El pe­nal ci­po­le­ño es­tá co­lap­sa­do y has­ta creó un lu­gar pa­ra mu­je­res

Se tu­vie­ron que “in­ven­tar” cel­das pa­ra alo­jar pre­sos. In­clu­so hay mu­je­res, cuan­do fue cons­trui­do só­lo pa­ra hom­bres.

Río Negro - - Portada - JULIANA MO­LI­NA jmo­li­na@rio­ne­gro.com.ar

Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 120 in­ter­nos pe­ro ya hay 200 de­te­ni­dos. Con­vir­tie­ron ofi­ci­nas y has­ta un ta­ller en cel­das por­que no tie­nen es­pa­cio pa­ra al­ber­gar pre­sos.

Dos mu­je­res rom­pen la es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal de la po­bla­ción car­ce­la­ria mas­cu­li­na del Pe­nal ci­po­le­ño. Ellas fue­ron tras­la­da­das des­de la cár­cel de Ro­ca y la otra de Choe­le Choel. Sus his­to­rias son muy dis­tin­tas pe­ro las une que fue­ron con­de­na­das por homicidio y hoy cum­plen sus sen­ten­cias en­tre cua­tro pa­re­des sin la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una ac­ti­vi­dad. ¿Por qué? Por­que fue­ron alo­ja­das en un pe­nal que es­tá al bor­de del co­lap­so, que fue idea­do pa­ra al­ber­gar hom­bres y que es­tá a po­co de du­pli­car su ca­pa­ci­dad má­xi­ma. Hoy, sin al­ter­na­ti­vas de po­der cum­plir sus con­de­nas en otras pe­ni­ten­cia­rias de la pro­vin­cia, sim­ple­men­te es­pe­ran en sus cel­das, a que sus con­de­nas fi­na­li­cen.

Ro­mi­na Ta­pia fue con­de­na­da a 20 años de pri­sión por ma­tar a un co­mi­sa­rio en Cin­co Sal­tos. Te­nía una re­la­ción con él y ella lo ase­si­nó jun­to a otra mu­jer. En cam­bio, Ma­ría Emi­lia For­mi­ga re­ci­bió una pe­na de 9 años de pri­sión por ma­tar a su be­ba re­cién na­ci­da. Ella qui­so abor­tar mien­tras es­ta­ba em­ba­ra­za­da, pe­ro el mé­di­co que fue a ver se ne­gó a ha­cér­se­lo. Las dos son las úni­cas mu­je­res en el pe­nal lo­cal y en­ci­ma no se lle­van bien, lo que com­pli­ca to­da­vía más las co­sas. “Una de ellas fue cla­ra y nos di­jo que no que­ría com­par­tir cel­da con la otra”, in­di­có el di­rec­tor del pe­nal Emi­lio Martínez. Es por eso que es­tán de­te­ni­das en lu­ga­res di­fe­ren­tes y tam­po­co com­par­ten ho­ra­rios de vi­si­tas.

Ta­pia se en­cuen­tra en la ofi­ci­na que al­gu­na vez fun­cio­nó co­mo Ga­bi­ne­te Cri­mi­no­ló­gi­co. Fue re­fac­cio­na­da y allí pa­sa sus días. Es una pe­que­ña ha­bi­ta­ción, con ba­ño y don­de escasea la luz. Es por­que pa­ra te­ner pri­va­ci­dad, ta­pa con una fra­za­da la poca luz que en­tra­ría por la ventana. No hay can­da­dos, ni re­jas. Só­lo un pe­rí­me­tro de alam­bre y fuer­te pre­sen­cia de los agen­tes pe­ni­ten­cia­rios. No le sacan los ojos de en­ci­ma. Unos pa­sos más allá, es­tá la cel­da de For­mi­ga. Los es­pa­cios son si­mi­la­res en sus di­men­sio­nes y dis­tri­bu­ción. Don­de se en­cuen­tra de­te­ni­da ha­bía si­do un es­pa­cio pen­sa­do co­mo un pues­to de pre­ven­ción ya que se en­cuen­tra a po­cos me­tros del sec­tor de

“Los es­pa­cios tu­vie­ron que ser re­fun­cio­na­li­za­dos pa­ra po­der alo­jar a las dos in­ter­nas mu­je­res y pre­sos que es­ta­ban dur­mien­do en el pi­so”, se­ña­ló el di­rec­tor del pe­nal, Emi­lio Martínez.

Vi­si­tas. Pe­ro hoy ella lo ocu­pa co­mo una cel­da por­que no hay dón­de alo­jar­la.

Las dos sa­ben que cua­tro me­tros son los que las se­pa­ra de su li­ber­tad. Pe­ro nin­gu­na ha in­ten­ta­do fu­gar­se. Su pre­sen­cia de­la­ta el es­ta­do del pe­nal. Dos mu­je­res alo­ja­das en una cár­cel de hom­bres de­ja a la luz la cri­sis car­ce­la­ria. “Es muy di­fí­cil coor­di­nar­les ac­ti­vi­da­des por­que ellas no pue­den es­tar en con­tac­to con los hom­bres. En­ton­ces prác­ti­ca- men­te no sa­len de sus cel­das”, afir­mó Emi­lio Martínez.

