EST­HER DÍAZ, LÚCIDA PLEBEYA DEL CON­CEP­TO

Un do­cu­men­tal na­rra vida e ideas de la pe­lu­que­ra que se con­vir­tió en fi­ló­so­fa in­có­mo­da en el mun­do aca­dé­mi­co, por su he­do­nis­mo y su de­fen­sa de la di­vul­ga­ción.

Revista Ñ - - IDEAS - POR RO­GER KOZA

Est­her Díaz, la fi­ló­so­fa, se con­fie­sa, ofre­ce una con­fe­ren­cia, prac­ti­ca gim­na­sia, lee, pren­de un po­rro, chu­pa un pe­ne de plás­ti­co, tie­ne se­xo, sue­ña, se so­me­te una vez más al tra­ta­mien­to que bo­rra el pa­so del tiem­po del ros­tro, re­cuer­da; so­bre to­do re­cuer­da, o más bien re­or­ga­ni­za su vida co­mo si se tra­ta­ra de una as­ce­sis pa­ga­na. Pa­ra ella, en cier­to momento, pen­sar y res­pi­rar se trans­for­ma­ron en ac­cio­nes yux­ta­pues­tas, aca­so por­que la obra fi­lo­só­fi­ca no pue­de ser, des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, otra co­sa que una in­da­ga­ción de eso que aun en­ten­de­mos co­mo su­je­to. Ella desea o es por­que desea. Apren­der a desear y pen­sar el de­seo, y el he­cho de es­tar a la al­tu­ra de en­ca­mi­nar­se en el de­seo, no son, jus­ta­men­te, ta­reas me­no­res. De eso tra­ta Mu­jer nó­ma­de.

He aquí a Est­her Díaz, la pen­sa­do­ra que a ve­ces es­can­da­li­za, pe­ro que no es­tá en­tre­ga­da al es­cán­da­lo, y mu­cho me­nos al jue­go li­be­ral de ofre­cer su in­ti­mi­dad co­mo te­ma pú­bli­co pa­ra el de­lei­te de di­le­tan­tes cul­tos. El re­tra­to del jo­ven y no­ta­ble di­rec­tor Martín Fa­ri­na, es­pe­cia­lis­ta en películas de es­ta ín­do­le, re­mi­te a un tiem­po le­jano, en el que ló­gi­ca­men­te no exis­tía el ci­ne. ¿De qué gé­ne­ro se tra­ta? El gé­ne­ro li­te­ra­rio de con­fe­sio­nes y dia­rios tie­ne si­glos, ese es­pa­cio li­te­ra­rio don­de los efec­tos de los con­cep­tos en­cuen­tran su cons­ta­ta­ción em­pí­ri­ca en el pro­pio cuer­po del fi­ló­so­fo. ¿Có­mo se po­drían fil­mar el Ec­ce Ho­mo nietzs­cheano o las Con­fe­sio­nes de Rous­seau o Agus­tín? Mu­jer nó­ma­de es una res­pues­ta a ese in­te­rro­gan­te, por­que el fil­me es una ex­ten­sión de la obra de Díaz, co­mo lo eran las en­tre­vis­tas de Mi­chel Fou­cault acer­ca de la in­ten­sa ex­pe­ri­men­ta­ción se­xual y otras cues­tio­nes “me­nos” aca­dé­mi­cas a las que se ex­po­nía el ad­mi­ra­do maes­tro de la fi­ló­so­fa na­ci­da en Itui­zan­gó, a quien le de­di­có va­rios es­cri­tos.

Quien ha­ya vis­to otros re­tra­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de Fa­ri­na (El pro­fe­sio­nal, so­bre Raúl Pe­rro­ne; El hom­bre de Pa­so Pie­dra, so­bre un des­co­no­ci­do cam­pe­sino de­di­ca­do a ha­cer la­dri­llos), ha­brá no­ta­do que su poé­ti­ca tien­de a es­ta­ble­cer una du­pli­ca­ción del sem­blan­te de su su­je­to pro­ta­go­nis­ta. En los 10 pri­me­ros mi­nu­tos se aco­pian frag­men­ta­ria­men­te dis­tin­tos pla­nos (de la vi­si­ta a una clí­ni­ca, de un jo­ven cor­pu­len­to, de los in­te­rio­res de una ca­sa, de una bi­blio­te­ca) que fun­cio­nan co­mo un mag­ma del que sur­ge el per­so­na­je. Por acu­mu­la­ción de si­tua­cio­nes y no por una pro­gre­sión na­rra­ti­va ca­nó­ni­ca, la vida de Díaz em­pie­za a to­mar for­ma. El mon­ta­je es no­má­di­co.

