Ar­ma huer­tas pa­ra pa­gar el tra­ta­mien­to de su hi­jo

Pa­ra afron­tar los cos­tos de la reha­bi­li­ta­ción de una le­sión ce­re­bral de Juan, de cin­co años, Vi­via­na ofre­ce su tra­ba­jo en las re­des so­cia­les al tiem­po que pro­mue­ve la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

Río Negro - - Portada - Vi­lla Regina PA­BLO ACCINELLI pac­ci­ne­lli@rio­ne­gro.com.ar

Cuan­do ha­ce unos me­ses los es­tu­dios mé­di­cos arro­ja­ron que su pe­que­ño hi­jo Juan su­fría una en­fer­me­dad neu­ro­nal, el mun­do se pu­so de ca­be­za pa­ra Vi­via­na Vi­tu­lich. Ha­bía que ini­ciar de for­ma ur­gen­te la reha­bi­li­ta­ción y no con­ta­ba con los re­cur­sos. Pen­só qué po­día ha­cer y sur­gió la idea de ofre­cer su tra­ba­jo y sus co­no­ci­mien­tos en el ar­ma­do de huer­tas a do­mi­ci­lio.

Lo pri­me­ro que hi­zo fue pu­bli­car a tra­vés de las re­des so­cia­les su ofer­ta. “Juan tie­ne una le­sión ce­re­bral y no es­ta­mos pu­dien­do afron­tar la reha­bi­li­ta­ción que es cos­to­sa y ex­ten­sa. Así que se nos ocu­rrió apro­ve­char es­tos días del mes pa­ra ha­cer huer­tas en los do­mi­ci­lios”, es­cri­bió en Facebook, jun­to a una foto de su hi­jo y de in­me­dia­to llo­vie­ron los men­sa­jes.

Mu­chos eran de gen­te preo­cu­pa­da por la sa­lud de su hi­jo, ofre­cien­do al mis­mo tiem­po ayu­da pa­ra que pue­da cu­brir los gas­tos de reha­bi­li­ta­ción.

“Re­ci­bí mu­chas pro­pues­tas de gen­te que quie­re co­la­bo­rar apor­tan­do di­ne­ro de­sin­te­re­sa­da­men­te, pe­ro mi idea es ofre­cer el tra­ba­jo de ar­ma­do de huer­tas, por­que es una ta­rea que ha­go con el acom­pa­ña­mien­to de mi hi­jo”, con­tó Vi­via­na Vi­tu­lich.

El ob­je­ti­vo, por un la­do es in­cul­car­le a su hi­jo que el es­fuer­zo del tra­ba­jo tie­ne co­mo re­com-

La he­mi­pa­re­sia que pa­de­ce se ma­ni­fies­ta con una dis­mi­nu­ción de la fuer­za mo­to­ra que afec­ta un bra­zo y una pier­na y ne­ce­si­ta reha­bi­li­ta­ción.

Rú­cu­la, cherry, acel­ga, to­ma­te, za­pa­lli­tos, fru­ti­llas, el clien­te eli­ge qué quie­re en la huer­ta y se lo ar­man a gus­to. Ellos lle­van sus pro­pias he­rra­mien­tas.

pen­sa un in­gre­so mo­ne­ta­rio. Y mien­tras ar­man los sur­cos, a él y a quie­nes la con­vo­can, les en­se­ña la im­por­tan­cia de ac­ce­der a ali­men­tos sa­lu­da­bles que son co­se­cha­dos por ellos mis­mos.

Co­men­tó que lo que hi­zo lo trae en la san­gre y lo apren­dió de chi­ca “soy hi­ja de pro­duc­to­res, por lo que ten­go co­no­ci­mien­tos de la huer­ta, es al­go que se pue­de ha­cer de ma­ne­ra sen­ci­lla, so­lo hay que dis­po­ner de la tie­rra”.

Por otra par­te de­ta­lló que se pue­de ha­cer en una ma­ña­na y el tra­ba­jo per­du­ra “la huer­ta es anual y hay plan­tas que per­ma­ne­cen por un tiem­po. De es­ta ma­ne­ra se pro­mue­ve tam­bién

una ac­ción so­li­da­ria, de au­to­ges­tión”, di­jo la ma­má.

Su fi­lo­so­fía es ayu­dar

Ade­más de ma­ma, Vi­via­na es psi­có­lo­ga co­mu­ni­ta­ria y des­de ha­ce va­rios años desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal con el dic­ta­do de ta­lle­res e in­te­gran­do gru­po de ayu­da, sin per­ci­bir una re­mu­ne­ra­ción por ello.

“Soy psi­có­lo­ga co­mu­ni­ta­ria, es co­mo un psi­có­lo­go so­cial es­pe­cia­li­za­do en pro­ble­má­ti­cas co­mu­ni­ta­rias. Des­de ha­ce sie­te años em­pe­cé a aten­der a per­so­nas y gru­pos de per­so­nas sin co­brar la con­sul­ta. Si bien ha­bía so­li­ci­ta­do al mu­ni­ci­pio al­gu­na po­si­bi­li­dad de co­ber­tu­ra por es­te tra­ba­jo, has­ta el mo­men­to no lo he con­se­gui­do”, con­tó.

