EDUARD LIMÓNOV: AVATARES Y BATALLAS DEL IMPERIALISTA RUSO

En­tre­vis­ta con Eduard Limónov. Ac­ti­vis­ta, po­lí­ti­co pop y au­tor to­rren­cial, can­ce­ló su via­je al país, en otro ca­pí­tu­lo de la per­for­man­ce en que con­vir­tió su vida. ¿Qué re­pre­sen­ta su fi­gu­ra hoy?

Revista Ñ - - SUMARIO - POR SO­NIA BUDASSIVATARESJJJJ

Muy cer­ca del Vol­ga, Ru­sia, en el cam­po de pri­sio­ne­ros En­gels, nues­tro per­so­na­je, Eduard Limónov, con­de­na­do en­tre 2001 y 2004 por te­rro­ris­mo, po­se­sión ile­gal de ar­mas, e in­ci­ta­ción a ac­ti­vi­da­des ex­tre­mis­tas, ob­ser­va los sa­ni­ta­rios que usan los re­clu­sos co­mo él. El di­se­ño fun­cio­nal y agra­da­ble dis­ta del ima­gi­na­rio –y de la reali­dad más fre­cuen­te- so­bre la lú­gu­bre ar­qui­tec­tu­ra, en es­pe­cial de los ba­ños, y cual­quier co­sa que pue­da re­sul­tar un po­co lin­da o có­mo­da, en una cár­cel. Y a Limónov –“un gran es­cri­tor, y uno de los más im­por­tan­tes de Ru­sia”, co­mo lo de­fi­ne por te­lé­fono otro es­cri­tor, Pe­ter Po­me­rans­tev– le re­cuer­dan, por­que se le pa­re­cen, y él es ca­paz de es­ta­ble­cer esa re­la­ción que otros re­clu­sos no, a los ar­te­fac­tos crea­dos por el di­se­ña­dor fran­cés Phi­lip­pe Starck. Limónov los ha­bía vis­to en un ho­tel cin­co es­tre­llas, en New York, don­de vi­vió en­tre 1974 y 1982. De aque­lla épo­ca sur­gie­ron sus pri­me­ros li­bros (Soy yo, Edi­cha, Me­mo­rias de un punk ruso, en­tre otros). Pe­ro en 2018 él ne­ce­si­ta acla­rar, por mail: “Ya era es­cri­tor a los 15 años, cuan­do em­pe­cé co­mo poe­ta”. Y ade­más de­cir: “Tam­bién me de­tu­vie­ron por co­sas pe­que­ñas y fui sen­ten­cia­do unas 37 ve­ces, por 10, 15 días, al­go así”. Na­die se lo pre­gun­tó: la in­for­ma­ción es­tá dis­po­ni­ble en va­rios si­tios. Él, sin em­bar­go, res­pon­de a mis pre­gun­tas con otras res­pues­tas; co­mo si co­rri­gie­ra los in­te­rro­gan­tes en su men­te.

