El len­gua­je inclusivo se instala en­tre los jó­ve­nes y ge­ne­ra de­ba­te

El uso de la e en el len­gua­je oral y la x en la es­cri­tu­ra ge­ne­ra enojo en al­gu­nos. Los más jó­ve­nes lo in­cor­po­ran co­mo una for­ma de pro­tes­ta y lo na­tu­ra­li­zan con ra­pi­dez.

Río Negro - - Portada - LAURA LONCOPAN BERTI lau­ra­lon­co­pan@rio­ne­gro.com.ar

El uso de las letras “e” y “x” es el más co­mún, pe­ro a la vez el que ge­ne­ra ma­yo­res enojos. Pa­ra una fran­ja de la so­cie­dad es una for­ma de pro­tes­ta. Có­mo es el ma­ne­jo del te­ma en las es­cue­las.

La “e” se trans­for­mó en la le­tra mal­di­ta. Pa­ra al­gu­nos es­cu­char a los ado­les­cen­tes nom­brar­se co­mo “chi­ques” les pro­vo­ca irri­ta­ción agu­da, que mu­chas ve­ces de­ri­va en bur­la. Pa­ra ellos, ellas, “elles” no to­das las for­mas de es­tar y vin­cu­lar­se en el mun­do ca­ben en el uso del mas­cu­lino co­mo uni­ver­sal y por eso ha­blan sin cor­sé.

El len­gua­je inclusivo es aquel que bus­ca rom­per con el an­dro­cen­tris­mo: la pers­pec­ti­va que pri­vi­le­gia el pun­to de vis­ta del va­rón y lo co­lo­ca co­mo la me­di­da de to­das las co­sas ( ver apar­te). Su uso bus­ca rom­per la je­rar­qui­za­ción que con­lle­va otor­gar al mas­cu­lino la cua­li­dad de re­pre­sen­tar­lo to­do. En ese ca­mino han sur­gi­do com­bi­na­cio­nes: des­de las do­bles for­mas (ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas), ge­né­ri­cos (ciu­da­da­nía), has­ta la in­clu­sión de la equis y el arro­ba (que se em­plea en la es­cri­tu­ra y no tie­ne co­rre­la­to en la ora­li­dad).

Las es­cue­las neu­qui­nas han in­cor­po­ra­do el uso del “chi­cos y chi­cas” tan­to en el sa­lu­do de en­tra­da, co­mo en las cla­ses, y es­to co­se­cha ca­da vez me­nos re­sis­ten­cias. En cam­bio la “e”, que cir­cu­la en­tre ado­les­cen­tes, sul­fu­ra. Qui­zás por­que im­pli­ca al­go más que un plu­ral que en­glo­ba a va­ro­nes y a mu­je­res: alu­de a su­je­tos que no se iden­ti­fi­can con nin­gún gé­ne­ro.

“Yo creo que el len­gua­je inclusivo cum­ple con dos fun­cio­nes: no es­tar en­ca­si­llan­do a na­die en nin­gún gé­ne­ro, sin co­no­cer si la otra per­so­na se sien­te có­mo­da en al­guno, por­que es un ac­to po­lí­ti­co, y tam­bién por­que de­ja de in­vi­si­bi­li­zar a las mu­je­res que tam­bién es in­có­mo­do es­tar di­cien­do “to­dos y to­das” es más fá­cil de­cir “to­des”. Vie­ne a rom­per con el sta­tu quo, o sea es­ta cues­tión de “vos sos hom­bre, ella es mu­jer”, ase­gu­ra Li­san­dro. Jun­to a Ni­co­lás y Noa usan la “e” con flui­dez en la char­la. Tie­nen 15 años.

Cuen­tan que mu­chos pro­fe­so­res los des­ca­li­fi­can por em­plear len­gua­je no se­xis­ta. Ese pre­jui­cio si se de­ja ver.

“Lo úni­co que ha­cen es ata­car, ya sea de for­ma agre­si­va, bur­les­ca, iró­ni­ca, sa­tí­ri­ca. Siem­pre que se ata­ca es pa­ra re­pe­ler lo que uno no acep­ta, pa­ra qui­tar­nos le­gi­ti­mi­dad co­mo jó­ve­nes: “Es­ta gen­te jo­ven, ado­les­cen­te, que no sa­be lo que di­ce, no sa­be el idio­ma, no sa­be ha­blar.” Se fi­jan en eso co­mo pa­ra qui­tar­le se­rie­dad al asun­to”, afir­ma Ni­co­lás.

