CAMNITZER, EL AR­TE QUE DESCONFÍA DE LA BE­LLE­ZA

La vio­len­cia po­lí­ti­ca y so­cial, el tiem­po en fu­ga y el len­gua­je son al­gu­nos de los te­mas que abor­da la nue­va mues­tra del ar­tis­ta con­cep­tual Luis Camnitzer.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR LAURA CA­SA­NO­VAS

Pen­se­mos en una sui­te mu­si­cal. En es­ta for­ma que al­can­zó su apo­geo en el Ba­rro­co, ca­da pa­sa­je, más rá­pi­do o más len­to, se com­po­nía con fre­cuen­cia en una mis­ma to­na­li­dad pa­ra man­te­ner la uni­dad in­ter­na. En una po­si­ble trans­po­si­ción des­de el cam­po de la mú­si­ca al de las ar­tes vi­sua­les, po­de­mos pen­sar las cin­co pie­zas de Luis Camnitzer ex­hi­bi­das si­mul­tá­nea­men­te con una mues­tra de Ho­ra­cio Za­ba­la (ver re­cua­dro) en el Par­que de la Me­mo­ria, co­mo una sui­te de cin­co mo­vi­mien­tos, cu­ya to­na­li­dad es­tá da­da por la es­cla­re­ce­do­ra mi­ra­da crí­ti­ca del ar­tis­ta en el tra­ta­mien­to de te­mas ac­tua­les, con la re­tó­ri­ca con­cep­tua­lis­ta que ca­rac­te­ri­za a su ex­ten­so tra­ba­jo. El con­jun­to de cin­co ins­ta­la­cio­nes y vi­deos, rea­li­za­dos en­tre 2011 y es­te año, ca­da uno con su sin­gu­lar rit­mo y plan­teo for­mal ba­sa­do en una eco­no­mía de re­cur­sos en las an­tí­po­das de la abun­dan­cia ba­rro­ca, en­fren­ta al es­pec­ta­dor con pro­ble­má­ti­cas com­ple­jas de la so­cie­dad co­mo la vio­len­cia po­lí­ti­ca, de gé­ne­ro, so­cial, y te­mas co­mo el len­gua­je y el tiem­po. El pre­lu­dio po­de­mos si­tuar­lo en el ex­te­rior de la sa­la de ex­po­si­cio­nes, so­bre el ex­ten­so te­rreno del par­que lin­dan­te con el río, don­de fla­mean en una lar­ga hi­le­ra las banderas de to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca latina, con una par­ti­cu­la­ri­dad: en ca­da una se ins­cri­be, con dis­tin­tas ti­po­gra­fías y di­se­ños, la con­sig­na “Des­per­tar o muer­te”, que trae a la me­mo­ria aque­lla pro­nun­cia­da por Fi­del Cas­tro –“Pa­tria o muer­te”– por pri­me­ra vez en 1960. El enun­cia­do se re­sig­ni­fi­ca so­bre el lien­zo ma­te­rial y sim­bó­li­co de ca­da ban­de­ra y a par­tir de una lec­tu­ra con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. Y, so­bre to­do, la in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca de Camnitzer, igual que en los otros cua­tro tra­ba­jos, “(…) dis­pa­ra cues­tio­na­mien­tos re­la­ti­vos a la ar­ti­fi­cio­si­dad de las cons­truc­cio­nes so­cia­les, co­mo las na­cio­nes y su sim­bo­lo­gía (…)”, es­cri­be Flo­ren­cia Bat­ti­ti, cu­ra­do­ra del Par­que de la Me­mo­ria y de la mues­tra. Co­mo un eco del ex­te­rior, y en otro gi­ro con­cep­tual y for­mal, en la sa­la vol­ve­mos a en­con­trar las banderas pin­ta­das y col­ga­das a la ma­ne­ra de cua­dros. El video “Himno In­ter­na­cio­nal”, rea­li­za­do por Camnitzer y su hi­jo Ga­bo, re­fle­xio­na so­bre es­ta otra cons­truc­ción sim­bó­li­ca de las na­cio­nes. Una pie­za mu­si­cal com­pues-

