QUIE­RO ES­CU­CHAR CAN­TAR A TU RE­ME­RA

Li­bros re­cien­tes y ex­per­tos con­sul­ta­dos dan cuen­ta de los usos de las re­me­ras de rock hoy, cuan­do las mar­cas iden­ti­ta­rias van de las re­des a la ca­lle.

Revista Ñ - - IDEAS - POR ALE­JAN­DRO CÁ­NE­PA A. Cá­ne­pa es au­tor del li­bro Fue­ra de jue­go y do­cen­te de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción en la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les y FADU (UBA).

Un pa­dre trein­ta­ñe­ro con una re­me­ra gris que di­ce “Ra­mo­nes” pa­sea a su be­bé en co­che­ci­to una ma­ña­na de do­min­go; una jo­ven es­pe­ra el co­lec­ti­vo en una ave­ni­da de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Mo­reno, ves­ti­da con una ca­mi­se­ta ne­gra que di­ce “Al­ma­fuer­te”. Un do­cen­te uni­ver­si­ta­rio par­ti­ci­pa de una reunión de cá­te­dra, con otra blan­ca que re­za “Led Zep­pe­lin”. En la ca­lle, en las au­las, en even­tos VIP, en par­ti­dos de fút­bol y, por su­pues­to, en re­ci­ta­les, las pren­das que iden­ti­fi­can ban­das de rock son par­te del te­ji­do so­cial ur­bano. La edi­ción de Re­me­ras de rock, del mú­si­co y pe­rio­dis­ta Da­niel Flo­res (Editorial Tren en Mo­vi­mien­to), sir­ve co­mo pun­ta­da ini­cial pa­ra co­ser dis­tin­tos tes­ti­mo­nios so­bre un te­ma tan pre­sen­te en la vi­da co­ti­dia­na co­mo si­len­cia­do en los ám­bi­tos aca­dé­mi­cos. Có­mo vino la mano Laura Zam­bri­ni, doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de So­cio­lo­gía en la ca­rre­ra de Di­se­ño de la In­du­men­ta­ria y Tex­til (FADU-UBA), ase­gu­ra, en diá­lo­go con Ñ: “Pa­ra ha­blar de las re­me­ras del rock hay que his­to­ri­zar a la re­me­ra co­mo pren­da de ves­tir. Es de­cir, re­fe­rir al afian­za­mien­to de la cul­tu­ra de ma­sas y sus la­zos con el desa­rro­llo de las in­dus­trias cul­tu­ra­les. En ese sen­ti­do, la dé­ca­da del 60 mar­có una bi­sa­gra pues allí se ar­ti­cu­la­ron la mo­da, el ar­te, la mú­si­ca y el con­su­mo, en­tre otros, ha­cia la ma­si­vi­dad co­lec­ti­va co­mo for­ma so­cial pri­vi­le­gia­da. Pe­ro ade­más, a par­tir de ese mo­men­to ‘la ju­ven­tud’ se con­so­li­dó co­mo gru­po y es­ti­lo de vi­da le­gí­ti­mo. Ser jo­ven se tor­nó un im­pe­ra­ti­vo so­cial has­ta nues­tros días. En ese con­tex­to, las pren­das icó­ni­cas fue­ron los jeans, las za­pa­ti­llas y las re­me­ras”. Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra, en tan­to cu­nas del rock, fue­ron quie­nes hil­va­na­ron los pun­tos pa­ra unir ese gé­ne­ro mu­si­cal con la in­du­men­ta­ria; así, de acuer­do a lo in­ves­ti­ga­do por Flo­res, tan­to Los Beatles co­mo Gra­te­ful Dead y Jef­fer­son Air­pla­ne, en­tre otras ban­das, co­men­za­ron a pro­mo­cio­nar pren­das con sus nom­bres im­pre­sos. En la Ar­gen­ti­na, el eco de esa ten­den­cia so­lo em­pe­zó a re­ver­be­rar con cier­ta am­pli­tud en­tra­dos los ‘80. Pa­ra Da­niel Sa­lerno, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Gino Ger­ma­ni de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UBA y do­cen­te de la ma­te­ria Cul­tu­ra Po­pu­lar, “ya con la ‘pri­ma­ve­ra al­fon­si­nis­ta’ em­pie­za el te­ma de las re­me­ras, pe­ro