Ha­cer obra pa­ra ser par­te del mun­do, por Ju­lia Vi­lla­ro

A pun­to de inau­gu­rar dos mues­tras en Bue­nos Ai­res, el gran ar­tis­ta con­cep­tual re­fle­xio­na so­bre los víncu­los del ar­te con la poe­sía, la po­lí­ti­ca y la his­to­ria.

Revista Ñ - - SUMARIO - JU­LIA VI­LLA­RO

Ten­go una leal­tad ha­cia el poe­ma”, di­ce el ar­tis­ta Lean­dro Katz. Sus pro­yec­tos dis­cu­rren por ca­mi­nos di­ver­sos –des­de la es­cri­tu­ra a la ins­ta­la­ción, pa­san­do por el ci­ne, el vi­deo y la fo­to­gra­fía- pe­ro to­dos ma­nan de una mis­ma fuen­te: un in­te­rés, ca­si una fe­liz ob­se­sión, por la ar­bi­tra­rie­dad de los len­gua­jes y de las his­to­rias a par­tir de las que cons­trui­mos la cul­tu­ra. Via­je­ro por Amé­ri­ca du­ran­te los pri­me­ros 60, par­tí­ci­pe y tes­ti­go de los mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les (y con­tra­cul­tu­ra­les) de San Fran­cis­co y Nue­va York (don­de re­si­dió más de 40 años) ha­cia fi­na­les de esa dé­ca­da, mar­zo lo en­cuen­tra con la inau­gu­ra­ción de dos im­por­tan­tes mues­tras en Bue­nos Ai­res y una más en Ciu­dad de Mé­xi­co. Mien­tras que la se­ma­na pró­xi­ma la ga­le­ría Hen­ri­que Fa­ría pre­sen­ta­rá un con­jun­to de obras su­yas en re­la­ción con el len­gua­je en la mues­tra En­tre dos ci­tas –des­de có­di­ces de pa­la­bras in­co­ne­xas has­ta ver­sos es­cri­tos con un al­fa­be­to ba­sa­do en las fa­ses de la lu­na, y una li­te­ral “ma­ra­ña de ci­tas” de He­gel y Guy De­bord–, a fin de mes po­drá ver­se en el nue­vo es­pa­cio de Fun­da­ción Proa Pro­yec­to pa­ra El día que me quie­ras. El tra­ba­jo es una suer­te de in­ves­ti­ga­ción poé­ti­ca so­bre el ha­llaz­go del cuer­po del Che en Bo­li­via, que in­clu­ye fo­to­gra­fías, vi­deos, grá­fi­cos y en­tre­vis­tas, y se ex­pon­drá por pri­me­ra vez en­te­ro y de for­ma si­mul­tá­nea en el DF y Bue­nos Ai­res. A to­do eso se su­ma la pu­bli­ca­ción por par­te de la Uni­ver­si­dad de Nue­va Mé­xi­co de su Pro­yec­to Cat­her­wood, en el que Katz re­pa­sa cá­ma­ra en mano el iti­ne­ra­rio de un ar­tis­ta via­je­ro que ilus­tró las ex­pe­di­cio­nes in­gle­sas a las rui­nas ma­yas en el si­glo XIX, ha­cien­do con­fluir el tiem­po de los ma­yas, el del pro­pio Cat­her­wood, el su­yo y el del es­pec­ta­dor de sus fo­to­gra­fías. La si­mul­ta­nei­dad de pro­yec­tos (y de mues­tras) son una ex­cu­sa más que su­fi­cien­te pa­ra un diá­lo­go con Ñ so­bre la na­tu­ra­le­za de sus obras, que guar­dan, tam­bién, co­mo los có­di­ces ma­yas que el ar­tis­ta tan­to ad­mi­ra, su pro­pio có­di­go de des­ci­fra­mien­to.

–¿Có­mo su­ce­dió su pa­sa­je de la poe­sía a las ar­tes vi­sua­les, de qué for­ma su re­la­ción con la pa­la­bra ilu­mi­na sus imá­ge­nes?

