Cuan­do la me­di­ci­na no cu­ra, cui­da­dos pa­lia­ti­vos acom­pa­ña

Hoy es el día in­ter­na­cio­nal del ser­vi­cio que se de­di­ca a brin­dar lo me­jor a pa­cien­tes en su eta­pa ter­mi­nal. Río Ne­gro se des­ta­ca en el país por el desa­rro­llo de la dis­ci­pli­na que pro­mue­ve el bie­nes­tar fí­si­co y es­pi­ri­tual y plan­tea el tran­si­tar la muer­te d

Río Negro - - Sociedad - Ro­ca MARIANELA VER­GA­RA ma­ria­ne­la­ver­ga­ra@rio­ne­gro.com.ar

El de­re­cho del pa­cien­te ter­mi­nal de ser tra­ta­do co­mo per­so­na es una de las ban­de­ras de la es­pe­cia­li­dad. Por ello lle­van ade­lan­te una asis­ten­cia in­te­gral.

“Es­tá per­mi­ti­do reír­se, irrum­pir con un chis­te o una can­ción, to­do lo que sir­va pa­ra des­dra­ma­ti­zar la si­tua­ción, y sa­lir de la en­fer­me­dad”. Pa­tri­cia Sar­tor, mé­di­ca clí­ni­ca y je­fa del ser­vi­cio de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos.

“Mi­rar la muer­te es co­mo mi­rar al sol pleno, que lo po­de­mos mi­rar só­lo un ra­ti­to y nos en­can­di­la. Pe­ro si co­rre­mos la vis­ta po­de­mos ver to­do lo de­más, la vi­da mis­ma”, des­ta­có Pa­tri­cia Sar­tor, je­fa del ser­vi­cio de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos del hos­pi­tal Fran­cis­co Ló­pez Li­ma de Ro­ca.

El de­re­cho del pa­cien­te ter­mi­nal de ser tra­ta­do co­mo per­so­na es uno de las ban­de­ras de la es­pe­cia­li­dad. Por ello, quie­nes apli­can las téc­ni­cas de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos des­pués de que se sus­pen­de el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad y cuan­do es cla­ro que la per­so­na no va a so­bre­vi­vir a ella. Lle­van ade­lan­te una asis­ten­cia in­te­gral a quien tie­ne una en­fer­me­dad ame­na­zan­te pa­ra la vi­da a par­tir de un abor­da­je que no só­lo in­clu­ye el as­pec­to fí­si­co, sino tam­bién en el psí­qui­co, el so­cial y el es­pi­ri­tual.

“La fa­cul­tad te en­se­ña a cu­rar, si no cu­ra­mos en me­di­ci­na se con­si­de­ra fra­ca­so. No­so­tros no cu­ra­mos ni reha­bi­li­ta­mos, no­so­tros acom­pa­ña­mos”, fun­da­men­tó Sar­tor, mé­di­ca clí­ni­ca que cuen­ta con una ma­gis­tra­tu­ra en Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos.

Ex­pli­có que, jus­ta­men­te, la pa­la­bra “pa­lia­ti­vo” vie­ne de la pa­la­bra “pa­lium”, que sig­ni­fi­ca “man­to”. “El cui­da­do pa­lia­ti­vo re­fie­re a co­lo­car un man­to de pie­dad en los sín­to­mas que pro­vo­ca el cán­cer en los pa­cien­tes con una cro­ni­ci­dad avan­za­da”, sos­tu­vo la es­pe­cia­lis­ta.

Ocu­rre que se tra­ta de “un pa­cien­te que se in­vi­si­bi­li­za, que en la guar­dia clí­ni­ca mo­les­ta por­que le due­le, es­tá tris­te, pe­ro ya el on­có­lo­go no tie­ne más que ha­cer. Y cuan­do vie­ne sa­be que es­ta­mos acá las 24 ho­ras de lu­nes a vier­nes, los sá­ba­dos y do­min­gos en un te­lé­fono de guar­dia pa­ra ali­viar­le los sín­to­mas o sim­ple­men­te es­cu­char­lo”.

