ULI­SES, VUEL­TO ETERNO IN­MI­GRAN­TE

Tex­to, ima­gen y so­ni­do. Con una obra del to­do inusual por su so­por­te pe­ro en la que se re­co­no­ce su im­pron­ta, Eduar­do Stu­pía vin­cu­la la mi­to­lo­gía grie­ga con la ac­tua­li­dad del mun­do.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR GA­BRIEL PALUMBO

No es la Na­ción en la que ha­bi­ta­mos, sino una len­gua... Nues­tra len­gua ma­ter­na es nues­tra ver­da­de­ra Pa­tria. Emil Cio­ran

Unir el prin­ci­pio con el fin, en cual­quie­ra de las for­mas co­no­ci­das o en al­gu­na in­ven­ta­da, es el ori­gen prác­ti­co de la li­te­ra­tu­ra. La ver­sión fi­lo­só­fi­ca de la cues­tión la acer­ca Wi­lliam Ja­mes al ima­gi­nar la ver­dad co­mo un puen­te que per­mi­te tran­si­tar de una ex­pe­rien­cia pa­sa­da a una ex­pe­rien­cia fu­tu­ra. Ese ca­mino, ese re­co­rri­do en­tre pun­tos, pue­de lle­nar­se de in­cer­ti­dum­bre y de ar­te.

El es­pa­cio del Mun­tref en la se­de del Ho­tel de In­mi­gran­tes re­cla­ma­ba que al­guien re­co­rrie­ra el sen­de­ro en­tre sus dos tem­po­ra­li­da­des y se sal­tea­ra su con­di­ción bi­fron­te en­tre la ré­mo­ra y el por­ve­nir.

Quien hi­zo el tra­ba­jo se lla­ma Eduar­do Stu­pía (Bue­nos Aires, 1951). Uli­ses In­mi­gran­te. Una fan­ta­sía grá­fi­ca se ins­ta­la en el lu­gar de fron­te­ra y por fue­ra del re­gis­tro ha­bi­tual. La pro­pues­ta se con­tie­ne un pa­so an­tes de la des­me­su­ra y se co­lo­ca en­tre gé­ne­ros co­mo una suer­te de quilt ame­ri­cano hil­va­na­do en mi­tad de la no­che. La vir­tud del ar­tis­ta re­si­de en no su­cum­bir en nin­gún mo­men­to an­te la in­mi­nen­cia de la exa­ge­ra­ción. Stu­pía y su equi­po sa­ben de­te­ner­se a un pa­so del kitsch o el pas­ti­che con­tem­po­rá­neo que con­fun­de crip­ti­cis­mo con com­ple­ji­dad y lo que el es­pec­ta­dor ve es una his­to­ria clá­si­ca (tal vez la más clá­si­ca de to­das) na­rra­da de la for­ma más con­tem­po­rá­nea po­si­ble. El via­je tor­tuo­so de Uli­ses des­de Tro­ya has­ta su ca­sa en Íta­ca es la mar­cha del ex­tran­je­ro eterno. La his­to­ria de Uli­ses es la de to­da épi­ca bio­grá­fi­ca ac­tual, sus­ti­tu­yen­do, en el me­jor de los ca­sos, mons­truos mi­to­ló­gi­cos por reales.

Si la am­bi­ción de Uli­ses es el re­gre­so, la de Stu­pía es la ex­pe­ri­men­ta­ción.

Res­pon­dien­do a la con­vo­ca­to­ria de Dia­na Wechs­ler, sub­di­rec­to­ra de Mun­tref, el ar­tis­ta desa­rro­lló es­ta obra es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­te es­pa­cio. En una de sus sa­las más gran­des se mon­tó es­ta vi­deoins­ta­la­ción, una gran pan­ta­lla par­ti­da en cua­tro con dos más pe­que­ñas adi­cio­na­les a sus la­dos.

