IN­DIA Y LOS DESAFÍOS DE LA IZ­QUIER­DA

En las so­cie­da­des ato­mi­za­das urge crear co­mu­ni­dad, afir­ma Vi­jay Pras­had. Pe­ro en el ca­pi­ta­lis­mo “só­lo hay tiem­po pa­ra tra­ba­jar”.

Revista Ñ - - IDEAS - POR INÉS HAYES

Có­mo se pue­de cons­truir una so­cie­dad igua­li­ta­ria; por qué el con­su­mis­mo se pue­de com­pa­rar a la re­li­gión; cuá­les son las prin­ci­pa­les lu­chas que se es­tán lle­van­do ade­lan­te en la In­dia; pue­de pen­sar­se que la re­vo­lu­ción mun­dial pa­sa hoy por el fe­mi­nis­mo? De to­das es­tas cues­tio­nes dia­lo­gó con Ñ el his­to­ria­dor in­dio Vi­jay Pras­had, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de In­ves­ti­ga­ción So­cial, in­vi­ta­do por los in­ves­ti­ga­do­res y do­cen­tes de la UBA, Ma­bel Th­wai­tes Rey y Jo­sé Seoa­ne.

–¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les lu­chas que se es­tán desa­rro­llan­do en la In­dia?

–En 2013 hu­bo un al­za­mien­to muy im­por­tan­te de las mu­je­res: mi­llo­nes de mu­je­res jó­ve­nes y hom­bres sa­lie­ron a la ca­lle con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro y por la dig­ni­dad de las ni­ñas, pe­ro tam­bién por igual pa­ga por igual tra­ba­jo y por los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras agri­cul­to­ras. En In­dia, en su gran ma­yo­ría, las mu­je­res tra­ba­jan en la agri­cul­tu­ra y en los tra­ba­jos de cui­da­do y han cons­trui­do un gran sin­di­ca­to.

–¿Pue­de pen­sar­se que la re­vo­lu­ción pa­sa hoy por el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta?

–La lu­cha de las mu­je­res es­tá den­tro de la lu­cha de cla­ses. La gen­te tie­ne que te­ner con­fian­za en que pue­de cam­biar el mun­do y, si te­ne­mos una es­truc­tu­ra so­cial que ha­ce que las mu­je­res se sien­tan me­nos con­fia­das, en­ton­ces el ca­mino re­vo­lu­cio­na­rio es­tá blo­quea­do, no se pue­de ser re­vo­lu­cio­na­rio y no pro­mo­ver la eman­ci­pa­ción de las mu­je­res: te es­tás con­de­nan­do al fra­ca­so. Por­que có­mo pue­de la cla­se obre­ra al­zar­se si la mi­tad de ella no tie­ne con­fian­za en sí mis­ma. Es más un pro­ble­ma prác­ti­co que una con­tra­dic­ción. –¿Có­mo se pue­de pen­sar en­ton­ces en una sa­li­da no ca­pi­ta­lis­ta?

–Na­die di­ce que es fá­cil. Yo no se­ría an­ti­ca­pi­ta­lis­ta si no su­pie­ra que el ca­pi­ta­lis­mo no pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas so­cia­les, no soy an­ti­ca­pi­ta­lis­ta por nos­tál­gi­co. Si al­guien me di­je­ra, me con­ven­cie­ra, que el ca­pi­ta­lis­mo pue­de re­sol­ver sus pro­pios pro­ble­mas, no se­ría an­ti­ca­pi­ta­lis­ta. Pe­ro en la me­di­da en que yo se­pa o en­tien­da que el ca­pi­ta­lis­mo no pue­de re­sol­ver sus pro­ble­mas y que el fra­ca­so de no po­der re­sol­ver­los es­tá en su pro­pia es­truc­tu­ra, en­ton­ces te­ne­mos que crear una nue­va es­truc­tu­ra. Vi­vi­mos en un mun­do en el que la mi­no­ría de la po­bla­ción vi­ve a cos­ta de la gran ma­yo­ría, esa es la de­sigual­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas tie­nen que ro­gar a los que tie­nen pro­pie­dad que les den tra­ba­jo. Y qué pa­sa si la gen­te pro­pie­ta­ria no quie­re con­tra­tar­los: no pue­den vol­ver a la agri­cul­tu­ra por­que la tie­rra es­tá con­tro­la­da por la pe­que­ña por­ción de pro­pie­ta­rios, en­ton­ces ter­mi­na dur­mien­do en la ca­lle.

