In­te­lec­tua­les en la Ro­sa­da: en bus­ca de ideas

Revista Ñ - - EL ESPEJO - Héctor Pavón

¿Qué que­rrá oír el Pre­si­den­te cuan­do se reúne con in­te­lec­tua­les ar­gen­ti­nos o ex­tran­je­ros?

En el úl­ti­mo mes re­ci­bió a cua­tro pen­sa­do­res afa­ma­dos. Ste­ven Pin­ker, psi­có­lo­go ex­pe­ri­men­tal y cien­tí­fi­co cog­ni­ti­vo ca­na­dien­se; el po­li­tó­lo­go in­glés Ti­mothy Gar­ton Ash, y los ar­gen­ti­nos To­más Abraham y Martín Ca­pa­rrós (con­vo­ca­dos por el se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, Pa­blo Ave­llu­to). Tam­bién man­tu­vo una con­ver­sa­ción vía sky­pe con Yu­val Noah Ha­ra­ri, his­to­ria­dor y es­cri­tor is­rae­lí, best se­ller mun­dial.

El país no es­tá en su me­jor momento, pre­ci­sa­men­te, y Ma­cri pa­re­cie­ra po­ner­se a la bús­que­da de ideas. Mu­cho más allá de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. ¿En qué pre­si­den­te se ins­pi­ra­rá cuan­do bus­ca una mú­si­ca ins­pi­ra­do­ra? ¿En un Al­fon­sín que ama­ba re­unir­se con in­te­lec­tua­les y dis­cu­tir so­bre la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea? ¿En un Me­nem que aban­do­na­ba la bi­blio­te­ca pe­ro­nis­ta por la neo­li­be­ral?

Hu­bo an­te­ce­den­tes en la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de Ma­cri. En los pri­me­ros años de es­te si­glo te­nía de­trás su­yo a la fun­da­ción Pen­sar –un think tank que lo pro­ve­yó de ase­so­ría téc­ni­ca–, el li­cen­cia­do en Fi­lo­so­fía Ale­jan­dro Ro­zitch­ner (hi­jo del fi­ló­so­fo León Ro­zitch­ner) y del om­ni­pre­sen­te gu­rú ecua­to­riano Jai­me Du­rán Bar­ba. De to­dos mo­dos, sus pre­fe­ri­dos fue­ron los ex­per­tos, eco­no­mis­tas bá­si­ca­men­te. Al­gu­na vez, se lo vio en reunio­nes al en­sa­yis­ta Juan Jo­sé Se­bre­li que años des­pués iba a de­cir­le a Ñ que es “un es­cri­tor com­pro­me­ti­do pe­ro no mi­li­tan­te. Com­pro­me­ti­do en el sen­ti­do de que cuan­do hay una elec­ción de­ci­si­va – don­de, de un la­do real­men­te es­tá el mal y del otro la­do el mal me­nor o el bien– ahí me de­fino abier­ta­men­te. Y yo me de­fi­ní a fa­vor de Ma­cri. Pe­ro nun­ca he te­ni­do nin­gún car­go po­lí­ti­co ni lo voy a te­ner por­que no me atrae y por­que es al­go ne­ga­ti­vo”. Un hom­bre cla­ve en su for­ma­ción po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca fue el fun­da­dor de la Uce­dé, Ál­va­ro Al­so­ga­ray. Lo ad­mi­ró en su ado­les­cen­cia. Otros que lo se­du­je­ron con sus ideas fue­ron Abel Pos­se, Mar­cos Agui­nis y Vi­cen­te Mas­sot.

El pre­si­den­te tu­vo un primer con­tac­to con una mesa se­lec­cio­na­da al ini­cio de su man­da­to, una ini­cia­ti­va de Ave­llu­to y del en­ton­ces se­cre­ta­rio de In­te­gra­ción Fe­de­ral Iván Pe­tre­lla. Allí asis­tie­ron Mar­cos No­va­ro, Eduar­do Zim­mer­mann, Eduar­do Levy Ye­ya­ti, Eduar­do Fi­dan­za, Er­nes­to Schar­grodsky, Li­lia­na de Riz, Na­ta­lio Bo­ta­na, Vi­cen­te Pa­ler­mo, Luis Al­ber­to Ro­me­ro, Hil­da Sa­ba­to, Ale­jan­dro Katz y Juan To­katlian. Ca­si to­dos ellos miem­bros del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino, ca­ja de re­so­nan­cia y de apo­yo al ofi­cia­lis­mo.