Eduard Limónov, el hom­bre que fue sol­da­do vo­lun­ta­rio en la Re­pú­bli­ca Ser­bia de Kra­ji­na, ha­bía acor­da­do asis­tir al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra de Bue­nos Ai­res. Y fue anun­cia­do co­mo una de las fi­gu­ras más re­le­van­tes; una ex­cén­tri­ca ce­le­bri­dad. Eduard Limónov, el hom­bre que di­ce no, el hom­bre que se des­di­ce, el es­cri­tor que me di­rá: “Ya no me in­tere­sa la li­te­ra­tu­ra, ti­ré to­das las no­ve­las de mi bi­blio­te­ca ha­ce 30 años”; el po­lí­ti­co ¿mo­les­to? ¿mar­gi­nal? ¿in­co­rrec­to? ¿pe­li­gro­so? ¿inofen­si­vo?. Ar­tis­ta de los cam­bios, por mail ha­bía di­cho sí, ha­ga­mos la en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca an­tes del via­je y del pa­nel de FILBA; di­jo: “Es­cu­cha­ré tu voz el vier­nes”, lue­go di­jo no lo sé, “ten­go al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud”; y, al fin, días des­pués, can­ce­ló su via­je. Y cam­bió la en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca por el mail; la ora­li­dad por la es­cri­tu­ra: “No pue­do ha­blar, So­nia, ten­go la len­gua hin­cha­da”. Ese es el sín­to­ma con­fe­sa­do por quien vive de ati­zar con su dis­cur­so; el ora­dor áci­do, el na­rra­dor vo­raz, tie­ne la len­gua en­fer­ma, da­ña­da. Cuan­do la bie­lo­ru­sa Svetla­na Alek­sié­vich ga­nó el No­bel de Li­te­ra­tu­ra, de­cla­ró, co­mo es­cri­bió en re­vis­ta An­fi­bia el es­pe­cia­lis­ta Ale­jan­dro Gon­zá­lez: “No es más que un ama de ca­sa inofen­si­va que ha re­ci­bi­do el pre­mio. Pa­sio­nes ver­da­de­ras desata­ban Bu­nin, Pas­ter­nak, Shó­lo­jov y Solz­he­nit­sin. Ya cuan­do lo ob­tu­vo Brods­ki no se pro­du­jo tan­to re­vue­lo”. La de­cla­ra­ción es li­te­ra­ria, ma­chis­ta, pe­ro ca­si ama­ble en com­pa­ra­ción a otras. Aho­ra di­ce no re­cor­dar por qué lo di­jo: es­cri­be de­ma­sia­do, no tie­ne pre­sen­te cada co­sa que ha di­cho. Aun­que a ve­ces agu­das, sus in­ter­ven­cio­nes pue­den ser des­me­su­ra­das, vio­len­tas. Ha­ce más de 20 años pu­do com­ba­tir en la ma­te­ria­li­dad del te­rreno; con el cuer­po, en la gue­rra (reite­ra­ción: fue por pro­pia vo­lun­tad, por­que así lo qui­so, sin ser mi­li­tar). ¿Lue­go so­lo que­da la pa­la­bra?

Fre­cuen­tó gru­pos di­si­den­tes so­vié­ti­cos,

tra­ba­jó co­mo ma­yor­do­mo du­ran­te su exi­lio en Nue­va York, lue­go fue va­ga­bun­do; en sus 14 años de re­si­den­cia en Fran­cia pa­só ham­bre y se vol­vió hit li­te­ra­rio, ob­tu­vo la re­si­den­cia y fue, me di­ce, “muy cer­cano al gran fi­ló­so­fo de de­re­cha Alain de Be­noit”. De vuel­ta en Ru­sia es con­si­de­ra­do ar­tis­ta ori­gi­nal – na­die pu­bli­ca­ba no­ve­las así, se­ña­lan los crí­ti­cos–, y un po­lí­ti­co pa­ra al­gu­nos pe­li­gro­so, pa­ra otros, inofen­si­vo. ¿Pe­ro qué sig­ni­fi­ca en es­tos días su ac­tua­ción po­lí­ti­ca, en­tre el ac­ti­vis­mo por la li­ber­tad de ex­pre­sión y sus dia­tri­bas con­tra los in­mi­gran­tes? ¿De qué nos ha­bla la fi­gu­ra de Limónov, con su bar­ba chi­va a lo Trotsky pe­ro que de­fien­de una

mez­cla de na­cio­na­lis­mo y co­mu­nis­mo, so­bre la Ru­sia his­tó­ri­ca y la ac­tual?

La es­ce­na Stark re­la­ta­da por el es­cri­tor fran­cés Em­ma­nuel Ca­rrè­re en su for­mi­da­ble bio­gra­fía Limónov, por el cual su pro­ta­go­nis­ta ga­nó fa­ma –y que ya lle­va 16 edi­cio­nes so­lo en es­pa­ñol– es grá­fi­ca. Limónov es el hom­bre ca­paz de ur­dir la coin­ci­den­cia es­té­ti­ca y es­ca­to­ló­gi­ca en dos geo­gra­fías ale­ja­das –Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia; en li­ber­tad y en pri­sión, a dé­ca­das de dis­tan­cia–. Sus pe­ri­pe­cias ja­más fue­ron li­nea­les ni pre­vi­si­bles. A Ca­rrè­re, na­rrar­las, le lle­van ca­si 400 apre­ta­das y adic­ti­vas pá­gi­nas; y lle­ga has­ta 2009. Ese re­la­to le va­lió al per­so­na­je

ad­je­ti­va­cio­nes que co­rren el ries­go de va­ciar­se de sen­ti­do por reite­ra­ti­vas, y más aún a sus 75 años: punk, po­lé­mi­co, pro­vo­ca­dor. En el pre­fa­cio de la ver­sión en in­glés de Dia­rio de un per­de­dor, el tra­duc­tor Ale­xei Pa­vlen­ko afir­ma que per­te­ne­ce a una gran tra­di­ción de es­cri­to­res ru­sos re­bel­des y que, en su ca­so, “se vuel­ve más desafian­te con la edad”. Le pre­gun­to a Limónov qué opi­na y, cor­tan­te, se ex­cu­sa con un “no leo las crí­ti­cas”. Y cuan­do le pre­gun­to qué per­so­na­je le re­sul­ta ins­pi­ra­dor con­tes­ta: “Los re­vo­lu­cio­na­rios, co­mo aque­llos sie­te que ma­ta­ron a Ale­xan­der II, por ejem­plo”. En una elo­gio­sa re­se­ña pu­bli­ca­da en The Guar­dian, el in­glés Ju­lian Bar­nes es­cri­bió, so­bre el li­bro de Ca­rrè­re, que el per­so­na­je le re­sul­ta­ba in­ve­ro­sí­mil, y has­ta du­da, en bro­ma, de su exis­ten­cia. ¿Qué pien­sa el bio­gra­fia­do?¿Le gus­ta el es­ti­lo de su bió­gra­fo? “Por su­pues­to, so­lo me gus­ta mi pro­pio es­ti­lo li­te­ra­rio. Ca­rrè­re es un es­cri­tor fran­cés bur­gués. Tu pre­gun­ta es nai­ve, So­nia”. Okey. ¿Y en­ton­ces, da­do que ca­si to­dos lo co­no­cen a tra­vés de esa ver­sión, ¿ha­bría al­go que qui­sie­ra co­rre­gir?¿Al­go que le gus­ta es­pe­cial­men­te? “En ge­ne­ral, el li­bro con­sis­te en sus fan­ta­sías so­bre un hom­bre real, Eduard Limónov. Por eso no hay na­da que co­rre­gir. Es SU ver­sión”. Las ma­yús­cu­las son su­yas y sí, ha­bla de sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na. ¿Y es­tá de acuer­do con el pa­ra­le­lis­mo es­ta­ble­ci­do por Ca­rrè­re en­tre Pu­tin, el pre­si­den­te de Ru­sia y él? “En al­guno de mis li­bros su­ge­rí el mis­mo pa­ra­le­lis­mo, así que no es una idea de Ca­rrè­re, es mía”. Tam­po­co, di­ce, co­rre­gi­ría nin­gu­na de sus pu­bli­ca­cio­nes: por­que “no es mi es­ti­lo de com­por­ta­mien­to li­te­ra­rio. Es­cri­bo nue­vos li­bros, nun­ca re­leo los vie­jos”. Ama­ga con ne­gar­se a ha­blar del que es­cri­be hoy: “Por­que nun­ca lo ha­go”, pe­ro por fin an­ti­ci­pa: se lla­ma Fi­lo­so­fía de la ac­ción po­lí­ti­ca y es acer­ca de Jac­ques Roux, (Se­guei) Ne­chá­yev, gen­te de ese ti­po”.

