HO­ME­NA­JE A MAURICIO KAGEL: MÚ­SI­CA SIN CI­TAS

Se cum­plen diez años de la muer­te del gran com­po­si­tor, y el Cen­tro de Ex­pe­ri­men­ta­ción del Tea­tro Co­lón pro­po­ne un ci­clo pa­ra vi­si­tar y re­va­lo­ri­zar su le­ga­do.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR JOR­GE LUIS FER­NÁN­DEZ

Ar­gen­tino, na­ci­do en 1931 en el seno de una fa­mi­lia ju­día de tra­di­ción so­cia­lis­ta, ins­truc­tor de can­to en el Tea­tro Co­lón y alumno de Jor­ge Luis Bor­ges, pa­re­cía ló­gi­co que la ma­triz de Mauricio Kagel iba a vol­ver­lo, in­de­fec­ti­ble­men­te, la ove­ja ne­gra de la Es­cue­la de Darms­tadt y el se­ria­lis­mo im­pe­ran­te una vez que arri­ba­ra a Co­lo­nia, Ale­ma­nia, en 1957. Mien­tras Karl­heinz Stock­hau­sen y Pie­rre Bou­lez in­ves­ti­ga­ban la ma­te­ria acús­ti­ca del so­ni­do, a Kagel esos pro­ce­sos le pa­re­cían pu­ris­tas y de­ma­sia­do se­rios, y se de­di­có a abre­var en dis­tin­tas tra­di­cio­nes mu­si­ca­les, po­lu­cio­nan­do el idea­lis­mo mo­der­nis­ta y con­vir­tién­do­se –pa­ra mu­chos– en una suer­te de ava­tar del pos­mo­der­nis­mo. Sus com­po­si­cio­nes es­pon­tá­neas, al es­ti­lo Flu­xus, in­tro­du­je­ron ele­men­tos ex­tra mu­si­ca­les co­mo mo­le­do­ras de ca­fé, wal­kie tal­kies y ven­ti­la­do­res (en Ca­me­ra Obs­cu­ra, de 1965), mien­tras pa­ra la acla­ma­da (y con­tro­ver­ti­da) Lud­wing Van, de 1970 (es­cri­ta pa­ra ce­le­brar el bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Beet­ho­ven), com­pu­so una par­ti­tu­ra a par­tir de co­lla­ges de un film ro­da­do en lo­ca­cio­nes vin­cu­la­das con el icó­ni­co mú­si­co. Por to­do es­to, no re­sul­ta ex­tra­ña la fa­mo­sa sen­ten­cia de John Ca­ge: “El me­jor com­po­si­tor eu­ro­peo es ar­gen­tino y se lla­ma Mauricio Kagel”.

Dis­pues­to a elu­dir to­dos los “is­mos”, Kagel es­car­bó den­tro de su for­ma­ción en el tea­tro mu­si­cal pa­ra ra­di­ca­li­zar y al­te­rar la ex­pe­rien­cia del con­cier­to, ofre­cien­do una crí­ti­ca a las con­ven­cio­nes y ri­tua­les de las per­for­man­ces. Sus de­cons­truc­cio­nes más vi­si­bles se die­ron en el te­rreno de la ópe­ra. La em­ble­má­ti­ca Staatst­hea­ter, de 1970, in­clu­ye ins­truc­cio­nes des­ti­na­das a pa­ro­diar to­dos los cli­chés del gé­ne­ro. En un mo­vi­mien­to, cada uno de los can­tan­tes se vis­te co­mo per­so­na­jes de dis­tin­tas ópe­ras; apa­re­ce Mac­beth en es­ce­na, pe­ro lo que can­ta no tie­ne na­da que ver con lo es­cri­to por Ver­di, y el re­sul­ta­do es una vi­sua­li­za­ción del pa­sa­do de la ópe­ra. Del año si­guien­te, Pro­be di­rec­ta­men­te no tie­ne un elen­co sino un di­rec­tor que le in­di­ca a la au­dien­cia có­mo in­ter­ac­tuar con los fo­cos, los mi­cró­fo­nos y los par­lan­tes. Otras pie­zas in­cor­po­ra­ron gim­nas­tas (Ex-Po­si­tion), acró­ba­tas (Va­rié­té) y 111 ci­clis­tas (A Bree­ze).