–Es una pre­gun­ta com­ple­ja. Hi­ce una tran­si­ción pau­la­ti­na des­de la es­cri­tu­ra, co­mo poe­ta. Yo es­cri­bía, ten­go pi­las de cua­der­nos con poe­mas, con tex­tos en pro­sa. En los 60 via­jé por La­ti­noa­mé­ri­ca du­ran­te 5 años. Lle­gué pri­me­ro a San Fran­cis­co y lue­go a Nue­va York, y ahí me di cuen­ta de que es­ta­ba tra­ba­jan­do en una es­pe­cie de len­gua­je que es­ta­ba ha­cien­do una tran­si­ción ha­cia la for­ma y lo vi­sual. Co­men­cé a tra­ba­jar con le­tras y gra­fis­mos y en un mo­men­to me co­men­za­ron a con­si­de­rar ar­tis­ta con­cep­tual. De ahí sa­lie­ron las obras que tie­nen que ver con el len­gua­je. La li­te­ra­tu­ra es­tá com­pues­ta por pa­la­bras dis­pues­tas en un or­den es­pe­cí­fi­co, lla­ma­do gra­ma­ti­cal, pe­ro tam­bién pue­de com­po­ner­se sin ese or­den, de ahí la idea de po­ner en al­gu­nas obras pa­la­bras que no es­tán re­la­cio­na­das las unas con otras. Evi­tar las aso­cia­cio­nes. Esa des­co­ne­xión pa­ra mí es otra for­ma de li­te­ra­tu­ra no re­gi­da por la gra­má­ti­ca o la sin­ta­xis. Ese fue el ori­gen de tra­ba­jar con tex­tos y ha con­ti­nua­do a lo lar­go de to­da mi obra. Des­pués em­pe­cé a usar otras es­tra­te­gias más re­la­cio­na­das a la his­to­ria, la fo­to­gra­fía o el ci­ne.

–En sus obras pa­re­ce ha­ber siem­pre una suer­te de sos­pe­cha so­bre to­dos esos len­gua­jes…

–¡Yo usa­ría la pa­la­bra sus­pi­ca­cia, que es me­nos cri­mi­na­li­zan­te! No sé si es una sos­pe­cha, una du­da o un ac­to ma­ra­vi­lla­do… yo siem­pre es­toy ma­ra­vi­lla­do… ma­ra­vi­lla­do de que es­te­mos ha­blan­do aho­ra, de es­to que nos sa­le de la bo­ca, de que nos es­te­mos co­mu­ni­can­do a tra­vés de pa­la­bras que no han na­ci­do con no­so­tros, son par­te de la cul­tu­ra, na­ce­mos sin len­gua­je. Es una re­fle­xión so­bre la cul­tu­ra hu­ma­na. Es un te­ma que ha si­do dis­cu­ti­do siem­pre. No na­ce­mos con cul­tu­ra, la cul­tu­ra es una ma­ne­ra de so­bre­vi­vir. Eso es lo que es­tá siem­pre al cen­tro de es­ta bús­que­da, de es­ta sus­pi­ca­cia que tú lla­mas.

–¿La poe­sía es un mo­do de ha­cer imá­ge­nes?

–En el sen­ti­do se­mióti­co o fi­lo­só­fi­co, sí. No el lu­gar co­mún de la poe­sía. Re­cla­mo ese te­rri­to­rio aun­que es­ca­po a los cli­chés –por ejem­plo aho­ra se ha­bla de poe­sía

vi­sual–. En­ton­ces cla­ro, la poe­sía es vi­sual, pe­ro es mu­chas co­sas más. Hay una obra que me en­can­ta en la mues­tra, es una de las más re­cien­tes. La hi­ce con lu­ni­tas ro­jas. Y es el tí­tu­lo de un poe­ma de Frank O´hara, cu­yo poe­ma yo ad­mi­ra­ba, pe­ro lo que ad­mi­ra­ba era el tí­tu­lo, no el poe­ma. El tí­tu­lo es emo­cio­nan­te, “En me­mo­ria de mis sen­ti­mien­tos”. Yo tomé el tí­tu­lo y lo es­cri­bí con lu­ni­tas. El poe­ma es bueno pe­ro ni si­quie­ra hay que leer­lo, el poe­ma es el tí­tu­lo, te da la pau­ta de esa ma­ra­vi­lla… ha­cer una ofren­da a los sen­ti­mien­tos me pa­re­ció en­ter­ne­ce­dor. Creo que eso res­pon­de in­di­rec­ta­men­te a tu pre­gun­ta. –La his­to­ria siem­pre es­tá muy pre­sen­te en su obra, pe­ro des­de un abor­da­je poé­ti­co… co­mo si esos ves­ti­gios del pa­sa­do (fo­tos, rui­nas, re­la­tos) dis­pa­ra­ran otras po­si­bi­li­da­des o fan­ta­sías li­te­ra­rias…

–Hay una obra que se lla­ma “El li­bro que­ma­do” que se ve­rá en la mues­tra de Hen­ri­que Fa­ría. La hi­ce cuan­do Juan Sán­chez, un ar­tis­ta que ado­ro, me pi­dió que pen­sa­ra una obra pa­ra la mues­tra de los 500 años del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca que es­ta­ba or­ga­ni­zan­do en Hun­ter Co­lle­ge en Nue­va York. Que­ría ha­cer al­go so­bre la que­ma de los có­di­ces ma­yas du­ran­te la con­quis­ta, y ahí re­cor­dé los poe­mas pre­co­lom­bi­nos tra­du­ci­dos por Mi­guel Án­gel As­tu­rias des­de el náhuatl, que te­nían un es­ti­lo muy be­llo. En­ton­ces decidí es­cri­bir poe­mas li­mi­ta­do en la can­ti­dad de ca­rac­te­res, usan­do le­tras de al­fa­be­tos in­fan­ti­les, le­tras de co­lo­res, co­mo una es­pe­cie de ho­me­na­je a es­tos có­di­ces que­ma­dos y mos­trar­lo en es­ta oca­sión me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so por­que creo que no se mos­tró en lar­go tiem­po. Allí creo que hay un de­seo de in­vo­car el es­ti­lo de la poe­sía, ese es­ti­lo ca­si de ple­ga­ria que me gus­ta­ba tan­to. Pe­ro los tex­tos son míos.

