RE­TRA­TO DE UN PEN­SA­DOR IM­PRES­CIN­DI­BLE

Una nue­va bio­gra­fía de Al­ber­to Ger­chu­noff, au­tor del cé­le­bre Los gau­chos ju­díos, co­lo­ca al es­cri­tor y pe­rio­dis­ta co­mo pie­za fun­da­men­tal de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na.

Revista Ñ - - IDEAS - POR INÉS HA­YES

Al­ber­to Ger­chu­noff es mu­cho más que el au­tor de Los gau­chos ju­díos. Pe­rio­dis­ta ex­ce­si­vo y es­cri­tor inago­ta­ble, es di­fí­cil en­con­trar un dia­rio o una re­vis­ta de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX don­de su nom­bre no apa­rez­ca. Ami­go de Lu­go­nes, Qui­ro­ga y Bor­ges, pu­bli­có 18 li­bros y le ha­bló al pla­ne­ta en­te­ro des­de lu­ga­res de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na tan cen­tra­les y di­ver­sos co­mo la Bi­blio­te­ca So­cia­lis­ta de la ca­lle Mé­xi­co, la re­dac­ción de La Na­ción –que tra­ji­nó por más de 30 años– o su des­pa­cho en el dia­rio El Mun­do”, se lee en la contratapa de La vo­ca­ción des­me­su­ra­da, una bio­gra­fía de Al­ber­to Ger­chu­noff, de Mó­ni­ca Szur­muk. La au­to­ra es doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra com­pa­ra­da por la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet y pro­fe­so­ra de la UBA y de la Uni­ver­si­dad de San Mar­tín, es­pe­cia­lis­ta en las ar­ti­cu­la­cio­nes en­tre po­der, cul­tu­ra le­tra­da y mo­dos de sub­al­ter­ni­dad, y au­to­ra del li­bro Mu­je­res en via­je, en­tre otros. –¿Có­mo na­ció tu idea de ha­cer la bio­gra­fía de Al­ber­to Ger­chu­noff? –Cuan­do em­pe­cé a leer a Ger­chu­noff es­ta­ba vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos y el úl­ti­mo se­mi­na­rio de doc­to­ra­do que im­par­tí allí fue en co­la­bo­ra­ción con una co­le­ga es­pe­cia­lis­ta en li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa del si­glo XIX y ne­ce­si­ta­ba un au­tor de fi­nes de ese si­glo que hi­cie­ra con­tra­pe­so de fi­gu­ras co­mo Émi­le Zo­lá. Pa­ra eso, ele­gí Los gau­chos ju­díos en tra­duc­ción al in­glés. En ese mo­men­to pen­sa­ba ese li­bro co­mo un tex­to ne­ta­men­te es­co­lar, pe­ro los alum­nos del se­mi­na­rio, en es­pe­cial tres de Áfri­ca fran­có­fo­na y una ir­lan­de­sa, se fas­ci­na­ron con Ger­chu­noff, y en­ton­ces pen­sé que te­nía vol­ver a leer­lo: me pa­re­cía una fi­gu­ra es­tu­pen­da pa­ra pen­sar los pri­me­ros 50 años de la Ar­gen­ti­na del si­glo XX pe­ro tam­bién del mun­do ju­dío. Me in­tere­sa­ba re­vi­sar una fi­gu­ra que ha­bía par­ti­ci­pa­do en po­lí­ti­ca, en li­te­ra­tu­ra y en pe­rio­dis­mo y que ha­bía si­do un po­co ol­vi­da­do. –¿Por qué creés que fue ol­vi­da­do? –Creo que la ma­yo­ría de los au­to­res son ol­vi­da­dos. No es al­go que le pa­sa par­ti­cu­lar­men­te a Ger­chu­noff o a Pay­ró que fue su men­tor; me pa­re­ce que fue ol­vi­da­do por­que en reali­dad él no era una fi­gu­ra cen­tral en cier­to mo­do, co­mo lo eran Bor­ges o Ro­ber­to Arlt. Es­cri­bió mu­cho y fue muy re­co­no­ci­do en su mo­men­to pe­ro su li­te­ra­tu­ra qui­zá es más di­fí­cil de leer fue­ra de la co­yun­tu­ra. La crí­ti­ca li­te­ra­ria ar­gen­ti­na y latino- ame­ri­ca­na le­yó Los gau­chos... es­cri­to a sus 24 años, y que se in­clu­yó muy tem­pra­na­men­te, en 1910, en los tex­tos es­co­la­res. Pe­ro el res­to de la obra no se le­yó