La crónica ver­sus la jer­ga po­li­cial

Nar­co­vio­len­cia. San­gre de la ma­fia, cla­nes, ba­la­ce­ras y ajus­tes de cuen­tas en­cuen­tran en la no fic­ción una sa­li­da rea­lis­ta, con­tra la sim­pli­fi­ca­ción de los me­dios.

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR OS­VAL­DO AGUI­RRE

Cuan­do los prin­ci­pa­les lí­de­res de la ban­da Los Mo­nos re­ci­bie­ron con­de­nas de pri­sión en el desen­la­ce de un jui­cio oral, la his­to­ria de la vio­len­cia ur­ba­na ce­rró uno de sus ca­pí­tu­los más san­grien­tos en la ciu­dad de Ro­sa­rio. Fue el l 9 de abril de es­te año. Y ape­nas un mes des­pués abrió uno nue­vo, no me­nos in­quie­tan­te que el an­te­rior, con el co­mien­zo de una se­rie de aten­ta­dos con­tra do­mi­ci­lios de jue­ces y de­pen­den­cias del Po­der Ju­di­cial.

Las ba­la­ce­ras noc­tur­nas ac­tua­li­za­ron el pro­ce­di­mien­to con que las ban­das de­di­ca­das al nar­co­me­nu­deo di­ri­mie­ron sus cues­tio­nes de com­pe­ten­cia en el mer­ca­do de la dro­ga y lo ex­ten­die­ron de las zo­nas pe­ri­fé­ri­cas ha­cia el cen­tro de Ro­sa­rio. Lo que asus­tó fue, en pri­mer lu­gar, la sos­pe­cha de que cual­quie­ra po­día es­tar en la lí­nea de ti­ro, por­que los aten­ta­dos se ex­ten­die­ron a es­cue­las, pa­rro­quias y de­pen­den­cias mu­ni­ci­pa­les. Y al mis­mo tiem­po la in­for­ma­ción ca­li­fi­ca­da y pre­ci­sa que de­mos­tra­ron po­seer los ata­can­tes, ca­pa­ces de gol­pear ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos, fue­ra del al­can­ce de los ciu­da­da­nos co­mu­nes.

Co­mo en las tí­pi­cas in­ti­mi­da­cio­nes ma­fio­sas, los ti­ro­teos con­tra ob­je­ti­vos ju­di­cia­les fue­ron una ad­ver­ten­cia y tam­bién un men­sa­je. Los si­ca­rios que de­ja­ron sus hue­llas en ori­fi­cios de ba­la y vi­drios as­ti­lla­dos no erra­ron la pun­te­ría, al con­tra­rio, acer­ta­ron en el cen­tro de las con­clu­sio­nes apre­su­ra­das que pu­die­ron ex­traer­se del jui­cio a Los Mo­nos. La po­lí­ti­ca y la Jus­ti­cia se en­cuen­tran aho­ra an­te un nue­vo desafío, y en su pro­pio te­rreno el pe­rio­dis­mo tam­bién con­fron­ta con los in­te­rro­gan­tes que plan­tea una his­to­ria com­ple­ja, que ha­ce ra­to des­bor­dó la pá­gi­na de las cró­ni­cas po­li­cia­les.

Los pro­ble­mas del pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción no pa­re­cen tan­to for­ma­les co­mo de en­fo­que an­te la vio­len­cia nar­co. Las sim­pli­fi­ca­cio­nes, los es­te­reo­ti­pos y la des­con­tex­tua­li­za­ción de los he­chos son los obs­tácu­los más evi­den­tes. Tam­bién cier­tos as­pec­tos de re­tó­ri­ca que los ac­to­res de los su­ce­sos, an­tes

que los pe­rio­dis­tas, po­nen en evi­den­cia. Así co­mo la ex­pre­sión “crí­me­nes pa­sio­na­les” que­dó fue­ra de lu­gar pa­ra nom­brar a los fe­mi­ci­dios, el tér­mino “ajus­te de cuen­tas” se ha vuel­to trans­pa­ren­te res­pec­to del mo­do en que las fuer­zas de se­gu­ri­dad sue­len ocul­tar in­ves­ti­ga­cio­nes de­fi­cien­tes o des­vin­cu­lar la re­pro­duc­ción de la vio­len­cia de la vi­da co­ti­dia­na y de los va­lo­res de la so­cie­dad. La crónica to­da­vía arras­tra el pe­so del len­gua­je de los par­tes po­li­cia­les, y mu­cho más que eso cuan­do se re­du­ce a la pu­bli­ca­ción de los an­te­ce­den­tes

de las per­so­nas.