Coin­ci­den en que no es un fe­nó­meno ge­ne­ra­cio­nal, ex­clu­si­vo de “les jó­ve­nes”, pe­ro en­tien­den que en esa fran­ja hay ma­yor re­cep­ti­vi­dad. “Creo que es fá­cil pa­ra no­so­tres adap­tar­nos a es­tas nue­vas ideas por­que so­mos nue­vos en el mun­do, en­ten­de­mos bien la idea”, sos­tie­ne Noa. Se de­fi­ne co­mo a-gé­ne­ro y por eso de­jó de uti­li­zar el nom­bre que por­ta en el do­cu­men­to. “No me quie­ro en­ca­si­llar en “soy so­la­men­te mu­jer”, se­ña­la.

“Les chi­ques” in­di­can que no to­dos los pro­fe­so­res son reac­ti­vos al uso del len­gua­je inclusivo, hay al­gu­nos que lo fo­men­tan.

“No­so­tros des­de el Con­se­jo de Edu­ca­ción im­pul­sa­mos pa­ra que se tra­ba­je en la for­ma­li­dad y es­to se­ría to­dos y to­das; ni­ños y ni­ñas, al­gu­nos y al­gu­nas, y la ver­dad que no re­co­no­ce­mos en la for­ma­li­dad el te­ma de la uti­li­za­ción de la “e”. Si es­ta­mos le­yen­do lo que es­tá pa­san­do y so­bre to­do en las re­des o en la es­cri­tu­ra in­for­mal, apa­re­ce mu­cho o la equis, o el arro­ba, o la le­tra e re­em­pla­zan­do a la a y a la o”, ex­pli­ca la mi­nis­tra de Edu­ca­ción de Neu­quén, Cris­ti­na Sto­rio­ni.

La RAE, se­gún cons­ta en su pá­gi­na web, no ad­mi­te si­quie­ra usar el femenino y el mas­cu­lino por­que los con­si­de­ra un ti­po de “des­do­bla­mien­to ar­ti­fi­cio­so e in­ne­ce­sa­rio des­de el pun­to de vis­ta lin­güís­ti­co” (ver apar­te). La or­ga­ni­za­ción tie­ne me­nos re­pa­ros a la ho­ra de in­cor­po­rar neo­lo­gis­mos a su dic­cio­na­rio. Tuit, chat, hac­ker son pa­la­bras acep­ta­das y se las pue­de en­con­trar en una bús­que­da rá­pi­da.

“Se­gu­ra­men­te es­tos mo­vi­mien­tos, que son mo­vi­mien­tos so­cia­les so­bre to­do, re­quie­ren un aná­li­sis un po­co más con­cre­to, en es­te ca­so del Con­se­jo de Edu­ca­ción, pa­ra po­der re­gu­lar o nor­mar es­ta uti­li­za­ción. Se­gu­ra­men­te es un de­ba­te que nos de­be­mos dar y mien­tras tan­to en la in-

for­ma­li­dad exis­te. No­so­tras co­mo au­to­ri­da­des no po­dría­mos ava­lar­lo. Pe­ro evi­den­te­men­te de­be­ría­mos es­tar pen­san­do y aten­tos a es­tos mo­vi­mien­tos so­cia­les que ob­via­men­te ha­cen que ac­tua­li­ce­mos los for­ma­tos tam­bién”, su­ma Sto­rio­ni.

¿ Pe­ro qué pa­sa cuan­do las per­so­nas trans, aque­llas que no se iden­ti­fi­can con el se­xo asig­na­do al na­cer, lle­gan a la es­cue­la?

“El len­gua­je inclusivo vie­ne a irrum­pir, a mos­trar lo in­vi­si­ble, lo que no exis­tía, lo que no se nom­bra­ba. Po­der vi­si­bi­li­zar a per­so­nas que tie­nen su vi­da, sus de­re­chos. Ha­cia adentro de la es­cue­la exis­ten nor­ma­ti­vas que tie­ne que ver con có­mo se usa la len­gua, pe­ro tam­bién es­tá la po­si­bi­li­dad de pen­sar que la len­gua es una cons­truc­ción cons­tan­te”, ma­ni­fies­ta Verónica Alla­ria, ma­má de una ni­ña trans y di­rec­to­ra de la es­cue­la do­mi­ci­lia­ria y hos­pi­ta­la­ria.

En­fa­ti­za en que es vi­tal tra­ba­jar con las fa­mi­lias y ex­pli­car­les de qué se tra­ta. “Te­ne­mos que cons­truir­lo en con­jun­to. Hay al­gu­nas per­so­nas que em­pie­zan a im­pul­sar­lo, pe­ro no es que ha­ya al­go que se ba­je je­rár­qui­ca­men­te, no exis­te des­de el Con­se­jo de Edu­ca­ción, del equi­po de su­per­vi­sio­nes. Hay una mi­ra­da no cen­su­ra­do­ra, pe­ro en al­gu­nas es­cue­las es más res­tric­ti­va con es­te ti­po de len­gua­je”, in­sis­te.

