Lo bus­ca­ban por homicidio y ca­yó tra­tan­do de es­ca­par a Chi­le

Jo­nat­han Li­llo te­nía pe­di­do de cap­tu­ra co­mo sos­pe­cho­so de ha­ber ma­ta­do de un dis­pa­ro a Ma­tías Agui­rre a prin­ci­pios de 2015, tras una dis­cu­sión. Fue de­tec­ta­do cuan­do in­ten­tó atra­ve­sar un pa­so fron­te­ri­zo en San­ta Cruz. Una co­mi­sión po­li­cial lo fue a bus­car

Río Negro - - Policiales - CO­RRES­PON­SA­LÍA

La in­ves­ti­ga­ción por el cri­men de Ma­tías Agui­rre es­tu­vo con­ge­la­da por un lar­go pe­río­do, pe­ro se reac­ti­vó. La se­ma­na pa­sa­da de­tu­vie­ron en el pa­so in­ter­na­cio­nal a Jo­nat­han Li­llo, que pa­ra la fis­ca­lía es el prin­ci­pal sos­pe­cho­so del homicidio, que ocu­rrió a prin­ci­pios de ju­nio de 2015.

Fuen­tes ju­di­cia­les in­for­ma­ron que fuer­zas fe­de­ra­les de­tu­vie­ron a Li­llo cuan­do in­ten­ta­ba cru­zar ha­cia Chi­le por el pa­so in­ter­na­cio­nal, que co­mu­ni­ca Río Ga­lle­gos con Pun­ta Are­nas, en el ve­cino país.

La de­ten­ción se eje­cu­tó por­que ha­bía una or­den de cap­tu­ra vi­gen­te de la jus­ti­cia de Río Ne­gro so­bre el jo­ven sos­pe­cha­do de ha­ber si­do el pre­sun­to au­tor del homicidio de Agui­rre.

A par­tir de la de­ten­ción se ini­ció el pro­ce­so de ex­tra­di­ción pa­ra tras­la­dar a Li­llo des­de Río Ga­lle­gos has­ta Ba­ri­lo­che. Las fuen­tes re­ve­la­ron que la co­mi­sión po­li­cial que via­jó has­ta la pro­vin­cia de San­ta Cruz re­gre­só el vier­nes con Li­llo.

El jo­ven que­dó alo­ja­do en una uni­dad po­li­cial a la es­pe­ra de la au­dien­cia de for­mu­la­ción de cargos, que se ha­rá el lu­nes. La in­ves­ti­ga­ción es­ta­rá a car­go de la fis­cal de la uni­dad de de­li­tos con­tra las per­so­nas Be­tia­na Cen­dón.

Agui­rre se di­ri­gió la tar­de del 6 de ju­nio de 2015 has­ta las in­me­dia­cio­nes del CEM 138 del ba­rrio San Fran­cis­co III de Ba­ri­lo­che. Con­du­cía una Fiat Fio­rino y se es­ta­cio­nó en la ca­lle San Sal­va­dor mien­tras es­pe­ra­ba que su no­via sa­lie­ra de un ta­ller que cur­sa­ba en ese es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo.

Cuan­do la chi­ca sa­lió del co­le­gio, ob­ser­vó que Agui­rre dis­cu­tía con un des­co­no­ci­do. La víc­ti­ma es­ta­ba al vo­lan­te de la ca­mio­ne­ta y el su­je­to se en­con­tra­ba pa­ra­do fren­te a la ven­ta­ni­lla del con­duc­tor.

El des­co­no­ci­do tra­tó de gol- pear a Agui­rre, que ha­bía ba­ja­do par­cial­men­te el vi­drio de la puer­ta del con­duc­tor. Des­pués, ex­tra­jo un ar­ma de fue­go y efec­tuó a san­gre fría un dis­pa­ro con­tra Agui­rre, que es­ta­ba in­de­fen­so.

El pro­yec­til in­gre­só en el pe­cho de la víc­ti­ma, que tra­tó de ma­ne­jar, pe­ro a los po­cos me­tros se des­va­ne­ció y la ca­mio­ne­ta se de­tu­vo. El au­tor del dis­pa­ro es­ca­pó del lu­gar. La no­via ob­ser­vó la dra­má­ti­ca escena y co­rrió has­ta la ca­mio­ne­ta, pe­ro Agui­rre ha­bía muer­to.

Ho­ras des­pués, la Po­li­cía de­tu­vo a tres sos­pe­cho­sos y en un alla- na­mien­to has­ta se­cues­tra­ron el ar­ma que po­si­ble­men­te ha­bía si­do el ho­mi­ci­da, pe­ro la pe­ri­ta­ción de­ter­mi­nó que no fun­cio­na­ba. Los sos­pe­cho­sos fue­ron li­be­ra­dos por­que no fue­ron re­co­no­ci­dos por la no­via, que es la prin­ci­pal tes­ti­go.

La in­ves­ti­ga­ción si­guió, pe­ro se di­lu­yó con el pa­so del tiem­po. Me­ses des­pués hu­bo un de­te­ni­do, pe­ro que­dó en li­ber­tad por­que no hu­bo prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra atri­buir­le el cri­men. Tam­po­co apa­re­cie­ron tes­ti­gos que con­tri­bu­ye­ran con el es­cla­re­ci­mien­to del ca­so.

Agui­rre se en­con­tra­ba el 6 de ju­nio de 2015 en la ca­lle, en una Fio­rino, es­pe­ran­do que su no­via sa­lie­ra del CEM 138. Ella lo vio dis­cu­tir con un su­je­to, que le dis­pa­ró.

La or­den de cap­tu­ra emi­ti­da des­de Ba­ri­lo­che per­mi­tió de­te­ner a Li­llo y tra­mi­tar la ex­tra­di­ción del acu­sa­do por el cri­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.