Apro­pia­da­men­te, al cum­plir­se diez años de su muer­te, el Cen­tro de Ex­pe­ri­men­ta­ción del Tea­tro Co­lón (CETC) ar­mó un pro­gra­ma con dos obras pa­ra piano y el es­treno na­cio­nal de La trai­ción oral (1980), una de sus em­ble­má­ti­cas an­ti-ópe­ras. “Kagel nun­ca es­tu­vo es­pe­cial­men­te in­tere­sa­do en la ópe­ra; le in­tere­sa­ba al­go mu­cho más ge­ne­ral: ser crí­ti­co de las con­ven­cio­nes de la tra­di­ción mu­si­cal”, di­ce Mi­guel Gal­pe­rín, di­rec­tor y pro­gra­ma­dor del CETC. “De he­cho la ópe­ra, co­mo en ge­ne­ral la his­to­ria de la mú­si­ca, era en la mi­ra­da de Kagel pura ma­te­ria­li­dad, un ob­je­to que en­con­tra­ba só­lo pa­ra re­ve­lar­nos su ver­dad de pa­co­ti­lla”. Gal­pe­rín cree que por esas mis­mas ra­zo­nes no se po­dría ha­blar es­pe­cí­fi­ca­men­te de una an­ti-ópe­ra. “Kagel fue an­ti-to­do”, afir­ma.

En nu­me­ro­sas obras el ar­gen­tino mos­tró su par­ti­cu­lar sen­ti­do del hu­mor pa­ra sub­ver­tir las con­ven­cio­nes. En Mu­sic For Re­nais­san­ce Ins­tru­ments (1965-66) com­pu­so mú­si­ca con­tem­po­rá­nea pa­ra ser in­ter­pre­ta­da por ins­tru­men­tos ob­so­le­tos. En Exo­ti­ca (1970-71), los miem­bros de la or­ques­ta de­ben in­ter­pre­tar ins­tru­men­tos ét­ni­cos o ins­tru­men­tos que nun­ca an­tes ha­yan to­ca­do. Dos hom­bres or­ques­ta (1971-73) es una ma­ra­vi­lla dig­na de Harry Partch en di­men­sio­nes co­lo­sa­les: una suer­te de gran em­bar­ca­ción, una ins­ta­la­ción so­no­ra y vi­sual don­de dos mú­si­cos to­can –en los mo­dos más inusua­les– des­de pia­nos y vio­li­nes has­ta ins­tru­men­tos in­ven­ta­dos. Tam­bién dig­na de men­ción es Hé­té­rop­ho­nie (1959-61), una pie­za com­pues­ta pa­ra 42 so­lis­tas que al­ter­nan en­tre dis­tin­tos pa­sa­jes ar­que­tí­pi­cos (un pa­sa­je a la De­bussy, otro a la Schoen­berg, otro a la Và­re­se), co­mo un áci­do co­men­ta­rio so­bre los com­po­si­to­res que bus­can la su­per­fi­cia­li­dad de un de­ter­mi­na­do es­ti­lo, ig­no­ran­do el mo­dus ope­ran­di con que se ha con­for­ma­do.

“A mí me sor­pren­de aún hoy la li­ber­tad con la que Kagel com­pu­so”, di­ce Gal­pe­rin. “No era al­go fá­cil fren­te a las ver­da­de­ras con­quis­tas de Schoen­berg y lue­go Bou­lez. Yo creo que ha­bía un ADN que ino­cu­la­ba de raíz a Kagel, co­mo pa­sa con aque­llos que nun­ca tie­nen ca­ries. La cla­ve tal vez es­té en Bor­ges, que fue su pro­fe­sor, o en Juan Car­los Paz, otras de sus in­fluen­cias tem­pra­nas. En to­do ca­so, el hu­mor es li­ber­tad pa­ra mi­rar. Y la dis­tan­cia del que mi­ra es una mar­ca bor­gea­na”.