Lue­go de su en­cuen­tro con el psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo Ste­ven Pin­ker –gu­rú del op­ti­mis­mo– el Pre­si­den­te re­ci­bió en su des­pa­cho al his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co Ti­mothy Gar­ton Ash. Fue por ini­cia­ti­va de Pe­tre­lla, hoy ti­tu­lar del pro­gra­ma Ar­gen­ti­na 2030.

“Mu­chos in­te­lec­tua­les no al­can­zan a com­pren­der el fe­nó­meno de Cam­bie­mos”, ex­pli­can en el Eje­cu­ti­vo. Aña­den que, “a di­fe­ren­cia del kirch­ne­ris­mo”, el ma­cris­mo no les pi­de a los in­te­lec­tua­les que los vi­si­tan que ha­blen bien del Eje­cu­ti­vo an­te los me­dios. “La des­con­fian­za (en­tre el PRO y los in­te­lec­tua­les) es mu­tua”, es­cri­bió Her­nán Igle­sias Illa –ase­sor de Pe­ña– en Cam­bia­mos, el li­bro que re­gis­tra la cam­pa­ña de pre­si­den­cial de 2015, es­cri­bió en Cla­rín, Gui­do Ca­re­lli.

Fue una sor­pre­sa no di­fun­di­da que Abraham y Ca­pa­rrós se ha­yan acer­ca­do a la mesa del Pre­si­den­te que no usa cor­ba­tas. Abraham ha­bía di­cho en una en­tre­vis­ta: “No es que Ma­cri no es­cu­che (a los in­te­lec­tua­les), no en­tien­de de qué se tra­ta eso. Sa­be que se tie­ne que sa­car una fo­to de vez en cuan­do pe­ro él se in­tere­sa por los téc­ni­cos y los po­lí­ti­cos y en­tien­do que le in­tere­se. Yo no le pi­do al Pre­si­den­te que se in­tere­se por los in­te­lec­tua­les, sí se lo pi­do a la so­cie­dad. Con los in­te­lec­tua­les no sa­be qué ha­cer”.

Al­go si­mi­lar le pue­de ocu­rrir a Ca­pa­rrós que le ti­ró con ar­ti­lle­ría pe­sa­da, –des­de Ma­drid– al go­bierno de Cris­ti­na pe­ro que tam­po­co se mos­tró muy de acuer­do con la po­lí­ti­ca del PRO. Tam­bién, en en­tre­vis­ta con Ñ, ex­pli­có que tu­vo char­las an­te­rio­res con Ma­cri ha­cia el 2011 y di­jo: “Nun­ca es­tu­vi­mos muy de acuer­do, en ca­si na­da. A mí lo que me in­tere­sa co­mo in­te­lec­tual es el pen­sa­mien­to crí­ti­co, no can­tar loas, tran­qui­li­zar y ali­viar y tra­tar de con­ven­cer de lo ama­ble que es to­do. Co­sa que pa­re­ce ser en prin­ci­pio la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de es­te go­bierno”. Tam­bién ha­bía de­fi­ni­do que “in­te­lec­tual ma­cris­ta” es un oxí­mo­ron...

Am­bos se ne­ga­ron a ha­cer pú­bli­co lo que en esa reunión se ha­bló y en­ton­ces no sa­be­mos qué ca­ra le ha­brá pues­to a cada uno y cuán­to lo ha­brán sa­tis­fe­cho. Es­pe­cial­men­te cuan­do el vien­to no va en el sen­ti­do desea­do de los bar­cos del go­bierno.

PRE­SI­DEN­CIA DE LA NA­CIÓN

El pre­si­den­te, Mauricio Ma­cri, reuni­do con el psi­có­lo­go Ste­ven Pin­ker, Mar­cos Pe­ña e Iván Pe­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.