10 cla­ves pa­ra los pri­me­ros días de pes­ca

¿Qué ti­pos de mos­ca se usan en la aper­tu­ra? ¿Cuá­les son los mejores equi­pos? ¿Pes­car flo­tan­do o des­de la ori­lla? ¿Por qué es re­co­men­da­ble un acer­ca­mien­to pro­gre­si­vo? Es­tas y otras res­pues­tas en la vi­sión de Pa­blo Sa­rac­co, uno de los re­fe­ren­tes de la ac­tiv

Río Negro - Voy - - Pasiones - JA­VIER AVE­NA ja­ve­na@rio­ne­gro.com.ar

Un día Pa­blo Sa­rac­co di­jo bas­ta de Bue­nos Ai­res y se ins­ta­ló en la cor­di­lle­ra. Con el tiem­po, se de­di­có de lleno a una an­ti­gua pa­sión: la pes­ca. La unió a su don por co­mu­ni­car con vi­deos, fotos, ges­tos y pa­la­bras. Y de esa mix­tu­ra emer­gió uno de los re­fe­ren­tes de los fa­ná­ti­cos de la ca­ña. Con ba­se de ope­ra­cio­nes en San Mar­tín de los An­des, an­tes de ini­ciar un via­je, le con­tó a “Voy” sus im­pre­sio­nes so­bre la tem­po­ra­da que es­tá por co­men­zar.

1. A flo­tar

“Los ini­cios han cam­bia­do en los úl­ti­mos 10 años. Los in­vier­nos son ca­da vez más se­cos, llue­ve me­nos en el oto­ño, nie­va me­nos en el in­vierno. Por lo tan­to 20 años atrás -y mu­cho an­tes tam­bién– lo que te­nía­mos eran aper­tu­ras con ríos des­bor­daos, fue­ra de su cau­ce y con aguas in­clu­so has­ta tur­bias, muy frías, ca­si im­po­si­bles de pes­car”. Ese es­ce­na­rio que do­mi­na­ba to­do no­viem­bre y gran par­te de di­ciem­bre ha cam­bia­do.

“En la úl­ti­ma dé­ca­da to­do se ha trans­for­ma­do. Los ríos es­tán mu­chí­si­mo más ba­jos. Aque­llos que no han vis­to esas aper­tu­ras pue­den con­si­de­rar que las aguas es­tán al­tas pe­ro no tie­nen na­da que ver con lo que era. Hoy pes­car en la aper­tu­ra es fac­ti­ble y có­mo­do pe­ro dé­ca­das atrás no era tan así”, se­ña­la. Y agre­ga: “Las aper­tu­ras, aun cuan­do no tie­nen el ni­vel de agua de an­tes, tie­nen un ni­vel im­por­tan­te e in­vi­tan a pes­car des­de una em­bar­ca­ción”.

2. ¿Dón­de em­pe­zar?

To­da­vía los ríos no es­tán có­mo­dos pa­ra la pes­ca de va­deo, es de­cir ca­mi­nan­do des­de la ori­lla, ex­pli­ca Pa­blo, ex­cep­to los más pe­que­ños de me­nor cau­dal.

“Por ejem­plo, acá en Pa­ta­go­nia Nor­te, el Li­may, el Chi­mehuin, el Ca­leu­fu, el Alu­mi­né, el Co­llón Cu­ra son to­dos ríos es­pe­cia­les pa­ra arran­car pes­can­do des­de una bal­sa, por­que en ge­ne­ral las aguas al­tas (aun­que no co­mo an­tes) ha­cen in­có­mo­da la pes­ca de va­deo. Las flo­ta­das son idea­les”.

3. En la ori­lla

¿Con qué pa­no­ra­ma se to­pa­rán los pes­ca­do­res? “Lo nor­mal es en­con­trar tru­chas muy ne­ce­si­ta­das de ali­men­tar­se. Por eso no son muy se­lec­ti­vas, co­men lo que pue­den, se tor­na un po­co más fá­cil pes­car­las”, des­cri­be.

