La po­lí­ti­ca es­pe­ra desen­la­ces

Río Negro - - Opinión - ADRIÁN PECOLLO

EEl pro­cu­ra­dor Cres­po y el juez Bo­na­dio ha­bla­ron por las cau­sas de las vi­vien­das mu­ni­ci­pa­les, con irre­gu­la­ri­da­des en ma­ne­jos de fon­dos na­cio­na­les.

We­re­til­neck mo­ni­to­rea qué ocu­rre con el Pe­ro­nis­mo Fe­de­ral. Se arri­mó es­ta se­ma­na an­te un lla­ma­do ins­ti­tu­cio­nal de Schia­ret­ti y re­nue­va ex­pec­ta­ti­vas.

l de­te­rio­ro eco­nó­mi­co y el con­se­cuen­te ma­les­tar so­cial tras­la­da la po­lí­ti­ca al sú­bi­to mar de la in­cer­ti­dum­bre. Ca­da di­se­ño elec­to­ral de­be­rá es­pe­rar, má­xi­mo cuan­do otros com­po­nen­tes se co­la­rán en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Exin­ten­den­tes y ex­fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les caen en la in­quie­tud fren­te a las cau­sas por las par­cia­les cons­truc­cio­nes del plan Te­cho Digno, que pa­sa­ron a la Jus­ti­cia rio­ne­gri­na des­pués que la Cor­te ava­ló la com­pe­ten­cia pro­vin­cial pa­ra es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes.

El año pa­sa­do, el juez Clau­dio Bo­na­dio ha­bía acu­mu­la­do in­for­ma­ción y tes­ti­mo­nios. Gran par­te de esa do­cu­men­ta­ción no fue en­via­da. El pro­cu­ra­dor Jor­ge Cres­po in­ten­tó re­unir­se con Bo­na­dio y tras otras fa­lli­das lla­ma­das el ma­gis­tra­do fue quien lo lla­mó –el 5 de sep­tiem­bre– a su des­pa­cho de Viedma.

El juez ga­ran­ti­zó la re­mi­sión rá­pi­da de ca­jas pen­dien­tes al equi­po de fis­ca­les, que en­ca­be­za Gra­cie­la Eche­ga­ray. El juz­ga­do por­te­ño re­ci­bió es­pon­tá­neos tes­ti­mo­nios de ex­man­da­ta­rios lo­ca­les y cons­truc­to­res par­tí­ci­pes. En es­ta nueva ins­tan­cia, se­gu­ra­men­te, se­rán con­vo­ca­dos y lo ha­rán en otra con­di­ción pe­nal.

Dos ob­je­cio­nes aso­man en los ex­pe­dien­tes de los ba­rrios cons­trui­dos por una do­ce­na de mu­ni­ci­pios, con des­or­de­na­do e irre­gu­lar uso de los des­em­bol­sos de Na­ción. La ano­ma­lía apa­re­ce en las di­fe­ren­cias en­tre la cons­truc­ción real y los fon­dos en­via­dos a los mu­ni­ci­pios, ava­la­dos en in­for­mes fal­sea­dos, y even­tua­les pa­gos ma­yo­res a las em­pre­sas.

Un cues­tio­na­mien­to es­ta­ría en el des­tino ex­tra­ño da­do a los fon­dos, co­mo pa­ra suel­dos, pe­ro los ca­sos más com­pli­ca­dos son las trans­fe­ren­cias que no lo­gran ubi­car­se en los re­gis­tros de las ero­ga­cio­nes mu­ni­ci­pa­les.

Una pes­qui­sa avan­za­da co­rres­pon­de a las 80 vi­vien­das de Río Co­lo­ra­do. Car­los Pi­lot­ti es co­no­ci­do en el juz­ga­do por­te­ño. Tras el alla­na­mien­to, ese ex­je­fe co­mu­nal fue al edi­fi­cio de Co­mo­do­ro Py, acom­pa­ña­do por el abo­ga­do Ma­riano Cú­neo Li­ba­ro­na.

Tam­bién el año pa­sa­do me­dia do­ce­na de em­pre­sa­rios fue­ron al juz­ga­do de Bo­na­dio cuan­do sus cuen­tas fue­ron in­hi­bi­das. Ar­gu­men­ta­ron que las dis­pa­ri­da­des en­tre los en­víos y las eje­cu­cio­nes es­tán en las mis­mas cons­truc­cio­nes que re­qui­rie­ron más re­cur­sos fren­te a la desac­tua­li­za­ción de los cos­tos.

“Se pa­ga­ron el 100%, pe­ro las ca­sas no es­ta­ban he­chas”, re­pi­tió el jue­ves el se­cre­ta­rio de Vi­vien­da de la Na­ción, Iván Kerr, en Ba­ri­lo­che, re­pa­san­do la ex­pe­rien­cia en esa ciu­dad, aún con la prue­ba de 871 vi­vien­das pen­dien­tes de en­tre­ga.

A We­re­til­neck no le gus­ta na­da es­ta in­ves­ti­ga­ción. Ya lo ex­pu­so el año pa­sa­do al sor­pren­der cuan­do li­be­ró de to­da cul­pa de lo ocu­rri­do a los in­ten­den­tes aje­nos, ma­yor­men­te del FpV. “Nin­guno se lle­vó di­ne­ro a su ca­sa, ni se los des­ti­nó a otros fi­nes que no sean pa­ra los mu­ni­ci­pios”, de­cía. Fue un blin­da­je po­lí­ti­co acor­da­do en fa­vor del se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to, co­no­ci­do ges­tor de esos con­ve­nios de Na­ción con ca­da Mu­ni­ci­pio.

Esas leal­ta­des per­se­ve­ran y ci­mien­tan en­ten­di­mien­tos. Am­bos la alimentan. We­re­til­neck lo vi­si­ta a su des­pa­cho asi­dua­men­te y no de­jan de ima­gi­nar un ca­mino jun­tos en el Pe­ro­nis­mo Fe­de­ral si, fi­nal­men­te, esa fuer­za to­ma cuer­po. El go­ber­na­dor se ilu­sio­na con ese ar­ma­do y lue­go se de­si­lu­sio­na con su fla­que­za.

El mar­tes res­pon­dió a un lla­ma­do del cor­do­bés Juan Schia­ret­ti y asis­tió al CFI a la reunión de pa­res pe­ro­nis­tas, pre­via al en­cuen­tro con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. We­re­til­neck asu­mió un rol bien con­ci­lia­dor.

Igual reivin­di­ca su pro­pó­si­to de se­guir es­pe­ran­do y co­la­bo­ra el con­tex­to ge­ne­ral. Su círcu­lo re­flo­tó la for­za­da idea de la re-re­elec­ción de We­re­til­neck, na­rran­do lo que se­rían sus pla­nes ju­di­cia­les de in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal. Ha­blan de eso co­mo si to­do de­pen­die­ra de sus deseos y de su so­li­ta­ria de­ci­sión. Tam­po­co pien­san que es una inopor­tu­na ma­ni­fes­ta­ción en se­me­jan­te cri­sis eco­nó­mi­ca y des­con­ten­to. Sín­to­mas de fu­ga de po­der y en la bús­que­da de quie­nes quie­ren creer que hay más vi­da que los 14 me­ses por ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.