AR­MO­NÍAS EX­QUI­SI­TAS EN EL PA­RAÍ­SO MU­SI­CAL

La edi­ción 98 del Fes­ti­val de Salz­bur­go fue una pos­tal ca­si utó­pi­ca: mi­les de per­so­nas con­sa­gra­das a lo me­jor de la mú­si­ca clá­si­ca.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR EU­GE­NIO MONJEAU

Ha­ce po­co más de dos se­ma­nas ter­mi­nó la 98a edi­ción del Fes­ti­val de Salz­bur­go. Las pa­la­bras con las que, con ado­ra­ble es­tri­den­cia, co­mien­za La no­vi­cia re­bel­de, “the hills are ali­ve with the sound of mu­sic”, sin­te­ti­zan bas­tan­te bien lo que sig­ni­fi­ca el Fes­ti­val pa­ra la eco­no­mía y la vi­da de esa lo­ca­li­dad del nor­te de Aus­tria. 2.800 per­so­nas tra­ba­jan di­rec­ta­men­te pa­ra el Fes­ti­val o en las ac­ti­vi­da­des que de él se de­ri­van (des­de la ven­ta de unas her­mo­sas ber­mu­das de cue­ro a mil eu­ros ca­da una has­ta el ex­pen­dio de pan­chos las 24 ho­ras del día) y que ge­ne­ran unos 180 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. El Fes­ti­val da pá­bu­lo a mu­cha de la me­jor mú­si­ca del mun­do y tam­bién del teatro, y en­tre sus ho­me­na­jea­dos cons­tan­tes se en­cuen­tran los dos salz­bur­guen­ses más fa­mo­sos: Wolf­gang Ama­deus Mo­zart y Tho­mas Bern­hard. A Bern­hard se lo ho­me­na­jea en una de las fa­cha­das del Lan­dest­hea­ter, y en la car­ta del ca­fé Ba­zar se lee una fra­se de él que di­ce al­go así co­mo: “He pa­sa­do mi vi­da en­te­ra en los ca­fés y so­lo en ellos he lo­gra­do cier­ta paz”. Pe­ro las pa­la­bras del pro­pio Bern­hard res­pec­to de la ciu­dad son to­do me­nos pa­cí­fi­cas: “La ciu­dad es­tá po­bla­da por dos cla­ses de per­so­nas, los que ha­cen ne­go­cios y sus víc­ti­mas”, pa­ra lue­go de­nun- ciar “el pro­ce­so es­pec­ta­cu­lar de la ce­le­bri­dad mun­dial de esa ciu­dad”, una “per­ver­sa má­qui­na de be­lle­za”, “má­qui­na de fal­se­dad, pro­duc­to­ra de oro y oro­pel”. Es cier­to que Salz­bur­go es una má­qui­na de be­lle­za y de oro­pel, pe­ro lo es de un mo­do positivo. Por un la­do, el in­te­rés del pú­bli­co en lo que es­tá ha­cien­do es to­tal: no to­se, no se mue­ve en sus asien­tos, no lle­ga tar­de, no ha­bla, no sue­nan ce­lu­la­res. Pe­ro esa de­vo­ción se com­ple­men­ta con una crea­ti­vi­dad y una li­ber­tad inusi­ta­das pa­ra la in­du­men­ta­ria: en una fun­ción de La flau­ta má­gi­ca se pue­de ver a un hom­bre con las di­cho­sas ber­mu­das al la­do de otro ves­ti­do con un smo­king sen­sa­cio­nal y una se­ño­ra de ves­ti­do aus­tría­co tra­di­cio­nal. Salz­bur­go es al mis­mo tiem­po la ca­pi­tal mun­dial del dis­pa­ra­te y el ám­bi­to ideal pa­ra es­cu­char la me­jor mú­si­ca clá­si­ca, y es en esa am­bi­güe­dad don­de ra­di­ca gran par­te de su ri­que­za. En los diez días que es­tu­ve allí es­cu­ché la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na, la Sin­fó­ni­ca de Lon­dres, la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín, al le­gen­da­rio Mau­ri­zio Po­lli­ni y la pro­me­sa Kha­tia Bu­nia­tish­vi­li, vi una de las pri­me­ras