¿Y dón­de sue­len es­tar en los pri­me­ros días? “Por lo ge­ne­ral en las ori­llas. Es que con el cau­dal y ve­lo­ci­dad de los ríos se plie­gan con­tra las ori­llas o es­truc­tu­ras que les den re­fu­gio, es­ca­pan pa­ra aho­rra ener­gía. Una clá­si­ca for­ma de pes­ca es na­ve­gar por el me­dio y ti­rar ha­cia la ori­llas. O bien re­cos­ta­dos li­ge­ra­men­te so­bre al­gu­na de las már­ge­nes, bien pe­ga­di­ta. Es co­mún ver­las sa­lir atrás de la mos­ca”, ex­pli­ca.

4. Ti­pos de mos­ca

¿Cuá­les son las más con­ve­nien­tes en es­tos pri­me­ros días? “Nor­mal­men­te se uti­li­zan mos­cas gran­des, atrac­ti­vas. Las strea­mers son las que más se usan. Imi­tan pe­ces pe­que­ños y hay que arro­jar­las y dar­les mo­vi­mien­to co­mo si fue­ra un pez que hu­ye. Al prin­ci­pio las mos­cas son de ta­ma­ños im­por­tan­tes que se van re­du­cien­do a me­di­da que el río va ba­jan­do”.

5. Llu­vias tar­días

Es­ta tem­po­ra­da se pre­sen­ta­ba con una ten­den­cia de ríos bas­tan­te aco­mo­da­dos, sin de­ma­sia­do cau­dal. “Pe­ro se es­tán re­gis­tran­do ne­va­das y llu­vias tar­días que si se sos­tie­nen un tiem­po más pue­den ha­cer que luz­can más car­ga­dos”, se­ña­la Pa­blo.

6. Equi­pos

Un equi­po ideal pa­ra pes­car los ríos flo­tan­do es el N°6 , por lo ge­ne­ral con lí­neas de flo­te o con pun­tas de hun­di­mien­to. “Hay al­gu­nos ríos que aun con aguas al­tas se pue­den pes­car ca­mi­nan­do, por ejem­plo el Ma­lleo, el Pul­ma­ri, el Qui­llen, ríos me­no­res. Pe­ro de cual­quier ma­ne­ra la pes­ca ca­mi­nan­do es más pro­pi­cia ya en­tra­do el ve­rano, con los ríos mas aco­mo­da­dos, las cos­tas más li­bres, tan­to en los ríos me­no­res co­mo en los más gran­des que en no­viem­bre son im­po­si­ble de va­dear”, sos­tie­ne Pa­blo.

7. ¿Cuán­do ir a los la­gos?

“Son más pro­duc­ti­vos a par­tir de fi­nes de no­viem­bre, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras em­pie­zan a dis­pa­rar las gran­des eclo­sio­nes de agua­ci­les y li­bé­lu­las. En los días

A pe­sar de que los úl­ti­mos in­vier­nos fue­ron mu­cho más se­cos, aún si­gue sien­do la me­jor op­ción co­men­zar la tem­po­ra­da pes­can­do des­de una bal­sa.

“Hay que em­pe­zar a en­ten­der el agua. Las tru­chas es­tán mu­cho más cer­ca de lo que cree­mos. Es me­jor un acer­ca­mien­to pro­gre­si­vo...”. El con­se­jo de Pa­blo Sa­rac­co

más tem­pla­dos de fin de año em­pie­zan a vo­lar al ras del agua y las tru­chas en­lo­que­cen, se las pue­de ver sal­tan­do un me­tro tra­tan­do de atra­par­las. Es un mo­men­to muy muy in­tere­san­te pa­ra pes­car­las cer­ca de jun­ca­les o en aguas ba­jas”.

