Fass­bin­der, a am­bos la­dos del mu­ro, por Su­sa­na Vi­llal­ba

El Tea­tro San Mar­tín y el Cul­tu­ral San Mar­tín es­tre­nan dos obras so­bre el di­rec­tor de ci­ne y tea­tro ale­mán.

Revista Ñ - - SUMARIO - SU­SA­NA VI­LLAL­BA

Una de las ob­se­sio­nes de Rai­ner Fass­bin­der fue el des­do­bla­mien­to. Y aho­ra des­do­bla­do en fi­gu­ra y obra pre­si­de el co­mien­zo de tem­po­ra­da en am­bas ca­ras del Tea­tro San Mar­tín. En el Cul­tu­ral, con la sép­ti­ma del ci­clo In­vo­ca­cio­nes: Fass­bin­der, to­do es de­ma­sia­do, con di­rec­ción de Li­san­dro Ro­dri­guez. Y en el Com­ple­jo Tea­tral con Las amar­gas lá­gri­mas de Pe­tra von Kant, di­ri­gi­da por Leo­nor Man­so, obra que el au­tor-di­rec­tor ale­mán es­cri­bió pa­ra tea­tro en 1971 y al año si­guien­te lle­vó al ci­ne. Es cohe­ren­te el do­ble ho­me­na­je: Fass­bin­der co­men­zó di­ri­gien­do la com­pa­ñía An­ti­tea­tro en la que tam­bién ac­tua­ba. Además de es­cri­bir ca­si 30 obras, fue uno de los pri­me­ros en atre­ver­se a adap­ta­cio­nes per­so­na­les de clá­si­cos co­mo Lo­pe de Ve­ga y Ché­jov. Esa ex­pe­rien­cia y su mi­ra­da poé­ti­ca lo lle­va­ron a un ci­ne en el que se lo con­si­de­ró maes­tro de la pues­ta en es­ce­na y tam­bién del mon­ta­je: fue uno de los úl­ti­mos mo­der­nos, en el sen­ti­do de cul­ti­var un len­gua­je pro­pio.

Su ci­ne tie­ne dis­tin­tos mo­men­tos y el que más le gus­ta a Ro­drí­guez es el pri­me­ro, cer­cano a la Nou­ve­lle Va­gue, en el que en­con­tró el cli­ma que de­fi­ne co­mo “me­lan­co­lía zom­bi” que apa­re­ce en su tra­ba­jo. “No le lla­mo obra, es im­po­si­ble abar­car a Fass­bin­der, es un acer­ca­mien­to poé­ti­co a un poe­ta, un ro­mán­ti­co pe­si­mis­ta que in­sis­tía en que­rer cam­biar las co­sas sa­bien­do que era im­po­si­ble”, cuen­ta el di­rec­tor. El re­sul­ta­do no es un tea­tro de si­tua­cio­nes ni de ar­gu­men­to sino un co­lla­ge de en­tre­vis­tas, mo­men­tos bio­grá­fi­cos y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en­car­na­dos por los ac­to­res que “se de­ja­ron te­ñir por su es­té­ti­ca sin co­piar­la”, además de al­go de con­fe­ren­cia per­for­má­ti­ca que nos si­túa en la Ale­ma­nia de “la gue­rra co­mo for­ma de vi­da” y de la pos­gue­rra en la que él cre­ció. Los in­vo­ca­dos, in­clu­so la ves­tua­ris­ta en­car­nan­do a la mu­da Mar­le­ne de Las amar­gas lá­gri­mas..., deam­bu­lan en la sa­la cru­da, con ca­bles col­ga­dos, te­lé­fo­nos que no fun­cio­nan y exi­gien­do pa­gos atra­sa­dos. A tra­vés de los ven­ta­na­les al des­cu­bier­to y lle­nos de gra­fi­ti, el ex­te­rior ilu­mi­na­do de­ja ver el edi­fi­cio. Nor­ber­to Laino ex­po­ne sus ma­que­tas de obras de Fass­bin­der pe­ro no ela­bo­ró es­ce­no­gra­fía por­que la me­lan­co­lía zom­bi aquí sub­ra­ya la in­di­fe­ren­cia ha­cia el pa­tri­mo­nio pú­bli­co. Aña­de el di­rec­tor: “En lu­gar de dar más re­cur­sos a es­te es­pa­cio y a quie­nes ve­ni­mos del tea­tro in­de­pen­dien­te, el Go­bierno aprovecha que sa­be­mos ha­cer con po­co. Me in­tere­só se­ña­lar la de­sidia con que se de­ja caer lo pú­bli­co. En es­to tam­bién es­tá el es­pí­ri­tu de Fass­bin­der”.

Efec­ti­va­men­te en las 40 pe­lí­cu­las que reali­zó en sus bre­ves 37 años nun­ca es­tá au­sen­te lo po­lí­ti­co, in­clu­so a tra­vés de ac­ti­tu­des íntimas que pa­ra él son for­ma­tea­das por el sis­te­ma. En el ca­pi­ta­lis­mo “el amor es el ele­men­to de re­pre­sión más efi­caz”, ama­da y aman­te son co­mo pa­tro­na y sier­va y el de­seo es de po­se­sión, co­mo de una mer­can­cía. Por eso el amor no se lo­gra aun­que se lo ne­ce­si­te de­ses­pe­ra­da­men­te. Es­to es lo que des­plie­ga Las amar­gas lá­gri­mas de Pe­tra von Kant. Re­co­no­cer su vi­gen­cia fue idea de la ac­triz Mu­riel San­ta Ana, que in­ter­pre­ta a Pe­tra y que con­vo­có a Leo­nor Man­so pa­ra di­ri­gir­la. “A par­tir de la ima­gen ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en que Pe­tra des­pier­ta –cuen­ta Man­so– ima­gi­né que to­dos los su­ce­sos son el flash­back de una pe­sa­di­lla de la que sa­le pu­ri­fi­ca­da”. Por eso, los per­so­na­jes só­lo se ac­ti­van e ilu­mi­nan cuan­do la so­ñan­te Pe­tra los in­clu­ye en su tra­ma, den­tro de una es­truc­tu­ra de tul se­pa­ra­da de los es­pec­ta­do­res co­mo ba­rre­ra en­tre sue­ño y reali­dad, lo que ge­ne­ra tam­bién una me­tá­fo­ra del tea­tro. Y que, además, se­me­ja una vi­drie­ra en la que se lu­ce el ves­tua­rio de Re­na­ta Schuss­heim, ya que la si­tua­ción de ob­je­to-mer­can­cía de la mu­jer es­tá sub­ra­ya­da por la per­te­nen­cia de Pe­tra al mun­do de la mo­da. Es una suer­te de ver­sión ho­mo­se­xual e in­ver­sa de Ca­sa de mu­ñe­cas de Ib­sen, por­que la fe­mi­nei­dad do­mi­na­da só­lo apren­de a de­pre­ciar o do­mi­nar a su pro­pio se­xo o a bus­car el so­me­ti­mien­to ya co­no­ci­do. “To­dos so­mos Pe­tra –se­ña­la Man­so–, no só­lo las mu­je­res, to­dos los que no nos atre­ve­mos a de­cir que no en cual­quier si­tua­ción de abu­so”. Y lo que se apren­de con ex­pe­rien­cia y do­lor ya no se ol­vi­da, di­ce Pe­tra. O sea Fass­bin­der.

NO­RA LEZANO

Edi­fi­cio pú­bli­co. Los ac­to­res de “Fass­bin­der”, so­bre los ven­ta­na­les cu­bier­tos de gra­fi­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.