Po­lí­ti­ca y eco­no­mía del mie­do

Río Negro - - Opinión - DARÍO TROPEANO*

Uno de los de­fec­tos del mie­do es tur­bar los sen­ti­dos y ha­cer que las co­sas no pa­rez­can lo que son”, ex­pre­só ha­ce más de 400 años el au­tor de El Qui­jo­te, Mi­guel de Cervantes. El de­ba­te so­bre el nue­vo pre­si­den­te de Bra­sil y sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas ver­da­de­ra­men­te fas­cis­tas no es ajeno a la reali­dad de nues­tro país.

La irrup­ción de Bol­so­na­ro co­mo “paladín de la jus­ti­cia y la se­gu­ri­dad” es­tu­vo per­fec­ta­men­te or­ques­ta­da des­de la in­for­má­ti­ca ma­te­má­ti­ca (big da­ta). A tra­vés de ella se ob­tie­nen gran­des ba­ses de da­tos de la po­bla­ción-opi­nio­nes, gus­tos, etc., y se ha po­di­do ma­ni­pu­lar a mi­llo­nes de bra­si­le­ños a tra­vés de no­ti­cias fal­sas y un ejér­ci­to de per­so­nas (trolls) que ac­túan a tra­vés de equi­pos in­for­má­ti­cos in­tro­du­cien­do, me­dian­te per­fi­les fal­sos, co­men­ta­rios en cuan­ta no­ti­cia se vin­cu­le con la des­truc­ción del ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co.

Se apli­có el mis­mo mé­to­do que en las úl­ti­mas elec­cio­nes de la Ar­gen­ti­na, que de­ta­llá­ra­mos en es­tas pá­gi­nas (“Jus­ti­cia, geo­po­lí­ti­ca y po­der eco­nó­mi­co”, 3/5/18), y se uti­li­zó igual­men­te el sis­te­ma de la em­pre­sa bri­tá­ni­ca Cam­brid­ge Analy­ti­ca que ac­tuó aquí pa­ra apun­ta­lar el triun­fo del ac­tual pre­si­den­te (dia­rio “Fol­ha de Sao Pau­lo” 25/10/18).

Ello ba­jo el con­se­jo y di­rec­ción del eje­cu­ti­vo de me­dios y exa­se­sor del pre­si­den­te de los EE. UU. Ste­ve Ban­non, con in­ter­ven­ción de las em­ba­ja­das lo­ca­les de am­bos paí­ses. En el ca­so de nues­tro país equi­pos de co­mu­ni­ca­ción in­for­má­ti­ca fue­ron re­ti­ra­dos de la mis­ma em­ba­ja­da de los EE. UU. pa­ra ser ins­ta­la­dos en esa es­pe­cie del “call cen­ter” don­de de­ce­nas de em­plea­dos del Es­ta­do ar­gen­tino se ocu­pan de de­te­rio­rar la opi­nio­nes y a per­so­na­jes pú­bli­cos de la po­lí­ti­ca, con­tra­rios al pro­yec­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en cur­so, de tra­mo fi­nal, por cier­to.

El mie­do co­mo re­pre­sión a la po­lí­ti­ca se ha he­cho pre­sen­te en nues­tro país. En la he­ge­mo­nía de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se tra­ta con vio­len­cia ver­bal a los po- lí­ti­cos –to­dos son inep­tos y la­dro­nes–, a los in­mi­gran­tes co­mo un pe­li­gro por­que vie­nen a es­tu­diar y cu­rar­se a nues­tros hos­pi­ta­les pú­bli­cos y a los cho­rros y nar­co­tra­fi­can­tes que an­dan suel­tos por la ca­lle es ne­ce­sa­rio “me­ter­les ba­la” pa­ra po­der vol­ver vi­vir tran­qui­los en nues­tras co­mu­ni­da­des. Se en­sa­ya in­clu­so con fi­gu­ras me­diá­ti­cas que di­cen bar­ba­ri­da­des que a mu­chos les re­sul­tan es­ti­mu­lan­tes.

La mi­nis­tra de se­gu­ri­dad ha di­cho “el que quie­ra an­dar ar­ma­do, que an­de ar­ma­do” y el ala­ba­do – por el FMI y el go­bierno na­cio­nal– se­na­dor rio­ne­grino: “Hay que sa­car a pa­ta­das a los ex­tran­je­ros que de­lin­quen”, sin es­pe­ci­fi­car a qué de­li­tos se re­fie­re y si la ley tie­ne al­go que de­cir al res­pec­to. Se tra­ta de gol­pes de efec­to pa­ra sa­ciar a una po­bla­ción im­po­ten­te an­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, a la cual no se le ex­pli­ca la ver­dad del por qué se la ha con­de­na­do a nue­vos años de sub­de­sa­rro­llo, ge­ne­ran­do en­deu­da­mien­to ex­terno en dó­la­res y em­po­bre­ci­mien­to ace­le­ra­do.

El fra­ca­so del ac­tual pro­yec­to de la eli­te cor­po­ra­ti­va de nues­tro país, co­mo el de mu­chos po­lí­ti­cos que se mon­tan en la es­pe­cu­la­ción de las en­cues­tas de sus pro­pios pro­yec­tos per­so­na­les, oca­sio­na una pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad y lle­va a una re­la­ción dis­tan­te en­tre es­tos úl­ti­mos y la po­bla­ción.

El da­to que se in­si­núa en nues­tro país es que la cri­sis eco­nó­mi­ca, la mar­gi­na­ción, la in­se­gu­ri­dad –que por cier­to no ha des­cen­di­do– es­tá fa­bri­can­do un po­ten­cial au­to­ri­ta­rio que pue­de ser in­du­ci­do ha­cia “ilu­mi­na­dos” que, por fue­ra del sis­te­ma po­lí­ti­co, irrum­pan en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Se tra­ta de la con­se­cuen­cia que pro­du­cen los mo­de­los de con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca y ex­clu­sión so­cial co­mo los apli­ca­dos en la ac­tua­li­dad.

Ha­cer po­lí­ti­ca es por cier­to ha­cer un tra­ba­jo emo­cio­nal, más aún en con­tex­tos de cri­sis. Esas emo­cio­nes im­por­tan, ver don­de las per­so­nas es­tán emo­cio­nal­men­te, in­cen­ti­van­do sus pul­sio­nes au­to­ri­ta­rias tra­ta­das co­mo una for­ma de com­pen­sa­ción de aque­llas.

La in­jus­ti­cia eco­nó­mi­ca pro­du­ce mie­do al pre­sen­te, pe­ro tam­bién ali­nea­ción so­cial, mo­ral, psi­co­ló­gi­ca y por cier­to po­lí­ti­ca. La Igle­sia ca­tó­li­ca lo pa­de­ce ac­tual­men­te an­te la irrup­ción de cre­dos im­pul­sa­dos des­de la po­ten­cia del nor­te que in­ten­tan dar­le una con­ten­ción má­gi­ca a los ex­clui­dos ba­jo la es­pe­ran­za fu­tu­ra del reino de los cie­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.