tan­to, que­dó muy en­ca­si­lla­do en una obra ju­ve­nil. –Vos de­cís en el li­bro que él siem­pre re­co­men­da­ba leer El Qui­jo­te de la man­cha. –Era un lec­tor apa­sio­na­do de El Qui­jo­te y lo si­guió le­yen­do to­da su vi­da. Du­ran­te el pri­mer na­cio­na­lis­mo ar­gen­tino, en 1910, se ins­cri­bió en una so­cie­dad de in­te­lec­tua­les co­mo Manuel Gál­vez y Ri­car­do Ro­jas, que res­ca­tó el pa­sa­do es­pa­ñol de la Ar­gen­ti­na. En Los gau­chos...re­es­cri­be las bo­das de Ca­ma­cho, uno de los ca­pí­tu­los de El Qui­jo­te. Uno de sus re­cuer­dos más año­ra­dos, que lle­vó a sus tex­tos has­ta su muer­te en el ‘50, fue un via­je a Es­pa­ña en 1913 cuan­do fue in­vi­ta­do a dar con­fe­ren­cias so­bre El Qui­jo­te. –Es­tu­vo tam­bién en el Par­ti­do So­cia­lis­ta y es­cri­bió en La Van­guar­dia, ¿ese pa­sa­do so­cia­lis­ta tu­vo que ver con lo que le pa­só a su pa­dre, a su ami­go ita­liano y a las con­di­cio­nes de vi­da de los obre­ros de esa épo­ca? –Se ins­cri­bió muy jo­ven en el Par­ti­do So­cia­lis­ta, cuan­do lle­gó a Bue­nos Ai­res. De Eu­ro­pa fue­ron a Moi­sés Vi­lle pri­me­ro y, cuan­do su pa­dre fue ase­si­na­do en Moi­sés Vi­lle, la fa­mi­lia se mu­dó a Co­lo­nia Cla­ra pri­me­ro y a Bue­nos Ai­res des­pués. Cuan­do lle­ga­ron a Bue­nos Ai­res, to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia tu­vie­ron que tra­ba­jar, in­clu­si­ve él que te­nía so­la­men­te 13 años. Tu­vo la ex­pe­rien­cia de ver una ciu­dad que cre­cía de un mo­do muy des­pro­li­jo, don­de tra­ba­ja­ban los ni­ños y el tra­ba­jo no res­pe­ta­ba ho­ra­rios. Se­gún él, eso lo acer­có a El Qui­jo­te y a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en el Par­ti­do So­cia­lis­ta pri­me­ro, y lue­go en el Par­ti­do De­mó­cra­ta pro­gre­sis­ta al que es­tu­vo afi­lia­do has­ta su muer­te. –¿Qué re­la­ción tu­vo con el peronismo? –Fue una re­la­ción com­pli­ca­da. Él era an­ti- pe­ro­nis­ta co­mo mu­cha de la in­te­lec­tua­li­dad de ese mo­men­to. Por otro la­do, a par­tir de la dé­ca­da del 30, des­pués del golpe en la Ar­gen­ti­na y del ac­ce­so al po­der de Hitler en Ale­ma­nia, su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca es­tu­vo muy re­la­cio­na­da con Eu­ro­pa, con el avance del fas­cis­mo y del na­zis­mo. Si bien se de­cla­ró an­ti­pe­ro­nis­ta, su eje prin­ci­pal de aten­ción era la crea­ción del Es­ta­do de Is­rael. Fue con­tra­ta­do por la Agen­cia Judía pa­ra con­se­guir los vo­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra la crea­ción del Es­ta­do de Is­rael y, en esa ta­rea, tu­vo re­la­cio­nes con quie­nes lo po­dían ayu­dar en el ob­je­ti­vo de lo­grar la crea­ción del Es­ta­do que re­ci­bie­ra a los so­bre­vi­vien­tes ju­díos del na­zis­mo. Así, co­la­bo­ró con po­lí­ti­cos y le­gis­la­do­res pe­ro­nis­tas, ra­di­ca­les, so­cia­lis­tas. Fue pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas An­ti­fas­cis­tas y tu­vo mu­cha vin­cu­la­ción con la Jun­ta de la Vic­to­ria. En esos años, ya es­ta­ba muy en­fer­mo y dé­bil, pe­ro si­guió via­jan­do por to­da Amé­ri­ca Latina pa­ra con­se­guir los vo­tos pa­ra la crea­ción del Es­ta­do Ju­dío en las Na­cio­nes Uni­das. –¿Se pue­de de­cir que ini­ció una nue­va ma­ne­ra de ha­cer pe­rio­dis­mo? –Creo que sí. Él lle­gó a Tu­cu­mán