Cua­tro che­los ca­lle­je­ros y un can­to su­til

In­nSæi, un quin­te­to ro­quen­se que lle­va el so­ni­do del che­lo a las ca­lles y las sa­las más for­ma­les en una pro­pues­ta en la que con­vi­ven lo clá­si­co, el rock y tam­bién el fol­clo­re.

Río Negro - - Cultura + Show - Ro­ca JUAN MOCCIARO jmoc­cia­ro@rio­ne­gro.com.ar

El plan era desa­cra­li­zar los che­los, lle­var­los de la pul­cri­tud de la sa­la académica a la ca­lle. Con esa idea en men­te, Cristian Flo­res, es­tu­dian­te de mú­si­ca del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Pa­ta­gó­ni­co de Ar­tes ( IUPA), co­men­zó a dar­le for­ma a la idea de amar un en­sam­ble de cua­tro che­los ca­lle­je­ros. To­mó al­gu­nas su­ge­ren­cias de un pro­fe, pe­ro hi­zo la su­ya. Y al mo­men­to de bus­car so­cios mu­si­ca­les, Cristian mi­ró a sus cos­ta­dos y allí es­ta­ban, no mu­cho más le­jos que un par de si­llas: eran sus com­pa­ñe­ros de fi­la de che­los de la Or­ques­ta Oca­sio­nal de Rock Sin­fó­ni­co (OORS). Allí mis­mo, en esa ori­gi­nal for­ma­ción ju­ve­nil es­ta­ba la gé­ne­sis del en­sam­ble que hoy co­no­ce­mos co­mo In­nSæi: cua­tro che­los des­pre­jui­cia­dos y una voz fe­me­ni­na, sen­si­ble y po­de­ro­sa a la vez.

In­nSæi se pro­nun­cia “in­saié” y es un con­cep­to de la len­gua is­lan­de­sa del cual ya ha­bla­re­mos. El cuar­te­to de mú­si­cos es­ta for­ma­do, ade­más de por Cristian Flo­res (32), por Ta­yiel Es­ti­ve (21), Ju­lie­ta Oli­ve­ra ( 21) y Lu­ciano Mar­zia­let­ti. To­dos ellos, ade­más de com­par­tir la fi­la de che­los de la OORS y el en­sam­ble en cues­tión, son com­pa­ñe­ros de es­tu­dio del ins­tru­men­to en el IUPA. Al con­jun­to lo com­ple­ta la can­tan­te Ta­ma­ra Flo­res (22), es­tu­dian­te de sép­ti­mo año de can­to lí­ri­co en el IUPA.

En ape­nas un pu­ña­do de me­ses, In­nSæi no só­lo sa­có los che­los a la vía pú­bli­ca en di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes en pla­zas, pa­seos y ve­re­das del Al­to Va­lle, sino que tie­ne agen­da­dos dos pre­sen­ta­cio­nes “ba­jo te­cho”: una, es­ta mis­ma no­che, en Ca­sa de la Cul­tu­ra, en un sú­per en­cuen­tro de en­sam­bles; la otra, el pró­xi­mo sá­ba­do, en el Tea­tro de La Es­ta­ción, don­de se­rán el nú­me­ro prin­ci­pal (ver apar­te).

Vol­va­mos al plan maes­tro. La idea co­men­zó a to­mar for­ma en fe­bre­ro de es­te año cuan­do Cristian to­mó el im­pul­so y se lo pro­pu­so a sus com­pa­ñe­ros de fi­la de OORS: “El for­ma­to no es ha­bi­tual”, re­co­no­ce. “La idea era to­car en es­pa­cios ca­lle­je­ros y en es­pa­cios más for­ma­les. Nues­tro ins­tru­men­to es pu­ra­men­te aca­dé­mi­co, no lo ves en otro es­pa­cio. Se me ocu­rrió sa­car­lo a la ca­lle, que la gen­te lo co­noz­ca y se fa­mi­lia­ri­ce con sus so­ni­dos. A los chi­cos les gus­tó la idea y em­pe­za­mos. Con el tiem­po, re­sol­vi­mos su­mar una voz y, des­pués de al­gu­nas prue­bas, se su­mó Ta­ma­ra”.

“Me gus­tó mu­cho la idea y me gus­ta mu­cho el vio­lon­che­lo co­mo ins­tru­men­to. Hay una co­ne­xión so­no­ra en­tre los can­tan­tes y los che­los”, di­ce Ta­ma­ra. “El che- lo tie­ne el re­gis­tro de una voz hu­ma­na”, confirma Ju­lie­ta.

So­bre esa par­ti­cu­lar re­la­ción en­tre la voz hu­ma­na y el che­lo, Ta­ma­ra des­ta­ca que “nos po­de­mos en­ten­der bien y po­de­mos ha­cer cues­tio­nes tím­bri­cas y so­no­ras que son muy lin­das. Por ahí, con otros ins­tru­men­tos no nos da, por ejem­plo la flau­ta. No es tan fá­cil de en­sam­blar por los tim­bres, so­bre to­do”.

La par­ti­cu­lar for­ma­ción de cua­tro che­los no es ha­bi­tual. Sue­len ser dos, pe­ro cua­tro no tan­to. “No hay mu­chos ejem­plos de un en­sam­ble de es­te ti­po”, ex­pli­ca Cristian. “Es ra­ra la for­ma­ción de cua­tro che­los. Por lo ge­ne­ral, es de vio­lín, vio­la, che­lo y con­tra­ba­jo o dos vio­li­nes, vio­la y vio­lon­che­lo”. Es ra­ro y es com­ple­jo por­que tam­po­co exis­te des­de dón­de par­tir. “El tra­ba­jo se ha­ce un ba­se a los cua­tro che­los y tie­ne su com­ple­ji­dad técnica y mu­si­cal por- que no hay mu­chos ca­sos para to­mar. Apo­caly­pti­ca es un ca­so. Otro ejem­plo es CheChe­los, que son de acá, pe­ro son dos che­los no cua­tro”.

“En un prin­ci­pio cos­tó tam­bién por­que has­ta que la for­ma­ción co­men­zó a fun­cio­nar co­mo en­sam­ble nos lle­vó un buen tiem­po de en­sa­yos. Y el he­cho de com­par­tir fi­la en la OORS tam­bién apor­ta mu­cho”, am­plía Lu­cia­na.

Sin te­cho. Los in­te­gran­tes de In­nSæi lle­van su pro­pues­ta a los es­pa­cios pú­bli­cos.

La agru­pa­ción su­ma hoy su pro­pues­ta al en­cuen­tro de en­sam­bles en Ca­sa de la Cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.