Des­pués de 47 años, vuel­ve a la tie­rra que la vio na­cer

Lu­cía pre­fie­re usar su ape­lli­do ori­gi­na­rio, Ka­ñiw­ku­ra, al de su DNI. Es “pi­jan­ku­se” (an­cia­na sa­bia) ma­pu­che. Re­fle­xio­na so­bre la fe­cha y el de­seo de vol­ver a su tie­rra na­tal.

Río Negro - - Portada - GUI­LLER­MI­NA WATKINS gwat­kins@rio­ne­gro.com.ar

Do­ña Lu­cía se ape­lli­da Abur­to pe­ro no ha­bi­ta esas 6 le­tras. En sus ojos, en su voz que llo­ra ca­da vez que re­pi­te la pa­la­bra pa­dre, se re­fle­ja su ver­da­de­ro ape­lli­do: Ka­ñiw­ku­ra, que sig­ni­fi­ca Pie­dra So­nan­te. En su tes­ti­mo­nio sue­na y re­sue­na la his­to­ria de los nu­me­ro­sos ma­pu­ches que fue­ron ase­si­na­dos en la “Con­quis­ta del De­sier­to” que se dio en Ar­gen­ti­na en­tre 1878 y 1885 y tam­bién an­tes con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a par­tir del si­glo XV.

“Mi pa­pá siem­pre me di­jo que el 12/10 no es el Día de la Ra­za –co­mo nos en­se­ña­ban a no­so­tros an­tes del 2010 en las escuelas– si no que es el día en que los Wig­kas nos vi­nie­ron a arre­ba­tar las tie­rras. Ellos no nos vi­nie­ron a con­quis­tar con la pa­la­bra, ellos vi­nie­ron a ma­tar­nos y a que­mar­nos. Es un día muy tris­te pa­ra no­so­tros”, afir­ma Lu­cia, que es Pi­jan­ku­se (an­cia­na sa­bia) del Rehue (el lu­gar sa­gra­do en el que se ha­cen las ce­re­mo­nias).

Lu­cía vol­ve­rá en los pró­xi­mos me­ses, des­pués de 47 años, a la tie­rra que la vio na­cer. Aque­lla a la que su pa­pá lle­gó des­pués de mu­cho “ser co­rri­do” por los wig­kas (hom­bre blan­co). Uno de sus her­ma­nos y sus hi­jos la acom­pa­ña­rán a vi­vir allá, en ese her­mo­so pa­ra­je lla­ma­do Ciw­ki­li­wiñ, ubi­ca­do en­tre Ju­nín y el Pa­so Tro­men. “Só­lo que­dan los fru­ta­les pe­ro pron­to estará mi ca­sa”, di­ce emo­cio­na­da.

“Mi pa­pá cre­ció cer­ca de Ja­co­bac­ci, pe­ro lo per­se­guían, lo mo­les­ta­ban y su pa­pá lo man­dó a ha­cer la se­cun­da­ria a un pue­blo de Chi­le por­que allí no lo dis­cri­mi­na­rían. Lue­go lle­gó a Ciw­ki­li­wiñ, ese , y allí lo re­ci­bió Pi­ci­ñam, un vie­ji­to que vi­vía ahí que ha­bía pres­ta­do ser­vi­cio al Ejér­ci­to Ar­gen­tino en la mal lla­ma­da Con­quis­ta del de­sier­to. Ese vie­ji­to ayu­dó a los crio­llos pa­ra so­bre­vi­vir. Ahí lle­gó mi pa­pá y el vie­ji­to, que es­ta­ba so­li­to con sus dos hi­jos, le di­jo ‘vos vas a ser co­mo mi her­mano’, y así fue que se que­dó, co­no­ció a mi ma­má y ahí cre­ci­mos to­dos”, di­ce Lu­cia.

Lu­cía cuen­ta que a Pi­ci­ñam lo lla­ma­ban Pe­rey­ra y que lue­go de la Con­quis­ta les di­je­ron ‘ar­men sus co­mu­ni­da­des pe­ro no se pon- gan Log­kos o Wer­ken, si no de­no­mí­nen­se ca­ci­ques’” co­mo for­ma de per­pe­tuar la con­quis­ta y la qui­ta de iden­ti­dad ma­pu­che.