–¿El so­cia­lis­mo to­da­vía es via­ble?

–La po­lí­ti­ca se tra­ta de es­pe­ran­za, es una for­ma de en­ten­der el mun­do. El so­cia­lis­mo tie­ne que pro­po­ner soluciones a pro­ble­mas prác­ti­cos: có­mo de­be­ría fun­cio­nar la ca­lle, ca­da ca­lle de­be­ría te­ner una pe­que­ña clí­ni­ca con una en­fer­me­ra, de­be­ría te­ner un lu­gar pa­ra que los chi­cos jue­guen; esas son las ideas que el so­cia­lis­mo de­be­ría pro­po­ner por­que en ge­ne­ral pro­po­ne­mos la re­for­ma agra­ria pe­ro no pro­po­ne­mos re­for­mas ur­ba­nas y la ma­yo­ría de la gen­te vi­ve en las ciu­da­des. Te­ne­mos que te­ner una vi­sión pa­ra las ciu­da­des, te­ne­mos que usar la ima­gi­na­ción. Yo per­te­nez­co al Par­ti­do Co­mu­nis­ta y tra­ba­jo tam­bién en una edi­to­ra y allí pro­mo­ve­mos el pen­sa­mien­to crea­ti­vo, la crea­ción de nue­vas ideas. Sa­be­mos que la cues­tión de la as­pi­ra­ción es muy im­por­tan­te. La gen­te quie­re co­sas y no es su­fi­cien­te con de­cir ‘no pue­des te­ner­lo’.

–¿Có­mo se ex­pli­ca tu con­cep­ción acer­ca de que el con­su­mis­mo es co­mo la re­li­gión? –Sa­be­mos que el mun­do es di­fí­cil y que los se­res hu­ma­nos es­pe­ran al­go, cuan­do vi­vís en una so­cie­dad ato­mi­za­da, la igle­sia fun­cio­na co­mo una co­mu­ni­dad. El con­su­mis­mo es pa­re­ci­do: po­der te­ner una linda ca­sa, un lin­do au­to, te ha­ce par­te de una co­mu­ni­dad tam­bién. En es­ta so­cie­dad ato­mi­za­da, vas al shop­ping y te sen­tís te­ni­do en cuen­ta: te ha­blan, te mues­tran co­sas, te ofre­cen co­sas. Las co­mu­ni­da­des se crean en torno al de­seo. La gen­te se que­ja que en el so­cia­lis­mo hay mu­chas reunio­nes, pe­ro tam­bién se que­ja de que en el ca­pi­ta­lis­mo no hay co­ne­xión hu­ma­na. Hay que crear co­mu­ni­dad, pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta tiem­po y el ca­pi­ta­lis­mo se co­me el tiem­po, só­lo hay tiem­po pa­ra tra­ba­jar, no pa­ra ha­cer otras co­sas. En es­ta eta­pa del ca­pi­ta­lis­mo has­ta ha­ce­mos las com­pras on li­ne y los se­res hu­ma­nos no dis­fru­tan de ha­cer to­do en la compu­tado­ra. –¿Cuá­les son las for­mas que tie­nen los tra­ba­ja­do­res hoy en día pa­ra lu­char por sus de­re­chos? –Los tra­ba­ja­do­res siem­pre van a lu­char. Los sin­di­ca­tos no con­sis­ten en lu­char sino en cons­truir po­der es­tra­té­gi­co. Hoy en día, en la ca­de­na de com­mo­di­ties hay al­gu­nos lu­ga­res más dé­bi­les co­mo la lo­gís­ti­ca y el puer­to. Si los tra­ba­ja­do­res de lo­gís­ti­ca ha­cen huel­ga, se rom­pe la ca­de­na de com­mo­di­ties. Si se ha­ce una huel­ga en el cen­tro de dis­tri­bu­ción de Ama­zon, por ejem­plo, Ama­zon co­lap­sa, co­mo cuan­do hay un blo­queo en una ar­te­ria y to­do el co­ra­zón se pa­ra.

