Du­ran­te la era Ma­cri, el gas subió has­ta 1.200% en la Pa­ta­go­nia

Sin el in­cre­men­to que co­men­zó a re­gir es­te mes, los ho­ga­res de cla­se me­dia de Río Negro y Neu­quén re­ci­bie­ron los ma­yo­res gol­pes del país en las fac­tu­ras, se­gún un es­tu­dio ofi­cial. En Bariloche la de­man­da ca­yó 8% en agos­to.

Río Negro - - Portada - MAR­TÍN BELVIS mar­tin­bel­vis@rio­ne­gro.com.ar

En los ho­ga­res de cla­se me­dia de la Pa­ta­go­nia el pre­cio del gas por re­des au­men­tó co­mo en nin­gún otro lu­gar del país. Se­gún un es­tu­dio ofi­cial, des­de que asu­mió el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri las fa­mi­lias con con­su­mos ni muy al­tos ni muy ba­jos vie­ron cre­cer sus fac­tu­ras más de un 1.200%. Es­te aná­li­sis, so­bre la ba­se de da­tos ofi­cia­les, no in­clu­ye el úl­ti­mo in­cre­men­to, de has­ta 130%, que ri­ge des­de el 1 de oc­tu­bre.

Se­me­jan­te di­fe­ren­cia con el res­to del país, don­de los pi­cos ape­nas lle­gan al 1.000%, se de­be a que en los cin­co años an­te­rio­res, ba­jo la pre­si­den­cia de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, el pre­cio del gas en la Pa­ta­go­nia no ha­bía te­ni­do los aumentos que se sin­tie­ron en el res­to del país. Ya se sa­be: en la zo­na sur los con­su­mos son, en vo­lu­men, mu­cho más al­tos y el pre­cio de la elec­tri­ci­dad (el sus­ti­tu­to del gas más usa­do), más ca­ro res­pec­to de la Ca­pi­tal Fe­de­ral y el Gran Bue­nos Ai­res.

Es­te au­men­to tu­vo co­mo con­se­cuen­cia, por ejem­plo, que en agos­to la de­man­da de gas en la ciudad de Bariloche ca­ye­ra un lla­ma­ti­vo 8%. Y que en el día más frío del in­vierno el con­su­mo fue­ra un 4% me­nor que en la mis­ma referencia de 2017, se­gún nú­me­ros que ma­ne­ja Ca­muz­zi y a los que ac­ce­dió “Río Negro”.

El tra­ba­jo del go­bierno nacional que ana­li­za el im­pac­to del au­men­to de la ta­ri­fa de gas, sin im­pues­tos, fue di­fun­di­do por el dia­rio de Bue­nos Ai­res La Na­ción.

Los usua­rios re­si­den­cia­les del país es­tán di­vi­di­dos en ca­te­go­rías se­gún el ni­vel de con­su­mo del año an­te­rior. Es­tos um­bra­les, que son ocho, tie­nen ran­gos que cam­bian se­gún la re­gión. Por ca­so, no es lo mis­mo la ciudad de Neu­quén que Bariloche o Río Gallegos por­que las tem­pe­ra­tu­ras mí­ni­mas son di­fe­ren­tes.

En la zo­na ta­ri­fa­ria “Cor­di­lle­rano” los ho­ga­res que con­su­men por año en­tre 2.651 y 3.150 me­tros cú­bi­cos de gas tie­nen la ca­te­go­ría R2.2. Pe­ro en Neu­quén (que abar­ca el Al- to Va­lle) es­te ren­glón ta­ri­fa­rio lo tie­nen los con­su­mos re­si­den­cia­les de en­tre 2.001 y 2.250 me­tros cú­bi­cos por año.

Pa­ra ellos, en­tre enero de 2016 y sep­tiem­bre de 2018, el au­men­to fue de 1.228%. Y con la suba que ri­ge des­de ha­ce ca­si dos se­ma­nas, ese por­cen­ta­je cre­ce­rá.

En las pro­vin­cias del sur del país el pre­cio del gas re­si­den­cial no ha­bía au­men­ta­do du­ran­te el go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner, igual que en el res­to del te­rri­to­rio.

Los que más tie­nen

Los con­su­mos re­si­den­cia­les más al­tos suelen te­ner dos orí­ge­nes bien di­fe­ren­tes:

• Vi­vien­das gran­des y uso in­ten­si­vo del gas, co­mo por ejem­plo pa­ra ca­len­tar el agua de una pis­ci­na, de fa­mi­lias con re­cur­sos abun­dan­tes.

• Vi­vien­das mul­ti­fa­mi­lia­res, don­de un so­lo me­di­dor abas­te­ce va­rios ho­ga­res (en ge­ne­ral, con cons­truc­cio­nes que no fue­ron de­cla­ra­das). Suelen ser los sec­to­res más po­bres, que van cre­cien­do en ge­ne­ra­cio­nes sin ac­ce­so a la vi­vien­da).

Du­ran­te el kirch­ne­ris­mo es­te ti­po de clien­tes, que son los R3 (ver­sio­nes 1, 2 y 3), ya tu­vie­ron in­cre­men­tos por en­ci­ma de las de­man­das más ba­jas, al con­tra­rio del pa­ra­dig­ma de ta­ri­fas de los 90: que co­bra­ban más ba­ra­to cuan­do se con­su­mía más.

Lo cier­to es que los clien­tes re­si­den­cia­les que en Neu­quén con­su­men más de 4.700 me­tros cú­bi­cos por año o los de Bariloche con de­man­das, tam­bién anua­les, por en­ci­ma de los 7.400 me­tros cú­bi­cos, tu­vie­ron du­ran­te la pre­si­den­cia de Ma­cri aumentos del 787% (has­ta el mes pa­sa­do).

La re­trac­ción en la de­man­da re­si­den­cial es una cla­ra con­se­cuen­cia del im­pac­to de las ta­ri­fas en la eco­no­mía fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.