POR­CE­LA­NAS ES­TI­LO LE PARC

Tras dos años de tra­ba­jo con ar­te­sa­nos de Sè­vres, Ju­lio le Parc pre­sen­tó en un stand blan­quí­si­mo de la FIAC de Pa­rís una se­rie de de­li­ca­das por­ce­la­nas, que es el co­mien­zo de una lar­ga co­la­bo­ra­ción.

Revista Ñ - - NEWS - POR MA­RÍA LAU­RA AVIGNOLO

Blan­co co­mo una por­ce­la­na. Si al­go le fal­ta­ba al maes­tro Ju­lio Le Parc era trans­for­mar su obra ci­né­ti­ca y el uso de la luz en pie­zas de por­ce­la­na de Sè­vres, la mis­ma de los re­yes de Fran­cia, los prín­ci­pes y el pa­la­cio del Eli­seo. No son un ja­rrón azu­la­do y con bron­ces , tí­pi­co de esos años , sino una se­rie de bis­cuit de por­ce­la­na, pu­ra, blan­ca, lu­mi­no­sa, úni­ca, des­ple­ga­da en ocho obras en una de las áreas más des­ta­ca­das en la FIAC, la más pres­ti­gio­sa fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo en Pa­rís, que ce­rró la se­ma­na pa­sa­da. Un mó­vil blan­co en acrí­li­co con­tex­tua­li­za la obra del ar­tis­ta, que vi­ve y tra­ba­ja en Ca­chan, en los su­bur­bios de Pa­rís.

En la gran­dio­si­dad del Grand Pa­lais, la FIAC es la ca­pi­tal del ar­te con­tem­po­rá­neo. En esa ra­di­ca­li­dad, un ar­tis­ta ar­gen­tino de 90 años, men­do­cino, con obras de los 60 y los 70 que apa­sio­na­ron a los fran­ce­ses en el 2013, tras una gran mues­tra en el Pa­la­cio de To­kio, y hoy es uno de los gran­des re­fe­ren­tes del ar­te ar­gen­tino en Pa­rís y en gran­des mu­seos eu­ro­peos. A sus ex­pe­ri­men­tos con la luz y ci­né­ti­cos le su­mó es­ta se­rie de por­ce­la­nas, que es el co­mien­zo de una lar­ga co­la­bo­ra­ción. Un stand blan­co pu­ro, con sus por­ce­la­nas sin nom­bre ex­cep­to una: “La ola”.

Así na­ció es­tá unión con la Ma­nu­fac­tu­ra Na­cio­nal de Sè­vres, una de las prin­ci­pa­les por­ce­la­nas eu­ro­peas en los al­tos del Se­na. Una fá­bri­ca que acom­pa­ñó el pro­ce­so po­lí­ti­co y so­cial de Fran­cia des­de 1740 con su crea­ción de ob­je­tos, ja­rro­nes, va­sos, ar­te de la me­sa, has­ta lle­gar a las ac­tua­les y de­pu­ra­das obras con­tem­po­rá­neas.

Des­de Louis XV y Ma­da­me Pom­pa­dour, Sè­vres com­pe­tía con los ma­nu­fac­tu­ras de Chan­tilly y Meis­sen en la mo­nar­quía fran­ce­sa. En 1576, la fá­bri­ca se mu­dó a un edi­fi­cio en Sè­vres, cons­trui­do a ini­cia­ti­va de Ma­da­me Pom­pa­dour. Ce­ra­mis­tas, co­lo­ris­tas, par­ti­ci­pa­ron en es­te pro­ce­so pa­ra en­con­trar el azul de Sè­vres co­mo el ca­rac­te­rís­ti­co co­lor de la em­pre­sa, en una mez­cla de co­bal­to y oxi­do.

