“La cien­cia fic­ción se­rá el nue­vo rea­lis­mo”

Ed­mun­do Paz Sol­dán. El es­cri­tor bo­li­viano, que vi­ve y tra­ba­ja en los Es­ta­dos Uni­dos, pu­bli­có en­tre otros Iris, Nor­te y Los vi­vos y los muer­tos.

Revista Ñ - - FILBA 10 AÑOS - POR PA­TRI­CIA SUÁREZ

Ed­mun­do Paz Sol­dán na­ció en Co­cha­bam­ba, Bo­li­via, en 1967, aun­que ha­ce des­de bas­tan­te tiem­po que vi­ve en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de im­par­te cla­ses en la Uni­ver­si­dad Cor­nell. Es una de las gran­des vo­ces la­ti­noa­me­ri­ca­nas ac­tua­les, sus cuentos es­tán car­ga­dos de ex­tra­ñe­za y sus no­ve­las pro­du­cen una es­pe­cie de pi­ca­zón en la mé­du­la es­pi­nal. Su na­rra­ti­va atra­vie­sa una lí­nea ima­gi­na­ria que va des­de sud­ame­ri­ca­nos en Bo­li­via, his­pa­nos en Es­ta­dos Uni­dos y nor­te­ame­ri­ca­nos en un pue­blo si­nies­tro en Los vi­vos y los muer­tos. –Es us­ted un es­cri­tor de no­ve­las y cuentos, ¿en cuál gé­ne­ro es­tá más có­mo­do? –No sue­lo sen­tar­me a es­cri­bir un cuen­to si no ten­go an­tes un ma­pa de ha­cia dón­de quie­ro ir. Pue­den apa­re­cer desvíos, pe­ro te­ner el ma­pa me tran­qui­li­za. Con la no­ve­la más que ma­pa ten­go apun­tes, y voy en­con­tran­do el ca­mino a me­di­da que es­cri­bo, o re­tro­ce­do. –¿Cuál es el lu­gar de la cien­cia fic­ción en su es­cri­tu­ra, que apa­re­ce en los cuentos de Las vi­sio­nes y en la no­ve­la Iris? –Mi in­tui­ción es que ya es o se­rá pron­to nues­tro nue­vo rea­lis­mo. Así co­mo el po­li­cial se con­vir­tió en la gran no­ve­la so­cial de nues­tro tiem­po, la cien­cia fic­ción es o se­rá muy pron­to la gran no­ve­la po­lí­ti­ca de nues­tro tiem­po. Tie­ne una lar­ga his­to­ria que nos pue­de ayu­dar a na­rrar los cam­bios in­di­vi­dua­les y so­cia­les que es­tán ocu­rrien­do gra­cias al im­pac­to de los nue­vos me­dios y tec­no­lo­gías. –A ca­ba­llo tam­bién en­tre dos len­guas, ¿có­mo es vi­vir ha­blan­do in­glés co­mo pro­fe­sor de Cor­nell y es­cri­bir en es­pa­ñol co­mo es­cri­tor na­ci­do en Bo­li­via? –En Cor­nell en­se­ño en es­pa­ñol y ha­blo me­nos in­glés de lo que uno cree­ría. Siem­pre me sen­tí muy bá­si­co con el in­glés. Mi es­pa­ñol tie­ne más ma­ti­ces a la ho­ra de per­ci­bir el mun­do, y co­mo la li­te­ra­tu­ra es so­bre to­do una for­ma de mi­rar, ahí me que­dé, fe­liz. Mi es­pa­ñol, cla­ro, ya no es el mis­mo de an­tes. Cuan­do lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos que­ría es­cri­bir en un es­pa­ñol no con­ta­mi­na­do por el in­glés. Con los años me di cuen­ta de que mi es­pa­ñol se en­ri­que­cía con las con­ta­mi­na­cio­nes, que de he­cho la len­gua mis­ma es una con­ta­mi­na­ción y la mía ya ha­bía na­ci­do con­ta­mi­na­da y yo de­bía ayu­dar a que esa mez­cla con­ti­nua­ra. –¿Cree que la li­te­ra­tu­ra en nues­tro idio­ma es­tá cre­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos y que hay ca­bi­da pa­ra más es­cri­to­res allí? –Las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas se han con­ver­ti­do en un imán pa­ra mu­chos es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos; es­tán por allá Cris­ti­na Ri­ve­ra Gar­za, Yu­ri He­rre­ra, Va­le­ria Lui­se­lli, Li­na Me­rua­ne, Clau­dia Sa­la­zar, Ál­va­ro En­ri­gue, que es­tán ha­cien­do un gran tra­ba­jo en la di­fu­sión de nues­tra li­te­ra­tu­ra, la crea­ción de edi­to­ria­les y re­vis­tas, ta­lle­res de es­cri­tu­ra, etc. Hay tam­bién li­bre­rías, fe­rias del li­bro, el eco­sis­te­ma ne­ce­sa­rio pa­ra que una li­te­ra­tu­ra se con­so­li­de. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to es re­la­ti­vo si se to­ma en cuen­ta que la gran ma­yo­ría de los jó­ve­nes la­ti­nos que quie­ren ser es­cri­to­res allá op­ta por es­cri­bir en in­glés. –El cuen­to es un gé­ne­ro ame­ri­cano por ex­ce­len­cia y la­ti­noa­me­ri­cano por tra­di­ción, de­bi­da en gran par­te a Rul­fo o a Bor­ges. ¿Se siente par­te de ella? –Co­men­cé es­cri­bien­do cuentos a par­tir de Bor­ges y Cor­tá­zar; no con­ce­bía que un cuen­to no tu­vie­ra una vuel­ta de tuer­ca es­pec­ta­cu­lar en sus úl­ti­mas lí­neas. Con el tiem­po des­cu­brí la tra­di­ción nor­te­ame­ri­ca­na y apren­dí otras for­mas de re­la­cio­nar­me con el cuen­to que he tra­ta­do de in­cor­po­rar a mi es­cri­tu­ra. Cuan­do leí a He­ming­way por pri­me­ra vez sen­tí que a sus cuentos les faltaba una pá­gi­na al fi­nal; el im­pac­to emo­cio­nal tar­da­ba en lle­gar uno, dos días. Tar­dé en en­ten­der la su­ti­le­za de su es­cri­tu­ra. Lo que he es­ta­do bus­can­do en mis úl­ti­mos dos li­bros de cuentos ha si­do fu­sio­nar am­bas tra­di­cio­nes. –Mu­chos de sus li­bros es­tán en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. ¿Qué opi­na de esa di­fu­sión? –Mien­tras más for­mas ha­ya de lle­gar a los lec­to­res, me­jor.

EDUAR­DO CA­RRE­RA

“Soy lec­tor com­pul­si­vo y tra­to de di­na­mi­tar mis gus­tos cons­tan­te­men­te, ir con­tra mis pre­fe­ren­cias fá­ci­les. Si es­toy le­yen­do a mu­chos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, es ho­ra de bus­car a au­to­res de la In­dia. Si es­toy per­di­do con el rea­lis­mo an­glo­sa­jón, me to­ca bus­car cien­cia fic­ción asiá­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.