Sal­ven a Jo March

Revista Ñ - - AGENDA / CORREO - NINA WANG MA­RÍA JO­SÉ MACHUCA RO­DRÍ­GUEZ CA­RO­LI­NA MO­LI­NA

A pro­pó­si­to de “Mujercitas: la trai­ción de Jo March”, so­bre el li­bro de Loui­sa May Al­cott: Bas­ta de cul­pa­bi­li­zar a las mu­je­res: Jo se enamo­ró del pro­fe­sor, pe­ro él se enamo­ró an­tes de su men­te, y lo que le pro­pu­so -ade­más de ca­sa­mien­to- fue fun­dar una es­cue­la. ¿Qué tie­ne de ma­lo?

Va­ya es­tu­pi­dez. Aho­ra re­sul­ta que si le gus­ta­ba leer y pu­bli­car no­ve­lu­chas, era li­bre; pe­ro si se enamo­ra de un hom­bre más cul­to que ella que le re­co­mien­da que me­jo­re su es­ti­lo, y se ca­sa con él, se con­vier­te en obe­dien­te y su­mi­sa... Se enamo­ró y eso no es un pro­ble­ma! Si es­cri­bió y bus­có adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias del momento que es­ta­ba atra­ve­san­do, eso la ha­ce más gran­de to­da­vía, por­que su­po se­guir. Mu­chos es­cri­ben por­que ne­ce­si­tan vi­vir en es­te mun­do ca­pi­ta­lis­ta...No sé si eso se le pue­de re­pro­char. Des­pués de to­do, en­con­tró la for­ma de ha­cer lo que le gus­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.