El tra­ba­jo es mul­ti­gé­ne­ro y a la ins­pi­ra­ción de Stu­pía hay que agre­gar­le una gran la­bor de adap­ta­ción a car­go de Da­niel Sa­moi­lo­vich y un tra­ta­mien­to mu­si­cal impecable a car­go de Pa­blo Or­tiz.

La ta­rea fren­te al tex­to es uno de los pun­tos sa­lien­tes de la obra. Los 24 can­tos ori­gi­na­les de la Odi­sea, el poe­ma de Ho­me­ro, se re­du­cen en es­ta ver­sión a 7, sin per­der el hi­lo na­rra­ti­vo. Las can­cio­nes ayu­dan a man­te­ner la aten­ción del es­pec­ta­dor du­ran­te to­do el tiem­po. La voz en off de Gui­ller­mo Saa­ve­dra acom­pa­ña el re­la­to con con­vic­ción, aun cuan­do el ta­ma­ño de la sa­la cons­pi­ra un po­co con­tra una au­di­ción re­la­ja­da.

El ejer­ci­cio gráfico más in­tere­san­te es el de la edi­ción. A car­go del pro­pio Stu­pía y de Julián D’An­gio­li­llo, la su­ce­sión de imá­ge­nes sos­tie­ne la obra de un mo­do con­tun­den­te y be­llo a la vez. La idea de fan­ta­sía grá­fi­ca que­da ex­pues­ta rá­pi­da­men­te al es­pec­ta­dor en el jue­go de imá­ge­nes fi­jas y mó­vi­les que se plan­tan en las pan­ta­llas prin­ci­pa­les y en las la­te­ra­les.

La na­rra­ción de la his­to­ria es li­neal por­que así lo exi­ge el ori­gi­nal y lo re­cla­ma la co­mu­ni­ca­ción, pe­ro el so­por­te gráfico se vuel­ve com­ple­jo al tiem­po que avan­za y mez­cla tex­tu­ras, co­lo­res y so­por­tes en un caos cui­da­do­sa­men­te or­ga­ni­za­do.

A me­di­da que el re­la­to pro­gre­sa, la mú­si­ca sos­tie­ne des­de afue­ra y des­de aden­tro. Las grabaciones de los ar­tis­tas, in­clu­so que-

dán­do­se la cá­ma­ra con ellos en los backs­ta­ges, le dan den­si­dad so­no­ra y vi­sual a la ins­ta­la­ción y per­mi­ten sos­te­ner la aten­ción y la ten­sión li­te­ra­ria de la obra.

Es­te Uli­ses... tie­ne una du­ra­ción de ca­si dos ho­ras y la de­ci­sión cu­ra­to­rial fue que se pro­yec­ta­ra en loop per­ma­nen­te du­ran­te las 24 ho­ras. La odi­sea del hé­roe no ter­mi­na nun­ca y el es­pec­ta­dor tie­ne so­lo el azar de alia­do pa­ra en­trar a com­par­tir la his­to­ria.

Al tiem­po en que los 7 epi­so­dios de es­ta ver­sión de la Odi­sea van te­jien­do la tra­ma, los dis­tin­tos so­por­tes grá­fi­cos en­tran en jue­go. Las pan­ta­llas mues­tran a los ar­tis­tas ha­cien­do y des­ha­cien­do sus obras. Las ma­nos en­tran y sa­len del cua­dro ar­man­do un ver­da­de­ro ama­si­jo de sím­bo­los pic­tó­ri­cos que ilus­tran, al mo­do de las vie­jas en­ci­clo­pe­dias, la his­to­ria li­te­ra­ria. La fal­ta de re­gis­tro fi­gu­ra­ti­vo de Stu­pía sir­vió pa­ra con­vo­car a Jo­se­fi­na Ma­da­ria­ga, Cint­hia Rched y Juan An­drés Vi­de­la pa­ra re­ver­sio­nar al­gu­nos cua­dros clá­si­cos dán­do­les una ver­sa­ti­li­dad y di­ver­si­dad ex­pre­si­va inusual en es­te ti­po de so­por­tes.

