Epi­so­dios en la vi­da del di­bu­jan­te via­je­ro

Un di­se­ña­dor ar­gen­tino pre­sen­ta un vo­lu­men de ar­te que es un li­bro de bolsillo y una cró­ni­ca de sus días en Chi­na.

Revista Ñ - - LIBROS - POR ALEJO PONCE DE LEÓN

“Ser pro­fe­sio­nal es re­sol­ver, en­ton­ces yo de­bo ser ideo­ló­gi­co”, se ilu­mi­na en un arre­ba­to de sín­te­sis au­to­rre­fle­xi­va Ja­vier Ba­ri­la­ro du­ran­te el trans­cur­so de Par­ti­tu­ras / Mi dia­rio chino, un to­mo bi­par­ti­to edi­ta­do por Pa­la­bras Ama­ri­llas. An­te­ce­di­do jus­ta­men­te por las “par­ti­tu­ras” (una colección de dia­gra­mas vi­sua­les li­ge­ros y es­ló­ga­nes de amis­to­sa lí­ri­ca), el dia­rio es la re­pro­duc­ción fac­si­mi­lar de una li­bre­ta que el di­se­ña­dor, pin­tor y bo­ta­nis­ta ama­teur lle­nó de no­tas a mano al­za­da du­ran­te un via­je a Chi­na, in­vi­ta­do, jun­to a otros co­le­gas de to­do el mun­do, co­mo ase­sor de un fas­tuo­so gru­po editorial. La fan­ta­sía in­ge­nua de vol­ver del via­je ha­bien­do ga­na­do al me­nos “unos 500 dó­la­res” se ha­ce tri­zas ape­nas pa­sa­das al­gu­nas ho­ras en Asia y de­ve­la por qué Ba­ri­la­ro nun­ca va a ser un pro­fe­sio­nal. Rá­pi­da­men­te en­tien­de que sus en­can­tos de mar­qués sub-ama­zó­ni­co y car­to­ne­ro son in­efi­ca­ces fren­te a las pre­sen­ta­cio­nes de Po­we­rPoint cro­no­me­tra­das, lle­nas de ci­fras in­fla­dí­si­mas y gri­ses ta­pas de best se­llers en los que los per­so­na­jes se la pa­san bus­can­do el sen­ti­do de la vi­da. Le­jos de ca­sa, al di­rec­tor de ar­te de la editorial Man­sal­va lo de­pri­men su fal­ta cró­ni­ca de di­ne­ro, la ba­te­ría ago­ta­da de una compu­tado­ra que no re­tie­ne la car­ga eléc­tri­ca, las es­ca­las in­ter­mi­na­bles en una Bra­sil mi­li­ta­ri­za­da y amar­ga. Las úni­cas no­tas de ale­gría las po­ne un po­co de va­ni­dad he­te­ro­se­xual que se des­pier­ta cuan­do unas jó­ve­nes editoras via­je­ras lo lla­man “hand­so­me”. La Chi­na con­tem­po­rá­nea es una pam­pa in­men­sa de prag­ma­tis­mo an­ti-teó­ri­co que no so­lo quie­re de­cir an­ti-teo­ría po­lí­ti­ca, sino, tran­si­ti­va­men­te, an­ti-emo­ción y an­ti-aven­tu­ra. Lo con­tra­rio a eso es la ideo­lo­gía: sau­da­de, co­mo siente Ba­ri­la­ro, por el agua po­ta­ble que flu­ye co­mo un te­so­ro de las ca­ni­llas sud­ame­ri­ca­nas, por la tém­pe­ra con la que ador­na­ba las ta­pas de su editorial ca­lle­je­ra, por la len­gua que ha­blan las per­so­nas que ama. Es di­fí­cil ha­blar de es­te bre­ve li­bro co­mo con­te­ne­dor de una “pro­sa” di­se­ña­da pa­ra re­fle­jar de­ter­mi­na­da reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca, pe­ro ca­si de chan­fle el dia­rio lo lo­gra. Ob­via­men­te las no­tas no ter­mi­nan ha­blan­do tan­to de las pa­to­lo­gías cul­tu­ra­les chi­nas –co­mo sí lo ha­ce el lus­tro­so me­lo­dra­ma hu­ma­nis­ta del ci­neas­ta Jia Zhang­ke, Moun­tains May De­part– sino que sir­ven pa­ra ha­cer una lec­tu­ra sin­to­má­ti­ca de la reali­dad aními­ca de nues­tros pro­pios ar­tis­tas, edi­to­res y pin­to­ras. Las edi­to­ria­les Man­sal­va y Eloí­sa Car­to­ne­ra son mi­la­gros inex­pro­pia­bles por la in­dus­tria. Fue­ron cons­trui­dos con de­ses­pe­ra­ción y di­va­gue, in­te­li­gen­cia, al­gu­nos en­ga­ños y una eru­di­ción in­trin­ca­da so­bre el mis­ti­cis­mo de la amis­tad. El dia­rio chino de Ba­ri­la­ro es en­ton­ces la tes­ti­fi­ca­ción de un de­no­mi­na­dor sub­je­ti­vo co­mún a to­dos y to­das las tra­ba­ja­do­ras cul­tu­ra­les ar­gen­ti­nas: ideo­lo­gía, siem­pre y an­te to­do, co­mo la eró­ti­ca de la trans­gre­sión fren­te a la mi­se­ria del ren­di­mien­to.

El au­tor na­rra sus rap­tos de va­ni­dad.

Ja­vier Ba­ri­la­ro Pá­gi­nas ama­ri­llas 180 págs. $240 Par­ti­tu­ras/Mi dia­rio chino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.