Vi­vir otras vi­das, tor­cer el mun­do

En­cuen­tro con Al­ber­to Nes­si. Des­de su ca­sa en la Sui­za ita­lia­na, otro de los in­vi­ta­dos al FILBA pre­sen­ta por an­ti­ci­pa­do su nue­va no­ve­la.

Revista Ñ - - FILBA 10 AÑOS - POR MA­RI­NA ARTUSA DES­DE BRUZELLA, SUI­ZA

En un ca­se­rón de Bruzella, un pue­blo de 180 ha­bi­tan­tes del cantón sui­zo-ita­liano, un poe­ta ci­ta y re­cuer­da en ita­liano a Al­fon­si­na Stor­ni. In­ten­tó al­gu­na vez tra­du­cir­la. Es­cri­bió una ra­dio­no­ve­la con car­tas ima­gi­na­rias que una maes­tra le es­cri­be a la poe­ti­sa. “Al­fon­si­na es una mu­jer fas­ci­nan­te. Aun­que Bor­ges la cri­ti­que, en­cuen­tro ma­ra­vi­llo­sa su poe­sía su­fri­da y an­ti­con­for­mis­ta. Ade­más es ti­ci­ne­se, co­mo yo. Na­ció a po­cos ki­ló­me­tros de aquí, y par­tió pa­ra la Ar­gen­ti­na cuan­do era una ni­ña”, di­ce el poe­ta, que vi­si­tó la ca­sa don­de Al­fon­si­na Stor­ni na­ció 46 años an­tes de aho­gar sus pe­nas en Mar del Pla­ta, en 1938. El poe­ta Al­ber­to Nes­si es tam­bién na­rra­dor, na­ció dos años des­pués de la muer­te de Al­fon­si­na, es un es­cri­tor sui­zo de len­gua ita­lia­na. Tie­ne una voz que pa­re­ce un su­su­rro, una de­vo­ción vis­ce­ral por el sue­lo en el que na­ció y una de­bi­li­dad por las his­to­rias de emi­gra­ción. “El de Stor­ni es un ca­so de emi­gra­ción afor­tu­na­da y mar­có la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na”, di­ce. Su no­ve­la La se­ma­na que vie­ne, tal vez (Bä­ren­haus) aca­ba de ser tra­du­ci­da al cas­te­llano y cuen­ta la his­to­ria de un emi­gran­te: Jo­sé Fon­ta­na, otro ti­ci­ne­se que en la úl­ti­ma mi­tad del si­glo XIX lle­gó a Lis­boa, don­de se lu­ció en las ter­tu­lias in­te­lec­tua­les, pa­de­ció tu­bercu­losis y fun­dó el par­ti­do so­cia­lis­ta. “Jo­sé Fon­ta­na es un hom­bre que emi­gra y se con­vier­te en un pro­ta­go­nis­ta de la vi­da po­lí­ti­ca por­tu­gue­sa del 800 –cuen­ta Nes­si–. La ma­yo­ría de nues­tros emi­gran­tes ha­cía tra­ba­jos hu­mil­des. Só­lo hu­bo una pe­que­ña emi­gra­ción ar­tís­ti­ca”. Co­mo su­ce­de en La se­ma­na que vie­ne, tal vez, su es­cri­tu­ra par­te siem­pre de la reali­dad: “No lo­gro crear un per­so­na­je com­ple­ta­men­te ima­gi­na­rio. Pe­ro lue­go tra­ba­jo con la ima­gi­na­ción –con­fie­sa–. Fon­ta­na vi­vió. En­con­tré su par­ti­da de na­ci­mien­to y do­cu­men­tos his­tó­ri­cos. Pe­ro no se sa­be na­da de su vi­da des­pués de que lle­ga a Lis­boa. So­bre ese pe­río­do in­ven­té to­do. Al fi­nal ha­go un pa­seo ima­gi­na­rio, el úl­ti­mo que ha­ce an­tes de to­mar una de­ci­sión drás­ti­ca”. Nes­si es­cri­bió nue­ve li­bros de poe­sía, tres no­ve­las y otros tres vo­lú­me­nes de cuentos. En 2016 re­ci­bió el Gran Pre­mio Sui­zo de Li­te­ra­tu­ra por su tra­yec­to­ria. En­tre los mo­ti­vos por los que fue pre­mia­do, el ju­ra­do des­ta­có el mo­do en el que Nes­si lo­gra iden­ti­fi­car­se con la vi­da de los de­más. “Es­ta identificación es im­por­tan­te pa­ra mí –di­ce–.Cuan­do co­men­cé a es­cri­bir es­te li­bro lo hi­ce en ter­ce­ra per­so­na pe­ro la pá­gi­na no so­na­ba bien has­ta que me iden­ti­fi­qué con el per­so­na­je y co­men­cé a de­cir: ‘Me lla­mo Jo­sé, ten­go trein­ta y un años, soy li­bre­ro en Lis­boa. Es­toy en­fer­mo de los pul­mo­nes y quie­ro cam­biar el mun­do’, co­mo co­mien­za la no­ve­la. Vol­ví a un en­sa­yo de She­lley, don­de di­ce que un hom­bre, pa­ra ser bueno, de­be iden­ti­fi­car­se con otro has­ta que el pla­cer de su se­me­jan­te se con­vier­ta en el pro­pio pla­cer, por­que el gran ins­tru­men­to de la mo­ral es la ima­gi­na­ción”. Pa­ra Nes­si, ser un es­cri­tor sui­zo en len­gua ita­lia­na es una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca. “El plu­ri­lin­güis­mo es un factor de­ter­mi­nan­te pa­ra la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca. Te­ne­mos cua­tro len­guas: ale­mán, fran­cés, ita­liano y ro­man­che. El ita­liano es una len­gua mi­no­ri­ta­ria, lo ha­bla el 9 por cien­to de la po­bla­ción, pe­ro sin nues­tra len­gua de mi­no­rías, la fi­so­no­mía de Sui­za cam­bia. Al­guien co­mo yo, que es­cri­be, de­be dar­le ade­más no­ble­za li­te­ra­ria a es­ta iden­ti­dad. La li­te­ra­tu­ra en­no­ble­ce la pa­la­bra y yo sien­to es­ta res­pon­sa­bi­li­dad”. Nes­si le ha­ce sen­tir a Fon­ta­na, el pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la, nos­tal­gia por las vi­das no vi­vi­das. “Ten­go una vi­da ba­nal y me hu­bie­ra gus­ta­do vi­vir otras vi­das. Sien­to que lo lo­gro con la li­te­ra­tu­ra. Tal vez sea es­te uno de sus pro­pó­si­tos”.

CEZARO DE LU­CA

El es­cri­tor ad­mi­te que las his­to­rias fe­li­ces no lo atraen: “Pa­ra mí, la tra­ge­dia se pres­ta me­jor a la li­te­ra­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.