VI­VI TELLAS: TEATRO AFRO SO­BRE EL “FUE­RA DE LU­GAR”

La di­rec­to­ra ar­gen­ti­na, crea­do­ra del gé­ne­ro bio­dra­ma, pre­sen­ta Los ami­gos, la obra en la que sube a es­ce­na a dos se­ne­ga­le­ses exi­lia­dos en la Ar­gen­ti­na, en una ex­pe­rien­cia con el “fue­ra de lu­gar”.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR MER­CE­DES MÉNDEZ

Se can­só del mun­do que la ro­dea­ba y de­ci­dió bus­car otros. Acos­tum­bra­da a los már­ge­nes ar­tís­ti­cos, a sa­lir­se de las ca­te­go­rías y pro­bar con for­mas di­fe­ren­tes, la di­rec­to­ra tea­tral Vi­vi Tellas em­pren­dió ha­ce dos años una in­ves­ti­ga­ción ha­cia otras cul­tu­ras. Su in­ten­ción fue en­con­trar un lu­gar más pia­do­so y hu­mano que el que le ofre­cía su con­tex­to. Así apa­re­ció la co­mu­ni­dad afri­ca­na co­mo su nue­vo re­fu­gio. Par­ti­ci­pó de reunio­nes en aso­cia­cio­nes de se­ne­ga­le­ses, for­mó par­te de los ri­tua­les re­li­gio­sos, to­mó cla­ses de dan­za afri­ca­na, es­tu­vo en las pro­tes­tas con­tra la vio­len­cia ha­cia es­ta po­bla­ción mi­gra­to­ria y pro­bó sus co­mi­das tí­pi­cas. Has­ta que por fin sin­tió que era el mo­men­to de con­ver­tir ese uni­ver­so en un bio­dra­ma tea­tral, el gé­ne­ro que creó en 2001 y se ex­pan­dió por el mun­do. De es­te tra­ba­jo de cam­po apa­re­cie­ron Sow y Fa­llou, dos se­ne­ga­le­ses que lle­ga­ron a la Ar­gen­ti­na ha­ce va­rios años y se ani­ma­ron a ex­po­ner su his­to­ria, sus re­cuer­dos y sus vi­das en Bue­nos Ai­res en Los ami­gos, un bio­dra­ma afro, la nue­va obra que Vi­vi Tellas pre­sen­ta en Ze­la­ya. Du­ran­te la se­ma­na, es­tos hom­bres que se co­no­cie­ron en Ca­ba­lli­to, tra­ba­jan en pues­tos ca­lle­je­ros ven­dien­do re­lo­jes, an­te­ojos y ac­ce­so­rios. Pe­ro los do­min­gos se ins­ta­lan en un es­pa­cio cul­tu­ral in­de­pen­dien­te y ecléc­ti­co, don­de se pre­sen­tan obras de re­fe­ren­tes de la es­ce­na off, pa­ra re­ci­bir al pú­bli­co con té de men­ta y ma­da­le­nas, mos­trar fo­tos fa­mi­lia­res, re­cor­dar epi­so­dios de la in­fan­cia en Se­ne­gal y de­ba­tir so­bre las in­va­sio­nes fran­ce­sas a los paí­ses afri­ca­nos, la re­li­gión, la in­jus­ti­cia y la ne­ce­si­dad de li­ber­tad.

–Cuan­do ter­mi­na Los ami­gos, los dos per­for­mers se en­cuen­tran emo­cio­na­dos mien­tras el pú­bli­co los aplau­de ¿Las obras de bio­dra­ma les cam­bian la vi­da a quie­nes lle­gan a ex­po­ner­se de esa ma­ne­ra?

–De al­gu­na ma­ne­ra sí, y ellos me cam­bian la vi­da a mí. Nos es­ta­mos mez­clan­do en una si­tua­ción muy es­pe­cial. En mi tra­ba­jo do­cu­men­tal es muy im­por­tan­te la con­fian­za. Tra­ba­jo con per­so­nas que no es­tán en­tre­na­das pa­ra es­tar en es­ce­na y que ex­po­nen al­gu­nos as­pec­tos de su in­ti­mi­dad. Mi lí­mi­te es cuan­do el otro di­ce que no. En nin­gún mo­men­to pue­do pre­sio­nar o vio­len­tar si­tua­cio­nes só­lo por­que yo quie­ro que su­ce­dan. El bio­dra­ma dis­pa­ra pre­gun­tas que en otros gé­ne­ros mu­chos dan por he­cho. En es­te ca­so, una de las pre­gun­tas es: ¿Quién es el au­tor de una vi­da? En ca­da obra que en­ca­ro ten­go que in­ven­tar un len­gua­je con los in­tér­pre­tes, una for­ma pa­ra po­der ha­bi­tar ese mun­do. Me gus­ta mu­cho que en es­te es­pec­tácu­lo ha­ya un mo­men­to pa­ra com­par­tir en­tre in­tér­pre­tes y pú­bli­co. La gen­te se pue­de acer­car, char­lar con ellos, co­no­cer­los. Es una for­ma de re­unir per­so­nas que en otro con­tex­to ja­más se hu­bie­sen pues­to a ha­blar.

–¿Es­te es­pec­tácu­lo lo­gra vi­si­bi­li­zar una co­mu­ni­dad que es ig­no­ra­da?