Un equi­po

Tres mé­di­cos –dos con es­pe­cia­li­dad en clí­ni­ca y una ge­ne­ra­lis­ta-, cua­tro li­cen­cia­dos en en­fer­me­ría, un psi­coon­có­lo­go y una se­cre­ta­ria con­for­man el plan­tel de per­so­nal.

Su ac­ti­vi­dad se cen­tra en una ca­sa del Mi­nis­te­rio de Sa­lud que ellos mis­mos am­plia­ron con lo ob­te­ni­do en ri­fas y ce­nas so­li­da­rias, que se en­cuen­tra en la ca­lle San Luis al 1558.

Pa­ra los gas­tos dia­rios y la mo­vi­li­dad cuen­tan con el res­pal­do del hos­pi­tal Ló­pez Li­ma. Ade­más, a tra­vés de un pro­gra­ma na­cio­nal ob­tie­nen me­di­ca­ción pa­ra su­mi­nis­trar a los pa­cien­tes al arran­que de los tra­ta­mien­tos.

El equi­po se brin­da y, ex­pli­can, de­jan de ver lo bio­ló­gi­co pa­ra ver la bio­gra­fía tan­to del pa­cien­te co­mo de la fa­mi­lia que lo acom­pa­ña.

De esa ma­ne­ra es co­mo no só­lo tra­tan el sín­to­ma, sino la de­man­da de aten­ción mé­di­ca. Una vez por se­ma­na se rea­li­za al me­nos, una vi­si­ta a ca­da uno. En ca­so de ser ne­ce­sa­rio, se re­gre­sa al do­mi­ci­lio.

“Es­tá per­mi­ti­do reír­se, irrum­pir con un chis­te o una can­ción, to­do lo que sir­va pa­ra des­dra­ma­ti­zar la si­tua­ción, y sa­lir de la en­fer­me­dad”, des­ta­có la mé­di­ca y re­fi­rió a la vez en que una mu­jer se vis­tió de pa­ya­so y se ol­vi­dó del do­lor, o cuan­do las nie­tas de otra pa­cien­te gra­ba­ron un vi­deo con ellas can­tan­do una can­ción pa­ra dar­le áni­mo.

“La fa­mi­lia ha­ce mu­cho por los pa­cien­tes, pe­ro mu­chos vie­nen de cin­co o seis años de tra­ta­mien­to. Se des­gas­tan, por eso tam­bién te­ne­mos con fre­cuen­cia char­las y reunio­nes con ellos pa­ra de­fi­nir una me­jor es­tra­te­gia de cui­da­do”.

Su tra­ba­jo co­se­chó amis­ta­des so­li­da­rias y per­so­nas que tie­nen ele­men­tos los do­nan. Así pu­die­ron ar­mar­se de un ban­co de ele­men­tos que cuen­ta con ca­mas or­to­pé­di­cas, col­cho­nes an­ti­es­ca­ras, trí­po­des, pa­pa­ga­yos, cha­tas, con­cen­tra­do­res de oxí­geno, en­tre otros ele­men­tos, que pres­tan a quie­nes lo ne­ce­si­tan pa­ra te­ner una me­jor es­ta­día en sus do­mi­ci­lios.

Lo que ase­gu­ran que les fal­ta ajus­tar es el mo­men­to de lle­ga­da al ser­vi­cio. “A ve­ces lle­gan tar­de a la uni­dad. Son de­ri­va­dos por la Uni­dad de On­co­lo­gía cuan­do el pa­cien­te ne­ce­si­ta con­trol de sín­to­mas o cui­da­dos do­mi­ci­lia­rios de sos­tén. Lo ideal es que es­tén con no­so­tros seis me­ses”. pi­la­res de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. son

EMILIANA CAN­TE­RA

En su se­de cuen­tan con una ca­ma pa­ra aten­der a los pa­cien­tes.

La es­cu­cha y con­ten­ción

gru­pos brin­dan el ser­vi­cio en Río Ne­gro y la ubi­can co­mo la pro­vin­cia con ma­yor desa­rro­llo del país. Tra­ba­jan en Ba­ri­lo­che, Ro­ca,Re­gi­na, Viedma y Ci­po­let­ti.

pa­cien­tes men­sua­les atien­de el equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos. Hay una ro­ta­ción per­ma­nen­te.

de los pa­cien­tes del país se es­ti­ma que ac­ce­den a los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.