Sab­say: “Los jue­ces es­tán sien­do ob­ser­va­dos”

Río Negro - - Fin De Semana -

P- ¿Ve un pun­to de in­fle­xión en la cau­sa de los cua­der­nos o una más ata­da a los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca?

R- No, no es una cau­sa más. Pa­ra em­pe­zar, es la pri­me­ra vez que ve­mos a em­pre­sa­rios, y qué can­ti­dad, juz­ga­dos y pre­sos, y arre­pen­ti­dos dan­do da­tos. No re­cuer­do otra me­ga­cau­sa de co­rrup­ción así: es im­por­tan­tí­si­ma por la can­ti­dad de per­so­nas que in­vo­lu­cra, em­pre­sas y de su­mas in­cal­cu­la­bles, mi­les de mi­llo­nes de pe­sos. P- ¿Un cam­bio real en la Jus­ti­cia? R- Por lo pron­to es mu­cho más ve­loz, aún en cam­bios de go­bier­nos pa­sa­dos, siem­pre se con­de­nó a uno o dos, y des­pués de años. Y no pue­de de­jar­se de ver que el pri­mo del pre­si­den­te que­dó in­vo­lu­cra­do, y su ex em­pre­sa.

P- ¿Con­di­cio­na­rá a los que ven­gan o es siem­pre pa­ra atrás?

R- Es­pe­ro que sí. Lo más po­si­ti­vo es que la so­cie­dad es­tá pre­sio­nan­do mu­cho y los jue­ces se dan cuen­ta. No pa­só nun­ca an­tes que un te­ma así le im­por­ta­ra tan­to a la so­cie­dad: tie­ne la enor- me ca­pa­ci­dad de ma­ni­fes­tar­se. La Jus­ti­cia es uno de los te­mas que más preo­cu­pa a la gen­te, y que no que­pa la me­nor du­da que los jue­ces es­tán sien­do ob­ser­va­dos. Y sus pri­vi­le­gios.

P- ¿Qué pue­de es­pe­rar­se de la au­di­to­ria de la Ma­gis­tra­tu­ra so­bre los jue­ces fe­de­ra­les?

R- Sal­drán co­sas su­ma­men­te ne­ga­ti­vas pa­ra mu­chos. Por ejem­plo, que el atra­so en las cau­sas fue­ron pro­duc­tos de ma­nio­bras, ca­jo­neos, que no pro­du­cían la prue­ba que de­bían pro­du­cir. Que las cau­sas que pres­cri­bie­ron fue­ron cul­pa de los mis­mos jue­ces y he­cho adre­de. En la Jus­ti­cia Fe­de­ral só­lo son ele­va­das a juicio el 4 o 5% de las cau­sas. Ima­gí­nen­se.

P- Se ha­bló mu­cho de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca es­tos me­ses.

R- Cuan­do una per­so­na acu­sa­da no tie­ne có­mo de­fen­der­se, acu­de al ar­gu­men­to de la per­se­cu­ción. Co­mo fun­cio­na­rios, les vie­ne re­gio la per­se­cu­ción “po­lí­ti­ca”. Fue la mis­ma ex­cu­sa de los je­fes del último pro­ce­so mi­li­tar. De­cían que ha­bía per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, en ma­nos del mar­xis­mo o de gue­rri­lle­ros que ellos ha­bían ven­ci­do, bla, bla. Pe­ro no iban so­bre el pun­to por el cual ha­bían si­do acu­sa­dos. ¿Qué pue­den de­cir? Si las mis­mas per­so­nas in­vo­lu­cra­das reconocen que da­ban coimas, que iban a los pre­si­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.