Los lí­mi­tes de una sa­la (y del ar­te con­tem­po­rá­neo)

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Atra­vie­so co­mo un ti­ro el co­rre­dor que desem­bo­ca en el pa­tio del Mu­seo Ju­dío de Ber­lín y en­tro con de­ter­mi­na­ción a la sa­la en la que se ha mon­ta­do “Au­ral”, la ins­ta­la­ción de Ja­mes Tu­rrell. Con de­ter­mi­na­ción pe­ro sin en­tra­da. La obra del ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se exi­ge, ex­pli­can en la puer­ta, un tic­ket con ho­ra­rio, por­que la can­ti­dad de per­so­nas den­tro es li­mi­ta­da. La pos­ter­ga­ción de mi in­gre­so a la sa­la in­cre­men­ta aún más mi de­seo de en­trar. La obra de Tu­rrell, ar­tis­ta vi­sual na­ci­do en Ca­li­for­nia, con es­tu­dios de psi­co­lo­gía, ho­ras y ho­ras co­mo avia­dor (“el cie­lo es mi es­tu­dio”, ha di­cho) y ra­ra avis del ar­te con­tem­po­rá­neo, cuen­ta con mu­seo pro­pio en la pro­vin­cia de Sal­ta, den­tro del pre­dio pri­va­do de la bo­de­ga Co­lo­mé, pe­ro ac­ce­der no es ta­rea sen­ci­lla, y fue­ra de eso, es un ar­tis­ta prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de en­con­trar de es­te la­do de los tró­pi­cos. Sus ins­ta­la­cio­nes des­plie­gan, en es­pa­cios de una ar­qui­tec­tu­ra ca­si neu­tra, ex­pe­ri­men­ta­cio­nes con el co­lor a par­tir de la luz. At­mós­fe­ra indefinida, des­ma­te­ria­li­za­ción del co­lor, espacio ili­mi­ta­do, ex­pe­rien­cia “in­mer­si­va” y ex­plo­ra­ción del fe­nó­meno de la con­tem­pla­ción, son al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que se uti­li­zan pa­ra de­fi­nir su tra­ba­jo.

Mi turno de en­tra­da es a las seis. Es­pe­ro en la an­te­sa­la jun­to al em­plea­do del mu­seo, una pa­re­ja de ale­ma­nes ma­yo­res y otro par de jó­ve­nes. Es­pe­ra­mos ejer­cien­do ese si­len­cio ca­si mís­ti­co –o en to­do ca­so cle­ri­cal– al que los mu­seos in­ci­tan, y le­yen­do la lis­ta de ad­ver­ten­cias an­tes de en­trar a la sa­la: za­pa­tos, fo­tos y per­so­nas que su­fran tras­tor­nos de ín­do­le neu­ro­nal fi­gu­ran en la lis­ta de las prohi­bi­cio­nes. An­tes de en­trar el guar­dia nos con­vo­ca en el um­bral de la puer­ta pa­ra ase­gu­rar­se de que he­mos en­ten­di­do las in­di­ca­cio­nes. No sé si fue la es­pe­ra, la en­tra­da con ho­ra­rio o la se­rie de ad­ver­ten­cias, pe­ro nues­tro pe­que­ño gru­po co­bra aho­ra ai­res de co­mi­ti­va ex­pe­di­cio­na­ria.

La sa­la es­tá ele­va­da un par de me­tros. As­cen­de­mos so­lem­nes por una es­ca­le­ra. La sen­sa­ción es de es­tar in­gre­san­do a una na­ve, al fu­tu­ro, o a una ex­tra­ña es­ce­na de Black Mi­rror. El espacio de la sa­la ha si­do ba­ña­do de una luz azul eléc­tri­ca, su fuen­te es con­cre­ta­men­te in­des­ci­fra­ble pe­ro pro­vie­ne de la pa­red del fon­do, que par­te de la co­mi­ti­va an­te­rior a la nues­tra –unas seis o sie­te per­so­nas– to­da­vía mi­ra ob­nu­bi­la­da.

Tu­rrell pi­de dar­le tiem­po a los ojos, así que es­pe­ran­do, mi­ra­mos. Pe­ro no hay na­da que ver, sal­vo su­ti­les cam­bios en la luz. Ca­si con de­cep­ción ad­vier­to las es­qui­nas de la sa­la, mien­tras mi com­pa­ñe­ro ex­pe­di­cio­na­rio se acer­ca tan­to al lí­mi­te del espacio que ha­ce so­nar –pri­me­ro in­vo­lun­ta­ria, des­pués pro­vo­ca­ti­va­men­te una chi­cha­rra dis­cor­dan­te que anun­cia pe­li­gro –el espacio, re­cor­de­mos, se en­cuen­tra a cier­ta al­tu­ra del sue­lo–. La ex­pe­rien­cia no tie­ne na­da de lo que yo aso­cio con lo in­de­fi­ni­do, lo ili­mi­ta­do, y mu­cho me­nos con la con­tem­pla­ción. Sin em­bar­go fren­te a esa pa­red los es­pec­ta­do­res per­ma­ne­cen más que fren­te a cual­quier pintura de Rem­brandt, de Mo­net o de Po­llock. ¿Por qué? “Sin ob­je­to, sin ima­gen y sin fo­co –es­cri­bió Tu­rrell– ¿qué es­tás mi­ran­do? Te es­tás mi­ran­do mi­rar”.

Pe­ro ¿es po­si­ble te­ner una ex­pe­rien­cia con­tem­pla­ti­va en el mar­co de un mu­seo, con el tiem­po de per­ma­nen­cia cro­no­me­tra­do y esa chi­cha­rra dis­cor­dan­te so­nan­do reite­ra­da­men­te? ¿En qué mo­men­to fue que co­men­za­mos a ne­ce­si­tar dis­po­si­ti­vos es­pe­cí­fi­cos pa­ra la sen­ci­lla prác­ti­ca de la con­tem­pla­ción? Me in­clino por pen­sar que nues­tra per­ma­nen­cia fren­te a la pa­red en blan­co tie­ne más que ver con una suer­te de há­bi­to de las pan­ta­llas; des­pués de to­do, el bri­llo de es­ta pa­red no dis­ta mu­cho del que ema­nan nues­tros te­lé­fo­nos. Es­tar en la obra no im­pli­ca en­ton­ces una rup­tu­ra per­cep­ti­va, sino más bien una pro­lon­ga­ción.

Aban­dono la sa­la con cier­ta de­cep­ción, aun­que no se si lo que me de­silu­sio­na es la obra de Tu­rrell, nues­tra in­ca­pa­ci­dad de ver de otro mo­do, o el ar­te con­tem­po­rá­neo en ge­ne­ral. Pe­dir­le a es­te úl­ti­mo que me su­mer­ja en lo ili­mi­ta­do, en el co­lor y la luz, en una ex­pe­rien­cia fue­ra del tiem­po y el espacio car­te­siano, pue­de ser pe­dir­le de­ma­sia­do. O en to­do ca­so pe­dir­le al­go que nun­ca, ja­más, acor­dó dar.

© JE­WISH MU­SEUM BER­LIN /FLO­RIAN HOLZHERR Au­ral, la ins­ta­la­ción de Ja­mes Tu­rrell en el Mu­seo Ju­dío de Ber­lín.

FLO­RA Y FAU­NA Ju­lia Vi­lla­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.