gran­des ópe­ras de to­dos los tiem­pos, L’in­co­ro­na­zio­ne di Pop­pea, y una de las úl­ti­mas, Sa­lo­mé. Y so­bre to­do vi y es­cu­ché a di­rec­to­res de or- ques­ta en una can­ti­dad, una ca­li­dad y una di­ver­si­dad que no po­dría ha­ber ima­gi­na­do. Quie­ro de­te­ner­me en dos de ellos, que, con gra­dos pa­re­ci­dos de ge­nia­li­dad, no po­drían ser más dis­tin­tos: uno, atil­da­do, bri­tá­ni­co, gor­do, con ca­ra de bue­na­zo. El otro, fla­co, atlé­ti­co, con ca­ra de lo­co y co­mo ve­ni­do de otro mun­do. Se tra­ta de Ivor Bol­ton y Teo­dor Cu­rren­tzis. Bol­ton es un gran es­pe­cia­lis­ta en la obra de Mo­zart y di­ri­gió, co­mo en otras opor­tu­ni­da­des, a la Or­ques­ta del Mo­zar­teum de Salz­bur­go. Fue ex­tra­or­di­na­rio ver a es­tos gran­des mú­si­cos en ac­ción, des­ci­fran­do los ges­tos de Bol­ton, que a mí se me ha­cían per­fec­ta­men­te in­com­pren­si­bles. In­fi­ni­tas y di­mi­nu­tas fi­gu­ra­cio­nes con las ma­nos eran los chis­pa­zos que fun­cio­na­ban co­mo es­tí­mu­los pa­ra los miem­bros de la or­ques­ta. El ex­tre­mo opues­to lo ocu­pa la fi­gu­ra de Teo­dor Cu­rren­tzis. Cu­rren­tzis hi­zo con su or­ques­ta Mu­si­cAe­ter­na las nue­ve sin­fo­nías de Beet­ho­ven en cin­co con­cier­tos. Si Bol­ton mo­vía las ma­nos en pe­que­ños im­pul­sos eléc­tri­cos, Cu­rren­tzis pa­re­cía más bien una tem­pes­tad que se cer­nía so­bre los mú­si­cos, o un vien­to que los arras­tra­ba en la di­rec­ción que él que­ría. To­da re­la­ción en­tre una or­ques­ta y un di­rec­tor em­pie­za co­mo una suer­te de dan­za, por­que el di­rec­tor mue­ve su cuer­po de cier­ta for­ma pa­ra res­pon­der a la mú­si­ca que es­tá es­cu­chan­do (co­mo en to­da dan­za), pe­ro con una pe­cu­lia­ri­dad: esos mo­vi­mien­tos, de­ter­mi­na­dos por la mú­si­ca que le lle­ga mien­tras di­ri­ge, de­ter­mi­nan a su vez el mo­do en que esa mú­si­ca ha de se­guir. Bol­ton pa­re­cía se­guir un con­jun­to de re­glas que des­co­no­ce­mos, co­mo bai­les fol­kló­ri­cos de un pue­blo le­jano. En Cu­rren­tzis, en cam­bio, no ha­bía más que in­me­dia­tez en­tre sus mo­vi­mien­tos (de ca­da múscu­lo del cuer­po) y el so­ni­do de la or­ques­ta. Proust es­cri­bió que “el tiem­po li­bre de que dis­po­ne­mos ca­da día es elás­ti­co: las pa­sio­nes que sen­ti­mos lo di­la­tan; las que ins­pi­ra­mos lo acor­tan y el há­bi­to lo lle­na”. Es cier­to que las pa­sio­nes lo di­la­tan. Al ter­cer o cuar­to día en Salz­bur­go, lue­go de unos ocho con­cier­tos, sen­tía que ha­cía una se­ma­na y me­dia que es­ta­ba en la ciu­dad. Pe­rono era ago­ta­dor. Era el re­sul­ta­do de la in­ten­si­dad de esas pa­sio­nes, con­cen­tra­das en es­te ca­so ba­jo la for­ma de ópe­ras y con­cier­tos. El há­bi­to que re­lle­na­ba el res­to del tiem­po lo cons­ti­tuían los al­muer­zos en el Ba­zar, las sies­tas in­fal­ta­bles y la pla­ni­fi­ca­ción de ca­mi­sas y cor­ba­tas.

El de Salz­bur­go es uno de los fes­ti­va­les más an­ti­guos de la Era Mo­der­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.