Ba­ta­lla con­tra la hi­pér­bo­le

A diez mi­nu­tos a pie des­de el tu­rís­ti­co y gla­mo­ro­so ca­fé Push­kin se lle­ga al edi­fi­cio don­de vive Limónov en el cen­tro de Mos­cú. La his­to­ria de ese lu­gar na­ce del eco sim­ple de crea­cio­nes y reali­da­des: un fran­cés, Gil­bert Bé­caud, com­pu­so “Na­ta­lie”, una can­ción so­bre un en­cuen­tro amo­ro­so allí. El te­ma se hi­zo tan fa­mo­so que los fran­ce­ses en via­je a Mos­cú lo bus­ca­ban, cre­yén­do­lo real. Pe­ro el bar no exis­tía. Has­ta que al­guien lo edi­fi­có y hoy sí exis­te gra­cias al re­la­to mí­ti­co del fran­cés. Al­go así, pe­ro es­qui­vo, es­pe­ja­do y que­bra­di­zo, su­ce­de en­tre Ca­rrè­re y Limónov . El de­par­ta­men­to del ruso, cer­ca de la es­ta­ción Ma­ya­kovs­ki, cu­ya pe­que­ña pla­za ex­hi­be una es­ta­tua mo­nu­men­tal del poe­ta, tam­bién es­tá pró­xi­ma a la ave­ni­da Tvers­ka­ya. Por ella se lle­ga a la Pla­za Ro­ja, don­de qui­so par­ti­ci­par, en los 90, de un fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do con­tra Bo­rís Yel­tsin. Aho­ra, mien­tras me es­cri­be, Limónov mi­ra a tra­vés de su ven­ta­na, ape­nas a dos me­tros de la compu­tado­ra, los ama­ri­llos y ver­des de las ra­mas del ár­bol de li­ma. Es oto­ño en su la­do del mun­do.

¿Po­dría de­fi­nir­se su fi­gu­ra, en una ope­ra­ción ca­si lú­di­ca, en cla­ve ar­gen­ti­na? Limónov se­ría pro­lí­fi­co cual Cé­sar Ai­ra. Bra­vu­cón co­mo un Fog­will. De fuer­te im­pron­ta po­lí­ti­ca co­mo un Da­vid Vi­ñas, y tam­bién co­mo él, gran se­duc­tor (sus tres es­po­sas no fue­ron so­lo be­llas se­gún los pa­rá­me­tros ca­nó­ni­cos im­pues­tos, sino ta­len­to­sas, ague­rri­das). Me­diá­ti­co al mo­do de un Jor­ge Asís, no so­lo asis­te a pro­gra­mas de TV, sino que ade­más es­cri­be tres ar­tícu­los por se­ma­na (“yo tam­bién soy pe­rio­dis­ta”, di­ce) en me­dios ru­sos, in­clui­da la ver­sión en ese idio­ma del es­ta­tal Rus­sia To­day. Y es­te da­to, des­de ya, com­ple­ji­za la lec­tu­ra de su re­la­ción con el go­bierno de Pu­tin: ha sa­bi­do par­ti­ci­par en pro­tes­tas en su con­tra y fue fer­vien­ra­dži . te opo­si­tor. Lo de­tu­vie­ron va­rias ve­ces por par­ti­ci­par, por ejem­plo, de las “mar­chas 31”, en fa­vor de la li­ber­tad de reunión, de­re­cho se­ña­la­do en el ar­tícu­lo 31 de la Cons­ti­tu­ción ru­sa, y que se rea­li­zan los días 31.

