La Web co­mo en­ci­clo­pe­dia in­fan­til

En­sa­yo. Cy­bertlön, el nue­vo tra­ba­jo del es­cri­tor Luis Sa­gas­ti, apues­ta a la crea­ción y aná­li­sis de se­ries pro­li­fe­ran­tes y de su­ge­ren­tes re­des de alu­sio­nes.

Revista Ñ - - LITERATURA - POR FER­MÍN A. RODRÍGUEZ Fer­mín A. Rodríguez es crí­ti­co, in­ves­ti­ga­dor y do­cen­te. Pu­bli­có Un de­sier­to pa­ra la na­ción.

Im­por­ta que el lec­tor de Cy­bertlön se ima­gi­ne Lo sé to­do, la en­ci­clo­pe­dia in­fan­til de fi­nes de los años 60 que pro­me­tía, a tra­vés de sus do­ce to­mos mul­ti­co­lo­res, ac­ce­der a la su­ma del sa­ber uni­ver­sal. No cues­ta ima­gi­nár­se­lo, hoy que Lo sé to­do, co­mo la vie­ja en­ci­clo­pe­dia de Tlön del cuen­to de Bor­ges, ha in­va­di­do la reali­dad ba­jo la for­ma de la Web: imá­ge­nes que se su­ce­den una de­trás de la otra, sin se­guir nin­gún or­den te­má­ti­co, ni al­fa­bé­ti­co, ni de nin­gu­na otra ín­do­le más que la cu­rio­si­dad de un lec­tor an­sio­so por que­rer mi­rar­lo to­do, de golpe, al mis­mo tiem­po. Sa­ber­lo to­do es sa­ber­lo ya, aquí y aho­ra, en un pre­sen­te de­te­ni­do que pa­ra­dó­ji­ca­men­te se mue­ve de ima­gen en ima­gen sin or­den ni pro­gre­so, sin ma­du­ra­ción del co­no­ci­mien­to, sin cau­sa­li­dad ló­gi­ca o na­rra­ti­va. Es di­fí­cil de ima­gi­nar y de re­cor­dar, pe­ro an­tes de In­ter­net ha­bía vi­da, y la re­la­ción con el abru­ma­dor ban­co de pe­lí­cu­las, can­cio­nes, li­bros, imá­ge­nes y ar­tícu­los que hoy ha­ce po­si­ble la Web re­fuer­za al­go que ya es­ta­ba mar­ca­do en el áni­mo de una ge­ne­ra­ción que ho­jeó con an­sie­dad las pá­gi­nas de el aleph de ni­ños co­mo al­gu­na Lo vez sé to­do, lo fue baby el boo­mer au­tor de Cy­bertlön, Luis Sa­gas­ti, un na­ci­do en Bahía Blan­ca que, sin me­lan­co­lía, vie­ne a ha­blar­nos de una trans­for­ma­ción en los mo­dos de pro­du­cir y con­tem­plar imá­ge­nes, de es­cu­char mú­si­ca, de ver pe­lí­cu­las y de leer his­to­rias que lle­gó con la fuer­za de lo inevi­ta­ble pa­ra re­con­fi­gu­rar el ma­pa de lo sen­si­ble. En­ri­que­ci­da por un si­glo de mo­dos de ver y de de­cir aso­cia­dos al ar­te mo­derno, nues­tra ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca ac­tual –nues­tros mo­dos de per­ci­bir y de sen­tir– se ex- tien­de más allá de las for­mas au­tó­no­mas y ce­rra­das del mo­der­nis­mo. Lo que un es­pec­ta­dor o un lec­tor de hoy en­tien­de por man­te­ner jun­to fren­te a una colección de ma­te­ria­les dis­per­sos en una pan­ta­lla, no pue­de ser lo mis­mo que po­día ima­gi­nar­se en el pa­sa­do, fren­te a una obra co­mo sis­te­ma de de­pen­den­cias in­ter­nas. En co­rres­pon­den­cia con la di­ver­si­dad de fuen­tes y dis­cur­sos que con­vi­ven en una pan­ta­lla, la mul­ti­pli­ci­dad de gé­ne­ros que pue­den en­con­trar­se hoy en un tex­to exi­ge un mo­do de leer y de pro­du­cir sen­ti­dos que lo apues­ta to­do a la yux­ta­po­si­ción de se­ries más que a la cons­truc­ción de ar­gu­men­tos o a la invención de in­tri­gas. ¿De qué es­tán he­chos esos