Por qué es cru­cial apo­yar una nue­va cam­pa­ña de va­cu­na­ción

Río Negro - - Opinión - RO­MI­NA LIBSTER*

Una de las pre­gun­tas que más es­cu­ché en los úl­ti­mos días es: “Si las dos do­sis de la va­cu­na con­tra el sa­ram­pión es­tán in­clui­das den­tro del ca­len­da­rio na­cio­nal de for­ma gra­tui­ta y obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los ni­ños y ni­ñas de nues­tro país, ¿por qué es ne­ce­sa­rio, ade­más, ha­cer una cam­pa­ña?”. Si les pa­re­ce, in­ten­ta­mos con­tes­tar­la jun­tos al fi­nal de es­ta co­lum­na.

Cuan­do lee­mos o es­cu­cha­mos una no­ti­cia so­bre va­cu­nas siem­pre se re­sal­ta la im­por­tan­cia de al­can­zar ni­ve­les al­tos de co­ber­tu­ra, pe­ro ¿qué sig­ni­fi­ca es­to? Y más aún, ¿por qué es tan im­por­tan­te? Va­mos por par­tes.

De­cir va­cu­na es de­cir pre­ven­ción. Las va­cu­nas, al pro­te­ger­nos de mu­chas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, no só­lo sal­van mi­llo­nes de vi­das sino que tam­bién pre­vie­nen dis­ca­pa­ci­da­des.

Gra­cias a las va­cu­nas se erra­di­có del pla­ne­ta la vi­rue­la y se lo­gró eli­mi­nar de mu­chos paí­ses y re­gio­nes la cir­cu­la­ción de en­fer­me­da­des gra­ví­si­mas co­mo la po­lio, el sa­ram­pión y la ru­béo­la con­gé­ni­ta. Pa­ra po­ner­lo en nú­me­ros, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud las muer­tes por sa­ram­pión dis­mi­nu­ye­ron un 84% del 2000 al 2016. Vién­do­lo de otra for­ma, la va­cu­na con­tra el sa­ram­pión evi­tó la muer­te de 20 mi­llo­nes de per­so­nas en esos 16 años. En nues­tro país, gra­cias a los enor­mes y sos­te­ni­dos es­fuer­zos de va­cu­na­ción, lo­gra­mos eli­mi­nar la cir­cu­la­ción en­dé­mi­ca del sa­ram­pión y la ru­béo­la.

Pa­ra man­te­ner se­me­jan­te lo­gro se ne­ce­si­ta que to­dos aque­llos que tie­nen in­di­ca­ción pa­ra va­cu­nar­se efec­ti­va­men­te lo ha­gan. Es­to tie­ne una ra­zón de ser y es que aquel que se va­cu­na no só­lo se pro- te­ge a sí mis­mo, sino que, al evi­tar que la en­fer­me­dad se di­se­mi­ne, ge­ne­ra una es­pe­cie de es­cu­do pro­tec­tor que cui­da a aque­llas per­so­nas que es­tán al­re­de­dor y que no tie­nen de­fen­sas con­tra la en­fer­me­dad. Es­tas per­so­nas que no tie­nen de­fen­sas son, por ejem­plo, los ni­ños que to­da­vía no re­ci­bie­ron su pri­me­ra do­sis de la va­cu­na, aque- llos que no pue­den re­ci­bir­la por al­gu­na con­tra­in­di­ca­ción, los que sí se va­cu­na­ron pe­ro no ge­ne­ra­ron las de­fen­sas es­pe­ra­das o aque­llos que no lo hi­cie­ron por­que por al- gún mo­ti­vo no ac­ce­die­ron a la va­cu­na. Son gru­pos muy di­fe­ren­tes, pe­ro to­dos tie­nen al­go en co­mún: pa­ra pro­te­ger­se de es­tas en­fer­me­da­des ne­ce­si­tan que los que es­tán al­re­de­dor es­tén ade­cua­da­men­te pro­te­gi­dos.

Es­te efec­to in­di­rec­to de pro­tec­ción de las per­so­nas no va­cu­na­das en una co­mu­ni­dad por el só­lo he­cho de es­tar ro­dea­das de per­so­nas que sí lo es­tán se lla­ma in­mu­ni­dad co­lec­ti­va. Pa­ra al­can­zar es­te enor­me be­ne­fi­cio se ne­ce­si­ta que un gran por­cen­ta­je de la po­bla­ción es­té ade­cua­da­men­te va­cu­na­do. Es­te “gran por­cen­ta­je” es un nú­me­ro mí­ni­mo (di­fe­ren­te pa­ra ca­da una de las en­fer­me­da­des que go­zan del be­ne­fi­cio de la in­mu­ni­dad co­lec­ti­va) que mar­ca un lí­mi­te.

Si la pro­por­ción de gen­te va­cu­na­da es­tá por arri­ba de es­te lí­mi­te y apa­re­ce una per­so­na en­fer­ma, la en­fer­me­dad se va a en­con­trar con el es­cu­do pro­tec­tor y no po­drá di­se­mi­nar­se, la gen­te no va­cu­na­da es­ta­rá pro­te­gi­da por los va­cu­na­dos y no se ge­ne­ra­rá un bro­te de en­fer­me­dad.

En cam­bio, si la pro­por­ción de gen­te va­cu­na­da en la co­mu­ni­dad es­tá por de­ba­jo de es­te nú­me­ro lí­mi­te, el ger­men en­cuen­tra grie­tas en el es­cu­do y pue­de en­fer­mar a las per­so­nas sus­cep­ti­bles y ge­ne­rar un bro­te. No nos ol­vi­de­mos que en­fer­me­da­des que no cir­cu­lan en al­gu­nos paí­ses pue­den cir­cu­lar en otros y en un mun­do glo­ba­li­za­do co­mo en el que vi­vi­mos cual­quier via­je­ro que no tie­ne las de­fen­sas ne­ce­sa­rias pue­de traer des­de otra re­gión un vi­rus de sa­ram­pión es­con­di­do en la na­riz.

En el ca­so del sa­ram­pión, pa­ra es­tar pro­te­gi­dos los ni­ños de­ben re­ci­bir dos do­sis de la va­cu­na, la pri­me­ra a los 12 me­ses y la se­gun­da al in­gre­so es­co­lar. Si te­ne­mos en cuen­ta que del to­tal de ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.