Has­ta el año 2009 la Ma­nu­fac­tu­ra Na­cio­nal de Sè­vres era un ser­vi­cio de com­pe­ten­cia na­cio­nal, ad­mi­nis­tra­do por el Mi­nis­te­rio de Cultura y Co­mu­ni­ca­ción.So­lo en el 2009 se for­mó Sè­vres, Ci­té de la Ce­rá­mi­que, al que se su­mó el en­ton­ces Mu­seo Na­cio­nal de la Por­ce­la­na.

“Le Parc nos plan­teó un ver­da­de­ro desafío por­que nos pi­dió ha­cer dos co­sas que a la por­ce­la­na no le gus­ta na­da. Ha­cer su­per­fi­cies pla­nas y ha­cer án­gu­los rec­tos. Esen­cial­men­te, les pi­dió a nues­tros téc­ni­cos y a nues­tros ar­te­sa­nos, que ex­plo­ren as­pec­tos que ra­ra vez te­ne­mos oca­sión de ver, des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co. Pri­me­ro, nos pi­dió em­pe­zar por di­bu­jos o es­cul­tu­ras de los años 60 y 70. Son di­bu­jos que es­ta­ban en blan­co y ne­gro y sin re­lie­ve. Co­mo pue­de ver en al­gu­na de las obras que hi­zo, tu­vi­mos que re­in­ter­pre­tar el es­pí­ri­tu de la obra de Ju­lio Le Parc so­bre pie­zas que son com­ple­ta­men­te blan­cas, don­de el úni­co ele­men­to que dis­po­ne­mos es la luz y la som­bra. En con­se­cuen­cia, hi­zo fal­ta que los ar­te­sa­nos in­ten­ten com­pren­der e in­ter­pre­tar con sus ges­tos el es­pí­ri­tu de la crea­ción de Ju­lio Le Parc. De he­cho nos di­mos cuen­ta de que fun­cio­na per­fec­ta­men­te bien. En es­te acer­ca­mien­to a la por­ce­la­na se crea un ver­da­de­ro bai­le, un ver­da­de­ro efec­to óp­ti­co”, con­tó Jean Bap­tis­te Ceaux, di­rec­tor de Mar­ke­ting y co­mer­cial de Ci­té Ce­rá­mi­que.

Se­gún su re­la­to, “hu­bo mu­cha ex­pe­ri­men­ta­ción, in­ter­pre­ta­ción, idas y vueltas, tan­to des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co co­mo tam­bién des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co. Por ejem­plo, so­bre es­ta pie­za que re­pre­sen­ta una ola, hi­zo fal­ta un año en­te­ro pa­ra ela­bo­rar la téc­ni­ca. Tu­vi­mos que ha­cer cin­co ve­ces el mol­de por­que la pie­za re­ven­ta­ba ca­da vez que se hor­nea­ba y lue­go, tam­bién es­ta­lla­ba con el pu­li­do. Tu­vi­mos que com­pren­der por qué su­ce­día. En­ton­ces nos di­mos cuen­ta de que la pie­za, que te­nía dis­tin­tos es­pe­so­res, crea­ba ten­sio­nes muy fuer­tes y ¡paf! ex­plo­ta­ba , co­mo ex­plo­ta­ría una ca­sa mal cons­trui­da. Nos exi­gió rein­ven­tar nues­tro ar­te y nues­tros ges­to. Pre­gun­tar­nos có­mo se usa­ba la ce­rá­mi­ca ha­bi­tual­men­te y si de­bía­mos ha­cer­la de for­ma di­fe­ren­te. La pie­za de la que le ha­blo, que se ve tan de­li­ca­da y tan fi­na y que nos lle­vó un año de ela­bo­ra­ción téc­ni­ca, una vez que es­tá hor­nea­da se pu­le a mano por seis días. Hay una so­la per­so­na que vie­ne por seis días a pu­lir la pie­za pa­ra que sea así, tan de­li­ca­da y pá­li­da”, con­tó Ceaux.