El ruso y la épo­ca

Ale­jan­dro Gon­zá­lez, pre­mia­do tra­duc­tor y es­pe­cia­lis­ta en li­te­ra­tu­ra ru­sa lo de­fi­ne co­mo “ana­lis­ta ex­tra­or­di­na­rio, des­po­ja­do y áci­do de la reali­dad ru­sa, pe­ro tam­bién es cier­to que se ocu­pó mu­cho de crear un per­so­na­je”. Y cuen­ta: “Za­jar Pri­le­pin, uno de los es­cri­to­res más leí­dos en la ac­tua­li­dad, se re­co­no­ce dis­cí­pu­lo su­yo”. Au­tor de 73 li­bros – en gé­ne­ros que van de la au­to­bio­gra­fía, a la no­ve­la y al en­sa­yo–, su fi­gu­ra per­mi­te leer cier­tas con­tra­dic­cio­nes de los úl­ti­mos cin­cuen­ta años de la his­to­ria ru­sa y los avatares de la post Pe­res­troi­ka. Aun­que el per­so­na­je con­lle­va el ries­go de re­pli­car cier­tos lu­ga­res co­mu­nes so­bre lo ruso cons­trui­do des­de Oc­ci­den­te: lo exa­ge­ra­do, exó­ti­co, in­ten­so y trá­gi­co. El li­bro de Ca­rrè­re em­pie­za con una frase de Pu­tin: “El que quie­ra res­tau­rar el co­mu­nis­mo no tie­ne ca­be­za; el que no lo ex­tra­ñe no tie­ne co­ra­zón”. Ci­to y él di­ce: “Es fal­sa”. Aun­que así fi­gu­ra en el li­bro, él co­rri­ge: en reali­dad, “Pu­tin di­jo URSS”. Limónov re­afir­ma lo que po­de­mos leer en su Li­bro de las aguas: “Des­pués de 1990 no tu­ve años de paz”. Ru­sia tam­po­co. En aque­lla dé­ca­da las ma­fias se con­vir­tie­ron en una fuer­za pa­ra­es­ta­tal, sur­gió una nue­va cla­se de me­ga­mi­llo­na­rios, la co­rrup­ción in­va­dió to­dos los pla­nos de la vida so­cial y co­ti­dia­na, cre­cie­ron los ex­clui­dos por la he­ca­tom­be eco­nó­mi­ca traí­da por la aper­tu­ra y una no­ve­do­sa cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va y neo­li­be­ral se apro­pió has­ta de los mo­dos de ha­blar, co­mo des­cri­be Pe­ter Po­me­rans­tev en La nue­va Ru­sia. En ese contexto, pre­ci­sa­men­te en 1993, Limónov fun­dó el par­ti­do Na­cio­nal Bol­che­vi­que. Por te­lé­fono, Po­me­rans­tev lo de­fi­ne co­mo “an­ti­li­be­ral, y mi­tad na­zi, mi­tad es­ta­li­nis­ta”. Se­gún él, “Limónov hi­zo lo con­tra­rio a lo que cual­quier so­cie­dad edu­ca­da pien­sa que es­tá bien. En la dé­ca­da de 1990 dis­pa­ró en Sre­bre­ni­ca con el lue­go pre­si­den­te y ge­no­ci­da ser­bio Ra­do­van Ka- Vol­vió a Ru­sia y fun­dó el Na­cio­nal Bol­che­vis­mo. Lue­go, cuan­do mu­cha gen­te era pro Pu­tin, él fue an­ti. El jue­go se vuel­ve pre­vi­si­ble y, fran­ca­men­te, des­agra­da­ble”.

En la Ar­gen­ti­na, me con­fir­ma, ha­bía pe­di­do ir al Mu­seo Evi­ta y otros lu­ga­res his­tó­ri­cos. “¿Por qué me in­tere­sa Pe­rón? Por­que el Par­ti­do –mi par­ti­do– se es­ta­ble­ció co­mo de­re­chis­ta e iz­quier­dis­ta, y en los prin­ci­pios de la jus­ti­cia na­cio­nal y so­cial”. Si uno che­quea, va­rios lo si­túan in­clu­so en lo que lla­man una “ter­ce­ra po­si­ción”. Con­tra­dic­to­rio al fin, Limónov se alió al pro Oc­ci­den­te Garry Kas­pá­rov, aun cuan­do se con­si­de­ran opues­tos. Su fren­te na­cio­na­lis­ta se lla­ma La otra Ru­sia. La pla­ta­for­ma, pu­bli­ca­da en ruso, desa­rro­lla 10 pun­tos. En­tre otros, abo­ga por la “te­nen­cia le­gal de ar­mas pa­ra cual­quier per­so­na men­tal­men­te sa­na”, la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos, la na­cio­na­li­za­ción de “los prin­ci­pa­les sec­to­res es­tra­té­gi­cos de la eco­no­mía” y ter­mi­nar con la in­mi­gra­ción in­dis­cri­mi­na­da. “Soy imperialista, y mu­cho peor que Pu­tin”, me di­ce: es su de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca más ac­tual. Aun­que su fuer­za no es­tá ins­crip­ta de mo­do ofi­cial por de­ci­sión del go­bierno, el 22 de sep­tiem­bre reali­zó un con­gre­so par­ti­da­rio. Sa­ca­ron dos re­so­lu­cio­nes, en días en los que el Par­la­men­to dis­cu­te su­bir la edad ju­bi­la­to­ria. “La pri­me­ra es re­em­pla­zar los acuer­dos de Minsk por una unión de los paí­ses cu­yos te­rri­to­rios se man­tie­nen por Ucra­nia co­mo co­lo­nias (que son Po­lo­nia, Ru­sia, Hun­gría, Ru­ma­nia, Es­lo­va­quia). En se­gun­do lu­gar, con­si­de­ra­mos que la edad de adul­tez de­be es­ta­ble­cer­se a los 14 años. A esa edad, los jó­ve­nes de­ben po­der ca­sar­se, te­ner de­re­cho a vo­tar y tra­ba­jar. En vez de pro­lon­gar la edad de re­ti­ro has­ta los 65 años, pro­po­ne­mos co­men­zar la vida adul­ta mu­cho an­tes”.