Los Mo­nos, de Ger­mán de los San­tos y Her­nán Las­cano, es un li­bro ejem­plar de lo que el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción pue­de ofre­cer en la co­yun­tu­ra: un apor­te a la com­pren­sión de los he­chos. Al si­tuar “la his­to­ria de la fa­mi­lia nar­co que trans­for­mó a Ro­sa­rio en un in­fierno”, co­mo di­ce el sub­tí­tu­lo, en una se­cuen­cia más am­plia que la del pre­sen­te, y ar­ti­cu­lar la in­trin­ca­da sa­ga de crí­me­nes y ne­go­cios su­cios en un cua­dro don­de se ajus­tan acon­te­ci­mien­tos en prin- ci­pio di­ver­sos co­mo los sa­queos de 1989, el ase­si­na­to del do­cen­te Clau­dio Le­prat­ti y un pro­ce­so ge­ne­ral don­de la es­cue­la y el tra­ba­jo de­ja­ron de ser una po­si­bi­li­dad pa­ra mu­chas per­so­nas, los per­so­na­jes y los es­ce­na­rios se pre­sen­tan en su di­men­sión más pro­fun­da.

A par­tir del ase­si­na­to de Clau­dio Pá­ja­ro Cantero y del en­car­ce­la­mien­to de los je­fes de Los Mo­nos, los li­de­raz­gos y los reaco­mo­da­mien­tos de las ban­das nar­cos en Ro­sa­rio son ver­ti­gi­no­sos y la­be­rín­ti­cos. De los San­tos y Las­cano ex­traen de ese ovi­llo de muer­tes las lí­neas que des­plie­gan no ya “la his­to­ria de la fa­mi­lia” sino el de­sa­rro­llo re­cien­te de la ciu­dad. En el prin­ci­pio no hay crí­me­nes sino de­ci­sio­nes bu­ro­crá­ti­cas, co­mo la or­den de la in­ten­den­cia cí­vi­co-mi­li­tar que en 1978 lle­vó a un con­jun­to de po­bres al ex­tre­mo sur de Ro­sa­rio. Aque­llo que los tu­ris­tas no pu­die­ron apre­ciar en la épo­ca emer­gió con to­da cru­de­za en el asen­ta­mien­to que con­for­ma­ron esos ve­ci­nos no re­co­no­ci­dos, el ba­rrio Las Flores.

En Tri­ple cri­men (2018), un do­cu­men­tal de Rubén Pla­ta­neo so­bre el ase­si­na­to de tres mi­li­tan­tes ba­rria­les por par­te de un gru­po nar­co, el abo­ga­do de los Mo­nos, Car­los Va­re­la, ex­pli­ca el fe­nó­meno co­mo un cock­tail que reúne tres ele­men­tos: “Per­so­nas vio­len­tas ca­pa­ces de cual­quier co­sa”, dis­po­ni­bi­li­dad de ar­mas y “la en­tra­da per­ma­nen­te de di­ne­ro, un flu­jo que gol­pea co­mo el agua con­tra la ro­ca y atra­vie­sa to­do”. El ges­to con que sub­ra­ya las pa­la­bras –la mano se ex­tien­de pa­ra in­di­car una tie­rra arra­sa­da– es tan elo­cuen­te co­mo su afir­ma­ción de que el cri­men or­ga­ni­za­do no ne­ce­si­ta tan­to abo­ga­dos co­mo en­la­ces con los cir­cui­tos de la eco­no­mía le­gal.

Los tí­tu­los de Tri­ple cri­men se im­pri­men so­bre el fon­do de las to­rres Dol­fi­nes, los edi­fi­cios más al­tos de Ro­sa­rio y un sím­bo­lo equí­vo­co de su mo­der­ni­dad. Los ex­tre­mos apa­ren­te­men­te des­co­nec­ta­dos de la vi­da so­cial se aso­cian en una so­la ima­gen. En la mis­ma lí­nea, las im­pac­tan­tes to­mas aé­reas de la pe­lí­cu­la su­gie­ren que el pro­ble­ma de la vio­len­cia es in­com­pren­si­ble si se lo fo­ca­li­za en un área de­ter­mi­na­da y no se observa el con­jun­to de la ciu­dad. El pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción re­cla­ma esa mirada.

JUAN JO­SÉ GAR­CÍA La ban­da los mo­nos pro­du­jo, en los dia­rios, ver­sio­nes sin con­tex­to so­bre nues­tra “ma­fia lo­cal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.