¿En­ton­ces fue Eva la pri­me­ra trans?

Fe­de­ri­co Jean­mai­re po­ne a una mu­jer trans­gé­ne­ro y a un sa­cer­do­te fren­te a fren­te en el sa­cra­men­to de la con­fe­sión.

Revista Ñ - - LIBROS - POR FLAVIO LO PRESTI

Aun­que es un li­bro sim­ple, es com­pli­ca­do ha­blar de La crea­ción de Eva: su textura ideo­ló­gi­ca ro­za cen­tros muy sen­si­bles de la dis­cu­sión pú­bli­ca, y es di­fí­cil no ofen­der a los mu­chos afec­ta­dos po­si­bles. Aten­gá­mo­nos ini­cial­men­te a la anéc­do­ta: una mu­jer trans­gé­ne­ro de nom­bre Ma­ru­ja acu­de a un sa­cer­do­te lla­ma­do Jor­ge pa­ra bus­car, me­dian­te el sa­cra­men­to de la con­fe­sión, una ayu­da fren­te a un pro­ble­ma que la na­rra­ción conserva co­mo mis­te­rio has­ta el ter­cio fi­nal de su desa­rro­llo. Una pre­mi­sa for­mal nos ha­ce es­cu­char la voz de Ma­ru­ja en la pri­me­ra par­te, las vo­ces con­fron­ta­das de la mu­jer y el sa­cer­do­te en la se­gun­da y la voz del sa­cer­do­te (el re­cur­so con­sis­te en “cor­tar” las in­ter­ven­cio­nes del otro) en la ter­ce­ra. Me­dian­te es­te ar­te­fac­to, nos en­te­ra­mos de que Ma­ru­ja fue Jo­sé Ma­ría Pe­na, que co­no­ció a los die­ci­séis años al doc­tor Mil­ber­gen, gi­ne­có­lo­go y ci­ru­jano, y que se enamo­ra­ron y em­pe­za­ron una vi­da jun­tos, ame­na­za­da por la in­dis­cre­ción aje­na (una ex­tor­sión) y por las tar­días con­vic­cio­nes re­li­gio­sas del mé­di­co. Hay una se­rie de du­das que se abren cuan­do uno co­mien­za la lec­tu­ra de la no­ve­la, y una de las ra­zo­nes es una suer­te de “ta­ra au­to­im­pues­ta” en la enun­cia­ción de Ma­ru­ja: con­ven­ci­da de que la le­tra “o” re­pre­sen­ta lo mas­cu­lino, y de que lo mas­cu­lino es la fuen­te de “ca­la­mi­da­des e in­jus­ti­cias que han ocu­rri­do y que si­guen ocu­rrien­do en el pla­ne­ta”, la pro­ta­go­nis­ta de­ci­de subs­ti­tuir to­das las “oes” fi­na­les por “aes”, que­dan­do cer­ca de vol­ver­se una pre­cur­so­ra del tan dis­cu­ti­do len­gua­je in­clu­si­vo. Es irre­le­van­te res­pon­der si es “opor­tu­nis­ta” el tex­to de Jean­mai­re. Más in­tere­san­te es pen­sar qué su­ce­de en­tre las reivin­di­ca­cio­nes de los fe­mi­nis­mos y los co­lec­ti­vos LGTB y la voz de Ma­ru­ja. To­do el ar­ma­do ideo­ló­gi­co con el que Ma­ru­ja y Mil­ber­gen re­con­ci­lian su vi­da con el cris­tia­nis­mo tie­ne su pun­to de par­ti­da en una idea he­ré­ti­ca y con­tes­ta­ta­ria al re­la­to na­da in­clu­si­vo de la or­to­do­xia de la Igle­sia: la idea de que Eva es el pro­duc­to de una ope­ra­ción que la trans­for­mó en la pri­me­ra mu­jer trans­gé­ne­ro. Es un pen­sa­mien­to que pa­re­ce pro­vo­ca­dor, e in­clu­so pue­de ser­lo, pe­ro es sos­te­ni­do por un dis­cur­so in­fan­ti­li­za­do has­ta el pun­to de ser fas­ti­dio­so, des­de una dis­tan­cia que pa­re­ce irres­pe­tuo­sa­men­te pa­ter­na- lis­ta. A pe­sar de que hay mo­men­tos en que su re­tó­ri­ca es más com­ple­ja, en ge­ne­ral Ma­ru­ja nos lle­va a pre­gun­tar­nos si es es­tú­pi­da: “Ya mis­ma. No se pon­ga ner­vio­sa que le va a ha­cer mal. Le pue­de su­bir la pre­sión y le pue­de lle­gar a do­ler la pan­za”; “cuan­da por fin apren­dí a leer y a es­cri­bir, an­tes de con­ver­tir­me en se­cre­ta­ria, Mil­ber­gen tam­bién le or­de­na a es­ta se­ño­ra, Car­men­ci­ta, que me en­se­ñe a ha­blar co­ma una mu­jer. (…) El te­ma del gé­ne­ra, pa­dre”. Pe­ro así co­mo es mo­les­to es­cu­char ha­blar a Ma­ru­ja, el cu­ra Jor­ge no tie­ne to­das las lu­ces con­si­go, y su ran­cio con­ser­va­du­ris­mo pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra. ¿Es re­pre­sen­ta­ti­vo del dis­cur­so de la Igle­sia? Pue­de ser­lo, pe­ro de to­dos mo­dos su for­ma de asu­mir su cul­po­sa ho­mo­fo­bia (hay una ob­via sen­sua­li­dad mor­bo­sa en la in­sis­ten­cia con la que pre­gun­ta por de­ta­lles anató­mi­cos y eró­ti­cos) es de una es­tu­pi­dez que re­sul­ta el re­ver­so exac­to de la ton­te­ría in­fli­gi­da al dis­cur­so de Ma­ru­ja. Uno po­dría de­cir que es­tos dis­cur­sos son una par­te de la reali­dad que la no­ve­la es­tá au­to­ri­za­da a pro­ce­sar, pe­ro tam­bién po­dría res­pon­der que si la reali­dad no tie­ne la obli­ga­ción de ser in­tere­san­te, la no­ve­la sí. En­ton­ces, si lo que la no­ve­la sos­tie­ne es el cho­que en­tre un cu­ra re­tró­ga­do e idio­ta y una mu­jer trans­gé­ne­ro que di­ce lu­ga­res co­mu­nes de talk show de­cons­trui­do (“La que di­ce Ma­ru­ja es que el pla­ne­ta y la que se ha­bla en el pla­ne­ta se ha­ce a ima­gen y se­me­jan­za del hom­bre. Y así nos va. Esa tie­ne que cam­biar. Días tie­ne que em­pe­zar (…) a ser mu­jer”), el re­sul­ta­do es un irri­tan­te y co­rrec­tí­si­mo go­teo de cli­chés que no pro­du­cen –con al­gún ali­vio có­mi­co– otra ex­pec­ta­ti­va que la de lle­gar al fi­nal.

EFE

El tex­to abre la pre­gun­ta so­bre la re­la­ción en­tre un per­so­na­je y la lu­cha LGTBI.

La crea­ción de Eva Fe­de­ri­co Jean­mai­re Tus­quets 232 págs. $399

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.