Hay una ca­rac­te­rís­ti­ca de la obra que es in­dis­pen­sa­ble mar­car. No exis­te bús­que­da de pre­ci­sión. Las imá­ge­nes que se mues­tran, las fi­jas, no son exac­ta­men­te las de los es­ce­na­rios. Los pa­la­cios no son los pa­la­cios y los ves­ti­dos no se co­rres­pon­den siem­pre con los de la his­to­ria. Pe­se a es­to, ja­más se rom­pe la ve­ro­si­mi­li­tud y no sur­ge nun­ca una du­da acer­ca de lo ajus­ta­do del re­la­to y de la me­to­do­lo­gía ele­gi­da pa­ra mos­trar­lo. La ba­se de ese ve­ro­sí­mil es la fal­ta de in­te­rés en la per­fec­ción. Las bre­ves dis­cor­dan­cias, las pe­que­ñas fa­llas de cohe­ren­cia his­tó­ri­ca y has­ta al­gu­nos de­fec­tos de eje­cu­ción ter­mi­nan ar­man­do una tra­ma de cer­ti­dum­bre muy pa­re­ci­da a la ex­pe­rien­cia hu­ma­na real. La obra es creí­ble por­que es hu­ma­na y se si­túa fue­ra de la épi­ca y el sa­cri­fi­cio diario.

El tem­pe­ra­men­to con­cep­tual de la obra res­pon­de, sin du­das, a una in­te­rro­ga­ción so­bre el len­gua­je co­mo es­pa­cio de ma­nio­bra de las dis­tin­tas in­quie­tu­des hu­ma­nas. El tra­ta­mien­to es­té­ti­co es ima­gi­na­ti­vo y efi­caz. Vo­ces y ros­tros ex­tran­je­ros in­ten­tan­do na­rrar con di­fi­cul­tad el tex­to ho­mé­ri­co. Lo ar­duo del es­fuer­zo de los pro­ta­go­nis­tas se vuel­ve sím­bo­lo y ex­pre­sa un sín­to­ma. La ari­dez del len­gua­je ex­po­ne otras, más vi­ven­cia­les.

Stu­pía, fi­ló­lo­go en las som­bras, ar­ma un es­que­ma re­fle­xi­vo al­re­de­dor de la idea del len­gua­je que lo­gra su­pe­rar las pos­tu­la­cio­nes ac­tua­les. La fra­se de Cio­ran que cie­rra la obra es un ma­ni­fies­to. A la so­bre­abun­dan­cia de ba­na­li­dad al­re­de­dor de las con­di­cio­nes fun­dan­tes y ci­vi­li­za­to­rias de lo lin­güís­ti­co le con­tra­po­ne la su­ti­le­za y la so­fis­ti­ca­ción pro­pias de un ar­tis­ta. La ex­tran­je­ría, el exi­lio y sus con­se­cuen­cias en las biografías se con­vier­ten en su obra en una preo­cu­pa­ción po­lí­ti­ca. Po­lí­ti­ca sin li­te­ra­li­dad. Se mi­re ha­cia la iz­quier­da o ha­cia la de­re­cha, to­do un ac­to de re­bel­día fren­te a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

Al­gu­nas de las imá­ge­nes (fo­to­gra­fías, vi­deo, di­bu­jos, pín­tu­ras) de la fan­ta­sía grá­fi­ca de Stu­pía que se su­ce­den en las pan­ta­llas, acom­pa­ña­das con mú­si­ca o con la lec­tu­ra en off de 7 de los 24 can­tos de la Odi­sea, de Ho­me­ro.

La mues­tra se com­ple­ta con dos sa­las la­te­ra­les que ex­hi­ben el ima­gi­na­rio que usó el ar­tis­ta en la obra.

Una pan­ta­lla par­ti­da en cua­tro y otras dos la­te­ra­les, el dis­po­si­ti­vo de la vi­deoins­ta­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.