Con­tra­rre­la­tos de La Bo­ca

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Su his­to­ria de ori­lle­ros, ar­tis­tas de fa­ma y con­flic­tos ac­tua­les ex­tre­mos –de la mar­gi­na­li­dad a la gen­tri­fi­ca­ción, de la con­ser­va­ción de la iden­ti­dad a la con­ta­mi­na­ción–, le con­ce­den a La Bo­ca de­ba­tes pro­pios. Al­gu­nos de ellos an­cla­ron en Proa 21, el nue­vo es­pa­cio ex­pe­ri­men­tal de Fun­da­ción Proa, ubi­ca­do a só­lo 100 me­tros del prin­ci­pal, que di­ri­ge Santiago Ben­go­lea. La fa­cha­da re­cu­bier­ta de cha­pas aca­na­la­das, motivo que se re­pi­te en el lo­go rea­li­za­do por un es­tu­dio de di­se­ño in­glés – imi­tan­do a los con­ven­ti­llos–, es una pri­me­ra apro­xi­ma­ción al co­ra­zón de es­te pro­yec­to, ale­ja­do del es­pa­cio ex­po­si­ti­vo pa­ra acer­car­se a la pro­duc­ción ex­pe­ri­men­tal. Des­pués de ha­ber ocu­pa­do du­ran­te diez años es­pa­cios co­mu­nes co­mo la ca­fe­te­ría, las es­ca­le­ras, con tra­ba­jos si­te spe­ci­fic, el Es­pa­cio Con­tem­po­rá­neo de Proa pa­re­ce mos­trar en la mu­dan­za a es­te an­ti­guo de­pó­si­to una evo­lu­ción al rit­mo de las co­rrien­tes ac­tua­les de los pro­yec­tos de ar­te y trans­for­ma­ción so­cial. La­bo­ra­to­rio Proa21, el pri­mer en­cuen­tro de ar­tis­tas pa­ra la pro­duc­ción co­mún de obra, tie­ne in­gre­dien­tes de es­ta ten­den­cia: cru­ce de dis­ci­pli­nas, tra­ba­jos en co­la­bo­ra­ción, so­por­tes di­ver­sos y víncu­los con la co­mu­ni­dad. Ba­jo es­ta pre­mi­sa, el día de la inagu­ra­ción­se en­cen­dió una gran fo­ga­ta co­mu­nal; unos per­for­mers caían con to­do el pe­so de su cuer­po de­lan­te de los asis­ten­tes a la ver­nis­sa­ge (guio­na­dos por Ma­ría Kuh­mi­chel); y las pie­dras del jar­dín to­da­vía en cons­truc­ción se con­fun­dían con obra. La ar­tis­ta vi­sual Agus­ti­na Qui­les ar­mó con pa­pe­les y pin­tu­ra al óleo una gran fra­za­da que atra­ve­sa­ba la sa­la: es el ma­te­rial de cons­truc­ción bá­si­co de los es­pa­cios ín­ti­mos en mu­chos ho­ga­res. Manuel Abramovich, el ci­neas­ta, instruyó a un ruso, re­co­lec­tor de re­si­duos en Ave­lla­ne­da, en el uso de la cá­ma­ra pa­ra que re­gis­tra­ra el pro­ce­so des­de su pun­to de vis­ta de in­mi­gran­te. Los ar­tis­tas tra­ba­ja­ron en con­vi­ven­cia y el crí­ti­co de ar­te Santiago Gar­cía Na­va­rro y el dra­ma­tur­go Ma­tías Feld­man­fue­ron sus tu­to­res. Por una mi­li­tan­te so­cial del ba­rrio, Da­ni Zel­ko co­no­ció a Ivon­ne, la ma­dre de Juan Pa­blo Ku­koc, pro­ta­go­nis­ta de un epi­so­dio que ocu­pó los ti­tu­la­res de la pren­sa na­cio­nal. El po­li­cía Luis Cho­co­bar ma­tó a un pi­be en La Bo­ca, por la es­pal­da cuan­do huía, su­pues­ta­men­te des­pués de apu­ña­lar a un tu­ris­ta ex­tran­je­ro pa­ra ro­bar­le la cá­ma­ra de fo­tos. Cho­co­bar fue re­co­no­ci­do por las au­to­ri­da­des de Se­gu­ri­dad. El tu­ris­ta so­bre­vi­vió. Juan Pa­blo, el jo­ven muer­to, era fan de Ri­ver, de la cul­tu­ra bra­si­le­ña y de Ro­nal­do. En sus 18 años atra­ve­só to­das las vio­len­cias li­ga­das a la mar­gi­na­li­dad: ex­plo­ta­ción la­bo­ral de su ma­dre, abu­so se­xual de su her­ma­na, adic­cio­nes, de­lin­cuen­cia, in­fi­ni­tas de­cep­cio­nes. Juan Pa­blo por Ivon­ne se ti­tu­la el fan­zi­ne en el que Zel­ko re­gis­tra el re­la­to de to­das esas ex­pe­rien­cias, con la ca­den­cia de un poe­ma, cor­tan­do los ver­sos con la res­pi­ra­ción de la ma­dre. Un “re­gis­tro cor­po­ral” de in­sual cru­de­za en el ar­te. “Me lla­ma­ron ami­gos llo­ran­do”, re­co­no­ció el ar­tis­ta. Su cuer­po en­te­ro se es­fuer­za por trans­mi­tir lo que oyó. Es­ta obra es par­te de un pro­yec­to ma­yor lla­ma­do Reunión, que ha­ce cir­cu­lar en el ám­bi­to ar­tís­ti­co su ta­rea de es­cri­ba de con­tra­rre­la­tos. Del fan­zi­ne se im­pri­mie­ron unos 1.500 ejem­pla­res, que sor­pren­den a quie­nes lo to­man co­mo si fue­ra un ca­tá­lo­go. Lue­go se con­vir­tió en un li­bro, que su­ma, en el mis­mo re­gis­tro, la voz de es­pe­cia­lis­tas en es­tig­ma­ti­za­ción, en gé­ne­ro, en asun­tos ju­di­cia­les, pa­ra “pro­du­cir con­ver­sa­cio­nes y pen­sa­mien­tos que nos ayu­den a des­me­nu­zar lo que pa­sa”, se­gún Zel­ko, que tra­ba­jó an­tes en el Pro­yec­to Se­cun­da­rio Li­lia­na Ma­res­ca de Vi­lla Fio­ri­to y en la Vi­lla 1-11-14. En la pa­red de Proa21 que­dó un ma­pa vi­sual de per­so­na­jes, abu­sos, con­flic­tos, sel­fies y de­seos. El li­bro se pre­sen­tó en Pin­zón y Pa­los, a po­cas cua­dras. Los ve­ci­nos cor­ta­ron la ca­lle y fue la pri­me­ra vez que Ivon­ne ha­bló en pú­bli­co. Al fi­nal, en una ca­ja jun­ta­ron fon­dos pa­ra el me­ren­de­ro que aca­ba­ban de inau­gu­rar ella y otras ma­dres, uni­das por el mis­mo do­lor.

FUN­DA­CIÓN PROA

Vi­sua­li­za­ción del re­la­to de Ivon­ne so­bre su hi­jo ase­si­na­do por un po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.