ar­te­fac­tos hí­bri­dos, tan di­fí­ci­les de en­ca­si­llar en un gé­ne­ro, co­mo son los li­bros de Sa­gas­ti –Una ofren­da mu­si­cal, Be­llas Ar­tes o Maëls­trom– , si no es de se­ries pro­li­fe­ran­tes y re­des mó­vi­les de re­fe­ren­cias y alu­sio­nes que co­nec­tan la tra­di­ción li­te­ra­ria con otros dis­cur­sos de la cul­tu­ra, pe­ro al pa­so len­to de un cy­ber­flâ­neur que no renuncia, en el pa­sa­je de for­ma­to, a la ve­lo­ci­dad de lec­tu­ra del len­gua­je es­cri­to? En es­te sen­ti­do, “Tre­nes” y “Compu­tado­ras”, las dos má­qui­nas de leer y es­cri­bir que se re­par­ten Cy­bertlön, son dos fi­gu­ras de en­la­ces en­tre tex­tos y uni­ver­sos que le sir­ven a un ar­tis­ta co­mo Sa­gas­ti pa­ra pen­sar no tan­to en obras y au­to­res co­mo en los ne­xos en que las obras y los au­to­res se di­suel­ven. Los tre­nes son en prin­ci­pio la mo­der­ni­dad, el mo­vi­mien­to con­ti­nuo de la His­to­ria co­mo en­ca­de­na­mien­to de he­chos y avance ha­cia el fu­tu­ro. Pe­ro el tren de la his­to­ria que nos cuen­ta Sa­gas­ti es el que se les vie­ne en­ci­ma a los es­pec­ta­do­res de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Lu­miè­re, que al sa­lir de la pan­ta­lla, quie­bra la con­tem­pla­ción ex­tá­ti­ca de las imá­ge­nes re­pre­sen­ta­ti­vas. El tren del ar­te mo­derno nos ale­ja del ve­ro­sí­mil na­rra­ti­vo, a me­di­da que el ar­te de­ja de re­pre­sen­tar el mun­do y se vuel­ve so­bre sus as­pec­tos for­ma­les: un errar au­tó­no­mo so­bre el lien­zo, un de­jar­se lle­var por una ca­den­cia mu­si­cal sin cen­tro de­fi­ni­do, una tra­ma que es pu­ro de­ri­va di­fu­sa, co­mo el mo­nó­lo­go de Molly Bloom. El tren se de­tie­ne en Ausch­witz, don­de la con­ti­nui­dad del pro­gre­so se in­te­rrum­pe, “co­mo si a lo su­ce­di­do no se le pu­die­ra en­con­trar un sen­ti­do”. Hoy el via­je quie­to fren­te a una pan­ta­lla de compu­tado­ra es la ima­gen del pro­gre­so, y lo que se des­pla­za por ella no es tan­to un nue­vo ti­po de imá­ge­nes co­mo un nue­vo víncu­lo en­tre las imá­ge­nes y la in­for­ma­ción que se pre­sen­ta de ma­ne­ra su­ce­si­va. La dis­po­ni­bi­li­dad ca­si sin lí­mi­tes de mú­si­ca, films y tex­tos li­te­ra­rios trans­for­man un ar­te que ya no tra­ba­ja con ma­te­rias pri­mas o ma­te­ria­les cru­dos sino con ma­nu­fac­tu­ras –los in­fi­ni­tos bie­nes cul­tu­ra­les de la Web– apro­pia­bles y re­fun­cio­na­li­za­bles se­gún una ló­gi­ca de la yux­ta­po­si­ción y el mon­ta­je. Es­cri­bir es ha­cer má­qui­na con el mun­do, con­ju­gar­se con to­do ti­po de flu­jos. En es­te sen­ti­do, a un tex­to de Luis Sa­gas­ti no hay que pre­gun­tar­le qué quie­re de­cir, sino có­mo fun­cio­na, a qué se co­nec­ta, có­mo avan­za, qué es lo que quie­re. Y co­mo di­ji­mos al prin­ci­pio: la má­qui­na Sa­gas­ti lo quie­re to­do.

LOS AN­DES

El au­tor. Su pri­me­ra no­ve­la fue “El ca­non de Leip­zig” (1999); la úl­ti­ma es “Maels­trom (2015)

Cy­bertlön Luis Sa­gas­ti Te­ne­mos las má­qui­nas 90 págs. $260

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.