–¿Por qué de­cís que los ca­pi­ta­les es­tán en huel­ga im­po­si­ti­va?

–La bur­gue­sía es­ta­dou­ni­den­se no pa­ga su­fi­cien­tes im­pues­tos, por eso di­go que es­tán en huel­ga im­po­si­ti­va. Las em­pre­sas mo­no­pó­li­cas de es­tos úl­ti­mos 30 años no in­vier­ten su ca­pi­tal en la pro­duc­ción: Ni­ke, por ejem­plo, no in­vier­te ca­pi­tal en la pro­duc­ción, lo in­vier­te en di­se­ño y en pu­bli­ci­dad pe­ro es una pe­que­ña in­ver­sión. Ni­ke no em­plea de­ce­nas de mi­les de per­so­nas, de he­cho ter­ce­ri­za to­do, no tie­ne em­plea­dos full ti­me; no in­vier­te pe­ro re­co­ge ga­nan­cia por ca­da za­pa­ti­lla que ven­de. Las far­ma­céu­ti­cas tam­bién son co­lec­to­ras de ga­nan­cias, ga­nan ca­da vez que te com­prás una pas­ti­lla. Des­de la cri­sis cre­di­ti­cia de 2007, los paí­ses to­ma­ron cré­di­tos en dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses. In­dia, por ejem­plo, que es­pe­ra­ba usar ese di­ne­ro pa­ra cre­cer, aho­ra tie­ne que to­mar más deu­da pa­ra pa­gar la deu­da y sube el des­em­pleo. De una po­bla­ción de 1.400 mi­llo­nes de per­so­nas, 700 mi­llo­nes no co­men com­ple­ta­men­te to­dos los días, más de la mi­tad de la po­bla­ción pa­sa ham­bre. El 90% de la fuer­za la­bo­ral in­dia es­tá en el sec­tor in­for­mal. Des­de 1950 has­ta aho­ra, los má­xi­mos prés­ta­mos que dio el FMI no fue­ron sin pe­dir ajus­tes es­truc­tu­ra­les en sec­to­res claves co­mo la edu­ca­ción y la sa­lud a cam­bio, en­ton­ces có­mo se ha­ce pa­ra crear un país de­mo­crá­ti­co si las re­glas se crean en Was­hing­ton DC. En la ac­tua­li­dad, una mis­ma em­pre­sa es­tá en 6 paí­ses y los ca­pi-

ta­lis­tas vue­lan ha­cia to­dos la­dos pe­ro las fron­te­ras es­tán ce­rra­das pa­ra los tra­ba­ja­do­res: és­te es el nue­vo im­pe­ria­lis­mo.

–Gran desafío pa­ra la iz­quier­da.

–La iz­quier­da es muy po­de­ro­sa en la In­dia. Los mo­vi­mien­tos ma­si­vos de los co­mu­nis­tas es­tán con­for­ma­dos por mi­llo­nes de per­so­nas. Sin em­bar­go, el con­su­mis­mo nos ha de­bi­li­ta­do por­que la for­ma­ción del su­je­to de hoy es­tá ba­sa­da en el in­di­vi­dua­lis­mo y en te­ner mer­can­cías, ca­si no se cree en el as­cen­so del so­cia­lis­mo. Nues­tro pue­blo es­tá en con­tra del ca­pi­ta­lis­mo pe­ro no es­tá a fa­vor de na­da, es un gran re­to pa­ra la iz­quier­da.

UDIT KULSHRESTHA/BLOOM­BERG

El 90% de la fuer­za la­bo­ral in­dia es­tá en el sec­tor in­for­mal. De sus 1.400 mi­llo­nes de per­so­nas, 700 mi­llo­nes no co­men to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.