Agre­ga: “lo bi­na­rio mí­ni­ma­men­te es­tá re­co­no­ci­do. El “to­dos y to­das”. Aho­ra cuan­do ha­bla­mos de no bi­na­rio en­tra­mos en un te­rreno que po­ne ner­vio­sa a la gen- te. Si no te de­fi­nes en uno u en otro es co­mo que en­tra­mos en un ner­vio­sis­mo. Lo que se es­tá po­nien­do en jue­go es un sis­te­ma, por eso es tan fuer­te la “e”, por eso es­tá tan com­ba­ti­va. Por eso ge­ne­ra tan­to enojo. Mu­cha gen­te te lo di­ce: “has­ta to­dos y to­das me lo ban­co”. Bueno lo que no se ban­can es lo otro que trae apa­re­ja­do”.

La “e” desborda. Y pa­ra al­gu­nas per­so­nas re­sul­ta tan re­vul­si­va que ge­ne­ran ac­cio­nes vio­len­tas: en el hos­pi­tal Cas­tro Ren­dón la arran­ca­ron di­rec­ta­men­te del car­tel que de­cía “fe­liz día del maes­tre”. La le­tra ya fue re­pues­ta.

Las maes­tras de la es­cue­la pri­ma­ria 154 de Parque In­dus­trial usan ac­ti­va­men­te len­gua­je inclusivo en sus cla­ses. ¿Por qué lo ha­cen? Ro­sa Flo­res, do­cen­te de pri­mer ci­clo, res­pon­de: “es pa­ra em­pe­zar a re­co­no­cer la di­ver­si­dad mis­ma que nos com­po­ne a to­dos y a to­das. En­ten­de­mos que el len­gua­je des­de el mas­cu­lino ha se­gre­ga­do a un mon­tón de in­fan­cias, un mon­tón de ni­ñas en la his­to­ria in­clu­si­ve, que no han si­do par­te ni re­co­no­ci­das. ¿Qué in­fan­cias ocul­ta­mos si só­lo men­cio­na­mos a las ne­nas y a los ne­nes?”.

So­bre el enojo y la ri­di­cu­li­za­ción que pro­vo­ca en al­gu­nos sec­to­res, Flo­res no ti­tu­bea: “es por ig­no­ran­cia. El sen­ti­do co­mún que es­tá ins­ta­la­do en la fa­mi­lia, en las mis­mas es­cue­las, es di­fí­cil de re­ver­tir pe­ro hay que dar­le ba­ta­lla, hay que con­flic­tuar­lo en to­dos los es­pa­cios. Es una tran­si­ción. A mí me cos­tó en prin­ci­pio rom­per con el pre­jui­cio que yo te­nía por eso te di­go que lo plan­teo en pri­me­ra per­so­na, por­que es ig­no­ran­cia. Por­que yo de­cía “aho­ra las, los, les. ¿Có­mo voy a es­cri­bir en el pi­za­rrón?” Las tra­bas las po­nía yo y no el gru­po de ne­nes. Cuan­do me em­pe­cé a for­mar, a apren­der, em­pe­cé a in­ter­pe­lar el ma­chis­mo que yo traía con­mi­go pu­de cons­truir otra ma­ne­ra es­cri­bir, de nom­brar, de ha­blar”.

Hay un mo­vi­mien­to im­por­tan­te, so­bre to­do en las co­mu­ni­da­des de ado­les­cen­tes. De­be­ría­mos pen­sar en bus­car una res­pues­ta que sea con­sen­sua­da”. La mi­nis­tra de Edu­ca­ción de Neu­quén, Cris­ti­na Sto­rio­ni, es pro­cli­ve a bus­car una sa­li­da acor­da­da.

“Tra­ta­mos de con­flic­tuar nues­tra ora­li­dad. Em­pe­za­mos de a po­co: las, los, ne­nes, ne­nas. Aho­ra tercer ci­clo es­tá in­cor­po­ran­do to­des”, afir­mó Ro­sa Flo­res, do­cen­te de pri­mer ci­clo de la Es­cue­la Nº 154 de Neu­quén.

“Al­gu­nas pro­fe­so­ras te ba­jan no­ta por usar len­gua­je inclusivo y otras lo usan en el pi­za­rrón, es­to es­tá bas­tan­te bueno”, sos­tu­vo Noa, de 15 años. Se de­fi­ne co­mo una jo­ven agé­ne­ro.

Ha­blar en femenino y en mas­cu­lino sue­le es­tar in­ter­na­li­za­do en las prác­ti­cas es­co­la­res. Las re­ti­cen­cias sur­gen cuan­do se rom­pe la mi­ra­da bi­na­ria y apa­re­ce el arro­ba, la equis o la e.

Ni­co­lás, Li­san­dro y Noa desafían las nor­mas de la RAE.

FOTOS: FLO­REN­CIA SAL­TO Y MA­TÍAS SUBAT

Las se­ños de la Es­cue­la Nº 154 usan len­gua­je inclusivo en cla­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.