Pa­ra tra­zar un ma­pa­mun­di

Ro­dri­go Fre­sán. El pre­mia­do au­tor de La par­te in­ven­ta­da y La par­te so­ña­da par­ti­ci­pa­rá de lecturas y me­sas du­ran­te el fes­ti­val.

Revista Ñ - - FILBA 10 AÑOS - POR JOR­GE CA­RRIÓN

Has­ta es­te 2018 el es­cri­tor ar­gen­tino Ro­dri­go Fre­sán so­la­men­te ha­bía re­ci­bi­do un pre­mio. Un pre­mio sim­bó­li­co y lo­cal: el que la re­vis­ta La­te­ral de Bar­ce­lo­na –su ciu­dad de adopción– le otor­gó en 2004 por Jar­di­nes de Ken­sing­ton, su no­ve­la más tra­du­ci­da. Han te­ni­do que pa­sar 14 años pa­ra que lle­ga­ran el se­gun­do y el ter­cer ga­lar­dón, am­bos de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. Con­se­cu­ti­vos. Y en las dos gran­des len­guas cul­tu­ra­les del mun­do. El pa­sa­do 27 de no­viem­bre le fue con­ce­di­do en Fran­cia el Roger Cai­llois (que otor­gan La Mai­son de L’Amé­ri­que La­ti­ne, La so­cie­té des Amis et Lec­teurs de Roger Cai­llois y el P.E.N. Club fran­cés), y el 31 de ma­yo, el Best Trans­la­ted Book Award a la me­jor no­ve­la ex­tran­je­ra (con­ce­di­do por la pu­bli­ca­ción Th­ree Per­cent de la uni­ver­si­dad de Ro- ches­ter). Am­bos re­com­pen­san la am­bi­ción de La par­te in­ven­ta­da, que se pu­bli­có en cas­te­llano en 2014 y el año pa­sa­do en fran­cés y en in­glés, pri­me­ra par­te de la tri­lo­gía a la que se ha de­di­ca­do en cuer­po y al­ma du­ran­te los úl­ti­mos años. Se tra­ta de una no­ve­la mul­ti­di­men­sio­nal de 566 pá­gi­nas que se pro­po­ne re­cons­truir los me­ca­nis­mos men­ta­les de un es­cri­tor. El ma­pa arru­ga­do y la­be­rín­ti­co del ce­re­bro le­trahe­ri­do se di­bu­ja a tra­vés de di­gre­sio­nes y ana­lo­gías, re­cuer­dos y si­nap­sis. El en­sa­yo cul­tu­ral so­bre las ob­se­sio­nes del Fre­sán lec­tor (los Beatles, 2001: Una odi­sea del es­pa­cio, Bob Dy­lan, la li­te­ra­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se) se al­ter­na con la au­to­fic­ción y el re­la­to ex­ten­so so­bre las ob­se­sio­nes del Fre­sán es­cri­tor (sus pa­dres, la in­fan­cia, la Ar­gen­ti­na co­mo país que de­jó de exis­tir, el uni­ver­so de Can­cio­nes Tris­tes). Am­bos se fun­den a tra­vés de la “re­ve­la­ción de que la no fic­ción y la fic­ción pue­dan ser una so­la co­sa”. Aun­que los dos li­bros que se ex­plo­ran con más én­fa­sis en la no­ve­la sean Cum­bres bo­rras­co­sas, de Emily Bron­të y Sua­ve es la no­che, de Fran­cis Scott Fitz­ge­rald, al­gu­nos ca­pí­tu­los pa­re­cen se­guir el mo­de­lo de Con­tra­vi­da, de Philip Roth. Si en su no­ve­la más pos­mo­der­na el ge­nio de Ne­wark fa­bu­la ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas de sus ex­pe­rien­cias pa­to­ló­gi­cas, se­xua­les y via­je­ras, en su pro­yec­to más am­bi­cio­so el ar­gen­tino se ima­gi­na a sí mis­mo co­mo mú­si­co di­vor­cia­do o co­mo es­cri­tor sin hi­jos. Pe­ro lo cier­to es que la tri­lo­gía en su con­jun­to (el año pa­sa­do se pu­bli­có La par­te so­ña­da, el pró­xi­mo lo ha­rá La par­te re­cor­da­da) no se en­tien­de sin la ex­pe­rien­cia de la pa­ter­ni­dad. Su hi­jo Da­niel y el mu­ñe­co de ho­ja­la­ta que en­con­tra­mos en las por­ta­das de las no­ve­las atra­vie­san la obra re­cor­dán­do­nos que los he­chos bio­grá­fi­cos y los ima­gi­na­dos han si­do siem­pre los fó­si­les que el es­cri­tor con­vier­te en pe­tró­leo y en com­bus­tión. “In­ven­tar­se, den­tro de su ca­be­za, to­do un sis­te­ma li­te­ra­rio”, di­ce el na­rra­dor de La par­te in­ven­ta­da. Co­mo el mun­do de Mar­ce­lo Cohen o de Juan Jo­sé Saer, el de Fre­sán es vas­to, com­ple­jo y úni­co, y ha si­do frag­men­ta­do en una se­rie de re­la­tos y no­ve­las que se in­ter­re­la­cio­nan en­tre sí. Al­gún día lo lee­re­mos co­mo ciu­da­des, paí­ses o con­ti­nen­tes ar­ti­cu­la­dos y descubriremos el sen­ti­do del ma­pa­mun­di. Muy pro­ba­ble­men­te las dos mil pá­gi­nas de la tri­lo­gía sean su sum­ma, su dis­co de gran­des éxi­tos, su ma­nual de ins­truc­cio­nes, su ex­ce­si­vo re­su­men. Cir­cu­la la idea de que des­pués del Boom en­tró en de­ca­den­cia la gran no­ve­la (sud)ame­ri­ca­na, la fic­ción to­ta­li­za­do­ra. Pe­ro lo cier­to es que Gar­cía Már­quez y Fuen­tes firmaron no­ve­las-mun­do. Y que Fre­sán y su ge­ne­ra­ción ate­so­ran unas cuan­tas no­ve­las mo­nu­men­ta­les (La His­to­ria de Ca­pa­rrós y El pa­sa­do de Alan Pauls). En Pai­sa­jes en mo­vi­mien­to, el aca­dé­mi­co Gus­ta­vo Gue­rre­ro si­túa His­to­ria ar­gen­ti­na –el li­bro con que Fre­sán de­bu­tó en 1991– co­mo pun­to de par­ti­da de un es­fuer­zo ge­ne­ra­cio­nal por tras­cen­der las fron­te­ras de ori­gen. Y sos­tie­ne que 25 años des­pués “la in­men­sa ma­yo­ría de la li­te­ra­tu­ra que se pro­du­ce y se con­su­me, si­gue te­nien­do co­mo con­tex­to cul­tu­ral los mar­cos na­cio­na­les y so­lo una pe­que­ña par­te en­tra en las di­ná­mi­cas de los mer­ca­dos glo­ba­les”. Por su li­ber­tad ima­gi­na­ti­va y su eru­di­ción re­mez­cla­do­ra, la obra de Ro­dri­go Fre­sán in­te­gra esa in­sig­ne mi­no­ría.

MA­XI FAILLA

El au­tor de His­to­ria ar­gen­ti­na, de vi­si­ta a su país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.