Me­mo­ria en fo­tos de la ciu­dad chi­ca

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Cier­tas fo­to­gra­fías vie­jas trans­mi­ten una emo­ción ex­tra­ña. Si­guen vi­bran­te­men­te vi­vas –los ade­ma­nes en el ai­re; los plie­gues y el bri­llo de las te­las; los cla­ros­cu­ros que ha­cen de la piel un fra­seo de la luz– sin im­por­tar el tiem­po que las se­pa­re del pre­sen­te. Es­ta, por ejem­plo, to­ma­da en el in­te­rior de un la­va­de­ro pú­bli­co, cons­trui­do en Cór­do­ba en 1887, so­bre la mar­gen de­re­cha del Río Pri­me­ro co­mo par­te de un pro­yec­to mu­ni­ci­pal de hi­gie­ne, ca­si hue­le a le­jía. La ni­ti­dez ex­qui­si­ta de la ima­gen per­mi­te dis­tin­guir una a una las cuer­das del ca­nas­to de mim­bre don­de se api­la la ro­pa lim­pia, las ma­nos cru­za­das so­bre el re­ga­zo de las mu­je­res, las som­bras, las po­leas. 1890, acla­ra el epí­gra­fe. Los pues­tos se al­qui­la­ban se­gún tu­vie­ran agua fría y/o caliente y “la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria te­nía la obli­ga­ción de cons­truir sa­lo­nes des­ti­na­dos al cui­da­do de los hi­jos de las la­van­de­ras”. Esa his­to­ria ta­lla­da en ros­tros y mi­ra­das es una de las que cuen­ta en 90 fo­tos un li­bro ex­tra­or­di­na­rio. Con cu­ra­du­ría de los in­ves­ti­ga­do­res Luis Pría­mo y Cris­ti­na Boi­xa­dós, Imá­ge­nes de Cór­do­ba. Fo­to­gra­fías de Jor­ge B. Pil­cher, 1870-1890 po­ne en va­lor la más com­ple­ta se­rie de ins­tan­tá­neas de la pro­vin­cia me­di­te­rrá­nea en el si­glo XIX, ca­si des­co­no­ci­da has­ta aho­ra. La se­lec­ción in­clu­ye tam­bién al­gu­nas fo­tos de Santiago del Es­te­ro, de 1874, que son las más an­ti­guas co­no­ci­das de esa ciu­dad. Pil­cher, un in­glés na­ci­do en Li­ver­pool en 1841, lle­gó a Mer­ce­des, Uru­guay, pa­ra ocu­par un pues­to ge­ren­cial en un ban­co. Allí se ca­só con la her­ma­na de un re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo, Má­xi­mo Fleur­quin. Bus­can­do for­tu­na se mu­dó con su fa­mi­lia a Cór­do­ba en 1870, el mis­mo año en que el fe­rro­ca­rril unió esa ciu­dad con Ro­sa­rio e ins­ta­ló su es­tu­dio fo­to­grá­fi­co a una cua­dra y me­dia de la pla­za prin­ci­pal. Pa­ra en­ton­ces, en La Doc­ta ha­bía 1.737 in­mi­gran­tes re­gis­tra­dos por el cen­so del año an­te­rior y el 91% de las ca­sas de la pro­vin­cia te­nían te­cho de pa­ja. El 21% de los po­bla­do­res “de­cía sa­ber leer y el 14% ma­ni­fes­ta­ba sa­ber es­cri­bir”, apun­ta Pau­la Alon­so en el en­sa­yo que abre el li­bro. Los va­ro­nes usa­ban a dia­rio boi­na o som­bre­ro; las mu­je­res, fal- das has­ta el pi­so; y el trans­por­te ur­bano era a ca­ba­llo y le­van­tan­do pol­va­re­da por las ca­lles cén­tri­cas de la ciu­dad que tu­vo la pri­me­ra uni­ver­si­dad del país. “Has­ta la ex­haus­ti­va, amo­ro­sa y te­naz in­ves­ti­ga­ción y re­cu­pe­ra­ción de su obra por par­te de Cris­ti­na Boi­xa­dós, Pil­cher era prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do