¿Fas­cis­tas so­mos to­dos?

His­to­ria ar­gen­ti­na. A par­tir de la re­vi­sión de he­chos ele­gi­dos por el au­tor, un li­bro in­ten­ta ana­li­zar el au­to­ri­ta­ris­mo en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca.

Revista Ñ - - IDEAS - POR CAR­LOS SACCHETTO

El fe­nó­meno de las ac­ti­tu­des fas­cis­tas que asu­men in­di­vi­duos o gru­pos en una so­cie­dad, en es­te ca­so la ar­gen­ti­na, no se cir­cuns­cri­be ex­clu­si­va­men­te al ám­bi­to o la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Son con­duc­tas que, aun des­co­no­cien­do su en­cua­dre ideo­ló­gic o, los su­je­tos adop­tan por tra­di­ción fa­mi­liar, con­tex­tos cul­tu­ra­les o cir­cuns­tan­cias de ex­cep­ción. Aun­que nun­ca se­rá de­fi­ni­ti­vo, el aná­li­sis so­cio­ló­gi­co tie­ne un lar­go ca­mino re­co­rri­do en esa di­rec­ción.

El li­bro de Ig­na­cio Mon­tes de Oca, El fas­cis­mo ar­gen­tino. La ma­triz au­to­ri­ta­ria del pe­ro­nis­mo, tran­si­ta ape­nas las ori­llas de aque­lla idea más pro­fun­da. Pre­fie­re en­fo­car­se en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, a la que va de­fi­nien­do con una se­lec­ción di­rec­cio­na­da de acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos. La in­ten­ción, co­mo lo afir­ma el sub­tí­tu­lo, es de­mos­trar que el fas­cis­mo con­for­ma “la ma­triz au­to­ri­ta­ria del pe­ro­nis­mo”.

Siem­pre se­rá un buen in­ten­to in­da­gar en las raí­ces de las ideas po­lí­ti­cas y los con­se­cuen­tes com­por­ta­mien­tos so­cia­les. El au­tor ha­ce su apor­te con es­ta in­ves­ti­ga­ción, a la que con­vier­te en un nue­vo dis­pa­ra­dor de de­ba­tes que aún no han si­do sal­da­dos.

La cla­ve pa­ra evi­tar rup­tu­ras en esas con­tien­das in­te­lec­tua­les es el tono con el cual se ex­po­nen los ar­gu­men­tos. En es­pe­cial, en mo­men­tos co­mo el ac­tual, en que una pro­fun­da bre­cha di­vi­de a los ar­gen­ti­nos y las ex­pre­sio­nes de fas­cis­mo no se li­mi­tan a uno so­lo de los ban­dos. El so­ció­lo­go Tor­cua­to S. Di Te­lla sos­te­nía que las pa­la­bras es­tán en­fer­mas. “Es­tán ago­bia­das por la car­ga de sig­ni­fi­ca­dos, de me­tá­fo­ras, de de­fi­ni­cio­nes pre­ma­tu­ras que po­ne­mos so­bre ellas”.

El pro­ble­ma es que “con esas pa­la­bras nos agre­di­mos, pre­ten­de­mos com­pren­der la reali­dad y en­ten­der­nos unos a otros”, de­cía Di Te­lla, co­mo si es­tu­vie­se re­tra­tan­do es­tos días. Lo im­por­tan­te en ese de­ba­te es no aban­do­nar una ac­ti­tud de ri­gor crí­ti­co y con­tra­ria a cual­quier au­to­ri­ta­ris­mo, aun­que sea de pen­sa­mien­to. En su li­bro, Mon­tes de Oca ad­vier­te des­de el co­mien­zo que el fas­cis­mo es par­te de nues­tra cul­tu­ra po­lí­ti­ca des­de an­tes del na­ci­mien­to del mo­vi­mien­to li­de­ra­do por Be­ni­to Mus­so­li­ni. Pe­ro que, en 1943, Juan Pe­rón avan­zó en la cons­truc­ción de su mo­vi­mien­to ins­pi­ra­do en lo que ha­bía apren­di­do a ad­mi­rar a su pa­so por Ita­lia. Lue­go, “la so­cie­dad mos­tró su apo­yo ma­si­vo a una adap­ta­ción lo­cal del pro­yec­to po­lí­ti­co fas­cis­ta”.