No obs­tan­te, si bien brin­da su ta­rea pro­fe­sio­nal de ma­ne­ra gra­tui­ta, con­ta­ba con otros in­gre­sos por otro ti­po de ta­rea pro­fe­sio­nal que le per­mi­tía vi­vir. Pe­ro la si­tua­ción cam­bió ra­di­cal­men­te cuan­do en ju­lio tu­vo los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio or­de­na­do por una neu­ró­lo­ga in­fan­til, pa­ra de­ter­mi­nar cuál era el pro­ble­ma de sa­lud que tie­ne su hi­jo Juan de cin­co años.

“Ahí nos en­te­ra­mos que lo de Juan era una le­sión ce­re­bral pro­du­ci­da en el em­ba­ra­zo por la in­te­rrup­ción de la lle­ga­da de oxí­geno, que le pro­du­jo lo que él tie­ne aho­ra que se lla­ma he­mi­pa­re­sia”, de­ta­lló.

La ma­má ex­pli­có que la he­mi­pa­re­sia se ma­ni­fies­ta con una dis­mi­nu­ción de la fuer­za mo­to­ra o pa­rá­li­sis par­cial que afec­ta un bra­zo y una pier­na. En el ca­so de Jua­ni, la en­fer­me­dad se ma­ni­fes­tó con una di­fi­cul­tad ge­ne­ral en los mo­vi­mien­tos.

“La di­fi­cul­tad apa­re­ció en to­do lo que tie­ne que ver con la mo­tri­ci­dad de par­te de­re­cha; le ge­ne­ra tro­pie­zos y tor­pe­za, que al­gu­nos múscu­los se man­ten­gan en for­ma per­ma­nen­te con­traí­dos y que ha­ya he­cho de su mano y pier­na iz­quier­da su área más há­bil”, in­di­có Vi­via­na Vi­tu­lich.

Vi­via­na Vi­tu­lich en­fa­ti­zó que la ayu­da so­li­da­ria va y vuel­ve. “A mi me gus­ta y lo ha­go de ma­ne­ra pla­cen­te­ra, yo ayu­do a otros; en es­te mo­men­to me es­tán ayu­dan­do a mi. Aun­que por mi la­bor pro­fe­sio­nal no ten­ga re­mu­ne­ra­ción, voy a se­guir pres­tan­do mi ayu­da”.

Otro in­con­ve­nien­te

La mé­di­ca que lo atien­de in­di­có que de ma­ne­ra ur­gen­te se de­bía ini­ciar la ta­rea de reha­bi­li­ta­ción, pe­ro ade­más del cos­to que ello im­pli­ca, otro de los pro­ble­mas es que la ta­rea de­be rea­li­zar­se fue­ra de la ciu­dad y de­ben tras­la­dar­se va­rios ki­ló­me­tros.

“Hay una po­si­bi­li­dad en Ba­ri­lo­che y la otra en Ro­ca, ya que se ne­ce­si­ta un ki­ne­sió­lo­go de neu­ro­reha­bi­li­ta­ción” co­men­tó Vi­via­na Vi­tu­lich al tiem­po que apun­tó que “uno de los pro­ble­mas es que el te­ner que tras­la­dar a Jua­ni ha­cia otra ciu­dad im­pli­ca­ría que per­de­ría días de ir al es­cue­la, se ge­ne­ra­ría un des­arrai­go, y lo que se bus­ca en los tra­ta­mien­tos de es­tas pa­to­lo­gías es ge­ne­rar la me­nor can­ti­dad de cam­bios po­si­bles”, agre­gó Vi­via­na.

Por otra par­te, in­di­có que en for­ma pa­ra­le­la es­tá rea­li­zan­do ges­tio­nes pa­ra ob­te­ner la asis­ten­cia a tra­vés de Sa­lud Pú­bli­ca, del An­ses o bien de De­sa­rro­llo So­cial.

“Pe­ro co­mo to­da­vía no sa­le, me ofre­cí pa­ra ha­cer es­tos tra­ba­jos co­mo un mo­do de­ses­pe­ra­do de con­se­guir los re­cur­sos”, di­jo.

FOTOS: NÉS­TOR SA­LAS

En equi­po. Vi­via­na y Juan lle­nan el pa­tio de sus ve­ci­nos de plan­tas de fru­tas y ver­du­ras sa­lu­da­bles, sin agro­tó­xi­cos.

Mien­tras reúne di­ne­ro pa­ra el tra­ta­mien­to, le en­se­ña a Jua­ni el va­lor del tra­ba­jo.

Ella es psi­có­lo­ga co­mu­ni­ta­ria y des­de ha­ce va­rios años dic­ta ta­lle­res gra­tui­tos pa­ra los que lo ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.