pa­ra nues­tra his­to­rio­gra­fía”, con­fir­ma Luis Pría­mo. “Hoy sa­be­mos que fue el ma­yor edi­tor y au­tor de vis­tas y cos­tum­bres del cen­tro de la re­pú­bli­ca en el si­glo XIX”. Hom­bre de ne­go­cios, an­tes de ter­mi­nar en la ban­ca­rro­ta víc­ti­ma de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1890 que se lle­vó pues­tos la pre­si­den­cia de Mi­guel Juá­rez Cel­man y a mu­chos em­pre­sa­rios, Pil­cher di­ri­gió dos exi­to­sos es­tu­dios fo­to­grá­fi­cos –el pri­me­ro de ellos en so­cie­dad con Ale­jan­dro S. Wit­comb– . Do­cu­men­tó en unas 500 to­mas, gra­cias en par­te a los en­car­gos ofi­cia­les del Par­ti­do Au­to­no­mis­ta Na­cio­nal al que es­ta­ba vin­cu­la­do, la trans­for­ma­ción de la pro­vin­cia y su mo­der­ni­za­ción: es­ta­cio­nes de tren, es­ce­nas de mer­ca­do, ta­lle­res de fun­di­ción, la vi­da de los con­ven­tos, car­pin­te­rías, puen­tes, fa­cha­das de “fi­de­de­rías”, ho­te­les, co­le­gios y fies­tas po­pu­la­res se en­tre­ve­ran en sus fo­tos con peo­nes tra­ba­jan­do en el cam­po y ni­ños con­ver­san­do en las sies­tas in­ter­mi­na­bles de las sie­rras. “Qui­zá la par­te más im­por­tan­te de la la­bor fotográfica de Pil­cher sea la de­di­ca­da a la cons­truc­ción de los di­ques San Ro­que y Mal Pa­so y la red de acue­duc­tos y ca­na­les de rie­go por los que se dis­tri­buía el agua em­bal­sa­da”, sub­ra­ya Cris­ti­na Boi­xa­dós, cu­yo buen ojo ha­bía sor­pren­di­do ya en otro li­bro ate­so­ra­ble: His­to­rias re­ve­la­das. Cór­do­ba 1870-1957. La se­rie de las obras hi­dráu­li­cas, cuen­ta, le fue en­co­men­da­da al fo­tó­gra­fo in­glés por Juan Bia­let Mas­sé (1846-1907), el em­pre­sa­rio que cons­tru­yó am­bas. Él y el in­ge­nie­ro Car­los Cas­sa­fousth (1854-1900), acu­sa­dos por la pre­sun­ta de­fi­cien­cia de lo cons­trui­do (in­fun­dios que los lle­va­ron un tiem­po a la cárcel, in­clu­so), usa­ron las 185 fo­tos to­ma­das por Pil­cher co­mo evi­den­cia en su de­fen­sa. El in­ne­ga­ble va­lor do­cu­men­tal de esa se­rie no eclip­sa otras. Pría­mo dis­tin­gue su fa­vo­ri­ta: “Co­mo un yu­yo más que soy de la lla­nu­ra y des­cen­dien­te de co­lo­nos in­mi­gran­tes, una fo­to qui­zá me­nor del con­jun­to que Pil­cher ti­tu­ló Es­tan­cia Ana Ma­ría, Tra­ba­ja­do­res co­mien­do, me emo­cio­na par­ti­cu­lar­men­te. Jun­to a cier­tas fo­tos de Fran­cis­co Ayer­za de gau­chos co­mien­do asa­do en me­dio de la pam­pa, creo que esa ima­gen con­for­ma un apre­ta­do sím­bo­lo de nues­tro pue­blo cam­pe­sino en los al­bo­res de la Ar­gen­ti­na mo­der­na”. Las fo­tos de J.B. Pil­cher se ex­hi­ben has­ta el 18/11 en el Mu­seo Pro­vin­cial Dio­ni­si (Cór­do­ba). 5/10 y 2/11 a las 17, la his­to­ria­do­ra Cris­ti­na Boi­xa­dós ha­bla­rá de la obra.

JOR­GE B. PIL­CHER

Cór­do­ba, la­va­de­ro pú­bli­co en el si­glo XIX , por Jor­ge B. Pil­cher, el ma­yor edi­tor y au­tor de vis­tas de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.