Ad­vier­te, el au­tor, sin em­bar­go, que aún hoy es un error fre­cuen­te su­po­ner que el fas­cis­mo ar­gen­tino se aco­ta al sur­gi­mien­to y evo­lu­ción del pe­ro­nis­mo. Agre­ga que mu­chos gru­pos aje­nos al pe­ro­nis­mo –e in­clu­so en­fren­ta­dos a él– tu­vie­ron una ac­ti­vi­dad abier­ta­men­te fas­cis­ta an­tes y des­pués de los pe­río­dos en que go­ber­nó la co­rrien­te crea­da por Pe­rón.

Pe­ro no hay du­das de que la he­ge­mo­nía que ha te­ni­do el pe­ro­nis­mo en la ar­ti­cu­la­ción de la po­lí­ti­ca na­cio­nal des­de ha­ce 75 años, y la su­per­vi­ven­cia has­ta hoy de prác­ti­cas de­ri­va­das del fas­cis­mo ori­gi­nal, lo le­gi­ti­man co­mo ob­je­to de es­tu­dio. Aho­ra bien. No pue­de ob­viar­se que la má­xi­ma y más do­lo­ro­sa ex­pre­sión fas­cis­ta en la Ar­gen­ti­na con­tem­po­rá­nea no la en­car­nó un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co sino las Fuer­zas Ar­ma­das, con la san­grien­ta dic­ta­du­ra que im­pu­sie­ron en 1976. Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar­lo y Mon­tes de Oca lo ha­ce aun­que sin en­fa­ti­zar el con­sen­ti­mien­to que los mi­li­ta­res tu­vie­ron en am­plios sec­to­res de la so­cie­dad ci­vil, que eran bá­si­ca­men­te an­ti­pe­ro­nis­tas y su­pues­ta­men­te an­ti­fas­cis­tas. El li­bro re­co­pi­la he­chos acon­te­ci­dos en el país, no to­dos mi­ra­dos con su­fi­cien­te ri­gor his­tó­ri­co, pe­ro fun­cio­na­les a la idea que se pro­po­ne de­mos­trar.

Un de­ba­te en­ri­que­ce­dor so­bre el te­ma de­be­ría res­pon­der va­rios in­te­rro­gan­tes. An­te la evo­lu­ción de las so­cie­da­des y la po­lí­ti­ca en el mund, ¿de­be­mos se­guir ca­li­fi­can­do su prác­ti­ca con ca­te­go­rías de ha­ce 75 años? Otro: ¿La pro­lon­ga­da vi­gen­cia del pe­ro­nis­mo se de­be a que es la so­cie­dad la que tie­ne in­cor­po­ra­dos ge­nes au­to­ri­ta­rios y to­le­ra su pro­pio fas­cis­mo? De ser así, de­be­ría­mos dar­le la ra­zón a Pe­rón, cuan­do en una re­cor­da­da en­tre­vis­ta di­jo que en la Ar­gen­ti­na ha­bía “un 25 por cien­to de ra­di­ca­les, un 20 por cien­to de con­ser­va­do­res, un 15 por cien­to de so­cia­lis­tas, un 10 por cien­to de co­mu­nis­tas…” El pe­rio­dis­ta in­te­rrum­pió: “¿Y los pe­ro­nis­tas?”, a lo que Pe­rón res­pon­dió: “Ah, no, pe­ro­nis­tas son to­dos”. C. Sacchetto es un des­ta­ca­do pe­rio­dis­ta po­lí­ti­co de Cla­rín y La voz del in­te­rior.

AGN

Edel­mi­ro Fa­rrel le en­tre­ga la ban­da pre­si­den­cial al Ge­ne­ral Pe­rón al asu­mir su pri­me­ra pre­si­den­cia.

El fas­cis­mo ar­gen­tino Ig­na­cio Mon­tes de Oca Edi­to­rial Su­da­me­ri­ca­na 383 págs. $ 599

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.