DI­LE­MAS GLO­BA­LES DE LA TRA­DUC­CIÓN

En jor­na­das pro­fe­sio­na­les se tra­ta­ron los desafíos que en­fren­tan los tra­duc­to­res an­te las nue­vas tec­no­lo­gías, el len­gua­je neu­tro y los dia­lec­tos.

Revista Ñ - - IDEAS - POR INÉS HA­YES

Có­mo in­ci­den las va­rie­da­des re­gio­na­les cuan­do se tra­du­ce li­te­ra­tu­ra o hu­ma­ni­da­des? ¿De qué ma­ne­ra se respeta la idio­sin­cra­sia de ca­da país o re­gión?¿Cuá­les son los desafíos del tra­duc­tor en un mun­do glo­ba­li­za­do? Es­tas cues­tio­nes se abor­da­ron en las Jor­na­das In­ter­na­cio­na­les de tra­duc­ción com­pa­ra­da “Va­rie­da­des re­gio­na­les en las len­guas de tra­duc­ción”, que se desa­rro­lla­ron del 20 al 22 de sep­tiem­bre en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Ma­riano Mo­reno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. En los di­fe­ren­tes pa­ne­les se pro­fun­di­zó so­bre las di­fi­cul­ta­des de man­te­ner el es­pí­ri­tu de los tex­tos al tra­du­cir­los a otros idio­mas, así co­mo so­bre las va­rie­da­des den­tro de una mis­ma len­gua: no es lo mis­mo el es­pa­ñol de Mé­xi­co que el de la Ar­gen­ti­na o el ale­mán de Sui­za que el de Ale­ma­nia. “Hoy na­die en el mun­do ára­be vi­ve de la tra­duc­ción li­te­ra­ria, siem­pre se es­tá ha­cien­do otra co­sa y la tra­duc­ción se ha­ce por amor o por pa­sión”, ex­pli­có Sha­di Roha­na, un jo­ven tra­duc­tor pa­les­tino re­si­den­te des­de ha­ce va­rios años en Mé­xi­co. “Hoy hay co­mo una apa­rien­cia de que la tra­duc­ción es más fá­cil de lo que era an­tes. Por las tec­no­lo­gías y por el mun­do glo­ba­li­za­do se pien­sa que to­dos pen­sa­mos lo mis­mo, que te­ne­mos los mis­mos in­tere­ses, las mis­mas pre­fe­ren­cias y la ver­dad es que no. Ve­mos tra­duc­cio­nes po­bres por­que no se les da el tra­ba­jo y el es­fuer­zo ne­ce­sa­rios, por­que la tra­duc­ción re­quie­re mu­cho tra­ba­jo, es­fuer­zo, y una lec­tu­ra muy aten­ta, ade­más de ca­pa­ci­dad de oír al otro con mu­cha aten­ción”, di­jo el tra­duc­tor ára­be en diá­lo­go con Ñ. Man­te­ner el al­ma del tex­to ori­gi­nal es otro de los gran­des desafíos de la tra­duc­ción li­te­ra­ria: “Lo pri­me­ro es dis­tin­guir cuál es el al­ma del tex­to, por­que pue­de ser el con­te­ni­do, pue­de ser lo que le pa­sa a un per­so­na­je, a un co­lec­ti­vo, o pue­de ser el am­bien­te, el en­torno; pe­ro a ve­ces el al­ma pue­de ser el len­gua­je mis­mo, es­to ocu­rre en la poe­sía pe­ro tam­bién pue­de ocu­rrir en la no­ve­la”, ex­pli­có Roha­na, que in­tro­du­jo a la len­gua ára­be a au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo Fer­nan­do del Pa­so, Ro­dol­fo Walsh, Yo­lan­da Orea­muno y Ro­ber­to Bo­la­ño. Los co­mu­ni­ca­dos del Ejér­ci­to Za­pa­tis­ta de Liberación Na­cio­nal (EZLN) lle­ga­ron a leer­se en su len­gua ma­ter­na gra­cias tam­bién a sus tra­duc­cio­nes. Miem­bro de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Tra­duc­to­res Li­te­ra­rios, es tam­bién pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra y Len­gua ára­be en El Co­le­gio de Mé­xi­co. “Yo creo que man­te­ner el al­ma del tex­to que se tra­du­ce es el re­sul­ta­do de un com­pro­mi­so en­tre el res­pe­to al tex­to que es­tás tra­du­cien­do y la le­gi­bi­li­dad de ese tex­to en la len­gua a la que tra­du­ces, re­quie­re una lec­tu­ra muy aten­ta por par­te del tra­duc­tor y por otro la­do, otro ti­po de co­no­ci­mien­tos de tu len­gua ma­ter­na y de la de tra­duc­ción y de las po­si­bi­li­da­des que tie­nes co­mo es­cri­tor, pues­to que eso es lo que es en reali­dad un tra­duc­tor li­te­ra­rio”, re­co­no­ció Juan Jesús Za­ro, tra­duc­tor