Otra pie­za que es una es­truc­tu­ra de ocho mó­du­los mon­ta­dos en tó­tem tie­ne 120 ho­ras de pu­li­do. Hu­bo tres per­so­nas tra­ba­jan-

do tiem­po com­ple­to du­ran­te un mes que tu­vie­ron que pu­lir, ajus­tar la es­truc­tu­ra pa­ra lo­grar ha­cer que pa­re­cie­ra vi­va.

“¡Ima­gí­ne­se! Pen­sá­ba­mos que do­mi­ná­ba­mos una téc­ni­ca de la por­ce­la­na y vie­ne Ju­lio Le Parc y nos di­ce: ‘No, no nos de­te­ne­mos aquí, hay que lle­var la téc­ni­ca más le­jos’. Pu­so en pers­pec­ti­va to­do nues­tro tra­ba­jo y es­ta­mos muy con­ten­tos”, ex­pli­có Jean Bap­tis­ta Ceaux.

Co­mo Pie­rre Ale­chensky, Louis Si­mon Boi­zot, Er­nest Cha­pley, Ale­xan­der Cal­der y Hec­tor Gui­mard, Le Parc se su­mó al pro­yec­to Sè­vres.Un tra­ba­jo in­ten­so des­de su atelier en los su­bur­bios de Pa­rís a la ma­nu­fac­tu­ra y la in­dis­pen­sa­ble ayu­da de la tec­no­lo­gía 3D. Un ha­llaz­go de la di­rec­to­ra Ro­ma­na Sar­fa­ti , a quien le en­can­ta su obra.

“Ele­gi­mos un gran ar­tis­ta, un ar­tis­ta del co­lor y de la lí­nea. El co­lor y la lí­nea son te­mas muy im­por­tan­tes pa­ra Sè­vres, que tie­ne es­ta tra­di­ción de tres­cien­tos años con una pa­le­ta de colores ex­cep­cio­na­les y una ele­gan­cia en el tra­zo de las lí­neas, co­mo le de­ci­mos en la fa­bri­ca­ción de Sè­vres. Y el tra­ba­jo de Ju­lio Le Parc se ins­cri­be den­tro de es­ta tra­di­ción del co­lor, de la lí­nea, del tra­ba­jo so­bre el blan­co y so­bre la luz tam­bién y en el tra­ba­jo que lle­va­mos a ca­bo jun­to con ar­tis­tas im­por­tan­tes des­de ha­ce tiem­po. Ju­lio Le Parc es un ar­tis­ta que es­tá am­plia­men­te re­co­no­ci­do y que te­nía que pa­sar por Sè­vres. Con él ,el tra­ba­jo se cen­tró en el co­lor blan­co. Una elec­ción al­re­de­dor de es­te blan­co y de es­te ma­te­rial que es el biz­co­cho de por­ce­la­na, que re­fle­ja muy bien la luz, las som­bras y mu­cha pu­re­za. Es el diá­lo­go en­tre Ju­lio Le Parc y Sè­vres lo que ge­ne­ra es­tas pie­zas to­tal­men­te ex­tra­or­di­na­rias”, ex­pli­có Ro­ma­na Sar­fa­ti a Ñ en el

stand de Se­vres en la FIAC.

–De­be ha­ber si­do bas­tan­te di­fí­cil el tra­ba­jo en­tre un ar­tis­ta ci­né­ti­co, que jue­ga con es­pe­jos, es­pe­cial­men­te la luz, el ro­jo, el azul, y la pu­re­za del blan­co de la por­ce­la­na.

–El blan­co agru­pa to­dos los colores, así que al fi­nal… Pe­ro la elec­ción se hi­zo muy rá­pi­do. Fue la luz so­bre to­do la que guió la elec­ción. El ar­tis­ta vi­si­tó los talleres de ma­nu­fac­tu­ra de Sè­vres y en el trans­cur­so de la vi­si­ta se de­ci­dió por el blan­co, con esa lu­mi­no­si­dad.

