La im­por­tan­cia de los cen­tros de edu­ca­ción téc­ni­ca

Río Negro - - Opinión - MI­GUEL Á. KNECHT

Na­die pue­de du­dar de la fe­cun­da y pro­duc­ti­va obra pro­du­ci­da por Don Juan Bos­co en Ita­lia (1855) cuan­do se pro­pu­so im­par­tir una edu­ca­ción in­te­gral y pre­ven­ti­va des­ti­na­da a los jó­ve­nes ita­lia­nos de me­no­res re­cur­sos y en si­tua­ción de ries­go. Ocu­rre que su en­se­ñan­za no so­la­men­te tran­si­ta­ba por brin­dar una edu­ca­ción sa­le­sia­na for­mal sino que le adi­cio­na­ba a la mis­ma la ins­truc­ción y ca­pa­ci­ta­ción en di­fe­ren­tes ofi­cios (ta­lle­res) que en for­ma pos­te­rior al egre­so les per­mi­tía a los jó­ve­nes desa­rro­llar­se en so­cie­dad, co­mo una al­ter­na­ti­va vá­li­da pa­ra al­can­zar un sus­ten­to de su­per­vi­ven­cia.

Por tal mo­ti­vo, se pue­de afir­mar que las es­cue­las téc­ni­cas o cen­tros de edu­ca­ción téc­ni­ca en la ac­tua­li­dad desem­pe­ñan un rol cla­ve en la so­cie­dad, ya que re­sul­tan fun­da­men­ta­les pa­ra des­per­tar tem­pra­nas vo­ca­cio­nes téc­ni­cas y/o pro­fe­sio­na­les.

Ade­más, re­sul­tan múl­ti­ples los be­ne­fi­cios que ob­tie­ne el alumno que se de­ci­de a es­tu­diar en di­chos es­ta­ble­ci­mien­tos. Ini­cial­men­te, por­que apren­de di­fe­ren­tes ofi­cios, ad­quie­re ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les y lue­go de unos años ob­tie­ne su tí­tu­lo, que se con­ver­ti­rá en la car­ta de pre­sen­ta­ción an­te sus po­ten­cia­les y fu­tu­ros em­plea­do­res.

O sea, el jo­ven cul­mi­na sus es­tu­dios con una po­si­bi­li­dad cier­ta de dis­po­ner de una sa­li­da la­bo­ral en for­ma par­ti­cu­lar, ca­si ase­gu­ra­da, que le per­mi­ti­rá a pos­te­rio­ri el ejer­ci­cio del ofi­cio y/o pro­fe­sión.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da a ni­vel na­cio­nal por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Edu­ca­ción Tec­no­ló­gi­ca (INET) un (1) alumno egre­sa­do de ca­da dos (2) con­si­gue tra­ba­jo ni bien pro­mo­cio­na y seis (6) alum­nos de ca­da diez (10) con­ti­núan con sus es­tu­dios su­pe­rio­res.

En ese or­den, la di­fe­ren­cia que tie­ne una es­cue­la o cen­tro edu­ca­ti­vo con­ven­cio­nal con una téc­ni­ca es que am­bas dic­tan pla­nes de es­tu­dios ge­ne­ra­les pe­ro úni­ca­men­te en las es­cue­las téc­ni­cas (CET) se en­se­ñan di­fe­ren­tes ofi­cios ( elec­tri­ci­dad, car­pin­te­ría, plo­me­ría, me­ta­lúr­gi­ca, etc.), lo cual pro­por­cio­na una sa­li­da la­bo­ral am­plia e in­me­dia­ta.

Por úl­ti­mo, afor­tu­na­da­men­te en la pro­vin­cia de Río Ne­gro exis­ten más de cua­ren­ta (40) es­ta­ble­ci­mien­tos de la mo­da­li­dad enun­cia­da, ha­bien­do si­do inau­gu­ra­do re­cien­te­men­te el CET 27 de Fer­nán­dez Oro, el CET 25 de San Carlos de Ba­ri­lo­che que se en­cuen­tra efec­tuan­do la lim­pie­za del la­go Nahuel Hua­pi, el CET 1 de Ge­ne­ral Ro­ca que cum­plió re­cien­te­men­te 80 años de vi­da y arro­ja una ma­trí­cu­la de 1.029 alum­nos, la Es­cue­la de Apren­di­za­je de Ofi­cios Nº 2 de Ba­ri­lo­che y mu­chos otros cen­tros más, di­se­mi­na­dos por la geo­gra­fía pro­vin­cial.

Por úl­ti­mo, se pue­de afir­mar ca­te­gó­ri­ca­men­te que el pro­gre­so y el bie­nes­tar ge­ne­ral se pue­de al­can­zar me­dian­te la edu­ca­ción brin­da­da por las es­cue­las o cen­tros de edu­ca­ción téc­ni­ca, só­li­da y efi­cien­te he­rra­mien­ta so­cial a la ho­ra de pro­veer co­no­ci­mien­tos a nues­tros jó­ve­nes.

Ade­más, los pue­de ale­jar de la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va por­que el ocio re­sul­ta un mal con­du­cen­te pa­ra el cre­ci­mien­to de los mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.