ta con par­tes de to­dos los him­nos del mun­do e in­ter­pre­ta­da por la ban­da de la Ar­ma­da Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo. Uto­pía que en su rea­li­za­ción evi­den­cia su ca­rác­ter ar­bi­tra­rio o fic­cio­nal y lle­va a pen­sar, por lo tan­to, so­bre la po­si­bi­li­dad de que al­go po­dría ser o ha­ber si­do di­fe­ren­te. En una os­cu­ra sa­la se per­ci­be una luz. Al acer­car­se, el es­pec­ta­dor ad­vier­te que se tra­ta de un círcu­lo lu­mi­no­so pro­yec­ta­do so­bre el sue­lo, en cu­yo in­te­rior se lee: “Te­rri­to­rio Li­bre”. Un es­pa­cio, sin em­bar­go, cer­ca­do por círcu­los de alam­bres de púas, alu­sión a los mu­ros co­mo so­lu­ción fren­te a las mi­gra­cio­nes, a la li­ber­tad co­mo fic­ción en tan­to re­sul­ta­do de la opre­sión, al po­der del len­gua­je tan­tas ve­ces ame­na­za­do. Bat­ti­ti se­ña­la que uno de los ab­so­lu­tos del ar­te que Camnitzer cues­tio­na y del cual desconfía es la be­lle­za co­mo ca­te­go­ría es­té­ti­ca. Ja­ne Doe es el equi­va­len­te an­glo­sa­jón de los NN, es de­cir, de las per­so­nas cu­ya iden­ti­dad se des­co­no­ce. Así lla­ma el ar­tis­ta al video don­de ob­ser­va­mos un ros­tro fe­me­nino, re­sul­ta­do del mon­ta­je de cin­cuen­ta ros­tros de mu­je­res abu­sa­das, vio­len­ta­das, ase­si­na­das, apa­re­ci­dos en re­por­tes po­li­cia­les en la Web. In­creí­ble­men­te, de la su­per­po­si­ción sur­ge una ima­gen que bien po­dría­mos con­si­de­rar be­lla, sin mar­cas de vio­len­cia, sin ras­tros de los su­fri­mien­tos fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos pa­de­ci­dos. Camnitzer pa­re­ce en­ton­ces con­fir­mar su des­con­fian­za ini­cial. En es­te re­co­rri­do, una pie­za nos ha­bla del tiem­po, de ese “en­te des­ma­te­ria­li­za­do” que “(…) siem­pre per­ma­ne­ce­rá inal­can­za­ble e inal­can­za­do por las pa­la­bras (…)” en un con­flic­to irre­so­lu­ble en­tre len­gua­je y tiem­po, co­mo re­fle­xio­na el ar­tis­ta. Un ca­len­da­rio –otra cons­truc­ción del hom­bre– se des­plie­ga en la sa­la con sus 365 días. Una pá­gi­na por día con el nú­me­ro que in­ten­ta fi­jar el tiem­po, es­truc­tu­rar­lo, su­mar­lo, res­tar­lo, se­ña­lar un an­tes, un aho­ra y un des­pués en per­ma­nen­te fu­ga. Camnitzer se mu­dó a Nue­va York en 1964. Su obra siem­pre ha es­ta­do vin­cu­la­da con su país na­tal y, en ge­ne­ral con La­ti­noa­mé­ri­ca. En los años 60 es­tu­vo a la van­guar­dia del Con­cep­tua­lis­mo, tra­ba­jan­do con gra­ba­do, es­cul­tu­ra e ins­ta­la­ción. La jus­ti­cia so­cial, la represión y la crí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal son te­má­ti­cas ex­plo­ra­das en su tra­ba­jo y re­cu­rrien­do al len­gua­je co­mo me­dio ar­tís­ti­co. “Fren­te a la usur­pa­ción he­ge­mó­ni­ca del ar­te que lo li­mi­ta a ser una pro­duc­ción de mer­can­cías, en la pe­ri­fe­ria es ne­ce­sa­rio que el ar­te sea uti­li­za­do co­mo un agen­te de trans­for­ma­ción (…) Es­to es en sí una po­si­ción po­lí­ti­ca, in­de­pen­dien­te del con­te­ni­do na­rra­ti­vo”, es­cri­be el ar­tis­ta. Una po­si­ción que se li­ga con la no­ción de so­cia­lis­mo de la crea­ti­vi­dad –acu­ña­da por el ar­tis­ta–, ba­sa­da en el he­cho de que la crea­ti­vi­dad es una par­te na­tu­ral del ser hu­mano y re­la­cio­na­da con la ne­ce­si­dad de la de­mo­cra­ti­za­ción del pro­ce­so edu­ca­ti­vo al res­pec­to. Su tra­ba­jo vuel­ve, así, al Par­que de la Me­mo­ria, lue­go de que su obra Me­mo­rial se pre­sen­ta­ra en 2011. Y nos ha­ce pen­sar y sen­tir, una vez más, in­vo­lu­crán­do­nos en su obra de ma­ne­ra que la com­po­si­ción del úl­ti­mo mo­vi­mien­to de es­ta sui­te tal vez co­rres­pon­da a ca­da uno de no­so­tros.

Una es­pec­ta­do­ra in­gre­san­do en el es­pa­cio don­de se ex­hi­be la ins­ta­la­ción “Te­rri­to­rio li­bre”, 2018.

Still de “Ja­ne Doe”, 2012-2015, video di­gi­tal, 45 mi­nu­tos.

Un mo­men­to de “Himno In­ter­na­cio­nal”, do­cu­men­ta­ción de per­for­man­ce (con Ga­bo Camnitzer).

Banderas de “Des­per­tar o muer­te” fue­ra de la Sa­la PA­yS, en el Par­que de la Me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.