–Va a con­ti­nuar tam­bién con otros colores… –Sí, efec­ti­va­men­te. Va­mos a ini­ciar una se­gun­da eta­pa de tra­ba­jo con él, que nos va a lle­var a tra­ba­jar con los colores. Sin lu­gar a du­das con mó­vi­les, con pe­que­ñas pla­cas de por­ce­la­na de co­lor. Se­rá una elec­ción del ar­tis­ta. Es­pe­ro que eli­ja el azul de Sè­vres, que es el co­lor icó­ni­co de la ma­nu­fac­tu­ra de Sè­vres, pe­ro qui­zás tam­bién quie­ra ex­pre­sar­se con otros colores. El blan­co fue el ori­gen, el pun­to de par­ti­da pa­ra es­te pri­mer tra­ba­jo, que se des­ple­ga­rá ha­cia el co­lor. Pe­ro qui­zás fal­te to­mar­se un tiem­po an­tes de ele­gir el co­lor.

–¿Pa­ra los obre­ros o los ar­te­sa­nos fue muy di­fí­cil?

–Fue un tra­ba­jo muy exi­gen­te, muy di­fí­cil, siem­pre. De he­cho, por­que so­mos una fá­bri­ca na­cio­nal y te­ne­mos una cultura de ser siem­pre muy exi­gen­tes con la pro­duc­ción que lle­va­mos a ca­bo, que es una pro­duc­ción que só­lo la ma­nu­fac­tu­ra na­cio­nal de Sè­vres pue­de rea­li­zar. La por­ce­la­na es un ma­te­rial a la vez mag­ní­fi­co y muy su­til y al mis­mo tiem­po, muy com­pli­ca­do y ca­pri­cho­so. En­ton­ces hay que sa­ber ma­ni­pu­lar­la y hay que con­tar con el co­no­ci­mien­to de nues­tros ar­te­sa­nos. Te­ner pa­cien­cia por-

que las pie­zas se rom­pen o se des­mo­ro­nan. En­ton­ces ha­ce fal­ta mu­cha in­ves­ti­ga­ción an­tes de lo­grar rea­li­zar pie­zas que sean im­pe­ca­bles y sin de­fec­to. Es un gran desafío la fa­bri­ca­ción de la pie­za. Lue­go tam­bién el pu­li­do. Ho­ras y ho­ras de tra­ba­jo pa­ra pu­lir­la, pa­ra re­fi­nar la lí­nea, pa­ra en­con­trar án­gu­los rec­tos. La por­ce­la­na odia los án­gu­los rec­tos y pa­ra te­ner es­ta ma­te­ria tan sua­ve que es el biz­co­cho de por­ce­la­na. En­ton­ces es­tas pie­zas no es­tán pen­sa­das pa­ra ser to­ca­das. Pe­ro cuan­do las mi­ra­mos, ve­mos la sua­vi­dad. Hay al­go vo­lup­tuo­so en es­ta ma­te­ria. Pe­ro no vie­ne so­lo. Es el fru­to del tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos, que tra­ba­ja­ron con sus pro­pias ma­nos y que hoy es­tán or­gu­llo­sos de es­te re­sul­ta­do, de es­tos dos años de tra­ba­jo con Ju­lio Le Parc.

–Co­mo to­dos los maes­tros, Ju­lio Le Parc es un maes­tro di­fí­cil, ¿fue com­pli­ca­do el víncu­lo pa­ra lle­gar a es­ta pu­re­za?