era al­go mar­gi­nal, por­que o eran muy ma­las, y las usa­bas dos ve­ces y que­da­ban des­te­ñi­das, o eran muy ca­ras. Más que re­me­ras, ha­bía atuen­dos com­ple­tos, o co­sas pun­tua­les co­mo usar la cres­ta, o el pe­lo lar­go, o de­ter­mi­na­das za­pa­ti­llas”. Con los años, las me­jo­ras téc­ni­cas re­dun­da­ron en pren­das de ca­li­dad y más ba­ra­tas. Sin em­bar­go, un pre­cio más ba­jo no pa­re­ce ser la úni­ca ex­pli­ca­ción pa­ra la mul­ti­pli­ca­ción de re­me­ras con nom­bres de ban­das. El ges­to, si bien im­pli­ca reivin­di­car en pú­bli­co a un gru­po, tras­cien­de el cor­sé mu­si­cal. “Las re­me­ras con es­tam­pas de can­tan­tes y ban­das de rock for­man par­te de la ho­mo­ge­nei­za­ción co­mo una es­tra­te­gia de di­fu­sión en la cul­tu­ra de ma­sas. Allí tam­bién ope­ra la cues­tión de la per­te­nen­cia y la co­mu­ni­ca­ción de un men­sa­je aso- cia­do a los va­lo­res del can­tan­te o ban­da. Por ejem­plo, en los años 90, en Ar­gen­ti­na, usar una re­me­ra de So­da Ste­reo o de los Re­don­dos co­mu­ni­ca­ba al­go muy dis­tin­to. Mar­ca­ba per­te­nen­cias so­cia­les y as­pi­ra­cio­nes muy di­ver­sas”, ex­pli­ca Zam­bri­ni, que coor­di­na, jun­to a Daniela Lu­ce­na, el Gru­po de Es­tu­dios So­cio­ló­gi­cos so­bre Mo­da y Di­se­ño (GESMODI), per­te­ne­cien­te a la FADU. Así, pa­ra los fans, lle­var una re­me­ra con la ban­da fa­vo­ri­ta va un pa­so más allá de la mú­si­ca. “Cuan­do era ado­les­cen­te te­nía una re­me­ra de OK Com­pu­ter, el dis­co de Ra­diohead. Era una ma­ne­ra de que­rer de­mos­trar ni­vel mu­si­cal, de iden­ti­fi­car­me, pe­ro tam­bién de ha­cer­me el in­tere­san­te”, re­cuer­da Juan Chia­te­llo, mú­si­co. Por su par­te, Mi­cae­la Sa­li­do, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, cuen­ta: “Ten­go 15 re­me­ras de di­fe­ren­tes ban­das. Si las com­pro den­tro de re­ci­ta­les, es más que na­da por el re­cuer­do del show. Sino, com­pro tam­bién por­que me gus­ta el di­se­ño”. La ma­si­vi­dad de una ban­da no ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­ce en una ma­yor pre­sen­cia en re­me­ras, co­mo si ese ras­go fue­se más fá­cil de te­jer pa­ra cier­tos gru­pos res­pec­to de otros. ¿Con qué fre­cuen­cia se ven en la ca­lle pren­das con alu­sio­nes a Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes, Los Pericos, Ka­pan­ga o Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs, con­jun­tos ma­si­vos que per­te­ne­cen a la “cul­tu­ra” del rock? “Nos gus­te o no, la mís­ti­ca de se­guir a Ri­car­do Io­rio ha­ce más ne­ce­sa­ria la os­ten­ta­ción que en el ca­so de la per­so­na que si­gue a Ka­pan­ga o a Los De­ca­den­tes”, ex­pli­ca Sa­lerno. Las mar­cas ex­plo­tan la ve­ta roc­ke­ra Otro fe­nó­meno en­tre­la­za­do es la apro­pia­ción de los lo­gos de ban­das, del ar­te de ta­pa de sus dis­cos o de frag­men­tos de le­tras de can­cio­nes por par­te del mun­do de la mo­da, sin que ello im­pli­que una es­cu­cha de la mú­si­ca. Flo­res re­cuer­da una anéc­do­ta ilus­tra­ti­va, re­gis­tra­da en­tre el con­duc­tor de te­le­vi­sión bri­tá­ni­co Tim Lo­ve­joy, que lle­va­ba pues­ta una re­me­ra con el nom­bre “Ra­mo­nes” y