Sin em­bar­go, lue­go de un tiem­po ella se dio cuen­ta que que­ría brin­dar­les un fu­tu­ro me­jor a sus hi­jos y se vino a Neu­quén y nun­ca más re­gre­só al pue­blo. “Vi­ne con mis 4 hi­jos a bus­car vi­da. Y tra­ba­jé de lim­pie­za en ca­sas por­que eso es lo úni­co que me per­mi­tie­ron ha­cer y te­jer, por­que con eso me al­can­za­ba pa­ra man­te­ner­nos. Los wig­kas me tra­ta­ban muy mal, me de­cían in­dia y no me da­ban opor­tu­ni­da­des, pe­ro me las bus­qué so­la”, cuen­ta Lu­cia.

Hoy, años an­tes de que en 2010 el “Día de la Ra­za” ha­ya si­do cam­bia­do por el “Día de la di­ver­si­dad cul­tu­ral ame­ri­ca­na”, fue­ron los hi­jos y nie­tos de es­tos pri­me­ros ha­bi­tan­tes ori­gi­na­rios quie­nes se han en­car­ga­do de man­te­ner vi­va la lucha de sus an­ces­tros. Co­men­zan­do por­que mu­chos han vuel­to a po­ner esos nombres en ma­pu­che.

“Mi ge­ne­ra­ción trae jus­ti­cia, prin­ci­pios, de­re­chos y va­lo­res ma­pu­ches que lo­gra­ron nues­tros an­ces­tros con su lucha”, agre­ga Mew­len­ko Nahuel Hui­li­pan, nie­ta de Do­ña Lu­cía.

Lu­cía pa­re­cie­ra con­tar los días pa­ra vol­ver a vi­vir su vi­da an­ti­gua. Pa­ra vol­ver a cui­dar ani­ma- les, ha­cer huer­ta, sem­brar –que por las flo­res que se ven en su pa­tio le sa­le muy bien– ha­cer le­che y queso. “Siem­pre qui­se vol­ver. Eso se lo re­cal­qué mu­cho a sus hi­jos. El pa­sa­do no se de­be ol­vi­dar, de­be­mos ha­blar y con­tar nues­tra his­to­ria. Y mi his­to­ria co­men­zó allá, qui­sie­ra vol­ver a co­nec­tar­me con ella por­que acá, aún con to­do el do­lor que lle­vo den­tro, cum­plí un ci­clo, una muy bue­na vi­da”, concluye Do­ña Lu­cía, mu­jer sa­bia.

“Mi pa­pá siem­pre me di­jo que el 12/10 no es el día de la ra­za sino que es el día en que los Wig­kas nos vi­nie­ron a arre­ba­tar las tie­rras”.

Lu­cia Ka­ñiw­ku­ra (sig­ni­fi­ca pie­dra so­nan­te) y su de­fi­ni­ción del 12 de oc­tu­bre.

“Mi ge­ne­ra­ción trae jus­ti­cia, prin­ci­pios, de­re­chos y va­lo­res ma­pu­ches que lo­gra­ron nues­tros an­ces­tros con su lucha”.

Mew­len­ko Nahuel Hui­li­pan, nie­ta de Do­ña Lu­cía

Do­ña Lu­cía vi­ve hoy en Neu­quén, pe­ro desea vol­ver al pa­ra­je don­de na­ció, Ciw­ki­li­wiñ, en­tre Ju­nín de los An­des y el Pa­so Tro­men, del cual emi­gró ha­ce 47 años.

Des­de 2010, el an­ti­guo “día de la ra­za” fue re­em­pla­za­do por el Día de la Di­ver­si­dad Cul­tu­ral Ame­ri­ca­na pa­ra re­co­no­cer a los pue­blos ori­gi­na­rios.

YA­MIL RE­GU­LES

Do­ña Lu­cía siem­pre se afe­rró a su his­to­ria y tradiciones pa­ra de­fen­der el le­ga­do de sus an­ces­tros

Nie­ta y abue­la com­par­ten la lucha por sus de­re­chos y va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.