en 1910, por­que des­pués de la pu­bli­ca­ción de Los gau­chos... lo con­tra­ta­ron pa­ra dirigir El Or­den. Era un dia­rio com­ple­ta­men­te tra­di­cio­nal y él le im­pri­mió un rit­mo ex­tra­or­di­na­rio: se trans­for­mó en un dia­rio mo­derno, has­ta ese mo­men­to las po­li­cia­les ocu­pa­ban dos ren­glo­nes y él las trans­for­mó en ver­da­de­ros gér­me­nes o nu­dos de cuentos. –En un gé­ne­ro en sí mis­mo. –Exac­to. Ese cam­bio lo lle­vó a to­do su pe­rio­dis­mo. Tam­bién fue una per­so­na muy ge­ne­ro­sa, con­vo­có a mu­chas mu­je­res a tra­ba­jar con él y, cuan­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de crear un dia­rio pro­pio co­mo lo fue El Mun­do, lla­mó a es­cri­to­res co­mo Ro­bertlo Arlt. En La Na­ción fue muy ami­go de Mu­ji­ca Lái­nez y co­mo Mu­ji­ca Lái­nez en­tró muy jo­ven­ci­to, él le ofre­ció com­par­tir su es­cri­to­rio. Uno de los gé­ne­ros que él cul­ti­vó en La Na­ción y que se trans­for­mó en un for­ma­to por el que si­gue sien­do re­cor­da­do fue­ron las ne­cro­ló­gi­cas. Sus nietos me con­ta­ron que las es­cri­bía ra­pí­di­si­mo por­que te­nía una can­ti­dad de in­for­ma­ción im­pre­sio­nan­te. Es­cri­bía igual­men­te so­bre Gand­hi co­mo so­bre es­cri­to­res es­ta­dou­ni­den­ses o che­cos. –¿Pue­de ser con­si­de­ra­do un es­cri­tor fe­mi­nis­ta? –Cuan­do mi­li­tó en La Van­guar­dia y en el so­cia­lis­mo, sus her­ma­nas for­ma­ban par­te del so­cia­lis­mo fe­mi­nis­ta y él las acom­pa­ñó. En esos pri­me­ros años, es­cri­bió una se­rie de no­tas so­bre el fe­mi­nis­mo, y du­ran­te los po­cos me­ses que di­ri­gió El Mun­do con­vo­có a Ju­lie­ta Lan­te­ri y a El­vi­ra Raw­son a es­cri­bir so­bre fe­mi­nis­mo. Des­de allí cu­brió las pri­me­ras elec­cio­nes don­de par­ti­ci­pa­ron las mu­je­res en San Juan. Siem­pre tu­vo in­te­rés en las reivin­di­ca­cio­nes de gé­ne­ro, es­cri­bió so­bre el di­vor­cio, in­clu­so en Los gau­chos ju­díos. Fue sen­si­ble a es­tos te­mas y co­la­bo­ró con una se­rie de mu­je­res es­cri­to­ras: re­dac­tó pró­lo­gos pa­ra li­bros de Re­na­ta Dong­hi, de Del­fi­na Bun­ge, pu­bli­có poe­mas de Al­fon­si­na Stor­ni, tu­vo una ac­ti­tud que yo no lla­ma­ría abier­ta­men­te fe­mi­nis­ta pe­ro sí lla­ma­ti­va en ese con­tex­to. –¿Qué fue lo que más te lla­mó la aten­ción en to­da tu in­ves­ti­ga­ción? –Una de las co­sas que me asom­bró mu­chí­si­mo fue en­con­trar­lo en to­dos la­dos. Me pa­sa­ba que, por otro pro­yec­to, iba a una bi­blio­te­ca y en­con­tra­ba co­sas de él en to­das par­tes, ha­bía si­do co­rres­pon­sal de in­te­lec­tua­les de to­do el mun­do. Ha­bía una pre­sen­cia su­ya en to­da Amé­ri­ca Latina y en Eu­ro­pa, prin­ci­pal­men­te en Es­pa­ña. To­dos los in­te­lec­tua­les, o gran par­te de los in­te­lec­tua­les que nos ayu­dan a re­co­rrer los pri­me­ros 50 años de La­ti­noa­mé­ri­ca del si­glo XX tie­nen al­go que de­cir so­bre él.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Mó­ni­ca Szur­muk es­tu­dia la in­fluen­cia de Ger­chu­noff, mi­li­tan­te so­cia­lis­ta y es­cri­tor que siem­pre acom­pa­ñó a las in­te­lec­tua­les de su épo­ca.

La vo­ca­ción des­me­su­ra­da. Una bio­gra­fía de Al­ber­to Ger­chu­noff. Mó­ni­ca Zsur­muk Editorial Su­da­me­ri­ca­na 432 págs. $499

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.