La si­tua­ción del pe­nal es crí­ti­ca. Y las so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo son po­cas. La cár­cel ci­po­le­ña es una de las po­cas en la pro­vin­cia de Río Ne­gro que al­ber­ga tan­tas par­ti­cu­la­ri­da­des: crea­da pa­ra fun­cio­nar co­mo cár­cel de mí­ni­ma se­gu­ri­dad, hoy lo ha­ce co­mo si fue­ra de má­xi­ma; fue pen­sa­da pa­ra alo­jar so­lo hom­bres pe­ro hay dos de­te­ni­das; y ade­más es­tá a pun­to de du­pli­car su ca­pa­ci­dad má­xi­ma.

La so­lu­ción que es­tá más a mano es la de re­fun­cio­na­li­zar es­pa­cios y así lo ha­cen: en lo que era en­fer­me­ría hay alo­ja­dos 34 in­ter­nos, que vi­ven co­mo si es­tu­vie­ran en una internación per­ma­nen­te, y a prin­ci­pios de mes se inau­gu­ró par­te del sec­tor del ta­ller me­cá­ni­co co­mo otro pa­be­llón. “Aquí pue­den es­tar de­te­ni­dos in­ter­naos de ba­ja con­flic­ti­vi­dad, que han te­ni­do bue­na con­duc­ta a lo lar­go de su con­de­na”, ex­pli­ca Martínez.

En­cie­rro per­ma­nen­te

Las dos mu­je­res que es­tán de­te­ni­das en el pe­nal ci­po­le­ño no tie­nen las mis­mas po­si­bi­li­da­des que el res­to de la po­bla­ción car­ce­la­ria de­bi­do a que no pue­den com­par­tir ac­ti­vi­da­des con los hom­bres. Es­to li­mi­ta su tra­ta­mien­to pe­ni­ten­cia­rio ya que de­be­rían rea­li­zar di­fe­ren­tes ta­lle­res o ac­ti­vi­da­des pa­ra po­der ac­ce­der a be­ne­fi­cios a lo lar­go de su con­de­na. Pe­ro no pue­den ha­cer­lo. Per­ma­ne­cen en­ce­rra­das, en-

tre cua­tro pa­re­des. “Las po­si­bi­li­da­des de ha­cer al­go son mí­ni­mas por­que co­mo es­te no es un pe­nal pa­ra mu­je­res, no pue­den es­tar en con­tac­to con la po­bla­ción mas­cu­li­na y por en­de no pue­den ha­cer ac­ti­vi­da­des”, afir­mó Martínez. Es­to im­pli­ca que su pro­gre­si­vi­dad en su tra­ta­mien­to pe­ni­ten­cia­rio es ín­fi­ma. Sus po­si­bi­li­da­des se li­mi­tan a que pa­se el tiem­po.

Am­bas ya fue­ron tras­la­da­das de otros pe­na­les –Ro­ca y Choe­le Choel– a la cár­cel ci­po­le­ña y no hay otro al­ter­na­ti­va a que ter­mi- nen de cum­plir su con­de­na don­de ac­tual­men­te es­tán alo­ja­das. Las po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar su de­ten­ción son es­ca­sas.

La vio­len­cia en caí­da

El equi­po del Cuer­po de In­ter­ven­cio­nes Especiales Pe­ni­ten­cia­rias (CIEP) ase­gu­ró que des­de ha­ce más de un año que no se re­gis­tró una fu­ga y que tam­po­co tu­vie­ron que in­ter­ve­nir en al­gún con­flic­to. “Afor­tu­na­da­men­te no ha pa­sa­do na­da que ha­ya te­ni­do que te­ner nues­tra in­ter­ven­ción”, in­di­có uno de sus in­te­gran­tes.

Martínez sos­tie­ne que la dis­mi­nu­ción de la vio­len­cia se ha lo­gra­do gra­cias a las ac­ti­vi­da­des con las que cuen­ta el pe­nal. “Un ejem­plo cla­ro es que 67 in­ter­nos ya se ano­ta­ron pa­ra ha­cer rugby. Es­to los ayu­da mu­cho”, sub­ra­yó.

La ló­gi­ca in­di­ca­ría que la su­per­po­bla­ción que su­fre el pe­nal se­ría un fac­tor esen­cial pa­ra que los con­flic­tos, mo­ti­nes y las fu­gas es­ta­rían a la or­den del día, pe­ro en el Es­ta­ble­ci­mien­to Pe­nal 5 se da la si­tua­ción in­ver­sa. “Ha­ce más de un año que se re­gis­tró la úl­ti­ma fu­ga. Apro­ve­cha­ban pa­ra fu­gar­se cuan­do eran tras­la­da­do al sec­tor de en­fer­me­ría, en­ton­ces lo que hi­ci­mos es co­lo­car­lo den­tro de uno de los pa­be­llo­nes y así lo­gra­mos re­du­cir el ín­di­ce de fu­gas”, se­ña­ló Martínez.

FOTOS YAMIL REGULES

La cel­da de una de las mu­je­res: el ba­ño, la co­ci­na, una ala­ce­na y la me­sa, to­do jun­to.

En una de las cel­das an­tes fun­cio­na­ba el Ga­bi­ne­te Cri­mi­no­ló­gi­co.

El Pe­nal 5 ha­ce mu­cho que que­dó chi­co. Es­pe­ran am­pliar­lo.

A pe­sar de que es un pe­nal de mí­ni­ma se­gu­ri­dad, ha­ce un año que no se re­gis­tran fu­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.