CAL­DER, LA CAP­TU­RA DEL MO­VI­MIEN­TO

Ejem­plo de con­vi­ven­cia en­tre be­lle­za y ex­pe­ri­men­ta­ción ra­di­cal, las 60 obras de Ale­xan­der Cal­der ex­hi­bi­das en Proa mues­tran su enor­me li­ber­tad crea­ti­va.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR GA­BRIEL PALUMBO

Con sus idas y vuel­tas, la dis­cu­sión con­tra o so­bre la fi­gu­ra­ción es uno de los pro­ble­mas más in­tere­san­tes que se han da­do en el ám­bi­to del ar­te. Sin evo­car la ne­ce­si­dad del fa­na­tis­mo, ni de es­ti­lo ni de fi­lo­so­fía, la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar un ar­te des­li­ga­do de la re­pre­sen­ta­ción le ha re­ga­la­do al mun­do una can­ti­dad y una va­rie­dad de be­lle­za in­va­lua­ble. Una de las es­ta­cio­nes más pro­ve­cho­sas de ese re­co­rri­do es, sin du­das, el ar­te ci­né­ti­co. Si bien su con­cre­ción ar­tís­ti­ca pue­de fi­liar­se unos años an­tes, fue la mues­tra or­ga­ni­za­da por De­ni­se Re­né en Pa­rís en 1955 la que le dio na­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal a un gru­po de ar­tis­tas ori­gi­na­les que te­nían en el cen­tro de su pro­duc­ción las ideas de mo­vi­mien­to –tal vez sea más ajus­ta­do ha­blar de ines­ta­bi­li­dad–, una re­la­ción dis­tin­ta en­tre la obra y el es­pec­ta­dor y la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía co­mo me­dio y fin de la re­la­ción del ar­te con la vi­da co­ti­dia­na. En la exposición, cu­ra­da por Pon­tus Hul­ten, mos­tra­ron obra una mez­cla de ar­tis­tas jó­ve­nes co­mo Pol Bury, Jean Tin­guely y Yaa­cov Agam jun­to a con­sa­gra­dos co­mo Marcel Du­champ, Víc­tor Va­sa­rely y Ale­xan­der Cal­der. Cal­der ve­nía tra­ba­jan­do un con­cep­to ar­tís­ti­co des­de ha­cía ca­si dos dé­ca­das, desa­rro­llan­do unos mó­vi­les (el nom­bre se lo de­be­mos al pro­pio Du­champ) en el que la ines­ta­bi­li­dad, el jue­go y los efec­tos de la luz eran pro­ta­go­nis­tas ex­clu­yen­tes. Es­tos mó­vi­les cons­ti­tu­yen el atrac­ti­vo más fuer­te, aun­que no el úni­co, de la ac­tual mues­tra de Ale­xan­der Cal­der en Proa. Con cu­ra­du­ría de Clau­dia An­te­lo-Suárez, el gran es­pa­cio del ba­rrio de La Bo­ca su­ma un ca­pí­tu­lo más a la se­rie de ex­hi­bi­cio­nes que recuperan las me­jo­res tra­di­cio­nes del ar­te con­tem­po­rá­neo del si­glo XX. En­tre mu­chos otros, fue­ron Du­champ en 2009, Loui­se Bour­geo­is en 2011, Jo­seph Beuys en 2014, la mues­tra so­bre el fu­tu­ris­mo y Ka­zi­mir Ma­le­vich en 2016, Yves Klein el año pa­sa­do. A es­ta lis­ta se agre­ga aho­ra el nom­bre de Cal­der. Las 4 sa­las de Proa di­bu­jan en al­gu­na me­di­da la evo­lu­ción del ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se en­tre las dé­ca­das del 20 y del 70. Las pri­me­ras obras de Ale­xan­der Cal­der: Teatro de En­cuen­tros son las es­cul­tu­ras de alam­bre en las que el ar­tis­ta uti­li­za el ma­te­rial pa­ra cons­truir di­bu­jos flo­tan­tes de­fi­nien­do fi­gu­ras de ani­ma­les y re­tra­tos. En las sa­la pue­den ver­se, tam­bién, unos di­bu­jos so­bre las mis­mas te­má­ti­cas, don­de el pin­cel jue­ga con una li­ber­tad ab­so­lu­ta y cu­yo re­sul­ta­do se ase­me­ja a pin­tu­ras orien­ta­les en las que es más im­por­tan­te la su­ge­ren­cia que la ima­gen fi­nal. En las es­cul­tu­ras de alam­bre, el vi­si­tan­te po­drá re­co­no­cer re­fe­ren­cias de las con­ti­nui­da­des más fuer­tes en el cuer­po de obra de Cal­der. La mo­vi­li­dad, con­cep­to cla­ve de su tra­ba­jo, es­tá sos­te­ni­da en el in­ci­pien­te jue­go pro­pues­to en obras co­mo “Gold­fish Bowl”, de 1929, en la que una pe­que­ña ma­ni­ve­la per­mi­te mo­ver a los pe­ce­ci­tos de alam­bre que ha­bi­tan el in­te­rior de la pecera. Es­ta es­ce­ni­fi­ca­ción es una pe­que­ña mues­tra de una de las ex­pe­ri­men­ta­cio­nes de Cal­der. En sus años pa­ri­si­nos, en­tre 1926 y 1933, el ar­tis­ta tra­ba­jó en las pre­sen­ta­cio­nes de su cir­co. Con­sis­tía en un es­ce­na­rio en el que unas fi­gu­ras pe­que­ñas rea­li­za­das en múl­ti­ples ma­te­ria­les ju­ga­ban es­ce­nas más o me­nos dra­má­ti­cas, más o me­nos hu­mo­rís­ti­cas, propias del cir­co. Ma­la­ba­ris­tas y tra­pe­cis­tas he­chos con alam­bre, bo­to­nes, cla­vos oxi­da­dos y ta­pas de bo­te­llas usa­das se ju­ga­ban la vi­da ba­jo los sis­te­mas me­ca­ni­za­dos idea­dos por Cal­der. En al­gu­nos ca­sos, las co­sas sa­lían mal y los ar­tis­tas mo­rían, lo que ha­bi­li­ta­ba el con­se­cuen­te fu­ne­ral, con sus con­go­jas y sus lá­gri­mas. No es di­fí­cil es­ta­ble­cer un pa­ra­le­lo en­tre las fun­cio­nes del Grand Cir­que Cal­der y las pos­te­rio­res per­fo­man­ces de los años 60 y 70, con su ca­rác­ter ex­pe­ri­men­tal y su con­vo­ca­to­ria lú­di­ca.

