EL CO­LOR DEL VE­LO EN OC­CI­DEN­TE

Ex­pe­rien­cia iti­ne­ran­te. Arran­có en Mé­xi­co una mues­tra de velos mu­sul­ma­nes que in­vi­ta a los asis­ten­tes a pro­bár­se­los pa­ra acer­car­se a la vi­ven­cia de otros te­rri­to­rios y otras cul­tu­ras.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR ALE­JAN­DRA VA­RE­LA

Lle­var un ve­lo, en al­gu­nos con­tex­tos, pue­de ge­ne­rar un des­te­llo per­for­ma­ti­vo. Es­pe­cial­men­te si es­ta ac­ción, tan sen­so­rial co­mo sa­gra­da y po­lí­ti­ca, ocu­rre en al­gún si­tio la­ti­noa­me­ri­cano, en el es­ce­na­rio de una mues­tra don­de lo que se pro­pi­cia es pen­sar el uso de es­ta te­la a tra­vés de la ex­pe­rien­cia que ocu­rre en el cuer­po del pú­bli­co. De es­to se tra­ta el pro­yec­to El ve­lo de sur a sur, de crear es­pa­cios de ar­te par­ti­ci­pa­ti­vo don­de la ins­tan­cia de usar un ve­lo sea el pri­mer en­sa­yo de una cri­sis en torno a cier­tos con­cep­tos re­pe­ti­dos. El ob­je­ti­vo es evi­tar una mi­ra­da dis­tan­te. En es­ta ins­ta­la­ción in­ter­ac­ti­va ini­cia­da en la Ga­le­ría Pro­gre­so de Ciu­dad de Mé­xi­co, la ver­da­de­ra tra­ma se desa­rro­lla cuan­do los par­ti­ci­pan­tes por­tan la pren­da. Dis­cu­tir el uso del ve­lo sin con­fron­tar di­rec­ta­men­te ni so­me­ter a los vi­si­tan­tes a un dis­cur­so pe­da­gó­gi­co, es el ras­go que con­vier­te a es­ta mues­tra iti­ne­ran­te por Amé­ri­ca Latina en la eta­pa más di­ná­mi­ca de una idea que con­ti­núa en una pla­ta­for­ma di­gi­tal. “El pro­yec­to na­ce de la cons­ta­ta­ción de que en el ar­te so­bre el ve­lo na­die pa­re­ce es­tar in­tere­sa­do en ex­plo­rar el ob­je­to des­de su fun­ción ori­gi­nal, a tra­vés de una ex­pe­rien­cia per­so­nal”, ex­pli­ca Va­nes­sa Trepp, la ar­tis­ta plás­ti­ca bo­li­via­na, in­ven­to­ra y ac­ti­vis­ta de es­te dis­po­si­ti­vo. “Sur­ge una suer­te de evi­den­cia, en el Sur, en nues­tra per­cep­ción del ve­lo, de es­te mo­do se ma­ni­fies­ta la co­lo­ni­za­ción epis­te­mo­ló­gi­ca de la que so­mos ob­je­to”, sos­tie­ne des­de Mé­xi­co. No hay aquí in­di­ca­cio­nes que lle­ven a cu­brir­se el cuer­po por com­ple­to, co­mo ocu­rre con la bur­ka, o a in­da­gar en el uso del hi­jab que ta­pa el pe­lo y des­cu­bre la ca­ra. Las te­las es­tán dis­pues­tas pa­ra que las per­so­nas se apro­pien y las em­pleen co­mo quie­ran, guia­das por su crea­ti­vi­dad, por la es­pon­ta­nei­dad de la pro­pues­ta que las lle­va a con­ver­tir­las en som­bre­ros, en ador­nos, en una for­ma ale­gre de ta­par­se el pe­lo. La pre­gun­ta que es­truc­tu­ra el re­co­rri­do ope­ra pa­ra in­ci­tar a la es­cri­tu­ra ¿Qué sig­ni­fi­ca el ve­lo pa­ra ti? La ex­pre­sión aso­ma en una má­qui­na de es­cri­bir y la ac­ción que­da re­gis­tra­da en un tex­to que se­rá ex­pues­to jun­to a la fo­to de su au­tor, en­mar­ca­do por el ve­lo. En es­ta lí­nea que­da cla­ro que exis­te una obs­truc­ción en Oc­ci­den­te pa­ra ana­li­zar el ve­lo más allá de su identificación co­mo sím­bo­lo del so­me­ti­mien­to de la mu­jer que ad­hie­re a la re­li­gión mu­sul­ma­na. “Te­ne­mos que pre­gun­tar­nos de dón­de vie­ne esa idea”, in­ter­vie­ne Trepp, que es­tu­dió Ar­te y Psi­co­lo­gía en Egip­to: “¿Quién creó esa aso­cia­ción?¿ A qué in­tere­ses ser­vía? ¿Por qué se­gui­mos dán­do­le va­lor a esa fuen­te ini­cial de in­for­ma­ción? ¿Cuál es nues­tro pa­pel en la pro­pa­ga­ción de esa sim­pli­fi­ca­ción?”