–Evo­ca además in­fi­ni­dad de que­mas…

–Ab­so­lu­ta­men­te, cla­ro, ese era el sen­ti­do, que tie­ne ecos has­ta el pre­sen­te por­que es­tán su­ce­dien­do he­chos de cen­su­ra inad­mi­si­bles, es­ta­mos co­mo vol­vien­do atrás de la edad me­dia, el ata­que a la cul­tu­ra y el co­no­ci­mien­to es de­ses­pe­ran­te en es­te mo­men­to…

–Sin ser pan­fle­ta­ria o par­ti­da­ria, su obra siem­pre tie­ne una di­men­sión po­lí­ti­ca…

–Lo par­ti­da­rio lo pon­go en el re­ga­zo del es­pec­ta­dor. En­ten­dés la obra y te ha­cés car­go. Es un po­co la pos­tu­ra de Eduardo Grü­ner. Él di­ce: “Lean­dro ci­ta es­tas obras pe­ro es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en­ten­der­las, o asu­mir­las”.

–Pe­ro además us­ted en­re­da las dos ci­tas…

–Sí. He­gel es­tá en ro­jo, De­bord en ne­gro, las en­re­do y lue­go las re­cons­ti­tu­yo a par­tir de una se­cuen­cia de hi­los de co­lo­res, se ve co­mo una te­la­ra­ña. Me en­can­ta ha­cer esas obras… Me es­toy acer­can­do a un men­sa­je sim­ple, sin lle­gar al men­sa­je pan­fle­ta­rio.

–¿Cree que el ar­te tie­ne al­gu­na chan­ce de ha­cer­nos re­ca­pa­ci­tar?

–Bueno, es lo que uno ha­ce, yo no pue­do de­cir sí de­fi­ni­ti­va­men­te. Oja­lá. No en­tien­do có­mo no se pue­de crear una eco­no­mía de la cul­tu­ra… si el prin­ci­pio del ca­pi­ta­lis­mo es que­mar di­ne­ro, ¿por qué no ha­cer­lo a tra­vés del cul­ti­vo de lo hu­mano? No lo com­pren­do. Yo per­so­nal­men­te, por cum­plir 80 años, no es que es­té de­sen­can­ta­do de las ideo­lo­gías, pe­ro me pre­gun­to real­men­te qué más pue­do ha­cer pa­ra ser par­te del mun­do, pa­ra par­ti­ci­par de la cul­tu­ra que nos ro­dea, y bueno, es­to es lo que pue­do ha­cer.

–Us­ted se de­fi­nió en una en­tre­vis­ta co­mo un “la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta”. Cree que su ex­pe­rien­cia de vi­vir en Nue­va York (la dis­tan­cia, la con­di­ción de ex­tran­je­ro) de­ter­mi­nó su for­ma de ver y sen­tir el con­ti­nen­te?

–Yo me fui de Ar­gen­ti­na sin­tién­do­me un ex­tran­je­ro acá, bus­can­do una es­pe­cie de iden­ti­dad. Via­jé mu­chos años y cul­ti­vé mu­chí­si­mas amis­ta­des en La­ti­noa­mé­ri­ca y eso fue lo que me trans­for­mó.

–¿Es más im­por­tan­te el via­je que la lle­ga­da? De­fi­ne sus obras co­mo pro­yec­tos...

–Los lla­mo así por­que son di­ver­sos, y los tra­ba­jo si­mul­tá­nea­men­te y se con­tri­bu­yen unos a otros. Pe­ro tam­bién hu­yen­do a la idea de que el ar­tis­ta de­be ha­cer una co­sa y só­lo una co­sa. En­tien­do que hay una ma­ne­ra de evo­lu­cio­nar, pe­ro yo pre­fie­ro di­ver­si­fi­car mi mi­ra­da.

“En me­mo­ria de mis sen­ti­mien­tos”. Fo­to­gra­fía di­gi­tal im­pre­sa en pa­pel de al­go­dón, 2016. “Dos ci­tas (He­gel/De­bord)”. Vi­ni­lo, hi­los y agu­jas, 2915-2018. “Pro­yec­to pa­ra El día que me quie­ras”. Fo­to­gra­fía, 1997. “El li­bro que­ma­do”. Ins­ta­la­ción de tre­ce...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.