El desa­rro­llo del ci­ne­tis­mo en Cal­der es muy particular. Pa­só al me­nos por tres es­ta­díos. Sus obras ini­cia­les to­ma­ban el pre­cep­to tec­no­ló­gi­co pro­pio de la es­cue­la, in­cor­po­ran­do pe­que­ños me­ca­nis­mos que da­ban mo­vi­mien­to a las obras. El si­guien­te pa­so fue el de in­cor­po­rar al pú­bli­co co­mo ac­tor prin­ci­pal e im­pul­sor del me­neo. Años más tar­de, aban­do­na es­ta ten­den­cia y re­suel­ve la ines­ta­bi­li­dad de sus obras con el úni­co au­xi­lio del vien­to o, in­clu­so, de las le­ves bri­sas in­ter­nas de lu­ga­res ce­rra­dos en don­de se ins­ta­la o mues­tra su obra. En las sa­las 3 y 4 de Proa es­tán los mó­vi­les (mo­bi­les) y los sta­bi­les de Cal­der. Los pri­me­ros son los más co­no­ci­dos den­tro de su cuer­po de obra y re­su­men sus bús­que­das e in­ten­cio­nes. Uno de sus ob­je­ti­vos fue –lo de­fi­nió bien Jean Paul Sar­tre– el de agra­dar. Los mó­vi­les de Cal­der son be­llos, y trans­mi­ten esa be­lle­za al es­ce­na­rio en el que se en­cuen­tran. La pro­yec­ción de las som­bras de los bra­zos y de las pie­zas prin­ci­pa­les de los mó­vi­les so­bre las pa­re­des de los sa­lo­nes de Proa son una con­ti­nui­dad de la obra y di­bu­jan otras po­si­bi­li­da­des de ines­ta­bi­li­dad y ge­ne­ran un en­torno má­gi­co. Uno de los más lla­ma­ti­vos es “Tri­ple Gong”, una pie­za de 1948 que mi­de ca­si dos me­tros he­cha de alam­bre y la­tón pin­ta­do. Se des­ta­can tres gongs con­se­cu­ti­vos de co­lor do­ra­do que mar­can una suer­te de se­cuen­cia y es­tá re­ma­ta­do por un con­jun­to ar­ti­cu­la­do de pie­zas de co­lo­res. En una obra sin tí­tu­lo de 1934 el mó­vil pen­de de un gran círcu­lo de me­tal que es­tá apo­ya­do so­bre el pe­des­tal co­mo una es­cul­tu­ra más clá­si­ca. En es­te ca­so el mo­vi­mien­to es­tá más con­te­ni­do y a las pie­zas de me­tal se agre­gan otras de ma­de­ra y al­gu­nas cuer­das. Otra obra que com­bi­na am­bos ele­men­tos es “Brass on Piano Legs”, de 1955. De una ba­se es­cul­tó­ri­ca con for­ma de trí­po­de se des­pren­de un mó­vil de los tra­di­cio­na­les de Cal­der con alam­bres y pie­zas de me­tal pin­ta­do. Es­ta obra es­tá co­ti­za­da por la ca­sa de subas­tas Ch­ris­tie’s en más de me­dio mi­llón de dó­la­res. Pe­ro la jo­ya de la exposición es, sin du­das, “Small Sp­he­re and Heavy Sp­he­re”. Se tra­ta de un tra­ba­jo con­cep­tual que Cal­der reali­zó en­tre 1932 y 1933, al fi­nal de su es­tan­cia pa­ri­si­na. La obra es un ver­da­de­ro hap­pe­ning en el que el azar, la in­de­ter­mi­na­ción, la par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co y has­ta las di­men­sio­nes de la sa­la y los de­seos del cu­ra­dor reha­cen la obra en ca­da pre­sen­ta­ción. La idea de Cal­der es tan pro­fun­da que di­se­ñó una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca que re­pli­ca a la hu­ma­na ge­ne­ran­do sus propias fa­llas y obs­tácu­los. La ex­pe­rien­cia hu­ma­na no es li­neal y la ar­tís­ti­ca lo es aún me­nos. Cuan­do la vo­lun­tad ac­ti­va la es­fe­ra más gran­de y más pe­sa­da una es­fe­ra más pe­que­ña, más li­via­na y de otro ma­te­rial choca con­tra bo­te­llas, la­tas y un ca­jón de ma­de­ra mien­tras bus­ca la im­pro­ba­ble con­cre­ción del de­seo ba­jo la for­ma del so­ni­do del gong apo­ya­do en el pi­so. En un ver­da­de­ro jue­go vi­tal en­tre lo frus­tran­te y lo sa­tis­fac­to­rio. An­te ca­da es­ta­ción del iti­ne­ra­rio de la es­fe­ra pe­que­ña, se ac­ti­va una mú­si­ca dis­tin­ta com­ple­tan­do una ex­pe­rien­cia am­bien­tal di­fí­cil de em­pa­ren­tar con otras for­mas ar­tís­ti­cas. La in­ten­ción del ar­tis­ta que­da he­ri­da en la mues­tra de Proa, co­mo en la de cual­quier es­pa­cio es­tá­ti­co, lo que no im­pi­de, por cier­to, dis­fru­tar de la ge­nia­li­dad del ar­tis­ta. La úl­ti­ma vez que los tra­ba­jos de Ale­xan­der Cal­der es­tu­vie­ron en Bue­nos Ai­res fue en 1971, ex­pues­tos en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes. Ca­si 50 años pa­sa­ron pa­ra que po­da­mos re­pe­tir ese gus­to. No hay ra­zón pa­ra per­dér­se­lo.

“Tri­ple Gong”, ca. 1948. Cha­pa de la­tón, alam­bre, pin­tu­ra. 99,1 x 190,5 x 7 cm.

Obra sin tí­tu­lo de 1936. Lá­mi­na de ace­ro, pin­tu­ra. 28,3 x 27,9 x 22,9 cm.

Sin tí­tu­lo, ca. 1934. Tu­bo, va­ri­lla, ma­de­ra, cuer­da.

Ar­pas y co­ra­zón, 1937. Ca­ble de la­tón.

“Es­fe­ra pe­que­ña y es­fe­ra pe­sa­da”, 1932. Hie­rro, ma­de­ra, vi­drio, cha­pa, hi­lo, va­ri­lla, pin­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.