. Trepp su­ma da­tos: “Exis­ten 47 paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na, de los cua­les me­nos de la mi­tad son ára­bes, y muy po­cos tie­nen le­yes que im­po­nen el uso del ve­lo (Ara­bia Sau­di­ta, Irán). La ma­yo­ría prohí­be el ve­lo in­te­gral que cu­bre la ca­ra y la li­ber­tad de po­ner­se el ve­lo o el pa­ñue­lo en la ca­be­za si la mu­jer lo desea o no. Las ra­zo­nes por las que lo ha­cen no siem­pre se fun­da­men­tan en la re­li­gión. Las mu­je­res usa­ban el ve­lo an­tes de que exis­tie­ra el Is­lam. El Co­rán no di­ce que se lo de­be im­po­ner, ni que de­be cu­brir la ca­ra”. De­jar el es­pa­cio pa­ra que las más in­sos­pe­cha­das opi­nio­nes ocu­rran for­ma par­te de la di­ná­mi­ca de la mues­tra que en no­viem­bre lle­ga­rá a Bo­li­via. Los pro­ce­di­mien­tos per­mi­ten que los enun­cia­dos sur­jan des­de ca­da sin­gu­la­ri­dad y se amon­to­nen co­mo una asom­bra­da mul­ti­tud que cons­tru­ye tes­ti­mo­nios di­sí­mi­les. Va­rias mu­je­res ex­pre­san en la mues­tra que el ve­lo es la po­si­bi­li­dad de sen­tir­se pro­te­gi­das, de reivin­di­car el pu­dor o des­cu­brir su es­pi­ri­tua­li­dad. El es­tar cu­bier­tas las lle­va a una ac­ti­tud va­ci­lan­te que no siem­pre se aso­cia con la represión, aun­que no pue­den de­jar de no­tar la in­ten­si­dad po­lí­ti­ca que con­di­cio­na los sen­ti­dos en torno a es­ta te­la. “Mu­chas mu­je­res que usan el ve­lo por de­ci­sión pro­pia sien­ten que las li­be­ra de la pri­sión del ca­non de la be­lle­za oc­ci­den­tal que re­tra­ta a la mu­jer ideal co­mo fla­ca y jo­ven”, agre­ga Trepp. “Usar el ve­lo es un re­cha­zo a esa ob­je­ti­vi­za­ción de la mu­jer, es ne­gar­se a for­mar par­te de esa in­dus­tria del cuer­po fe­me­nino que los hom­bres ma­ne­jan en Oc­ci­den­te. El ca­non de be­lle­za oc­ci­den­tal es una tram­pa lla­ma­da li­ber­tad. Es un dis­cur­so de­ni­gran­te y re­pe­ti­ti­vo que se arrai­ga en las men­tes co­mo un pa­rá­si­to y una se acos­tum­bra a vi­vir con él, a tal pun­to que se ol­vi­da de que exis­te y de que hay que re­ti­rar­lo o ter­mi­na­rá aca­ban­do con no­so­tras”. Fran­cia es uno de los ejem­plos más ro­tun­dos don­de el es­ta­do lai­co prohí­be o re­gu­la la bur­ka pa­ra evi­tar la ex­hi­bi­ción de un sig- no religioso que, ade­más, ayu­da a ocul­tar la iden­ti­dad. Al­gu­nas mu­je­res se re­co­no­cen co­mo fe­mi­nis­tas y se afe­rran a ese ob­je­to más allá de las mul­tas que de­ben pa­gar o de las es­ce­nas, un tan­to con­tra­dic­to­rias, don­de se bus­ca res­ca­tar­las de la opre­sión a par­tir de un nue­vo man­da­to. “El ve­lo es mu­cho más que un com­pro­mi­so con­fe­sio­nal”, di­ce Va­nes­sa Trepp y con­ti­núa: “Es tam­bién un sím­bo­lo fe­mi­nis­ta, na­cio­na­lis­ta, de iden­ti­dad, de re­bel­día, de liberación. Tam­bién es un ac­ce­so­rio prác­ti­co y útil, que pro­te­ge fí­si­ca, men­tal y es­pi­ri­tual­men­te. Sin em­bar­go, no se pue­de ne­gar que el ve­lo pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar opre­sión, con­trol y se­gre­ga­ción. To­do de­pen­de del con­tex­to y el lu­gar. Es una fa­la­cia pen­sar que una mu­jer mu­sul­ma­na con ve­lo es una mu­jer so­me­ti­da. Al con­tra­rio, es una mu­jer com­pro­me­ti­da, dig­na y va­lien­te. No nie­go que exis­ten mu­chí­si­mos ca­sos en los cua­les las mu­je­res son obli­ga­das a por­tar el ve­lo y son ex­tre­ma­da­men­te opri­mi­das y vio­len­ta­das en nom­bre del Is­lam. Lo que sí nie­go ro­tun­da­men­te es que esa vi­sión úni­ca se apli­que a los mi­llo­nes de mu­je­res mu­sul­ma­nas al re­de­dor del mun­do. ¿Por­qué ten­go que te­mer po­ner­me un pa­ñue­lo en la ca­be­za?”.

WWW.ELVELODESURALSUR.COM

Dosc chi­cas en el pro­ba­dor. Ima­gen de la Web del pro­yec­to que re­sig­ni­fi­ca el uso de la pren­da.

WWW.EL­VE­LO­DE­SU­RA­SUR.COM

Un jo­ven “cu­bier­to”. Ges­to so­li­da­rio con­tra la opre­sión de la mu­jer en al­gu­nos paí­ses mu­sul­ma­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.