8. Leer el agua

Pa­ra Pa­blo, al­gu­nos pes­ca­do­res tie­nen el pre­con­cep­to de pen­sar que de­ben me­ter­se, ti­rar le­jos, es­tar en el me­dio del río, en las co­rrien­tes rá­pi­das, en los po­zos pro­fun­dos. “Y aun cuan­do las tru­chas ocu­pan gran par­te del río o la­go, ya en­fo­can­do más en ríos, es­tán mu­cho más cer­ca de lo que cree­mos. Hay una gran fa­len­cia en ge­ne­ral en los pes­ca­do­res, que es nor­mal: no in­ter­pre­tar del to­do lo que ven. Hay que em­pe­zar a en­ten­der, a leer el agua, las tru­chas es­tán mu­cho mas cer­ca de lo que uno cree en aguas no siem­pre tan pro­fun­das.

9. Mi­rar an­tes de acer­car­se

“Pre­cep­tos bá­si­cos ba­sa­dos en el sen­ti­do co­mún, ha­cen que sea re­co­men­da­ble un abor­da­je pro­gre­si­vo, de me­nor a ma­yor, ob­ser­van­do an­tes de acer­car­se, de­jan­do pa­ra el fi­nal me­ter­se, ha­cien­do ti­ros cor­tos cer­ca de nues­tra ori­lla”, des­cri­be.

Y agre­ga: “To­do es­to ha­ce que el pes­ca­dor va­ya entendiendo la me­cá­ni­ca. No es sim­ple­men­te ti­rar al­go al agua y jun­tar, no es ti­rar fi­chas en la ru­le­ta a ver si al­gu­na sa­le. No. Hay to­do un pro­ce­so de en­ten­di­mien­to de có­mo vi­ven los pe­ces, dón­de se ubi­can y por qué, eso ha­ce que un pes­ca­dor ten­ga éxi­to y otro no. Es muy in­tere­san­te apro­ve­char, aque­llos que pue­dan, a sa­lir con un guía de pes­ca, les va a ha­cer en­ten­der mu­chas co­sas que des­pués les van a ser­vir pa­ra ir so­los”.

10. Ta­ma­ños im­por­tan­tes

“Pue­de su­ce­de que al prin­ci­pio de tem­po­ra­da en­con­tre­mos y pes­que­mos en los ríos pe­ces de ta­ma­ños im­por­tan­tes, que lue­go du­ran­te el ve­rano des­apa­re­cen, Ocu­rre que a prin­ci­pio de tem­po­ra­da to­da­vía hay trán­si­to de re­pro­duc­to­res, de tru­chas adul­tas, ma­du­ras”.

“Los más gran­des vi­ven en los la­gos y co­mo to­dos los sal­mó­ni­dos no pue­den desovar en aguas quie­tas e in­gre­san a los ríos pa­ra cum­plir con su ci­clo re­pro­duc­ti­vo y des­pués re­tor­nar a los la­gos, don­de cre­cen más por­que op­ti­mi­zan el gas­to de ener­gía. En los ríos hay re­pro­duc­to­res pe­ro no lle­gan a ta­ma­ños tan gran­des, son más ex­cep­cio­na­les . Por eso los ta­ma­ños que uno pes­ca en la s aper­tu­ras en los ríos, en al­gún mo­men­to, no mu­cho más ade­lan­te, van a vol­ver a su há­bi­tat na­tu­ral, que son los la­gos”.

Ma­ra­vi­lla. La re­gión ofre­ce es­pec­ta­cu­la­res es­ce­na­rios. La tem­po­ra­da arran­ca el jue­ves 1°.

Acom­pa­ña­do. La va­ca cu­rio­sa no pier­de de­ta­lle.

GENTILEZA PA­BLO SA­RAC­CO

El clic más bus­ca­do an­tes de la de­vo­lu­ción. Fal­ta po­co...

Mos­cas. “Hay que arro­jar­las y dar­les mo­vi­mien­to”.

La ban­da es­tá con­ten­ta. Se vie­ne lo me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.