el ac­tor Mar­tin Free­man: –Free­man: “¿Así que te gus­tan los Ra­mo­nes? ¿Po­drías nom­brar a dos in­te­gran­tes? –Lo­ve­joy (des­co­lo­ca­do): “Bueno…los nom­bres es­tán en la re­me­ra…” –Free­man (cor­tan­te): “No va­le. ¿Po­drías nom­brar dos dis­cos?” –Lo­ve­joy (se­rio, sin reac­ción): “No”. Vic­to­ria Les­cano, es­cri­to­ra es­pe­cia­li­za­da en mo­da y au­to­ra de, en­tre otros li­bros, Pret a roc­ker. Mo­da y rock en la Ar­gen­ti­na, se­ña­la: “Cla­ro que la pré­di­ca de fa­na­tis­mo por una ban­da se vol­vió un ar­ti­fi­cio; mu­chos de los que por­ta­ron es­tan­dar­tes de rock ja­más ha­bían es­cu­cha­do a la ban­da. El men­sa­je se mo­di­fi­có cuan­do la mo­da fa­go­ci­tó al rock”. Por su par­te, Sa­lerno re­don­dea: “Las re­me­ras de rock se con­vir­tie­ron en un ob­je­to más de di­se­ño; si bien an­tes po­drían pa­re­cer es­tig­ma­ti­zan­tes, aho­ra se con­vier­ten en un ob­je­to de mo­da”. En ese pro­ce­so, dis­tin­tas mar­cas lan­zan lí­neas de re­me­ras re­la­cio­na­das con ban­das, sin que el ob­je­ti­vo sea que la com­pre un fan, sino al­guien que quie­re por­tar más los atri­bu­tos de la em­pre­sa tex­til que los va­lo­res mu­si­ca­les; o, en to­do ca­so, re­co­lec­tar los re­ta­zos de re­bel­día que, des­gas­ta­dos, cuel­gan del rock des­de los 60. “Ha­ce al­gu­nos años las re­me­ras de rock irrum­pie­ron co­mo ges­to chic en las co­lec­cio­nes de mo­da, de los desa­rro­llos de Ay Not Dead en pro­duc­ción in­dus­trial a los di­se­ña­do­res del in­die”, re­cuer­da Les­cano. Así, esa mar­ca tie­ne mo­de­los con los nom­bres de Mo­rri­sey, The Smiths, Pi­xies y Mas­si­ve At­tack, en­tre otros, mien­tras que Con­ver­se, por su par­te, pro­po­ne pren­das con los Sto­nes, los Ra­mo­nes, Ji­mi Hen­drix y The Doors. Flo­res com­ple­ta la vi­drie­ra de mar­cas in­ter­na­cio­na­les que ex­plo­tan la ve­ta roc­ke­ra: “Bloo­ming­da­le ven­de o ven­dió re­me­ras de The Pre­ten­ders. Ur­ban Out­fit­ters, de The Vel­vet Un­der­ground, Bad Brains y Mi­nor Death. For­ver 21, Me­ga­deth, The All­man Brot­hers y Pu­blic Enemy. H&M (¿heavy me­tal?): Me­ta­lli­ca y Sla­yer”. Esa ver­tien­te de la mo­da pa­re­ce ha­ber des­ga­rra­do al rock de la mú­si­ca. En ple­na era vir­tual, las re­me­ras roc­ke­ras cu­bren ca­da vez más ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Flo­res brin­da otra ex­pli­ca­ción del fe­nó­meno: “Las com­pra­mos por­que con la des­ma­te­ria­li­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción de las obras mu­si­ca­les, las re­me­ras per­sis­ten, con bue­na sa­lud, co­mo fe­ti­ches pop sus­ten­ta­bles, qui­zá más ‘ne­ce­sa­rios’ que nun­ca en au­sen­cia de los dis­cos”. De es­ta ma­ne­ra, la len­gua Sto­ne o la ca­la­ve­ra con flo­res de los Guns’N Ro­ses que se lle­van so­bre el cuer­po se­rían ade­más sig­nos tan­gi­bles, ba­jo la lu­na hos­til de una épo­ca so­lo abri­ga­da con las hi­la­chas de las re­des so­cia­les.

FA­BIÁN GASTIARENA

Las es­tam­pas de can­tan­tes o ban­das de rock en mu­chos ca­sos im­pli­can un de­seo de for­mar par­te de una co­mu­ni­dad más allá de la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.