La trai­ción oral –que se ve­rá del 25 al 27 de oc­tu­bre en la sa­la del CETC– fue ori­gi­nal­men­te com­pues­ta en 1981 co­mo un tra­ba­jo ex­pe­ri­men­tal pa­ra la ra­dio ale­ma­na. En 1983, pa­ra el Fes­ti­val de Oto­ño en Pa­rís, Kagel con­vir­tió la obra en una suer­te de ópe­ra don­de el dia­blo es un an­ti­hé­roe. Los tex­tos de la ver­sión es­cé­ni­ca fue­ron to­ma­dos de Los evan­ge­lios del dia­blo se­gún la creen­cia po­pu­lar (1964), de Clau­de Se­vig­no­lle. Y la ver­sión que es­tre­na el CETC trae de vuel­ta al país al di­rec­tor fran­cés An­toi­ne Gindt, que ha­ce va­rios años di­ri­gió una re­cor­da­da ver­sión de la ópe­ra Me­dea, de Pas­cal Du­sa­pin. La di­rec­ción mu­si­cal del en­sam­ble de sie­te mú­si­cos es­ta­rá a car­go de Rut Schrei­ner.

“El mie­do vie­ne y tam­bién se va, de­cían en mi fa­mi­lia. Pe­ro al­gu­nas de las imá­ge­nes del te­rror son im­bo­rra­bles”, di­ce Gal­pe­rín. “Ese es el asun­to de La trai­ción oral: el dia­blo co­mo trau­ma co­lec­ti­vo. El mal co­mo un pa­tri­mo­nio po­pu­lar, mez­cla de tra­di­ción y tam­bién de trai­ción, da­do que la de­for­ma­ción de la ora­li­dad au­men­ta y de­for­ma con su pro­pia ma­li­cia”.

Al­gu­nos pa­sa­jes son oní­ri­cos, otros pe­sa­di­lles­cos. “Cier­tas par­tes –apun­ta el di­rec­tor del CETC– son ca­si im­pe­ra­ti­vas, co­mo aque­lla ad­ver­ten­cia acer­ca del pe­li­gro de sil­bar de no­che: an­dar sil­ban­do por los ca­mi­nos de no­che es tor­pe y pe­li­gro­so. Al ca­bo de un ra­to, el eco trae un sil­bi­do más fuer­te: es el dia­blo, res­pon­dien­do al lla­ma­do. Otros frag­men­tos des­ta­can por una re­la­ción sim­bió­ti­ca con la mú­si­ca y por los efec­tos re­que­ri­dos a los tres na­rra­do­res: au­lli­dos, chi­lli­dos, gri­tos y, en ge­ne­ral, una ex­pre­si­vi­dad vo­cal de mu­cha am­pli­tud, ca­si ope­rís­ti­ca. En Kagel siem­pre hay al­go in­quie­tan­te y sor­pre­si­vo en el mo­do en que la mú­si­ca se re­la­cio­na con la his­to­ria. To­do es una es­pe­cie de gran en­cuen­tro, en es­te ca­so con el dia­blo”.

De mo­do si­mi­lar, en Klang­wöl­fe y An Tas­ten, las dos pie­zas pa­ra piano que se es­cu­cha­rán el do­min­go 28 en la sa­la prin­ci­pal del Tea­tro Co­lón (in­ter­pre­ta­das por Lean­dro Jáu­re­gui), hay re­mi­nis­cen­cias a cier­to ro­man­ti­cis­mo tar­dío que pue­den in­ter­pre­tar­se co­mo par­te de la re­sis­ten­cia in­na­ta de Kagel al se­ria­lis­mo de su épo­ca, co­mo a su cos­tum­bre de abre­var en otros es­ti­los pa­ra di­ge­rir­los en su len­gua­je. Gal­pe­rín des­car­ta que se tra­te de “ci­tas”, la rai­son d’être del pos­mo­der­nis­mo mu­si­cal al que ad­hie­ren mu­chos pa­la­di­nes de Kagel.

“No hay ci­tas en la mú­si­ca de Kagel; es co­mo su kry­pto­ni­ta”, di­ce. “To­do, exa­ge­ran­do un po­co, es pura ma­te­ria­li­dad his­tó­ri­ca. Es cier­to que en Klang­wöl­fe hay al­go más: una me­lo­día un po­co ex­tra­ña y lue­go un ines­pe­ra­do in­ter­mez­zo que pa­re­ce el re­cuer­do de un ni­ño. Pe­ro las en­ten­de­ría co­mo hu­mo­ra­das irres­pe­tuo­sas. Es­ta vez, no con­tra la his­to­ria. Creo que se reía de sí mis­mo”.

MARCELO CARROLL

Mauricio Kagel fue un in­con­for­mis­ta que em­pu­jó los lí­mi­tes del so­ni­do y creó un pen­sa­mien­to al­re­de­dor de la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.