Es que en la pro­pia for­ma se tra­ta de plas­mar la no­ción de no­ma­dis­mo, con­cep­to que evo­ca una po­lé­mi­ca pre­té­ri­ta so­bre la na­tu­ra­le­za fi­ja de la iden­ti­dad, el pre­sun­to nú­cleo fuer­te que de­li­mi­ta el yo de cual­quier su­je­to. (Es en es­te sen­ti­do que pue­de en­ten­der­se la mo­du­la­ción del ros­tro de Díaz a par­tir de las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas de lu­cha con­tra el en­ve­je­ci­mien­to de la piel; lo que sue­le irri­tar a los fun­da­men­ta­lis­tas de la iden­ti­dad es que un hom­bre o una mu­jer pue­dan apar­tar­se del cur­so na­tu­ral de su apa­rien­cia). En más de una oca­sión, la fi­gu­ra de Díaz se mul­ti­pli­ca. Ser es de­ve­nir.

Esa in­tro­duc­ción vie­ne acom­pa­ña­da por un re­la­to-con­fe­sión don­de Díaz re­to­ma un ins­tan­te cuan­do la pul­sión de muer­te re­cla­ma por el úl­ti­mo re­cur­so de cla­ri­vi­den­cia. El re­vien­te, la muer­te de un hi­jo y el in­ten­to de qui­tar­se la vida cons­ti­tu­yen aquí el re­ver­so del de­seo de exis­tir. Díaz pue­de va­lo­rar co­mo na­die el de­re­cho al pla­cer, pe­ro sa­be muy bien que el su­fri­mien­to no se con­ju­ra a tra­vés de un he­do­nis­mo de baja in­ten­si­dad di­so­cia­do de cues­tio­na­mien­tos que un fi­ló­so­fo no pue­de des­co­no­cer. Po­cas pue­den ex­po­ner así esa zo­na de in­ter­sec­ción en­tre Eros y Tá­na­tos. En Mu­jer nó­ma­de se sien­ten el su­fri­mien­to y el pla­cer en par­tes igua­les. Fa­ri­na, sin ir más allá de lo que el pro­pio per­so­na­je le per­mi­te, se ajus­ta a do­cu­men­tar es­tos ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les que pue­den in­co­mo­dar, co­mo tam­bién li­be­rar.

En una es­ce­na in­só­li­ta, Díaz ci­ta a Gi­lles De­leu­ze mien­tras tra­ba­ja sus pier­nas y bra­zos en un gim­na­sio. Es un momento en el que se ha­bla del “per­cep­to”, ope­ra­ción es­té­ti­ca por la cual la per­cep­ción or­di­na­ria in­ter­ve­ni­da por una dis­po­si­ción ar­tís­ti­ca tras­to­ca la re­cep­ción de un ob­je­to en otra co­sa. La pro­pia es­ce­na en­se­ña lo que enun­cia, ya que la re­pe­ti­ción me­cá­ni­ca del ejer­ci­cio ad- quie­re un plus de­bi­do a la pues­ta en es­ce­na. En esa se­cuen­cia, el fil­me glo­sa su gra­má­ti­ca y su po­si­ción fi­lo­só­fi­ca. Díaz es un per­cep­to pa­ra sí, al­guien que eli­ge des­do­blar­se pa­ra trans­for­mar­se en ma­te­ria de pen­sa­mien­to, aca­so una hon­ro­sa im­pug­na­ción a cual­quier acu­sa­ción de nar­ci­sis­mo ex­hi­bi­cio­nis­ta.

Lo me­jor de fil­me es lo que su­gie­re y no di­ce. El crí­ti­co li­te­ra­rio y ci­ne­ma­to­grá­fi­co Emilio Ber­ni­ni que vio en Mu­jer nó­ma­de el fue­ra de cam­po del pro­pio fil­me: es­te re­tra­to fi­lo­só­fi­co es el de una mu­jer que fue al­gu­na vez pe­lu­que­ra y cu­yo des­tino no pa­re­cía co­rres­pon­der­se con la aca­de­mia. Ber­ni­ni dis­pen­só el ad­je­ti­vo exac­to y la des­cri­bió co­mo el re­tra­to de una plebeya del con­cep­pe­lí­cu­las to. Mu­jer y plebeya, na­da más an­ti­pá­ti­co pa­ra los ad­mi­nis­tra­do­res del sa­ber y los guar­dia­nes del sta­tu quo, quie­nes pre­fie­ren a me­nu­do el eso­te­ris­mo de sus dis­cur­sos ilus­tra­dos y una en­se­ñan­za se­lec­ti­va. El gus­to de Díaz por la di­vul­ga­ción tam­bién se ci­fra en esa con­di­ción de plebeya: eso se ob­ser­va con ni­ti­dez en una con­fe­ren­cia pú­bli­ca fren­te a mu­chí­si­mos jó­ve­nes en una uni­ver­si­dad pú­bli­ca del in­te­rior del país.

En La cien­cia jo­vial, Nietzs­che de­cía en tres afo­ris­mos cuál era el signo de la li­ber­tad al­can­za­da. Su res­pues­ta era tan ca­te­gó­ri­ca co­mo ele­men­tal: “Dejar de aver­gon­zar­se de uno mis­mo”. En es­te amo­ro­so e (in)cle­men­te re­tra­to se pue­de in­tuir la ver­dad de ese enun­cia­do.

En es­te ori­gi­nal fil­me, Díaz pue­de ci­tar a Gi­lles De­leu­ze mien­tras ejer­ci­ta en un gim­na­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.