–Sí. Es un ges­to po­lí­ti­co fuer­te y mi me­jor ma­ne­ra de ex­pre­sar­me. Es­ta obra es pro­vo­ca­do­ra e in­có­mo­da. No es­ta­mos acos­tum­bra­dos a con­vi­vir con la co­mu­ni­dad afri­ca­na. La em­pe­za­mos a ver de re­pen­te, ven­dien­do sus co­sas en On­ce, en Re­ti­ro y es­tán mar­gi­na­dos, no hay una in­te­gra­ción o una con­vi­ven­cia real con nues­tra so­cie­dad. Fa­llou se acer­có con un pro­pó­si­to po­lí­ti­co muy con­cre­to: él es­tá lu­chan­do pa­ra que la Po­li­cía de­je de per­se­guir­los, pa­ra que no los dis­cri­mi­nen, pa­ra que re­co­noz­can sus de-

re­chos al mo­vi­mien­to, a mi­grar. Cuan­do nos en­con­tra­mos, yo le di­je que no sa­bía si la obra iba a lo­grar re­sol­ver to­dos es­tos pro­ble­mas y que el ar­te se de­di­ca a ha­cer pre­gun­tas, más que a res­pon­der­las. Pe­ro acá en­con­tró un es­pa­cio de ex­pre­sión y, ade­más, pu­die­ron co­nec­tar­se con el dis­fru­te. Ellos lle­ga­ron a la Ar­gen­ti­na con la úni­ca idea de tra­ba­jar y po­der en­viar di­ne­ro a sus fa­mi­lias pa­ra ayu­dar­los. Son co­mo sol­da­dos. Pe­ro aho­ra, ha­cen es­ta obra y pue­den ex­pe­ri­men­tar otras co­sas: que los es­cu­chen, reír­se, co­no­cer gen­te nue­va, per­mi­tir­se que les pa­sen co­sas. En mi ca­so, la si­tua­ción de ser un mi­gran­te no me re­sul­ta aje­na, por­que siem­pre sien­to que es­toy fue­ra de lu­gar.

–Con­tás que lo que te im­pul­só a crear el bio­dra­ma es tu fas­ci­na­ción por las per­so­nas. ¿Qué es lo que te se­du­ce?

–Con­si­de­ro mi tra­ba­jo de los úl­ti­mos años co­mo punk, soy una di­rec­to­ra punk. Me abu­rre mu­cho el sa­ber, la des­tre­za, lo acro­bá­ti­co, el bien ha­cer. La des­tre­za me pu­dre, me pa­re­ce muy pre­vi­si­ble. Me in­tere­sa la inocen­cia, ver cuer­pos inocen­tes que no es­tán en­tre­na­dos, me gus­ta la tor­pe­za, el azar. Pa­ra po­der ex­pli­car lo que ha­go me in­ven­té una pa­la­bra: UMF, que es el Um­bral Mí­ni­mo de Fic­ción. Es una me­di­da poé­ti­ca, una for­ma de en­con­trar la fic­ción en la reali­dad. No se tra­ta de po­ner per­so­nas en el es­ce­na­rio pa­ra que ha­blen de sus vi­das. To­do el tiem­po es­toy bus­can­do tea­tra­li­dad. En Los Ami­gos, la si­tua­ción de mi­gra­ción, ser otro en otro lu­gar, ya te em­pie­za a conectar con la ac­tua­ción. Ade­más, los in­tér­pre­tes tie­nen un pro­ble­ma con el len­gua­je real: su idio­ma ma­terno es el wó­lof, que es la len­gua na­cio­nal de Se­ne­gal, tam­bién ha­blan fran­cés y en la obra se co­mu­ni­can en es­pa­ñol. Ya re­co­no­cer­los en esa di­fi­cul­tad de co­mu­ni­ca­ción nos ubi­ca a to­dos en otro lu­gar. La tea­tra­li­dad apa­re­ce en la cons­truc­ción, cuan­to más cons­truc­ción hay en un lu­gar, en una si­tua­ción, en una per­so­na, más tea­tra­li­dad apa­re­ce.

–¿Te po­nés lí­mi­tes pa­ra tu tra­ba­jo?

–Ten­go una es­pe­cie de de­cá­lo­go que guía mi for­ma de en­ca­rar los pro­yec­tos. Una idea im­por­tan­te de es­te de­cá­lo­go es no con­ven­cer. No pue­do con­ven­cer a las per­so­nas pa­ra que ha­gan obras co­mo és­tas, tie­nen que te­ner un de­seo fuer­te. Tam­po­co me in­tere­sa mu­cho tra­ba­jar con gen­te que no se co­no­ce en­tre sí. Eli­jo los víncu­los fa­mi­lia­res y de amis­tad. Son un hi­lo con­duc­tor en to­da mi obra. Pe­ro siem­pre bus­co pro­vo­car­me, creo que es lo úni­co que pue­de ha­cer un ar­tis­ta, lo otro es te­ner un ofi­cio y re­pe­tir­lo.

–¿Qué opi­nás de los ar­tis­tas que si­guie­ron tus pa­sos y em­pe­za­ron a ha­cer obras de bio­dra­ma?

–Me pa­sa de to­do. Hay si­tua­cio­nes que me enor­gu­lle­cen y me ge­ne­ran ad­mi­ra­ción, otras me dan ce­los. Pe­ro mi ami­go Ri­car­do Pi­glia, a quien ex­tra­ño mu­cho, me di­jo una vez: “Vi­vi, es co­mo des­cu­brir el ver­so, hay que sol­tar­lo, ya es de to­dos”.

“Es un ges­to po­lí­ti­co fuer­te y mi me­jor ma­ne­ra de ex­pre­sar­me. Es­ta obra es pro­vo­ca­do­ra e in­có­mo­da. No es­ta­mos acos­tum­bra­dos a con­vi­vir con la co­mu­ni­dad afri­ca­na”, di­ce la dra­ma­tur­ga y rea­li­za­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.