MU­JE­RES EN BO­DE­GAS Y ACA­DE­MIAS

En­tre­vis­ta con Ma­ría G. Vázquez. Fi­lo­so­fía, cien­cia e in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la men­do­ci­na eran de los hom­bres. Hay un cam­bio en mar­cha, ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra.

Revista Ñ - - IDEAS - POR HÉC­TOR PA­VÓN

Du­ran­te La no­che de la fi­lo­so­fía que se reali­zó a prin­ci­pios de sep­tiem­bre en el cen­tro cul­tu­ral Le Parc de Men­do­za, la his­to­ria­do­ra, do­cen­te-in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Cu­yo y be­ca­ria de doc­to­ra­do, Ma­ría Ga­brie­la Vázquez, ha­bló so­bre “Mu­je­res, fi­lo­so­fía y co­no­ci­mien­to. Las otras de la his­to­ria”. “Me he de­di­ca­do a ver a las mu­je­res en la his­to­ria de la Cien­cia y la his­to­ria del Pen­sa­mien­to. Cuan­do ha­bla­mos de Fi­lo­so­fía, se nos vie­nen a la ca­be­za na­da más que va­ro­nes fi­ló­so­fos; pe­ro si te­ne­mos que nom­brar tres fi­ló­so­fas, se po­ne más di­fí­cil y nos cues­ta tiem­po re­cor­dar­las. Por eso el tí­tu­lo de mi char­la ´Las otras de la his­to­ria´, por­que se tra­ta de re­cu­pe­rar nom­bres, pa­la­bras que han si­do mar­gi­na­das du­ran­te si­glos y mi­le­nios”, ex­pli­ca an­tes de dar su con­fe­ren­cia con gran re­cep­ción del pú­bli­co. –¿En qué con­sis­te tu tra­ba­jo so­bre las mu­je­res cien­tí­fi­cas? –La idea es ver qué ha pa­sa­do es­pe­cial­men­te en el si­glo XX: to­mo co­mo ejem­plo lo­que pa­sa con el Pre­mio No­bel. Só­lo el 5% de mu­je­res ha re­ci­bi­do al­gún ti­po de pre­mia­ción. En los úl­ti­mos dos años no ha ha­bi­do mu­je­res ga­lar­do­na­das. Te­ne­mos, por un la­do, que hay una ma­yor vi­si­bi­li­za­ción de las mu­je­res en dis­tin­tas áreas, pe­ro en la pro­duc­ción del co­no­ci­mien­to to­da­vía que­da mu­cho por tran­si­tar. En el cam­po de la fi­lo­so­fía aho­ra sí hay una pre­sen­cia más fuer- te, pe­ro tam­bién la pre­gun­ta es si las mu­je­res pien­san di­fe­ren­te o no. Y eso nos lle­va a ver si en reali­dad hay dis­pa­ri­da­des en el pen­sar, sean va­ro­nes o mu­je­res. –¿Son dos cam­pos par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les y ma­chis­tas los de la Fi­lo­so­fía y la Cien­cia? –No siem­pre ese ma­chis­mo es cons­cien­te sino que de al­gu­na ma­ne­ra es al­go ya in­cor­po­ra­do. Ve­mos có­mo se va edu­can­do a los va­ro­nes y a las mu­je­res des­de que son pe­que­ños: se los va mo­de­lan­do pa­ra que los va­ro­nes ten­gan de­ter­mi­na­das pro­fe­sio­nes y las mu­je­res otras. En­ton­ces eso no es al­go a con­cien­cia, sino que se va dan­do de ma­ne­ra pau­la­ti­na y “na­tu­ral”. Hay más mu­je­res pre­mia­das den­tro de la Me­di­ci­na, o de la Li­te­ra­tu­ra, o de la Paz, en el No­bel por­que son ám­bi­tos más aso­cia­dos a la mu­jer a la que se con­si­de­ra “cui­da­do­ra”. La idea y la es­pe­ran­za es tra­tar de cam­biar esas cos­tum­bres, por­que no hay na­da bio­ló­gi­co, sino que es pu­ra­men­te la edu­ca­ción y las cos­tum­bres las que nos lle­van por es­tos ca­mi­nos. –¿Có­mo se pre­sen­ta es­ta dis­pa­ri­dad en la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la? –Ha­cia 1900 se vi­si­bi­li­za el tra­ba­jo de las mu­je­res en las vi­ñas pe­ro me­nos en las bo­de­gas por­que el tra­ba­jo in­dus­trial que re­cién es­ta­ba co­men­zan­do es más que na­da pa­ra va­ro­nes, lo mis­mo pa­sa en Bue­nos Ai­res con los fri­go­rí­fi­cos. Es de­cir, se aso­cian con que son tra­ba­jos mas­cu­li­nos don­de las mu­je­res no tie­nen es­pa­cio. La vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra en Men­do­za es mu­cho más que la Fies­ta de la ven­di­mia, y da pa­ra ha­cer lecturas mu­cho más in­tere­san­tes, y es­te cru­ce de de- cir qué pa­sa­ba con las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, có­mo fue su vi­da, có­mo fue el tra­ba­jo en la bo­de­ga, don­de ha­bían cla­ra­men­te es­pa­cios di­fe­ren­cia­dos de va­ro­nes y mu­je­res. –¿Qué pe­río­do tra­ba­jás? –To­da la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, des­de 1900, has­ta 1950. Du­ran­te el peronismo hay un cre­ci­mien­to de la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la fuer­te. Hay es­ta­ble­ci­mien­tos a gran es­ca­la y las mu­je­res se van in­cor­po­ran­do a un rit­mo sos­te­ni­do. Lo cual re­sul­ta in­tere­san­te, pe­ro, por ejem­plo, eso no se ve en las imá­ge­nes en las que siem­pre apa­re­cen los obre­ros va­ro­nes y no las ope­ra­rias mu­je­res. Ha­cia me­dia­dos de si­glo XX, hay una ma­yor vi­si­bi­li­za­ción que trans­for­ma el tra­ba­jo que an­tes se con­si­de­ra­ba no­ci­vo pa­ra las mu­je­res, en al­go ver­da­de­ra­men­te positivo. –Y, ¿có­mo es­tá hoy esa si­tua­ción? –Aho­ra hay más mu­je­res tra­ba­jan­do tam­bién, a car­go de las bo­de­gas y más mu­je­res enó­lo­gas. An­tes só­lo ha­bía co­se­cha­do­ras y las que tra­ba­ja­ban den­tro de las bo­de­gas. Aho­ra ya las te­ne­mos en car­gos je­rár­qui­cos y co­mo ver­da­de­ra­men­te pro­duc­to­ras del vino. Es de­cir, con re­co­no­ci­mien­tos de sus pro­pios vi­nos y em­pren­di­mien­tos. Las ve­mos en es­tos pues­tos y a car­go de los es­ta­ble­ci­mien­tos. Mien­tras que an­tes, eran con­ta­dí­si­mas con los de­dos de la mano, las que es­ta­ban a car­go de un em­pren­di­mien­to, y ge­ne­ral­men­te eran las que que­da­ban viu­das. Es de­cir, he­re­da­ban el em­pren­di­mien­to, la in­dus­tria que ha­bía mon­ta­do su ma­ri­do. Aho­ra no, son ellas las que por sus pro­pios me­dios, es­tu­dios y tra­ba­jo ac­ce­den a es­tos lu­ga­res de man­do y car­gos eje­cu­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.