pién­do­se cuan­do uno ca­mi­na pa­ra apro­xi­mar­se a la ori­lla.

En ese ex­ten­so bal­nea­rio la na­tu­ra­le­za do­mi­na. Pe­ro exis­ten, en sus dos ex­tre­mos, sen­dos pa­ra­do­res que fun­cio­nan a pleno du­ran­te el ve­rano.

Ade­más, la zo­na es el paraíso de los pes­ca­do­res, que a lo lar­go del año des­pun­tan su afi­ción. En el lu­gar se dan pe­je­rre­yes y ca­zo­nes. Una va­rie­dad, en el ca­so de es­ta última, muy bus­ca­da por los fa­ná­ti­cos de los bue­nos pi­ques.

La Mar Gran­de

Cla­ro que, si ha­bla­mos de paraíso, hay uno que es­tá he­cho a me­di­da de los aman­tes del ki­te­surf, esa dis­ci­pli­na en la que una ta­bla de surf es pro­pul­sa­da por un co­me­ta, que em­bol­sa el aire y dis­fru­tar de in­creí­bles sal­tos. Se tra­ta de La Mar Gran­de, una pla­ya de San Antonio Oes­te que tam­bién es re­fu­gio de los aman­tes de las jor­na­das fa­mi­lia­res y tran­qui­las. Pa­ra lle­gar allí hay que di­ri­gir­se al cru­ce de las ru­tas 3 y 251, en cu­yas in­me­dia­cio­nes se ini­cia un ca­mino ubi­ca­do so­bre la Ru­ta 2 que con­du­ce a la fir­ma Al­pat, y po­see car­te­le­ría in­di­ca­ti­va pa­ra guiar al sec­tor.

En el ca­so de los que prac­ti­can ki­te, la di­rec­ción de los vien­tos y la ba­ja pen­dien­te de la cos­ta se con­ju­gan pa­ra con­ver­tir­la en un rin­cón so­ña­do pa­ra rea­li­zar es­te de­por­te. De he­cho, exis­te una es­cue­la de la dis­ci­pli­na que or­ga­ni­za allí sus prác­ti­cas y even­tos.

La ba­ja pen­dien­te, ade­más, pro­vo­ca que los ni­ños pue­dan dis­fru­tar a pleno del lu­gar, por­que por más que el mar es­té en su pun­to más al­to hay que in­ter­nar­se mu­cho pa­ra que el agua su­pere la al­tu­ra de las ro­di­llas de una per­so­na de es­ta­tu­ra pro­me­dio. Es­to ha­ce que los pa­pás se re­la­jen du­ran­te la jor­na­da de pla­ya, y no ten­gan que es­tar tan pen­dien­tes de las tra­ve­su­ras de los “pe­ques”.

Al igual que La Con­chi­lla, es una zo­na muy bus­ca­da por los pes­ca­do­res de­por­ti­vos. Y por los aman­tes de la na­tu­ra­le­za, por­que pue­den ver­se fla­men­cos y una va­ria­da avi­fau­na.

Pie­dras Co­lo­ra­das

A 5 km de Las Gru­tas en di­rec­ción al sur Pie­dras Co­lo­ra­das es otra de las al­ter­na­ti­vas que des­lum­bra con su be­lle­za.

Es­tas pla­yas, agres­tes y tran­qui­las, son el por­tal de otros be­llí­si­mos rin­co­nes cos­te­ros que se ex­tien­den por el sec­tor.

Allí la are­na es­tá sal­pi­ca­da de in­men­sas ro­cas ro­ji­zas que le dan su nom­bre al bal­nea­rio. Es por la pre­sen­cia de fel­des­pa­to, un mi­ne­ral.

La ca­pri­cho­sa dis­po­si­ción que

es­te pai­sa­je ro­co­so le im­po­ne a la cos­ta ha­ce que, ade­más, se con­vier­tan en el re­fu­gio ideal. Pa­ra res­guar­dar­se del vien­to du­ran­te la jor­na­da al aire li­bre. O re­la­jar­se al sol, usán­do­las de ‘ca­mas­tro’ na­tu­ral.

Los al­tos mé­da­nos tam­bién son un atrac­ti­vo del lu­gar. En el ve­rano, fun­cio­nan dos pa­ra­do­res que ofre­cen to­do ti­po de ser­vi­cios. Y tam­bién se ha­bi­li­ta una pe­que­ña bi­blio­te­ca que se le­van­ta en una ado­ra­ble cons­truc­ción he­cha de ado­be. En tem­po­ra­da ba­ja, sin em­bar­go, de­jar pa­sar el tiem­po fren­te al mar y dis­fru­tar de la cal­ma es un lu­jo po­si­ble.

Des­de allí, se pue­de re­gre­sar ca­mi­nan­do ha­cia las ba­ja­das cén­tri­cas, de­lei­tán­do­se con las vis­tas. O se­guir ca­mino ha­cia el sur, y des­cu­brir lu­ga­res de en­sue­ño.

MARTÍN BRUNELLA

De sua­ve are­na y es­ca­sa pen­dien­te. Así es La Mar Gran­de, en San Antonio Oes­te.

La am­pli­tud de la cos­ta y la are­na se­du­cen en La Mar Gran­de.

FO­TOS DE MARTÍN BRUNELLA

Po­co an­tes del in­gre­so al Puer­to San Antonio Es­te, La Con­chi­lla des­lum­bra con su blan­cu­ra.

A 5 km al sur de Las Gru­tas, Pie­dras Co­lo­ra­das ofre­ce un pai­sa­je dis­tin­to con sus ro­cas ro­ji­zas, pla­yas y mé­da­nos.

Las pla­yas del bal­nea­rio Las Gru­tas se dis­fru­tan dis­tin­to en es­tos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.