La pri­me­ra per­so­na de un ár­bol, una pie­dra, un ani­mal

Poe­sía. En su nue­vo li­bro, la es­cri­to­ra Susana Vi­llal­ba bus­ca otor­gar­le una voz a aque­llo que en teo­ría no la tie­ne.

Revista Ñ - - LIBROS - POR SA­RA COHEN

Hay al­go ás­pe­ro en La bes­tia ser. Po­dría ser la as­pe­re­za de la cor­te­za del ár­bol que sin em­bar­go sien­te, la de la pie­dra que con­tie­ne los des­bor­des del mar y a la vez le ase­gu­ra su exis­ten­cia, o la del pe­rro que sal­ta en torno al ár­bol, ca­va y es­pe­ra una res­pues­ta que no ob­tie­ne.

Susana Vi­llal­ba se pro­po­ne des­po­jar­se del per­so­na­je hu­mano y ce­der la pa­la­bra al ár­bol, la pie­dra y el pe­rro, y tal co­mo ella lo an­ti­ci­pa lee­mos “Mo­nó­lo­gos en­tre el pe­rro, el ár­bol y la pie­dra”. Son mo­nó­lo­gos que ocu­rren “en­tre”, son pre­cur­so­res de un diá­lo­go que no se da, ahí don­de per­du­ran la so­le­dad y el amor, por su­pues­to hu­ma­nos, pe­ro sin ros­tros ni vo­ces que se iden­ti­fi­quen co­mo ta­les.

Es­tos mo­nó­lo­gos bus­can dar ca­bi­da al uni­ver­so, co­mo si en ca­da ele­men­to pu­die­sen con­cen­trar­se los sa­be­res del mun­do, y la con­vi­ven­cia en la tie­rra fue­se un des­en­cuen­tro per­ma­nen­te de an­he­los. El pe­rro sal­ta ha­cia lo que no al­can­za, el ár­bol tre­pa en la so­le­dad, y la pie­dra: “Las pie­dras siem­pre es­ta­mos/ co­mo yén­do­nos/ res­tos aban­do­na­dos/ de un exi­lio”.

Do­tar de pa­la­bra a quien no dis­po­ne de ella, re­fe­rir­se a la ex­pe­rien­cia hu­ma­na des­de aque­llo que no lo es, le per­mi­te a la au­to­ra en al­gu­nos ver­sos ge­ne­rar cier­ta dis­tan­cia re­fle­xi­va. La poe­ta no evi­ta las ase­ve­ra­cio­nes, las con­clu­sio­nes, pe­ro las tra­ma con de­li­ca­de­za. Tie­ne el mé­ri­to poé­ti­co de de­jar al des­nu­do lo in­con­ci­lia­ble.

Ya el tí­tu­lo del li­bro nos su­gie­re una di­men­sión lí­mi­te e inevi­ta­ble: “La bes­tia ser”. La inade­cua­ción en­tre las for­mas de la fe­li­ci­dad y los des­ti­nos a los que que­da­mos ex­pues­tos en la tie­rra en­cuen­tran en la poe­sía de Vi­llal­ba dis­tin­tas ma­ne­ras de de­cir­se. Es­cu­cha­mos en el lar­go mo­nó­lo­go en­tre­cor­ta­do del ár­bol: “Des­bor­do/ sin po­der ir de­trás/ de lo que ofrez­co”, o “la so­le­dad siem­pre/ es con otro”, e in­clu­si­ve “pe­ro tam­bién el amor/ me dio es­ta for­ma/ re­tor­ci­da”.

Es un ár­bol re­tor­ci­do por el amor ro­dea­do por el an­he­lo de un pe­rro: “Doy vuel­tas/ al­re­de­dor del ár­bol/ le sal­to/ sal­to de amor/ y cai­go/ otra vez en mí/ enamo­rar­se es eso”. El pe­rro jue­ga en ese lí­mi­te que pue­de trans­for­mar­lo en hu­mano, y de­nun­cia el quie­bre que eso su­po­ne: “Un ani­mal pen­sán­do­se/ se vuel­ve un hom­bre/ de un hom­bre que se pien­sa/ no se vuel­ve”. Y en tan­to la lo­cu­ra es hu­ma­na, tan­to co­mo lo es la pa­la­bra, el pe­rro nos re­fie­re el ini­cio del de­cir: “Cuan­do un ani­mal/ se vuel­ve lo­co/ de uni­ver­so/ em­pie­za a ha­blar”.

Tan­to el ár­bol, co­mo el pe­rro y la pie­dra ofre­cen mu­chos per­fi­les a lo lar­go del li­bro, son fi­nal­men­te per­so­na­jes con con­tra­dic­cio­nes a quie­nes les ocu­rren co­sas. Una pa­la­bra que se re­pi­te en va­rios ver­sos es “enamo­rar­se”, y el pe­rro en su mo­nó­lo­go nos ha­bla sa­bia­men­te del de­seo: “Mi de­seo no es mío/ ni ex­terno/ es mi cor­dón um­bi­li­cal/ con el mun­do”. Po­dría­mos coin­ci­dir con es­te de­cir.

La au­to­ra de “Ma­tar a un ani­mal”.

La bes­tia ser Susana Vi­llal­ba Hi­los Edi­to­ra 120 págs. $330

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.