Co­mo si pa­ra­fra­sea­ra a Frank Si­na­tra, Limónov di­ce: “Siem­pre vi­ví mi vida en mi pro­pia ma­ne­ra, sin mi­rar a los otros. So­bre mi ju­ven­tud no ten­go arre­pen­ti­mien­tos”. An­da con guar­daes­pal­das des­de ha­ce años y di­ce te­ner mu­chos enemi­gos pe­ro no res­pon­de quié­nes son. “In­clu­so quie­nes ha­yan leí­do el tex­to de Ca­rrè­re se dan cuen­ta de que los ten­go”, di­ce, elu­si­vo. Su be­llo Li­bro de las aguas –elo­gia­do por su bió­gra­fo– pron­to se pu­bli­ca­rá en cas­te­llano. Allí na­rra sus vi­ven­cias en re­la­ción a la­gu­nas, ma­res, ríos, es­tan­ques, océa­nos. El Atlán­ti­co, el Me­di­te­rrá­neo, el Adriá­ti­co bal­cá­ni­co que re­co­rrió fu­sil en mano, o el Hud­son neo­yor­quino. In­ten­tó, cuen­ta, cap­tu­rar co­sas esen­cia­les pa­ra él y des­cu­brió que no pu­do encontrar más que “gue­rra y mu­je­res”. El li­bro, mi­tad Dia­rio de Bo­li­via del Che, y las Me­mo­rias de Ca­sa­no­va con­fi­gu­ra un pe­cu­liar agua­fuer­te so­bre el pa­so del tiem­po. Aho­ra, por mail, re­cuer­da: cin­co agen­tes li­te­ra­rios su­yos y tres de sus es­po­sas mu­rie­ron. Mien­tras es­cri­bía ese her­mo­so tex­to, “muy bueno, y sim­ple”, en la cár­cel de Le­for­to­vo, di­ce “creía que me da­rían 14 ó 15 años de sen­ten­cia. Por eso es tan lú­ci­do”. ¿Có­mo ha­ce pa­ra li­diar con su ego? “Me sa­lu­do a mí mis­mo fren­te al es­pe­jo”. Le ci­to una en­tre­vis­ta de ha­ce unos años, don­de di­jo que su ge­ne­ra­ción lo en­vi­dia­ba por su fa­ma. Le pre­gun­to cuá­les son sus desafíos aho­ra. Y es­cri­be, con su len­gua ave­ria­da (¿de­be­ría­mos creer­le?): “Mo­rir de­cen­te­men­te, no des­truir mi vida con una muer­te inar­mó­ni­ca”. La te­sis de Pe­ter Po­me­rans­tev es se­duc­to­ra. “Se vol­vió él mis­mo una ex­tra­ña obra de ar­te”. Arre­cia el tiem­po, y la no­ción su­ya que tan­to apa­re­ce en el li­bro de Ca­rrè­re: las con­ven­cio­nes del ho­nor, la dig­ni­dad que co­rroe an­te su fal­ta; el as­ce­tis­mo y el ex­ce­so de la in­ten­si­dad, esa ru­de­za ex­tre­ma y gua­pa de creer que, me­jor, mo­rir en la ba­ta­lla. Aun­que no re­sul­te fá­cil de­li­mi­tar su te­rreno. So­nia Budassi mo­de­ró el pa­nel de FILBA don­de iba a par­ti­ci­par Eduard Limónov.

GENTILEZA FILBA

Es­cri­tor pro­lí­fi­co, su per­fil po­lí­ti­co va de lo reac­cio­na­rio al re­cla­mo por los de­re­chos hu­ma­nos.

GENTILEZA EDUARD LIMÓNOV

Con­gre­so del par­ti­do La otra Ru­sia, que Limónov li­de­ra, en sep­tiem­bre de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.