–Es un gran ar­tis­ta que es exi­gen­te. Te­ne­mos la cos­tum­bre en Sè­vres de tra­ba­jar con gran­des ar­tis­tas y so­mos muy exi­gen­tes no­so­tros mis­mos. En­ton­ces com­pren­de­mos la exi­gen­cia de los ar­tis­tas, cuan­do no­so­tros mis­mos so­mos exi­gen­tes con nues­tros ar­te­sa­nos. No fue di­fí­cil tra­ba­jar con él. Creo que las pie­zas fue­ron di­fí­ci­les de cons­truir. Pe­ro el tra­ba­jo con él fue bas­tan­te agra­da­ble por­que es un ar­tis­ta que es­tá en un es­ta­do in­creí­ble, que tie­ne una ener­gía inau­di­ta. Es úni­co pa­ra un hom­bre de su edad, y tie­ne por otro la­do mu­cho sen­ti­do de hu­mor. A tí­tu­lo per­so­nal apre­cié mu­cho tra­ba­jar con él. Así que es un gran pro­fe­sio­nal y al mis­mo tiem­po, un gran hu­ma­nis­ta. –Cuan­do uno pien­sa en Sè­vres, pien­sa en el ar­te de la me­sa, en los ja­rro­nes. Es el es­te­reo­ti­po. ¿Us­te­des co­mien­zan a rom­per el es­te­reo­ti­po

Sè­vres?

–Lo que es in­tere­san­te es que es una reali­dad. Es ver­dad que Sè­vres es co­no­ci­da por sus me­sas, por su de­co­ra­ción con las va­si­jas. Efec­ti­va­men­te era una ma­nu­fac­tu­ra real que se pro­du­jo por en­car­go por los re­yes de Fran­cia, em­pe­ra­do­res de Fran­cia y aho­ra, pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Lo que es fas­ci­nan­te es que es­ta tra­di­ción per­du­ra, to­da­vía exis­te. Al mis­mo tiem­po, a tí­tu­lo com­ple­men­ta­rio, lle­va­mos a ca­bo un tra­ba­jo con ar­tis­tas y di­se­ña­do­res pa­ra pro­du­cir otras obras que son obras de ar­te, es­cul­tu­ras que pue­den ser pin­tu­ras, del más pe­que­ño al más gran­de. Se pue­de tra­ba­jar con obras que son mi­nús­cu­las, muy pre­cio­sas, has­ta obras que son mo­nu­men­ta­les, que se pue­den ex­hi­bir en es­pa­cios pú­bli­cos. Lo ex­tra­or­di­na­rio con la ce­rá­mi­ca y con la por­ce­la­na de Sè­vres es que no nos pue­den re­du­cir al ar­te de la me­sa o a la de las va­si­jas. No es so­la­men­te ar­te de­co­ra­ti­vo, no son so­la­men­te pie­zas fun­cio­na­les. Son tam­bién ver­da­de­ras obras de ar­te. De he­cho hay un gran en­tu­sias­mo con la ce­rá­mi­ca hoy en día, con mu­chí­si­mos ar­tis­tas que for­man par­te de la ce­rá­mi­ca co­mo un me­dio ar­tís­ti­co a tiem­po com­ple­to.

–Las obras es­tán a la ven­ta. ¿Con qué pre­cio? –Hay di­fe­ren­tes pre­cios. Son edi­cio­nes li­mi­ta­das de ocho ejem­pla­res y con pre­cios que van des­de los 14. 000 eu­ros has­ta los 60.000 eu­ros. Son pre­cios de obra de ar­te, que re­fle­jan a la vez la exi­gen­cia del “sa­voir­fai­re” y to­do el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos, y tam­bién evi­den­te­men­te, el apor­te de un gran ar­tis­ta co­mo Ju­lio Le Parc, a tí­tu­lo de es­cul­tu­ras o pin­tu­ras que pue­de rea­li­zar por afue­ra y que son re­pre­sen­ta­dos por es­tas ga­le­rías.

Tres de las de­li­ca­das pie­zas de Le Parc rea­li­za­das por ar­te­sa­nos de la Ci­té de la Ce­rá­mi­que de Sè­vres.

Ju­lio Le Parc aca­ba de cum­plir 90 años y su vi­ta­li­dad y crea­ti­vi­dad si­guen in­tac­tas.

La Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo ce­rró ha­ce días en el ma­jes­tuo­so Grand Pa­lais de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.