de Má­la­ga. Pa­ra Za­ro es im­por­tan­te de­ba­tir so­bre có­mo se tra­du­ce al es­pa­ñol por­que no hay uno so­lo, no es igual el de Es­pa­ña, que el de la Ar­gen­ti­na, o el de otro país de Amé­ri­ca Latina. “Las va­rie­da­des del es­pa­ñol y su re­la­ción con el es­pa­ñol neu­tro se vie­nen dis­cu­tien­do en la Ar­gen­ti­na y en His­pa­noa­mé­ri­ca des­de ha­ce años, tan­to en­tre au­to­res co­mo en­tre tra­duc­to­res. Y en re­la­ción a las edi­to­ria­les, al­gu­nas pre­fie­ren usar las va­rie­da­des re­gio­na­les per­te­ne­cien­tes a la cul­tu­ra en que es­tán in­ser­tas (en Mé­xi­co con mar­cas me­xi­ca­nas, en Ar­gen­ti­na o en Uru­guay con mar­cas rio­pla­ten­ses, por ejem­plo)”, ex­pli­có Estela Con­si­gli, tra­duc­to­ra li­te­ra­ria, vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de tra­duc­to­res e in­tér­pre­tes(AATI) y una de las or­ga­ni­za­do­res del en­cuen­tro. Se­gún Con­si­gli, la gran ma­yo­ría de las edi­to­ria­les apues­tan al es­pa­ñol lla­ma­do “neu­tro” que no exis­te en el ha­bla de na­die, ya sea por­que lo con­si­de­ran me­jor es­ti­lís­ti­ca­men­te o por ra­zo­nes de mer­ca­do (si la dis­tri­bu­ción lle­ga a otros paí­ses de ha­bla his­pa­na, pre­fie­ren no “cho­car al lec­tor” con una for­ma que le es aje­na). Y tam­bién hay po­si­cio­nes in­ter­me­dias, por ejem­plo, al­gu­nas edi­to­ria­les no per­mi­ten tra­du­cir con el vo­seo rio­pla­ten­se, pe­ro sí uti­li­zar una sin­ta­xis y al­gu­nos lé­xi­cos de la re­gión. En­tre los ob­je­ti­vos de las jor­na­das, las va­rie­da­des de las len­guas ocu­pa­ron el cen­tro de los de­ba­tes: se pro­fun­di­zó so­bre las di­fe­ren­cias del in­glés (Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y Reino Uni­do), las del ale­mán (Sui­za, Aus­tria y Ale­ma­nia), las del fran­cés (Fran­cia, Ca­na­dá y Sui­za), y tam­bién se plan­teó si exis­ten o no di­fe­ren­cias en el ára­be, el chino y el que­chua. Las exi­gen­cias del mer­ca­do editorial fue otro de los gran­des te­mas: “De­pen­de­mos mu­cho de la reali­dad del mer­ca­do que no es­tá atra­ve­san­do su me­jor mo­men­to, pe­ro es muy lla­ma­ti­vo ver que, en ge­ne­ral, las edi­to­ria­les que más tra­du­cen son las más pe­que­ñas y las me­dia­nas, con las que ade­más, en ge­ne­ral, se pue­de dia­lo­gar me­jor y lle­gar a acuer­dos”, di­jo Con­si­gli. “Me gus­ta­ría que los edi­to­res en­ten­die­ran que la ca­li­dad en las tra­duc­cio­nes es im­por­tan­te y que se ten­dría que pa­gar un po­co más por­que no es ver­dad que los lec­to­res no di­fe­ren­cian una ma­la tra­duc­ción de una bue­na”, se­ña­ló Gi­na Ma­ne­ri, tra­duc­to­ra del es­pa­ñol al ita­liano. Des­de 1989, Gi­na ha tra­du­ci­do a au­to­res ar­gen­ti­nos co­mo Juan Jo­sé Saer, Jor­ge Ba­rón Bi­za, Mar­ce­lo Fi­gue­ras, Syl­via Ipa­rra­gui­rre, Adol­fo Bioy Ca­sa­res y Jo­sé Pa­blo Fein­mann. Ade­más, se desem­pe­ña des­de 1996 co­mo pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria de tra­duc­ción y es coau­to­ra de In­ter­net nel la­vo­ro edi­to­ria­le. En sus pa­la­bras: “Cuan­do se tra­du­ce un tex­to no se tra­du­ce un con­jun­to de pa­la­bras, se tra­du­cen ideas, mun­dos y, me pa­re­ce, que es mu­cho más im­por­tan­te ser­le fiel al au­tor en las in­ten­cio­nes que en las pa­la­bras, pa­ra trans­mi­tir­le al lec­tor lo que es el es­pí­ri­tu del tex­to con las ex­pre­sio­nes que me­jor le lle­gan en su len­gua”.

Los pro­ble­mas del pa­sa­je de una len­gua a otra se re­fle­jan en con­gre­sos y tam­bién en fic­cio­nes co­mo La in­tér­pre­te, pro­ta­go­ni­za­da por Ni­co­le Kid­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.